domingo, septiembre 30, 2007

XEREZ 1 - REAL SOCIEDAD 1. Un buen punto en el clásico partido de Segunda

El de Xerez ha sido el clásico partido de Segunda, el que todos esperábamos ver muchas veces a lo largo de la temporada fuera de Anoeta. Un rival sin demasiados argumentos futbolísticos, dominio de balón por parte de la Real durante muchos minutos y una disputa noble en el campo y en el marcador. Se adelantaron los gaditanos y empataron los guipuzcoanos. La segunda parte ganó en animosidad gracias a unos breves minutos de correcalles, sobre todo al final, pero tampoco hubo demasiadas ocasiones de gol en un campo que no estaba en muy buenas condiciones. Lo dicho, un partido de Segunda. Habrá muchos así a lo largo de la campaña y, aunque se acarició la victoria en algunos minutos, es bueno que la Real saque un buen punto de su primera visita a la maldita Andalucía y se acostumbre a sumar en casi todos los partidos, y más si lo hace como visitante.

Y también es muy bueno que Iñigo Díaz de Cerio se acostumbre a dar puntos con sus goles. El que anotó en Las Palmas supuso la primera victoria de la Real con un gol suyo. El de hoy, buen desmarque y buen remate, un gol a pase de Gari Uranga, le dio al equipo txuri urdin un punto. El primer empate de la Real en esta campaña en la categoría de plata. No se han sumado las tres victorias consecutivas, el registro que se buscaba antes del encuentro, pero hay que recordar que la Real todavía no conoce la derrota como visitante y suma tres encuentros invicta. Sumar fuera es muy importante. La asignatura pendiente sigue siendo, todavía, hacer de Anoeta un fortín. La Real se queda en novena posición, con diez puntos, a tres de los puestos de ascenso. Estamos ahí y hemos superado un inicio complicado, más por la propia situación anímica del equipo tras el descenso que por los rivales que nos hemos encontrado.

Coleman decidió repetir el mismo once de la pasada jornada. Y Díaz de Cerio, que podría haber sido sacrificado para devolver a Delibasic a la titularidad, ha demostrado que tiene un hueco entre los titulares de este equipo. El canterano, que ya lleva dos goles en Liga, llevó peligro en muchas jugadas. Cuando fue sustituido por Delibasic ya se había reivindicado sobre el campo, después de una semana en la que se ha hablado de su papel en el equipo y el de los extranjeros del ataque realista. Gari, que todavía no ha marcado, hoy dio una gran asistencia. Y las buenas noticias en la delantera las completó Skoubo, que si bien todavía no ha aportado prácticamente nada al equipo, al menos disputó unos minutos que le van sirviendo de rodaje. Habrá que ver si el danés efectivamente se convierte en un jugador importante tal y como debiera ser.

Atrás las noticias no son tan buenas. No porque la defensa esté jugando mal, ni mucho menos, aunque todo sea mejorable. La Real da sensación de seguridad, olvidados ya los problemas de los dos primeros partidos de la temporada en Anoeta (y sobre todo los de años precedentes). Pero los goles que encaja son fallos gravísimos que, de haberse corregido a tiempo, habrían permitido a la Real estar algo más arriba en la tabla a estas alturas y tener algún punto más en su casillero. El de hoy es, por la narración en radio, de los que da miedo ver en los resúmenes. Saque de banda del Xerez que peina un defensa realista y que empuja a la red sin oposición Antoñito. Un gol evitable, de la misma forma que fueron evitables los tantos, también a balón parado, que encajó la Real en Las Palmas, tanto en Liga como en Copa. Ahí tiene trabajo Coleman.

En cuanto al juego, el equipo dio un paso atrás, sobre todo con respecto a lo visto en Anoeta ante el Elche. Así lo reconoció Coleman en la rueda de prensa posterior al partido, aunque lo achacó a las dificultades que ya conocía la Real antes de viajar: la condición de visitante, un lugar poco propicio como Andalucía... Al galés le gustó la capacidad de reacción del equipo, y seguro que si hubiera visto cómo la Real perdía partidos en los últimos años eso le habría gustado aún más. Coleman confesó que le hubiera gustado mover más y mejor el balón y lamentó los primeros 25 minutos, en los que el equipo encajó el 1-0.

Pese a todo, los realistas pudieron llevarse los tres puntos de Xerez. Ocasiones tuvo para hacerlo, más en la segunda parte, sobre todo un tiro al larguero de Xabi Prieto. El extremo derecho, si bien ha pasado más desapercibido que hace una semana, lo cierto es que sigue siendo el jugador más desequilibrante del equipo. Y ojo a Vaughan, que sigue creciendo y que hoy ha tenido mucho protagonismo en las jugadas a balón parado, en las que la Real vuelve a llevar peligro. A Iriarte le gustó ver que el equipo coge otro tono y tiene muchas llegadas por banda que hay que empezar a rematar con más frecuencia. También hay que decir que el Xerez manejó opciones para ganar, porque tuvo contraataques que pudo resolver mejor. Lo dicho, un auténtico partido de Segunda en el que la Real no pierde. Insisto, eso es importante. "Este es el camino", dijo después del partido Gari. Y seguramente es verdad.

La semana que viene llega a Anoeta el colista, el Albacete, que tan solo ha sumado un punto. El Poli Ejido llegó igual a San Sebastián, último en la tabla, y se llevó los tres puntos, los únicos que a día de hoy tiene. Si partidos como el de Xerez recuerdan a la Real que está en Segunda División, el del próximo fin de semana lo hará más todavía. Casi tanto como el regreso a Donosti en autobús que emprende en unos minutos el equipo. Unas cuantas horitas de viaje por carretera desde tierras andaluzas. Consecuencias de apretarse el cinturón en la categoría de plata...

sábado, septiembre 29, 2007

PREVIA Xerez - Real Sociedad. Contra la historia y buscando la zona noble de Segunda

La Real busca tres puntos en Xerez (domingo, 18.00 horas, Chapín). Y los busca con un doble objetivo. El primero, ascender a la zona noble de Segunda División, quizá incluso a los puestos de ascenso (de los que le separan ahora mismo dos puntos y cuatro posiciones en la tabla). El segundo, romper con la historia negativa del club en más de un sentido. Porque si la semana pasada el partido en Anoeta ante el Elche apuntaba a victoria por los resultados de antaño, este apunta a derrota.
-
Pero antes de recordar esa historia, vayamos a la actualidad de la Real. Chris Coleman ha pedido esta semana que no dramaticemos los resultados. Que una derrota no suponga cuestionar todo lo que hace la Real y que una victoria no dispare la euforia. Quizá tenga razón y en el punto medio esté la virtud, como se suele decir. El inicio fue malo (dos derrotas en casa), pero se ha superado. Hoy la Real está en la primera parte de la tabla y con los puestos de ascenso a tiro. Además, el juego ante el Elche fue notable y demostró una progresión. Salva Iriarte se ha agarrado al margen de mejora que tienen todavía algunos jugadores. Y puede que tampoco le falta razón.
-
El caso es que, a la vista del buen resultado cosechado hace siete días, pocos serán los cambios que introduzca el entrenador galés en el once titular. Delibasic podría ser el único y seguramente entraría ocupando la plaza de Díaz de Cerio, con lo que Gari Uranga sería el segundo delantero. Skoubo esperará minutos en el banquillo. El otro cambio podría venir si Garitano no se recupera a tiempo de las molestias que ha sufrido a lo largo de la semana. Como Markel Bergara (que ya le sustituyó en Las Palmas) también ha tenido una semana complicada y se ha quedado fuera de la convocatoria, el titular podría ser Elustondo, que debutaría así esta temporada. Carlos Martínez, que tan buena impresión dejó en el primer partido de Liga, vuelve a la convocatoria una vez superada su lesión, pero no se sabe si Coleman volverá a apostar por él o por el circunstancial pichichi realista, Gerardo.
-
Decía antes que era un partido contra la historia y los datos no mienten. Hace nada menos que 14 temporadas que la Real no gana tres partidos seguidos como visitante. Lo hizo en la campaña 93-94, con Toshack como entrenador, cuando superó a Osasuna (0-2), Deportivo (0-1) y Atlético de Madrid (1-2) en las jornadas 3, 5 y 7. Tres victorias seguidas, independientemente del campo en el que se juegue tampoco las consigue el equipo txuri urdin desde hace dos años. Amorrortu era el entrenador del cuadro que ganó en Zaragoza (0-1) y en Anoeta a Deportivo (2-0) y Getafe (3-0). Después de ganar en Eibar y Las Palmas como visitante y juntar a esa última victoria la cosechada en Anoeta ante el Elche, la Real puede romper con la historia reciente más negativa.
-
Pero es que además la Real también tendrá que luchar contra el fantasma de la maldición del sur. Y es que de las 54 visitas que ha hecho el equipo en Liga a equipos andaluces sólo ha conseguido la victoria en seis ocasiones. Aunque hace demasiados años como para considerarlo un precedente válido, el dato positivo es que la Real no ha perdido nunca en sus visitas ligueras a Xerez. Jugó allí en la temporada 44-45 y empató a un gol. En la campaña siguiente logró una de las mayores goleadas como visitante de la historia del club, 0-7.
-
La única derrota que la Real ha sufrido en Xerez (ciudad que ha visitado en cinco ocasiones) fue precisamente en su última visita. En la temporada 97-98, y después de eliminar al Burgos, Real Sociedad y Xerez se vieron las caras en Copa del Rey. Los locales ganaron el partido de ida (al que corresponde la imagen) por 1-0. En la vuelta, Darko Kovacevic encarriló la eliminatoria al anotar tres goles en la primera parte. Pese a todo, el Xerez apretó, marcó dos goles y obligó a la Real a sufrir para pasar la eliminatoria, algo que hizo gracias al gol anotado por Gica Craioveanu. El resultado final fue 4-2. El Xerez sí eliminó a la Real en la Copa en la vez anterior que se vieron las caras, aunque fue en la tanda de penaltis.

martes, septiembre 25, 2007

El mejor inicio en diez años, salvo el subcampeonato

Con lo mal que lo estamos pasando en este inicio de la temporada en Segunda División, con todas las críticas que han (y he) escrito contra el equipo y con todo el sufrimiento que nos queda por vivir, resulta que, tras cinco jornadas, estamos ante el mejor inicio de Liga de la Real de las últimas diez temporadas, excepción hecha de la campaña 2002-2003, la que finalizó con el subcampeonato. Hoy la Real tiene nueve puntos de 15 posibles, y entonces eran 13 (victorias en Anoeta ante Athletic y Valladolid, fuera en Pamplona y Montjuic, y empate en casa ante el Betis, en un partidazo de gran recuerdo pese al resultado final). La Real de Denoueix alargaría su imbatibilidad durante toda la primera vuelta y soñó con el título hasta el final.

Los peores inicios que ha tenido la Real en esta última década, en dos ocasiones, depararon sólo un punto en los cinco primeros partidos. La temporada pasada sólo se consiguió el empate de la jornada inaugural ante el Athletic en San Mamés (lo demás, derrotas en casa ante Sevilla y Recreativo y fuera ante Real Madrid y Deportivo). En la campaña 2001-2002 fue el punto que se arañó en Anoeta ante el Celta (se perdió como local ante Athletic y Barcelona y como visitante ante Alavés y Villarreal). La temporada 2004-2005, la primera con Amorrortu en el banquillo, comenzó con dos empates ante Levante y Villarreal y tres derrotas frente a Valencia, Racing y Sevilla.

Sorprende que este inicio de la Real en Segunda haya sido mejor en cuanto a puntos que el de la temporada 1997-1998, el debut de Krauss, que finalizó la campaña con un magnífico tercer puesto y la clasificación para la Copa de la UEFA. Entonces también fueron dos las derrotas (pero, como ya he dicho en semanas previas, en los estadios de Barcelona y Real Madrid), pero hubo un empate, a un gol y en San Mamés, para dejar a la Real con siete puntos en la clasificación gracias a las victorias en Anoeta ante Racing y Valladolid. En la temporada 2003-2004, la de la Champions, el inicio tampoco fue nada malo, con ocho puntos después de cinco partidos: empates ante Espanyol (fuera) y Celta (en casa), victorias como local ante Zaragoza y como visitante en Santander, y derrota en Bilbao.

Además, los números de la Real en la temporada 2007-2008 son ahora mismo mejores que los de aquella Real que acabó logrando el ascenso en Puertollano en la temporada 1966-1967. Entonces, el equipo txuri urdin consiguió dos victorias (ambas en casa ante Celta y Rayo), dos derrotas (en Santander y Valladolid) y un empate (en Oviedo). La Real viaja este fin de semana a Xerez con la posibilidad de seguir mejorando los números de aquel equipo y de mantener el promedio actual, que casi garantiza el ascenso a final de temporada. Hay que seguir, la campaña va a ser muy larga...

sábado, septiembre 22, 2007

REAL SOCIEDAD 2 - ELCHE 1. Debió ser una goleada y acabó en sufrimiento

Qué tendrá esta Real que no puede darnos un partido tranquilo... Porque hoy la Real ha hecho un partido bastante bueno, ha tenido numerosas ocasiones de gol, las suficientes como para ganar con un marcador bastante holgado. Ha tenido juego y ha tenido minutos muy buenos. Pero un gol al final del Elche, ya en el minuto 90, en una jugada en la que el equipo ilicitano tuvo hasta tres tentativas, nos ha tenido con el miedo en el cuerpo hasta que el malísimo árbitro Teixeira Vitienes ha señalado el final. Ganar, se gana. Tres victorias de cinco partidos, un ritmo que sí nos pone ya en el camino de la Primera División. Jugar, ya se juega. Hoy ha sido, de largo, el mejor partido de lo que llevamos de temporada. Pero, como siempre, acabamos sufriendo.

El caso es que el partido deja muy buenas noticias hoy para la Real. Hoy se ha visto al equipo que quiere Coleman, al menos durante bastante minutos, sobre todo en la primera media hora y tras el 1-0, nada más iniciarse el segundo tiempo. Se ha visto a una Real que ha enlazado, que ha trenzado jugadas en el centro del campo, que ha generado ocasiones de peligro por juego y no sólo por inercia, dominando como corresponde a un equipo de este nivel en una categoría como la Segunda División, metiendo balones desde las bandas, con una seriedad defensiva como hace tiempo que no mostraba este equipo. De haber marcado en la buena primera media hora con la que arrancó la Real, seguro que el partido habría sido mucho más cómodo.

En todo caso, la Real sumó tres puntos valiosísimos con esta la primera victoria de la campaña en Anoeta. Y ganó con un papel muy importante de jugadores clave. Xabi Prieto hizo un espléndido partido, después de que pasara la tormenta sobre su no renovación. Supo en casi todo momento leer el estado del partido, generó ocasiones de gol con movimientos y con asistencias y además, con toda la fortuna del mundo, anotó el primer gol. Es el mejor jugador que tiene esta plantilla. Hoy lo ha demostrado. Una gran noticia para la Real. Como también lo es que el máximo goleador sea el lateral derecho, un jugador que hace un mes era transferible y que, además, no jugó en la primera jornada. Gerardo anotó un penalti de categoría, por la misma escuadra, e hizo un partido completísimo.

Puestos a buscarle pegas a la Real, la principal es haber fallado ocasiones tan claras como la que desperdició Gari Uranga casi sobre la misma línea de gol, la de Díaz de Cerio ya en la segunda parte tras una espléndida jugada trenzada entre el propio Gari y Xabi Prieto, o un dos contra uno que no supieron resolver los realistas y que debió ser el 3-0. También la ausencia de Aranburu, que fue el único jugador que no pareció entender del todo el partido. Y, por supuesto, el nerviosismo final, propiciado por el repliegue de filas, quizá involuntario, que se produjo tras el 2-0.

¿Tiene miedo la Real en Anoeta? Si lo tiene, ya es hora de que lo pierda, porque tiene un campo espléndido que se le debe hacer inmenso a los visitantes. Hoy se le hizo interminable al Elche, como reconocía David Dival, técnico ilicitano, en la rueda de prensa posterior al partido. Si la Real pierde el miedo, los aficionados también lo perderán en la grada. El triunfo debe dar la necesaria confianza, por la forma en la que ha llegado y, sobre todo, por lo que se ha visto sobre el campo.

La Real empieza a parecer un equipo muy interesante, bien iniciado desde la portería (paradón de Riesgo cuando más necesario era, en una falta; si supiera controlar las salidas y los saques, que es lo que al final pone nervioso al público de Anoeta, ganaría muchísimos puntos), al menos hoy seriamente planteado desde la defensa, trenzando en el centro del campo y teniendo muchas ocasiones de gol gracias a la movilidad de los dos delanteros. La victoria es importante y balsámico. Dos victorias seguidas despejan el horizonte. Pero Coleman decía que la Real pudo meter cinco goles y no sufrir del mismo modo que sufrió en sus dos anteriores victorias. Y es verdad.

Hoy la Real debió golear y acabó pidiendo la hora. Si no hubiéramos vivido los últimos años como los hemos vivido, habría que pensar que es que la Segunda División es así... Pero hoy el equipo txuri urdin ha demostrado que debe ser capaz de ganar partidos cómodamente. Porque la Real se va a encontrar muchos equipos como el Elche, especialmente en Anoeta. Hoy la Real, con todos los peros que se puedan buscar, deja un buen sabor de boca. Seamos positivos, que la cosa no está a esta hora de la noche tan mal como algunos la veían (incluso diría veíamos) hace apenas unos días. La Real duerme esta noche mirando al ascenso. Pero el objetivo debe ser seguir sumando de tres en tres. Próxima estación de esta tortuosa temporada, Xerez.

viernes, septiembre 21, 2007

PREVIA Real Sociedad - Elche. La hora de ganar en casa

Tercer intento de ganar en casa para la Real (sábado, 18.30 horas, Anoeta, ETB 1 y otras autonómicas). Hasta ahora, dos partidos y dos derrotas, que han impedido que disfrutemos como se merece el pleno de victorias como visitante que lleva el equipo en la Liga, y que nos ha alejado (afortunadamente, sólo un poco) de las posiciones de ascenso en la que tanto ansiamos ver a la Real. La visita del Elche es una buena oportunidad para sumar dos triunfos consecutivos por primera vez en la temporada y para permitir a los realistas que salgan con una sonrisa de Anoeta por primera vez.

El equipo de Chris Coleman llega reforzado no sólo por la victoria en Las Palmas (los tres goles como visitante borraron de un plumazo los fantasmas coperos que despertó la temprana expulsión del portero canario y el absurdo gol que encajó la Real), sino también por la victoria en el trofeo organizado por la Gimnastica de Torrelavega por su aniversario. Allí, un equipo realista lleno de jugadores del Sanse fue capaz de empatar al Athletic de Bilbao, un Primera División, y eso permitió que el trofeo viajara a San Sebastián. No vale tres puntos, pero este equipo (y también la afición) necesita alegrías ya.

El galés Coleman presentará un equipo muy similar al que ganó en Las Palmas hace una semana y el único cambio que se espera es la entrada de Garitano (que descansó por la lesión que arrastra y que en el futuro es bastante probable que le lleve de nuevo al quirófano) por Markel Bergara. Delibasic, ya recuperado de su lesión, ha entrado en la convocatoria de 19 jugadores, pero no se espera que sea titular. Es probable que el descartado sea uno de los dos delanteros del Sanse, Agirretxe o Viguera (que debutó con la camiseta del primer equipo en Las Palmas). La afición espera ver cosas interesantes de Vaughan, el mejor en los dos partidos fuera de casa.

Una tercera derrota supondría igualar el peor comienzo como local de la Real desde que subió a Primera en 1967. La única vez en su historia que ha perdido los primeros tres partidos en casa fue precisamente la pasada temporada, la del histórico descenso a Segunda. De hecho, fueron cuatro las derrotas consecutivas, ante Sevilla (1-3), Recreativo de Huelva (2-3), Zaragoza (1-3) y Villarreal (0-1). Bakero era el entrenador de la Real en los tres primeros encuentros y Lotina debutó como técnico realista en el cuarto. Lotina, ya en la segunda vuelta, igualaría esta nefasta racha, cuando la Real se vio superada en su estadio consecutivamente por Valencia (0-1), Athletic (0-2), Real Madrid (1-2) y Deportivo (0-1).
-
A pesar de este triste recuerdo, históricamente la visita del Elche es un partido muy propicio para que la Real saque los tres puntos. El equipo ilicitano ha visitado Donosti en 14 ocasiones, todas ellas en el vieto y añorado Atotxa, y apenas ha conseguido arrancar dos empates (ambos a cero goles, en las temporadas 74-75 y 76-77). La última ocasión en que se enfrentaron ambos equipos fue en la temporada 1988-1989. La Real ganó 1-0, gracias al gol de Igoa (en la imagen, remachando en la portería del Elche la dejada que hizo Fuentes). Los ilicitanos llegaron a Atotxa como colistas en la jornada 18 y, finalmente, descendieron a Segunda División. El partido fue un monólogo realista que pudo acabar con una goleada de escándalo, pero no hubo fortuna de cara a gol.
-
El actual entrenador del Elche, David Vidal, todo un histórico del fútbol español, tampoco ha ganado nunca a la Real como visitante. No obstante, en su última visita (la única que ha realizado a Anoeta, todas las demás fueron a Atotxa), como entrenador del Rayo Vallecano, arrancó un empate. Lo dicho, un partido propicio para sumar tres puntos más y ascender puestos en la clasificación.

jueves, septiembre 20, 2007

La Real, por fin en televisión

La Real ya tiene acuerdo televisivo y eso va a permitir que muchos podamos ver, al fin, un partido de nuestro equipo por la pequeña pantalla y abandonemos, aunque sea de momento, la tortura de tener que seguir al equipo txuri urdin por la radio.. ETB ya había anunciado su intención de retransmitir muchos encuentros del equipo txuri urdin esta temporada, pero se topó con el problema de los contraros. En el caso de la Real, el tema se alargó por el descenso a Segunda. El Eibar-Real Sociedad se pudo ver sólo por ETB 1 por una concesión especial de la Real, por aquello de ser un derbi vasco, ya que entonces todavía no tenía contrato.

La opción más viable para poder los partidos de la Real esta temporada sería a través de ETB Sat (que se puede ver a través de Digital +), pero el ente público vasco me ha asegurado que no cuentan con el permiso necesario para colocarlo también en la parrilla de este canal. De hecho, me dicen que cada televisión autonómica sólo puede ofrecer el fútbol para su propia comunidad autónoma. Así que podemos irnos olvidando de ver a la Real a través de este medio.

Pero, al mismo tiempo, me confirman que el partido de este fin de semana lo ofrecerán bastantes televisiones autonómicas, casi todas en realidad. En concreto, y a falta de confirmación final por parte de cada uno de estos canales, el Servicio de Atención al Cliente de ETB me dice que el Real Sociedad-Elche lo van a dar en Canal 9, Televisión pública Asturiana, Television Murciana, TV3, TVG, Telemadrid y Televisión Canaria. No todos los realistas podrán ver el partido, pero seguro que muchos más que si sólo se viera en Euskadi.

La Real firmó hace menos de una semana su nuevo contrato televisivo con Mediapro (el descenso invalidó el contrato que tenía firmado para esta temporada con Sogecable; ¿quiere decir esto que no veremos a la Real por Canal + este año?), la misma empresa que tiene los derechos del equipo a partir de la próxima temporada. El club donostiarra cobrará este año 1,5 millones de euros, una cifra que subirá a dos millones si el año próximo sigue en Segunda División. En caso de ascender, se respetará el contrato firmado en su día, que reportará a la Real 15 millones de euros por temporada durante las próximas cinco campañas, hasta la 2012-2013.

martes, septiembre 18, 2007

IÑIGO IDIAKEZ, EX JUGADOR REALISTA: “LA REAL ESTÁ RECUPERARANDO SU IDENTIDAD Y ESTO DARÁ SUS FRUTOS”

Cualquier aficionado de la Real conoce de sobra el nombre de Iñigo Idiakez. Disputó nada menos que 254 partidos con el equipo y marcó 36 goles. Debutó en noviembre de 1992, con apenas 19 años, pasó a formar parte de la primera plantilla en la temporada 94-95 y defendió su camiseta hasta la campaña 01-02. Corazón Txuri Urdin ha tenido el placer de entrevistar a Idiakez, que habla de su trayectoria en la Real, del presente del equipo y de su perspectiva personal en Inglaterra, donde defiende la camiseta del Southampton en la First Division. Desde la distancia, sigue siendo un realista más y tiene claro que, en este comienzo de la temporada en Segunda, “lo importante ahora es ganar”.

- Cuéntanos cómo le han ido las cosas a Iñigo Idiakez desde que dejó la Real, en el verano de 2002.
- Desde que salí de la Real la verdad es que he tenido de todo, buenas cosas y malas. Los dos años en Segunda División fueron duros, ya que el primer año fui al Oviedo y tenían muchos problemas de dinero y acabamos bajando. El segundo año fui al Rayo Vallecano de Julen Lopetegui y con él fue todo muy bien menos los resultados. Iban a llegar seguro pero le echaron y luego fue un desastre, y acabamos bajando. De allí me fui a Inglaterra y todo ha sido una auténtica maravilla.

- ¿Qué diferencias ves entre el fútbol español y el británico? Lo digo porque, aunque en la Real también anotaste goles, allí te has destapado como goleador.
- La gran diferencia que hay entre el fútbol de aquí y el de allí es la velocidad a la que se juega en Inglaterra, no se para nada el juego y los árbitros permiten mucho más. Y también es menos táctico que el de España.

- ¿Qué balance haces de tus ocho temporadas en el primer equipo de la Real?
- El balance que hago de mis años en la Real es increíble, muchos partidos jugados, mucha experiencia acumulada, jugar en el equipo en el que siempre has soñado jugar, acabar siendo el capitán del equipo de tus sueños... Pues lo que te digo, un sueño hecho realidad.

- Un jugador de tu estilo casi siempre gusta al aficionado, pero sólo al final pareció que eras titular de verdad. ¿Qué pasó para que no lo fueras durante más años?
- La verdad es que cuando llegas siempre es difícil y si no tienes un entrenador que apuesta por ti lo tienes más complicado, pero yo tuve suerte porque el gales apostó por mí muy fuerte y con paciencia. Yo creo que al final de mi carrera, menos cuando estaba lesionado, siempre he jugado con todos los entrenadores y siempre entre 26 y 30partidos. La valoracion es buena, no me puedo quejar. Como te digo, los ciclos hay que respetarlos y tener paciencia.

- ¿Cómo fue tu salida de la Real?
- Pasaron muchas cosas que tampoco me gusta recordar. Lo que sí que yo quería era quedarme, y entre mi ex representante, Chus Medina, el ex presidente de la Real y el entrenador en aquel momento me la jugaron, y al final el que siempre la paga en estos casos es el jugador. La verdad es que tuve mala suerte porque si el galés, Toshack, acaba la temporada y no le echan, yo ahora igual estaría todavía en la Real, porque él no me engañaba y sabía lo que quería de mí. Pero le echaron y el equipo lo cogió Olabe.

- ¿Qué entrenador te ha marcado más de los que has tenido a lo largo de tu carrera?
- Sin ninguna duda, John Toshack. Me dio la oportunidad de debutar, la de jugar, me hizo capitán, me hizo hombre, je, je.

- Seguro que tienes algún partido con la camiseta de la Real que guardes con especial cariño en la memoria. ¿Cuál o cuáles?
- Tuvimos muchos partidos buenos pero uno de los que tengo mejor sabor de boca fue el 5-0 que ganamos al Athletic (temporada 94-95), porque además yo metí un gol y fue un partido redondo. Y encima creo que jugamos al fútbol como nunca. Otro fue ante el Numancia (temporada 99-00), que estábamos muy mal en la clasificación y salí faltando 20 minutos, perdíamos 1-0 y metí los dos goles. Otro fue contra el Villarreal (temporada 00-01), que también estábamos muy mal y necesitábamos ganar, y ganamos 1-3 y metí un gol que hicimos de listos Javi (De Pedro) y yo.


- Tu último partido con la Real fue el día en que se tributó una despedida por todo lo alto a Loren. En los últimos años, muchos jugadores, sobre todo de la cantera han salido de la Real por la puerta de atrás. Le pasó a compañeros tuyos como Aranzabal o De Pedro, y el pasado verano a Rekarte o a Darko. ¿Por qué crees que un club como la Real ha llegado a tener ese trato por los jugadores más emblemáticos?
- A la salida que tuvo mi quinta tampoco se le dio muchas vueltas en aquel momento, hasta que el año pasado pasó con Darko. Yo siempre dije que a los jugadores de la cantera se les debería mimar mucho más, ya que lo damos todo por el club al que amamos y desde mi salida se veía que el club iba mal encaminado. Luego casi se queda campeón y parece que todo está bien, pero al final ha sido un desastre. En un equipo como la Real tiene que haber un ciclo de jugadores de casa que tiren del carro como cuando estábamos nosotros, que teníamos a Loren, Albistegui, Lumbreras, etc. Si no, al final acabas como han acabado, en Segunda, y es una pena.

- Lástima que salieras del equipo justo la temporada antes de la lucha por el subcampeonato. ¿Cuántas veces has pensado en aquella campaña y lo que seguro te hubiera gustado estar en el vestuario de Anoeta?
- Está claro que esa temporada hubiera sido una maravilla estar, pero el fútbol es así y me tocó ir a otra parte y aprender otras cosas.

- Jugaste en Oviedo y Rayo Vallecano en Segunda. ¿Ves tan diferente esa categoría con respecto a la Primera? ¿Crees que la Real va a sufrir tanto como se dice?
- El problema de la Segunda División es que te piensas que vas a subir el primer año y sin despeinarte ya que has estado muchos años en Primera, y lo difícil es acostumbrarse a la categoría. Si encima fichas bien, pues te irá mejor. La Real este año está claro que lo va a pasar mal, pero parece que tienen una idea de futuro que puede ser buena si hay paciencia. Aunque todos sabemos que en el fútbol lo que predomina no es la paciencia, son los resultados. La Real está recuperando su identidad y eso dará sus frutos.

- ¿Cómo viviste el descenso de la Real la pasada temporada? ¿Por qué crees que la Real finalmente no pudo quedarse en Primera tras tantos años de sufrir en la parte baja de la tabla?
- Eso ya te lo he explicado un poco antes. Creo que los ciclos, acertar en fichajes, que salgan buenos jugadores de la casa, apoyo al equipo en los partidos de casa, mentalidad positiva, etc. Son muchas cosas que, si faltan, te hace que al final el equipo baje.


- Tu experiencia en el fútbol inglés te ha permitido conocer algo más de cerca tanto a Chris Coleman como a David Vaughan. ¿Qué nos puedes contar de ambos que todavía no sepamos?
- La verdad es que les conozco poco. Coleman estaba en la Premier pero sí que decían que le gustaba que su equipo juegue al fútbol. Y Vaughan la verdad es que me enfrenté contra él el año pasado y le ganamos 6-0, y él era el mejor jugador del equipo (Crewe Alexandra). Pero parece que puede ser interesante para la Real, ya que es joven y no ha costado mucho dinero.

- La Real ha renovado su apuesta por los jugadores de casa, algo que estaba algo perdido en los últimos años. ¿Crees que ese es el camino a seguir en la Real o, por el contrario, es ya inviable en el fútbol moderno?
- Lo de la apuesta de casa me parece muy interesante. Pero la verdad es que se necesita tiempo, porque subir a diez u once jugadores de golpe es muy difícil. Pero alguna vez se tenía que volver a las andadas, y ojalá que sea para siempre, eso me gustaría.

- ¿Qué esperas de esta temporada en el Southampton?
- Lo que espero en el Southampton es que me respeten las lesiones, que he tenido alguna, y que subamos a la Premier, ya que creo que tenemos un equipo muy majo para hacerlo.

- ¿Le quedan muchos años a Idiákez como jugador profesional o te veremos dentro de poco sentado en un banquillo?
- Espero jugar por lo menos esta temporada y dos más. Luego ya se verá.

- ¿Te ves entrenando a la Real en el futuro?
- Lo de entrenador también llegará.

¡No os olvidéis de visitar la web oficial de Iñigo, http://www.idiakez.com/!

sábado, septiembre 15, 2007

LAS PALMAS 2 - REAL SOCIEDAD 3. Remontada que evita una nueva debacle

Si esta temporada en Segunda es ya de por sí una enorme dificultad para poder escribir crónicas de la Real, lo del partido de hoy en Las Palmas ha superado todo lo previsible. Casi al final de la primera parte, la emisora de radio que sigo por Internet ha dejado de emitir, desconozco si por fallo general o por fallo de mi ordenador. Así que he retrocedido, no ya a la época de los transistores en la que de crío seguía lo que hacía la Real, sino a la edad de piedra. La información de hoy procede de escuchar una emisora nacional, en la que apenas se cantan los goles de Segunda (con errores, encima) sin narrar una sola jugada ni contar nada del partido y leer algún que otro foro (con el retraso propio de Internet) para tratar de conocer las impresiones de quienes sí han estado oyendo toda la retransmisión. Mil disculpas a todos los que leeis Corazón Txuri Urdin por no poder ofreceros una crónica en condiciones, pero aún así, ahí va lo que puedo decir...

Para analizar un partido de la Real, hay que tener en cuenta dos factores muy diferentes. Por un lado está el resultado. La victoria ha sido importantísima. Demuestra que la Real tiene un serio problema en Anoeta, donde no es capaz de ganar, pero al mismo tiempo mantiene viva y sumando puntos a esta Real que tanto tiempo sigue pidiendo a sus aficionados. Aunque se haya empezado mal, si se mejora estos puntos que logramos ahora pueden acabar siendo vitales. Hay que ganar. Y ganar de cualquiera manera. Porque la manera en que se ha ganado hoy tiene aspectos importantes. Importantísimos. Ha sido una gran remontada, se han encadenado dos victorias fuera de casa consecutivas (lo que la Real no hacía desde la temporada 2004-2005) y se han marcado tres goles como visitante que, además, rompen la enorme sequía que padecía el equipo. Eso es lo esencial hoy. Eso es lo que nos tiene que alegrar.

Pero lo que está claro es que esta Real tiene todavía muchísimo que mejorar, y ese es el segundo prisma desde el que se puede mirar a este equipo, el de su juego y el de lo que hace sobre el campo. Más de uno se habrá asustado al escuchar que Las Palmas jugaba desde el minuto 4 con un jugador menos. Sí, sí, otra tarjeta roja para los canarios nada más empezar, exactamente igual que en la Copa, aunque esta vez el expulsado fue el portero. Otra vez la Real con casi 90 minutos por delante para jugar el balón a su antojo y para tratar de ganar con tranquilidad el partido. ¿Tranquilidad? Ninguna, esto es la Real. A los 23 minutos, más o menos igual que en el encuentro de Copa del Rey, Las Palmas se adelantaba en una rocambolesca jugada defensiva de la Real. Otra más. Seguimos sin encontrar una defensa de auténticas garantías y se echa de menos un central tipo Schurrer, que seguramente era una de las cosas que debía haber buscado la Real en verano. Pero no lo hay, así que hay que apechugar con lo que tenemos.

Hasta donde he podido escuchar, la Real se ha topado con el mismo panorama que en el partido copero. Posesión casi total de balón, pero sin crear juego ni ocasiones verdaderamente claras. Y eso que el comienzo no estaba siendo malo y, sin tirar mucho a puerta, el balón sí estaba rondando el área de Las Palmas. Por mal que se haya jugado en la segunda parte, algo sí ha debido cambiar en el descanso. En apenas 14 minutos, entre el 62 y el 76, la Real ha marcado tres goles. No tenía este equipo costumbre de jugar una segunda parte tan alocada. El primer gol ha llegado de penalti, lo que parecía alargar la sequía anotadora en juego. Como en Ipurua, cometido sobre Vaughan. Como allí, transformado por Gerardo (Xabi Prieto esta vez estaba en el campo; que no lo tire él reabre todas las dudas que quiso zanjar Coleman sobre Prieto en su última rueda de prensa). Y Gerardo (¿os acordáis de que era transferible?) ha dado el pase del segundo gol a Vaughan, según parece el mejor de la Real.

El tercero ha sido obra de De Cerio, y es un gol de gran importancia. Por fin el delantero realista marca un gol que de verdad le es útil a la Real, algo que le fue esquivo la temporada pasada. Hoy un tanto suyo por primera vez ha valido tres puntos para el equipo txuri urdin. Pero es que también hay que decir que por fin un delantero realista marca un gol. Como esto sigue siendo la Real, quien pensara que el 1-3 mataba el partido obviamente se equivocaba. El sufrimiento es una de las condiciones en las que la Real juega los partidos, los gane o los pierda. Y por eso, apenas cuatro minutos después, Gerardo cometió un absurdo penalti por mano que colocó el resultado final, 2-3. Eso también es noticia. Quizá la Real haya aprendido a gestionar un solo gol de ventaja con diez minutos de partido por delante. Porque todos sabemos que en años precedentes el panorama era muy distinto.

Y sigo teniendo una pequeña duda con Coleman. Tarda muchísimo en entender la necesidad de hacer cambios. Hoy el primer cambio de la Real llegó en el minuto 78, ya con el 1-3 en el marcador. Ese cambio, por cierto, supuso el debut del delantero del Sanse Viguera. Los otros dos fueron en el 86 y en el 88. Vamos, que el recurso de los cambios lo dejamos para perder tiempo, no para alterar el devenir de los partidos. En los partidos precedentes, los cambios también llegaron en los minutos finales de los encuentros y es una costumbre que no me acaba de gustar. Lo mejor en este aspecto es que Vaughan, del que se ponía en duda su rendimiento físico tras apenas jugar en los últimos meses, no ha sido sustituido y ha aguantado los 90 minutos. Y siendo, dicen, el mejor. El galés promete ser un jugador válido para la Real.

El equipo txuri urdin duerme en décima posición a tres puntos de la zona de ascenso. Y, desde luego, duerme con una sensación de alivio inmensa, la misma que tenemos todos los aficionados. Es bastante probable que perder otra vez en Las Palmas contra diez jugadores hubiera sido casi un rejón de muerte para este equipo tan frágil mentalmente. Lo deseable es que dé la confianza necesaria como para que la Real busque ya, de una vez por todas, la victoria en Anoeta que tanto ansía la afición realista. Y que permita mirar de verdad a los puestos de ascenso. Ojalá el próximo sábado las caras sean de satisfacción.

El Sanse cumple 50 años

Estamos de aniversario este fin de semana. El Sanse, el equipo filial de la Real, cumple nada menos que 50 años. Hoy hace medio siglo jugó este equipo su primer partido oficial. Fue ante el Izarra, en Estella, y acabó con empate a dos goles. Olano fue el autor del primer tanto y es también el máximo goleador de la historia de este equipo, con 88 tantos (una marca espectacular, puesto que disputó 100 partidos).

El Sanse será siempre para todos los aficionados de la Real el Sanse, por mucho que en la temporada 1991-1992 la Federación Española de Fútbol obligara a todos los equipos a cambiar la denominación de sus clubes filiales. Se acabó la denominación oficial de San Sebastián C.F. y nació la de Real Sociedad B, pero eran ya muchos años con el Sanse como para olvidarnos del nombre de toda la vida. A la derecha está el escudo que lució este equipo hasta 1991.

La mejor temporada de su historia fue la 61-62. Aquella campaña el Sanse finalizó en cuarta posición en Segunda División, muy cerquita de unos puestos de ascenso que nunca en realidad hubiera podido ocupar. Pero, desgraciadamente, el descenso del primer equipo aquel año a Segunda le relegó a la Segunda B. Además, aquella temporada el Sanse tuvo el honor de enfrentarse en Copa del Rey (competición hoy vetada para los filiales) contra el Real Madrid (en el que jugaban monstruos como Di Stéfano, Gento o Puskas). Aunque el filial realista perdió los dos partidos, tuvo su momento de gloria en Atocha, al adelantarse al poco de iniciarse el encuentro de ida. Dicen que la imagen que dejó el filial ante el entonces mejor equipo de Europa fue muy buena.

Si hablamos del Sanse, hay que hablar de un nombre propio que está escrito con letras de oro en la historia de la Real: Javier Expósito. Él es el responsable de que generaciones enteras de potrillos hayan dado el salto al primer equipo, ya que fue el entrenador del Sanse nada menos que durante 20 temporada, entre 1962 y 1982. Ha dirigido 752 partidos al equipo. Y si alguien cree que Expósito no fue clave para que jugadores de la talla de Arconada, Zamora, López Ufarte o Satrústegui llegaran al primer equipo y colocaran a la Real en el cielo de los campeones, es que no conoce a Javier Expósito. Yo tuve la suerte de conocerle y entrevistarle hace algunos años. Un grandísimo profesional y una gran persona.

Este de abajo es el Sanse de esta temporada 2007-2008. Ellos, y los potrillos que vienen por detrás en las demás categorías inferiores del club, son el futuro de la Real Sociedad. Siempre hace especial ilusión que uno de ellos llegue al primer equipo, se mantenga en él y nos dé tardes de gloria. Felicidades a todos los que han hecho del Sanse lo que es hoy, a todos los que celebran sus goles como si los marcara el primer equipo, a todos los que han jugado en él y, sobre todo, a todos los que le animamos domingo tras domingo.

viernes, septiembre 14, 2007

PREVIA Las Palmas - Real Sociedad. ¿Mejor fuera que en casa?

La Real busca en Las Palmas el segundo triunfo de la temporada (sábado, 20.00 horas, 19.00 horas en Canarias, Estadio de Gran Canaria). Un triunfo importante porque la ilusión se tambalea, y eso que estamos a mediados de septiembre. La herencia negativa es inmensa y los realistas necesitamos alegrías ya. De ganar, la Real completará un peculiar estreno de temporada. Dos derrotas en casa, dos victorias fuera, después de la de Eibar. ¿Mejor fuera que en casa? ¿Será verdad que Anoeta supone una presión extra para la Real en lugar de para el rival? Hasta ahora, la debacle copera precisamente en Las Palmas desmiente esta afirmación, pero un resultado positivo en Gran Canaria devolvería ese debate a la mesa.

El partido llega después de una semana en la que, como suele ser demasiado habitual en la actualidad realista desde hace algún tiempo, apenas se ha hablado del partido. Xabi Prieto ha copado la atención. Que si no juega porque no renueva, que por qué no se le ha traspasado si no va a renovar, que si el club dice que ya ha decidido dejar la Real a final de temporada, que si el jugador lo desmiente. Coincido con Coleman, aunque fuera él quien iniciara el debate esta semana: es hora de olvidarnos de este tema. Es uno de los mejores jugadores de la Real y debe tener su sitio en el campo. Acordémonos de Beckham en el Madrid, que fue clave para el título de Liga del año pasado, jugó incluso lesionado, y sabiendo que se marchaba a final de temporada.

A pesar del decepcionante inicio de temporada, no se prevén demasiados cambios en el equipo. Coleman mantiene que tiene "buenos profesionales, buenos jugadores y buenas personas, y trabajan para dar lo mejor de sí", pero les pide más creatividad, riesgos e imaginación. De momento a los mismos jugadores. No se prevén cambios en el sistema defensivo y sólo las molestias de Garitano podrían provocar modificaciones de mediocampo hacia atrás (de no estar, Markel Bergara entraría en el once, debutando en Liga en el mismo escenario en el que lo hizo en Copa hace diez días, y Elustondo en la convocatoria por primera vez en la temporada). Prieto podría tener su oportunidad de nuevo como titular y los dos puestos de ataque estarían en manos de Gari y Díaz de Cerio.

Delibasic sigue lesionado, aunque parece que acorta plazos y podría volver la próxima semana en Anoeta. El que vuelve a faltar es Skoubo, con una nueva lesión, diferente de las anteriores. Lo del danés empieza a ser casi un maleficio. Cuando más se le espera, es que nunca puede aparecer. En su primera temporada, tras llegar en diciembre, fue clave para la permanencia con cinco goles y dejó en su primer partido como titular, en Anoeta ante el Athletic, impronta de gran jugador. Pero desde entonces no hemos tenido noticias suyas. Lesiones y más lesiones, a lo que encima se suma la estupidez de hace apenas diez días en Las Palmas. ¿Podemos esperarle para siempre? La convocatoria la completan, como la semana pasada, los dos delanteros del Sanse, Agirretxe y Viguera, en busca de los minutos que no tuvieron hace sólo seis días.

Con un jugador canario expulsado en el minuto 2 de partido, el encuentro de Copa no sirve como referencia para lo que la Real se va a encontrar en las islas. Lo que sí está claro es que los canarios tienen algunas bajas importantes y arrastran un comienzo de temporada aún más decepcionante que el de los realistas, excepción hecha del regalo navideño anticipado que les hicieron los de Coleman en el torneo del KO. Las Palmas tiene ahora mismo sólo un punto, gracias al empate a dos goles frente al Sporting de Gijón en su anterior partido como local. El que gane, podría arrancar. Una derrota podría provocar demasiadas miradas hacia la parte baja de la tabla.

Históricamente hablando, Las Palmas no es una de las plazas más propicias para la Real. En 28 ocasiones ha jugado allí el equipo txuri urdin y ha perdido nada menos que en 16, por sólo cuatro victorias. Ocho empates completan la estadística. La última victoria realista data de la temporada 86-87, con Toshack en el banquillo y por 0-1, gol de Zamora de penalti. En la última vez que los realistas visitaron Las Palmas, excepción hecha del reciente y doloroso encuentro copero, el resultado fue de 0-0. Curiosamente, el galés era también el técnico de la Real en aquel partido. Ahora, con otro galés, Coleman, los realistas buscan una nueva victoria.

martes, septiembre 11, 2007

Para recuperar el optimismo

Siempre he pensado que es un error hablar de campeones y de fracasados en septiembre y, por descontado, siempre he sido un optimista cuando se habla de la Real. Por eso, y aunque el inicio de la temporada no ha podido ser peor, es hora de recuperar otros comienzos igual de horribles que, sin embargo, tuvieron final feliz.

El precedente más cercano es el de la temporada 1997-1998. Bernd Krauss debutaba en el banquillo de la Real, y lo hizo con dos derrotas y una victoria en las tres primeras jornadas, tal y como le ha pasado al equipo de Coleman. Claro que hubo enormes diferencias entonces. Las derrotas fueron como visitante en Camp Nou y Bernabéu, no en casa ante Castellón y Poli Ejido. La victoria fue en Anoeta ante el Racing por 1-0. Aquella temporada la Real acabó en tercera posición y se clasificó para la UEFA, muy cerca de llegar a los puestos de Champions, y la gente salió a la calle para celebrarlo, como certifica la foto.

Cuando se habla de malos inicios con final feliz siempre me viene a la cabeza la temporada 1991-1992, con John Toshack en el banquillo. En aquella campaña, la Real no ganó su primer partido hasta la jornada sexta. Perdió sus tres primeras salidas (en Barcelona y Oviedo por 2-0, en Pamplona 1-0) y el segundo partido en Atotxa (0-2 ante el Atlético de Madrid). El debut en Donosti se saldó con un empate a cero contra el Zaragoza. La victoria llegó en ese mismo escenario al sexto intento, 3-1 ante el Zaragoza. Aquella Real fue quinta y se clasificó para la UEFA, gracias a que sólo perdió tres partidos en toda la segunda vuelta.

En Segunda también se han vivido arranques ligueros similares. De hecho, en la temporada del último ascenso, la que culminó con el mítico partido de Puertollano, el inicio fue igual de malo. Derrota en la primera jornada en Santander por 4-0, victoria la segunda jornada en Atotxa ante el Celta por 2-0 y derrota en la tercera en Valladolid por 3-1. La Real no sólo subió aquel año sino que lo hizo ocupando la primera posición. De todos es sabido que desde aquel ascenso la Real pasó 40 años seguidos en Primera, una trayectoria que se truncó el pasado año.

En la temporada 48-49 se subió a Primera también ganando la categoría de plata, aunque después de un inicio aún más nefasto. Los tres primeros partidos se saldaron con derrotas, aunque los tres se jugaron fuera de casa, ante Hércules (4-2), Málaga (3-1) y Murcia (3-0). Esta Real ya se puede aprender que esto no es cómo empieza, sino como acaba. Porque como el desarrollo se parezca al inicio, mala temporada vamos a tener... Ánimo, que lo único cierto es que esta temporada es muy larga.

lunes, septiembre 10, 2007

La ilusión se acaba poco a poco

Veo las caras y los gestos de los jugadores de la Real tras la derrota de ayer en Anoeta frente al Poli Ejido. Y me doy cuenta de que el problema es que nada ha cambiado en los últimos años. Que la ilusión se acaba poco a poco y nadie hace nada para detener esa caída libre. Fue el Poli Ejido el que pegó un nuevo mazazo a la ilusión, pero podría haber sido cualquiera.

Podría haber sido también el Barcelona, como la temporada pasada. ¡Qué no daríamos ahora mismo por poder recibir al Barça, fuera cual fuera el resultado! ¿Sabíais que no le ganamos al Madrid o al Barça desde la última jornada de la temporada 2003-2004? Esos partidos sí que generaban antes ilusión...

Decía que los gestos no han cambiado. Hemos tenido demasiadas ocasiones para verlos, tantas que ya se nos han grabado en la memoria. Cuando nos gana el Castellón y vemos una foto de la decepción de los realistas, nos acordamos de aquella otra foto cuando el Zaragoza se paseó por Anoeta de una forma escandalosa en la temporada 2005-2006. O de cualquier otro partido que despertara nuestra vergüenza... Ha habido tantos...

Jugadores desesperados y aficionados cansados. Marca el Espanyol y nos gana. Es la temporada 2004-2005. ¿Comenzó allí la desdicha o fue antes? Si fue ahí, estamos ya en el cuarto año de desilusión prolongada. Pocos momentos ha habido de auténtica felicidad. Y todo cae a una velocidad que asusta. Este club tiene responsables, pero nada hacen por detener la caída. Ya no es tristeza lo que un realista puede sentir. El descenso nos situó por encima de esa sensación. Ya no es rabia, porque eso lo siente uno cuando pierde alguna vez, no casi siempre. Es hartazgo, es desilusión, es impotencia por ver que nada cambia cuando las cosas siguen empeorando.
-
¿Os suenan los gestos y las caras de los jugadores de la Real en todas estas fotos? No serán las últimas. Cómo hecho de menos aquellos días en que me ilusionaba esperar un partido de la Real, cuando podíamos aspirar a marcar alguna goleada, cuando teníamos jugadores en el campo que nos podían dejar momentos inolvidables. Cuando éramos la Real. La de verdad. La de siempre. Que vuelva ya ese equipo.

domingo, septiembre 09, 2007

REAL SOCIEDAD 0 - POLI EJIDO 1. Desilusión brutal

Lo de la Real empieza a no tener ya calificativos. Cuatro partidos en la temporada. Tres derrotas (dos en casa, en el fortín que debía ser Anoeta) y una victoria que llegó con un solo gol de penalti. Eliminados ya de la Copa. Sin absolutamente nada que ofrecer. Parece que seguimos sin saber lo que es la Segunda División. Cuatro partidos y ninguna alegría. Pasa el tiempo y no hay noticias de la Real que queremos, de una Real que, juegue bien o mal, por lo menos se presente cada fin de semana en el cesped como un equipo de fútbol. Demasiadas cosas le faltan a este equipo y ya estamos a mediados de septiembre. Una desilusión brutal. Nadie se podía imaginar hace no tanto tiempo que la Real pudiera llegar a perder con el Polideportivo Ejido. Con el Polideportivo Ejido, insisto, y que nadie lo interprete como una falta de respeto al equipo almeriense.

Malo es que la Real no domine un partido en Anoeta contra un equipo como el Poli Ejido. Malo es que lleguemos al final del partido pensando en que puede marcar cualquiera de los dos equipos, y que, por supuesto, lo haga el Poli Ejido en el minuto 88. Malo es que sigamos sin cantar goles. Pero lo peor de todo es que el equipo de Coleman empieza a dar la sensación de que todo eso no va a llegar. Duro decirlo, pero mejor decirlo ahora que no cuando nos tengamos que arrepentir. El técnico galés pide tiempo. Y tiene razón en pedirlo. El equipo es joven, las caras nuevas muchas y los cambios demasiados. Pero lo que vemos no respalda la petición. Pedir tiempo es normal cuando los resultados no llegan pero se ven tantas cosas positivas como negativas en el campo. Pero es que, con cuatro partidos oficiales, es realmente complicado buscar luces en el juego realista.

No se ve nada funcionando. Decir que el juego no es lo vistoso que prometía Coleman al llegar a Donosti se queda dramáticamente corto. Sin balón, la Real no muerde como debiera, porque eso es lo mínimo que se puede exigir a un equipo como éste que pena por el infierno de la Segunda División. No somos capaces de cortar las jugadas de ataque estáticas, ni los contraataques, ni las jugadas a balón parado. Con balón, no hay demasiadas (habría que decir casi ninguna) ocasiones de gol. Por algo la Real sólo lleva un gol de penalti en cuatro partidos oficiales. Y eso que hoy venía el colista de Segunda con una defensa con bajas. Pero es que tampoco hay juego fluido. No hay jugadas imaginativas. No hay prácticamente nada. Es que ni siquiera se tira dentro de los tres palos, aunque sea desde larga distancia, que para eso no hace falta triangular hasta el interior del área.

Lo peor es que Coleman está empezando a mostrar muchas debilidades, y eso sí que asusta. Lo único que puede salvar a la Real en los momentos más duros de la temporada (tiemblo al pensar que no sean éstos, porque la imaginación no me da para pensar lo que puede empeorar esto) es creerse que el camino que lleva es el correcto, por mucho que no lleguen los resultados. Es increíble que tras cuatro partidos oficiales no se busquen soluciones urgentes. Es increíble que no hayamos visto todavía un cambio en el descanso; que Agirretxe, con 0-0 en Anoeta ante el Poli Ejido, no tenga más que cinco minutos sobre el campo (se lo critiqué a Lotina y se lo critico a Coleman) y en un cambio de delantero por delantero. Es inconcebible que le quitemos la delantera titular al Sanse para que sólo juegue uno y tan poco.

Sigo pensando que Elustondo debe tener ya su oportunidad y que tener a Xabi Prieto en el banquillo es un lujo que no se puede permitir este equipo, donde estuvo durante casi 70 minutos. El nefasto rendimiento que tuvo en la pasada temporada, la del descenso, le está pasando mucha factura, en lo futbolístico y también en cuanto a la afición, que llega a dudar si tiene un sitio en la Real. Pero es, de largo, el futbolista de más calidad de la plantilla. Su primer balón acabó con la mejor ocasión de gol (¿la única?; qué triste me parece tener que preguntarme si sólo hemos tenido una ocasión en todo un partido contra el Poli Ejido...) del partido, un remate a la madera de Díaz de Cerio. Estrada se merece minutos, pero hoy por hoy Prieto es uno de los pocos jugadores auténticamente de Primera División que tiene este equipo.

Es increíble que a estas alturas de temporada tengamos que preguntarnos si saben jugar al fútbol unos profesionales que hasta hace nada defendían la camiseta de este equipo en Primera División. El problema no es la juventud, no, no nos equivoquemos. El problema ya es que no es ni de calidad, porque, recuerdo, el equipo que ha ganado hoy en San Sebastián era el colista de la Segunda División. El problema empieza a ser de actitud. Uno se baja a los campos de tierra que hay en todas las ciudades, en todos los barrios, y ve chavales mucho más animosos que los que hoy visten la camiseta de la Real. Compromiso ya. Porque si no las consecuencias pueden ser realmente catastróficas. Porque como dijo el entrenador del Poli Ejido, "en Segunda hay que hacer mucho más para sobrevivir". Coleman dice que no hay un problema de compromiso. Pues si eso es así, yo no acabo de entender nada de lo que está sucediendo esta temporada.

Que no haya soluciones desde el banquillo es preocupante. Si no me fallan las cuentas, ya son 21 los jugadores que han debutado este año con la Real. Sólo faltan por jugar el defenestrado Novo, el portero suplente (Bravo), Elustondo (al que todavía ve el técnico de pretemporada) y el lesionado Larrea. Menos mal que el entrenador galés quería una plantilla corta. Las soluciones del técnico durante los partidos tampoco llegan ni en forma ni en tiempo. Los cambios son tardíos y, normalmente, sin cambiar puestos. Eso sólo lo hizo el primer día y se equiovocó. Es hora de reflexionar porque, por muy vergonzoso que haya sido el comienzo de la temporada para la Real, todavía no se ha perdido nada. No sé si el mucho tiempo que tardó Coleman en salir a dar la pertinente rueda de prensa fue un síntoma del estado de la Real.

Pero hay que tener muy claro que estamos en la jornada 3 de Liga y ya estamos viviendo en un incendio. El colista gana en Anoeta, campo en el que la Real todavía no ha marcado. Pitada del público en los dos partidos como local, cada vez con más pañuelos y cada vez con más gritos de "directiva dimisión" que la presidenta dirá otra vez que no ha escuchado. Otra vez en la parte baja de la tabla, mucho más cerca del descenso, a dos puntos, que del ascenso, a cuatro, en el puesto 14º. Ni en mi peor pesadilla me imaginaba esta impotencia. Pidiendo tiempo no se puede arreglar esto. Se arregla trabajando en Zubieta las jugadas a balón parado, trabajando los movimientos ofensivos y defensivos con y sin balón. Se arregla con calidad (que hay más de la que estos jugadores se atreven a mostrar), con cambios y con soluciones. Las ideas están muy bien y soy el primer defensor de un fútbol agradecido para el aficionado, pero el terrible espectáculo que ofrece la Real sólo se puede arreglar ya con trabajo.

Y un reconocimiento obligado. Casi 15.000 valientes ocuparon una localidad en Anoeta en el segundo partido de la temporada. Barvo por ellos, porque empieza a ser una heroicidad o un ejercicio de masoquismo acudir al estadio donostiarra con algún atisbo de ver algo positivo. No sé si hubiera sido capaz de escribir algo aquí si llego a ver lo que hoy ha pasado en Anoeta. Inconcebible.

sábado, septiembre 08, 2007

PREVIA Real Sociedad - Poli Ejido. Exigencia máxima por segunda vez en la temporada

Después de sólo tres partidos oficiales, la Real se enfrenta por segunda vez a una situación de exigencia máxima(domingo, 19.00 horas, Anoeta). Después del ridículo en la primera jornada ante el Castellón, ganar en Ipurua se convirtió casi en una obligación. Después de la vergonzosa debacle copera, la victoria en casa ante el Polideportivo Ejido, de momento colista de la Segunda División, es imprescindible para mantener cierta ilusión. Porque lo peor de las dos derrotas no ha sido perder tres puntos y caer eliminados en la Copa, ni mucho menos. Lo peor ha sido la imagen dada.
-
Coleman sigue diciendo que el principal objetivo de la temporada, sin olvidar la posibilidad del ascenso, es hacer que los jóvenes progresen. Pero es que las miradas críticas y cansadas de los aficionados no se dirigen a los jóvenes. Son precisamente dos jóvenes, Castillo y Carlos Martínez, ambos debutantes en el primer equipo, quienes se están llevando casi todos los elogios. La mejora en el juego de todo el equipo es ya una obligación, y más en Anoeta. Ganar en casa y empatar fuera garantiza el ascenso, con bastante margen de error. Hoy estamos sólo un punto por debajo de esa media, la misma distancia que nos separa ahora mismo de los puestos de ascenso. Sin ser un objetivo irrenunciable, el tercer puesto debe ser el mínimo al que debe mirar la Real.
-
Para afrontar el encuentro de esta semana, Coleman se enfrenta a varias bajas y el once, de centro del campo hacia adelante, es una incógnita. No están en la convocatoria Delibasic (lesionado) y Skoubo (sancionado, afortunadamente sólo con un partido, después de su autoexpulsión en Las Palmas), por lo que la delantera se la jugarán Díaz de Cerio y Gari. Agirretxe, en busca de más minutos de los que nunca se atrevió a darle Lotina, y Viguera, la delantera titular del Sanse, estarán en el banquillo. Vaughan presumiblemente volverá a ser titular por la izquierda y queda por ver quién estará en la mediapunta y en la derecha (el buen hacer de Estrada podría volver a dejar a Prieto en el banquillo).
-
A priori tanto Aranburu como Garitano parecen seguros en el mediocentro, aunque quizá Coleman quiera dar la primera oportunidad de la temporada a Elustondo. En la defensa, los laterales, con la lesión de Carlos Martínez, serán para Gerardo y Castillo. Y los centrales son ujna incógnita también. El técnico galés ha cambiado la pareja defensiva en todos los partidos que ha disputado la Real de momento, así que habrá que esperar a minutos antes del inicio del partido para salir de dudas. Bravo tampoco está en la convocatoria, puesto que como Stevanovic está concentrado con su selección, pero Riesgo, en todo caso, ha comenzado muy bien la temporada (al margen de pequeños detalles a mejorar como los saques de portería) y por el momento parece tener el puesto asegurado.
-
Si la obligación de ganar es importante, también lo es la de buscar la portería contraria con el descaro y la imaginación que pide el entrenador. Porque hay un dato muy preocupante de este inicio de temporada, y es que la Real todavía no ha marcado ningún gol en juego. Tres partidos oficiales, sólo un tanto a favor y de penalti. Y no es que las ocasiones sean ni abundantes ni claras precisamente. Para marcar, hay que tirar a puerta. Y no estaría de más que jugadores como Estrada, Prieto, Aranburu o el mismo Vaughan tuvieran órdenes directas de buscar tiros lejanos desde el principio.
-
Llega a Anoeta un equipo con el que nunca se había enfrentado antes la Real. Y llega como colista de la Segunda División, a pesar de que el año pasado no tuvo excesivos problemas para mantener la categoría. Con dos derrotas contundentes en Liga (4-0 y 1-3) y eliminado como la Real de la Copa del Rey (1-0, aunque con un jugador menos, algo que suele importar en estos choques salvo al parecer si la Real es uno de los contendientes), el Poli Ejido parece un rival propicio para que el equipo txuri urdin se saque la espina de Las Palmas. Pero ojo, que estos son los partidos que se le atragantan la Real. Los de Coleman deberán demostrar, ante un equipo que probablemente se cerrará atrás, que tener la posesión del balón cuenta para algo en el fútbol. Anoeta estará expectante y emitirá un juicio según lo que ofrezca el equipo.

viernes, septiembre 07, 2007

Ex realistas en otras divisiones y ligas

Esta temporada hay más realistas que nunca diseminados por las distintas divisiones del fútbol español y por las ligas extranjeras. Este es el listado de la mayoría de ellos. La lista busca ser lo más completa posible, pero a pesar de todo es posible que haya omisiones. En ningún caso han sido voluntarias y pido disculpas en caso de que haya alguna.

Localizar a jugadores que siguen en la élite es fácil, incluso a los que se han movido de club esta misma temporada, pero hay casos de jugadores que han pasado ya por varios equipos después de dejar la Real y no siempre ha sido fácil encontrar sus nombres. Ahí va el listado.




PRIMERA DIVISIÓN

Almería: López Rekarte, Juanito, Emery (Entrenador, ex realista sólo como jugador)

Athletic: Zubiaurre, Gabilondo

Betis: Mark González

Deportivo: Lotina (Entrenador)

Levante: Savio

Valladolid:Alberto, Cifuentes, Llorente

Villarreal: Nihat



SEGUNDA DIVISIÓN

Albacete: Barkero

Cádiz: Diego Rivas

Málaga: Rossato

Numancia: Boris, Gonzalo Arconada (entrenador)




SEGUNDA DIVISIÓN B

· Grupo II
Real Unión: Sergio Francisco, Joseba Agirre
Vencindario: De Paula, Rubén Vega
Zamora: Gurrutxaga

· Grupo III
Benidorm: Llorca
Lleida: Juan Domínguez

· Grupo IV
Lorca: Azparren

EUROPA

· Austria
ASK Schwadorf: Purk
SV Mattersburg: Kuhbauer

· Francia
Sochaux: Brechet

· Grecia
Olympiakos: Kovacevic, Julio César



· Inglaterra
Bolton: Mikel Alonso
Everton: Arteta
Liverpool: Xabi Alonso
Manchester City: Garrido
Southampton: Idiakez, Viáfara
-
· Lituania
AEK Larnaca: Jankauskas
-
· Portugal
Marítimo: Fabio Felicio
-
· Rusia
Dinamo Moscú: Khokhlov
-
· Suecia
IF Brommapojkarna: Asper
-
· Ucrania
FC Arsenal Kyiv: Demetradze
-
OTRAS LIGAS
-
· Argentina
Gimnasia y Esgrima: Herrera
-
· Brasil
Fluminense: Luiz Alberto
-
· Corea
Ulsan Hyundai Horang-i: Lee Chun Soo

jueves, septiembre 06, 2007

Llueve sobre mojado

Llueve sobre mojado. La Real no sabe qué hacer con la Copa del Rey y lleva demasiados años demostrándolo. No importa que lleve a jugar el equipo titular, el suplente o todos los jugadores del Sanse que pueda. No importa que el rival sea de la misma categoría, antaño de Primera División o ahora de Segunda, o de una división inferior. No importa que la eliminatoria se juegue a un partido o a dos. No importa que sea en Anoeta o que sea fuera. No importa que sea en un campo pequeño, grande, nuevo, antiguo, de hierba natural o artificial, en buen o mal estado. No importa que la Real cobre ventaja de algún tipo, sea en el marcador o numérica.

No importa. El resultado siempre es el mismo. La Real lleva ya tantos años tirando la Copa a la basura que ya no importa. La llegada de la fecha del primer partido de Copa, en lugar de ilusionar, lo que hace es provocar pánico entre los realistas, que sólo piensan en qué va a suceder este año para aumentar la leyenda negra. Numancia, Beasain, Zamora, Mirandés, Hospitalet... Todos equipos que han eliminado a la Real en circunstancias tan diversas que no se puede achacar sólo a una. Hasta llegar a Las Palmas, en el vergonzoso y humillante partido del pasado martes.

Y al margen de la lectura histórica, la Real de Coleman ha sufrido un serio traspiés, y van dos en sólo tres partidos oficiales. Nadie dijo que esto fuera a ser fácil. Estamos en Segunda y hay que vivir con ello, pero urge ya saber qué Real es la que tiene que saltar al césped cada fin de semana. Urge saber qué va a hacer este equipo cuando tenga un penalti, un córner o una falta al borde del área. Urge saber qué centrales son los que verdaderamente tienen que estar en el once. Y urge exigir a los jugadores de más calidad que tomen las riendas de este equipo. Coleman tiene deberes atrasados. Y que conste que no estoy evaluando de forma definitiva su trabajo, porque eso lo haremos en junio, pero hay cosas que son evidentes y que hay que empezar a corregir ya si no que queremos que esta temporada sea también de sufrimiento.

Pero no sólo llueve sobre mojado en cuanto a lo que la Real puede controlar. El tipo de la derecha es el árbitro que pitó el encuentro copero de Las Palmas. Si hablamos de los árbitros, también llueve sobre mojado, se quiera decir o no. Cuando en el minuto dos saca la tarjeta roja a un jugador canario (he visto la jugada y no entiendo que se pueda decir que con amarilla basta; no soporto esas entradas, las haga quien las haga y en el minuto que las haga), lo que hizo fue ponerse del lado del equipo entonces perjudicado. ¿Quién quiere superioridad numérica a este precio?
-
La falta a Asier Riesgo en el único gol del partido y de la eliminatoria es de escándalo. Dice Skoubo que a él le hicieron un penalti en la segunda parte (no he visto la jugada, pero algún periódico no ve tan clara la jugada como el danés). Y, sobre todo, tuvo una actitud enormemente chulesca y deleznable durante todo el partido. Sacó la roja al delegado realista, al bueno de Juantxo Trezet, por protestar la falta a Riesgo en el gol con la expresión "a ver si era el único que no lo había visto". No veo insultos por ningún lado, si eso es roja... Luego expulsó a nuestro masajista, a Iosu Busto. Tras ver la enésima pérdida de tiempo por la entrada de la camilla móvil, dijo: "Qué, ¿llamamos a un anestesista?". El árbitro le contestó, literalmente, lo siguiente: "Si no sabe estar en el banquillo, váyase fuera".
-
La expulsión de Skoubo es justísima, por lanzar el balón al aire de una fuerte patada (espero que no quisiera darle al colegiado) y repetir hasta en tres veces el insulto más famoso y aplicado a los árbitros de la historia. Que no te piten un penalti no justifica en absoluto que perdiera los papeles de esta forma. En todo caso, le pidió disculpas al árbitro nada más acabar el partido. La expulsión de Prieto parece bastante más injusta, puesto que salió del banquillo para tratar de calmar a Skoubo. Pero el árbitro, en un desconocimiento absoluto de cómo aplicar bien un reglamento, le sacó la segunda amarilla.
-
Todo esto, mal que bien, pueden ser errores del árbitro. Decir a los jugadores realistas frases como "dedicaos a jugar, que no se os da muy bien", "ése al que está buscando no ha venido" o "no sé qué dice, no le oigo con el pinganillo" no sólo no son de recibo, sino que son censurables y sancionables. Pero como quienes gobiernan el fútbol español en todos sus estamentos, en especial el arbitral, adoran el coporativismo, este señor, el madrileño Hevia Obras, seguirá pitando con normalidad, ganando un sueldo que no merece y quién sabe si siendo recompensando a final de temporada con un ascenso a Primera. Lo que está claro es que este tipo volverá a pitar a la Real a lo largo de la campaña, así que mucho cuidado con él...
-
Todo esto no pretende quitar importancia al ridículo que hizo la Real en Las Palmas y en la Copa. Alguno pensará que no habría ni que decirlo, porque puede sonar precisamente a coartada. Pero es que llueve sobre mojado. Sin ser la parte más importante, no se puede negar que los colegiados contribuyeron el año pasado al catastrófico resultado final, ese histórico descenso del que todavía no nos hemos recuperado. Y, entre otras cosas, contribuyeron a que la Real no se proclamara campeona de Liga hace cuatro años. Por muy bajo que caiga la Real por sus propios méritos, no ocultemos nunca la prepotencia, la chulería y la incompetencia de los árbitros, porque eso es precisamente lo que buscan.

martes, septiembre 04, 2007

LAS PALMAS 1 - REAL SOCIEDAD 0. Déjà vu y enésimo fracaso copero

Otra vez más. Otra vez la insoportable vergüenza de ver a la Real hacer el ridículo en la Copa del Rey. Agrandando una leyenda negra que ya es inmensa, inabarcable por los libros de historia, inasumible para cualquier equipo normal. Las Palmas ha eliminado a la Real de la Copa del Rey en la primera eliminatoria, con un gol raro que todavía no sabemos cómo ha llegado al fondo de la portería de Asier Riesgo, jugando con diez jugadores desde el minuto 2 de partido por expulsión (roja directa) de Juanpa. Sin capacidad de reacción y sin apostar siquiera por el ataque desesperado. Nada de nada. Un horror, una debacle con demasiados precedentes, un drama sobre el que alguien debe dar ya explicaciones. Un déjà vu que, y esto es lo peor, ya esperamos para el año que viene. Sólo hay que cambiar el nombre del rival. Ya basta de arrojar a la basura año tras año una competición tan bonita como ésta.

Nada más adelantarse el equipo canario, la memoria trajo la media docena de ridículos escandalosos que la Real ha hecho en esta maldita Copa del Rey en los últimos años. Uno se acuerda del Numancia que nos eliminó en la 95-96 tras llegar a los penaltis, tras ser Alberto (sí, sí, el portero; estábamos con diez jugadores por expulsión de Aranzabal) el encargado de lanzar el décimo penalti. Del Logroñés de la temporada 99-00, equipo de Segunda B que ganó los dos partidos al equipo txuri urdin (2-1 y 0-1). Del Zaragoza de la 02-03, de Segunda A, que se quedó con 10 jugadores en el penalti que supuso el 1-1 y acabó ganando 3-1. O del Zamora del año pasado, que eliminó a la Real tras fallar el equipo txuri urdin un penalti durante el partido y los cuatro que lanzó durante la fatídica tanda. Historias para asustar a los pobres niños realistas del futuro. Pero tendremos más, ya nadie puede dudarlo vista la actitud con la que encara la Real la Copa todos los años.

Esto son sólo los ridículos escandalosos, que ridículos a secas ha habido otros muchos ante equipos de la talla del Beasain, el Mirandés o el Hospitalet. Demasiados ya. Pero hoy llegó otro más. 1-0, con gol de churro y contra diez jugadores durante todo el partido. No se ha notado que había un equipo con diez. La Real no ha demostrado nada y está eliminada con toda la justicia del mundo. La Copa nos vuelve a hundir a todos los realistas y nadie es capaz de explicarnos qué diablos le pasa a este equipo en esta competición. Ningún entrenador, ningún presidente, ningún jugador ha sido capaz de decirnos qué le pasa a la Real en la Copa. Pero es matemático: derrota a las primeras de cambios y casi siempre con algún detalle que hace aún más vergonzoso y humillante el resultado final. Hoy la expulsión en el minuto dos. Ya está bien. No nos merecemos esto. Llevamos demasiado tiempo oyendo que el equipo está en deuda con la afición. Porque no la paga nunca. Y nosotros seguimos ahí.

Lo peor es que el partido comenzó de forma inmejorable, con la expulsión en el minuto dos de un jugador canario. Contra diez todo el partido. Pero es imposible que la tranquilidad ronde a la Real demasiado tiempo. Después de lograr en Ipurua la primera victoria en Segunda, el once que Coleman puso sobre el campo parecía diseñado para jugar al fútbol, otra buena noticia. Markel Bergara junto a Garitano, Aranburu en la mediapunta y Estrada y Xabi Prieto en las bandas. ¿Fútbol? Pues nada de nada, por lo visto, y eso sí que es descorazonador. Ni un solo disparo de peligro de la Real, ni a puerta ni fuera, en toda la primera parte. La primera ocasión clara de gol, de Delibasic, llegó a los pocos minutos de comenzar la segunda parte. Pero nada de nada en realidad.

Coleman, en todo caso, ofrece algunas dudas importantes, que parecen más propias de la pretemporada que de partidos oficiales, y hay que hallar una respuesta ya, cuanto antes. La línea de tres centrocampistas no termina de quedar definida, ni en cuanto a jugadores ni en cuanto a sus posiciones. El galés no parece dar tampoco con una pareja de centrales que termine de gustarle (Ansotegi entró hoy en el once junto a Víctor López, y Labaka fue uno de los dos jugadores descartados, junto con Vaughan; dos partidos seguidos eran demasiado para el tiempo que llevaba sin jugar el extremo galés). Las jugadas de estrategia siguen pareciendo un misterio insondable para este equipo.

Y tampoco hubo una apuesta desesperada por el ataque para buscar ese mísero gol que hubiera dado el empate, que ya es lo mínimo que se le puede pedir a un equipo que juega contra diez jugadores desde el minuto dos (aunque al final se terminara con Skoubo, De Cerio y Gari en ataque). El primer jugador en salir del campo fue Delibasic. Incomprensible. Estamos en el tercer partido oficial de la temporada y la Real sólo ha marcado un gol, y de penalti. Ojo, que eso sí que es verdaderamente preocupante y no podemos escudarnos mucho tiempo más en la espera a Skoubo. Soluciones ya, las que hagan falta y caiga quien caiga. La Real se fue a Segunda, entre otros muchos motivos, por la falta de gol y porque los responsables del club no hicieron nada para paliarla. Todavía estamos a tiempo de hacer algo más.

Si Coleman dijo en la víspera que la Copa era una buena oportunidad para ilusionar, el efecto que se ha conseguido es el contrario, y estamos justo donde estábamos antes del partido de Ipurua, con la necesidad urgente de ganar el próximo partido en Anoeta para que las dudas no carcoman las esperanzas de los realistas. Dramático. Lamentable. Descorazonador. Eso es lo que representa quedar eliminado, un año más, en primera ronda de la Copa del Rey, perder la ocasión de ver en este triste año a un equipo de Primera en Anoeta. Y para más inri, jugando contra diez jugadores. Patético. No hay excusas ni explicaciones que compensen este sufrimiento.

Y para colmo, Skoubo y Xabi Prieto se autoexpulsan en el final, con lo que seguramente quedan ambos autoexcluidos para el partido del domingo. VERGONZOSO. LAMENTABLE. PATÉTICO. ¿Qué más quieren los responsables realistas que pase con la Real en la Copa para tomar medidas? Porque ya hemos alcanzado un punto en el que ya ni siquiera hacía ilusión que marcara la Real en ese descuento de cinco minutos del que no se jugó ni uno solo. El final de un partido que es, por méritos propios, un capítulo inmenso de la historia más negra de este club nuestro que tampoco queremos y con el que tanto hemos padecido en los últimos tiempos. Demasiado para lo que nos merecemos. BASTA YA.

Un último pesar en esta tristísima noche que vuelve a dejar eliminada a la Real. El partido no ha podido verse, ni por la televisión autonómica vasca ni por la canaria. Sin embargo, la primera ofrecerá este miércoles el choque copero del Alavés y la segunda hará lo propio con el del Tenerife. ¿Qué pasa este año con los partidos televisados de la Real? ¿Por qué nadie del Consejo de Administración nos dice ya si se van a poder ver los partidos de nuestro equipo esta temporada? Por lo menos en Euskadi, aunque el resto de aficionados de la Real, que los hay y muchos fuera de allí, no podamos verlos. Otro motivo más de crítica...

lunes, septiembre 03, 2007

PREVIA Las Palmas - Real Sociedad. Una Copa para ilusionar

La Real debuta en la Copa del Rey (martes, 22.00 horas, 21.00 horas en Canarias, Estadio de Gran Canaria) sabiendo, como ha dicho el técnico realista, Chris Coleman, que es una eliminatoria que puede servir para ilusionar a la gente. Porque, seamos claros, este año la Real no debe optar a ganar la Copa del Rey. Pero sí debe aspirar a demostrar que es la Real en partidos importantes, a buscar enfrentamientos contra equipos de Primera que pueden tener un importante valor para la moral de los jugadores y de los aficionados. Sobre todo por eso es importante ganar esta eliminatoria a partido único.
-
Y también para quitarle a la Copa el sabor amargo que tiene para todos los realistas desde hace tanto tiempo, demasiado ya. La Real no supera una eliminatoria contra un equipo de su misma categoría (hasta hace nada habría que haber dicho contra un equipo de Primera) nada menos que desde la temporada 1987-1988, cuando logró aquella histórica goleada por 0-4 en el Santiago Bernabéu en el partido de vuelta de las semifinales, poco antes de perder la final en el mismo escenario ante el Barcelona.
-
Málaga (a doble partido y con una nefasta actuación arbitral en ambos encuentos que impidió que la Real optase a pasar de ronda), Zamora y Mirandés (por penaltis) han sido los últimos tres verdugos de los realistas. El último equipo al que eliminó el cuadro txuri urdin fue el Burgos, en la temporada 2004-2005. Kovacevic revivió a una Real que comenzó perdiendo y acabó ganando 1-3, con goles de Darko, Xabi Prieto y Mikel Alonso. Parecía que aquella eliminatoria iba a desterrar los fantasmas coperos con los que convive la Real, pero no ha sido así.
-
Ganar esta primera eliminatoria a partido único abre las puertas para jugar contra un equipo de Primera División, pero no para enfrentarse a los grandes, al Madrid o al Barcelona, que son los rivales que todos los equipos de inferior categoría ansían recibir. En el próximo sorteo no entrarán los equipos que están disputando Champions League o Copa de la UEFA. Eso sí, podría producirse un derby copero contra el Athletic de Bilbao o un enfrentamiento con morbo contra el Deportivo de La Coruña de Miguel Ángel Lotina. El año pasado fue el Valladolid el equipo de Segunda que pasó bastantes rondas y eliminó a algún que otro equipo de Primera. A eso debe optar la Real.
-
El equipo que presente Coleman será muy parecido al que logró el sábado la primera victoria de la Real en esta temporada en Segunda División, aunque habrá dos cambios obligados. Castillo se ha quedado en casa por el golpe que sufrió en Ipurua (como allí, será Gerardo su sustituto) y Stevanovic se ha marchado, al igual que Bravo, con su selección, por lo que no podrá disputar ni este encuentro ni el del próximo domingo en Anoeta ante el Poli Ejido. Gari Uranga y Ansotegi vuelven a la convocatoria, en la que entra el portero del Sanse Zubikarai. Coleman no ha dado pistas sobre quién ocupará los tres puestos del centro del campo. Parece seguro que Delibasic seguirá arriba (Skoubo podría tener más minutos, pero no será titular) y la defensa y los mediocentros no es probable que cambien. Riesgo, más después de su gran actuación en Eibar, seguirá bajo los palos.
-
Estos dos equipos no se enfrentan en partido oficial desde hace cinco años. La última vez que se vieron las caras fue en el partido en que los canarios bajaron a Segunda División en la temporada 2001-2002, un descenso que todavía no han podido recuperar los isleños. Aquel partido finalizó con empate a un gol, el tanto realista anotado por Kovacevic en la segunda parte. Las Palmas dependía de otros resultados para seguir en Primera y, al no darse la carambola que esperaba, bajó los brazos y facilitó el empate realista. En la ida, en el partido jugado en el Insular, el resultado fue también de empate, pero sin goles.
-
Real Sociedad y Las Palmas se han enfrentado en la Copa del Rey en tres ocasiones. En dos ocasiones ha sido el equipo txuri urdin el que ha pasado de ronda, en las temporadas 1953-1954 (0-0 en Canarias, 4-1 en Donosti) y 1975-1976 (se pasó por penaltis tras el 3-1 en la ida para los amarillos y el 2-0 en la vuelta para la Real; entonces no se aplicaba el valor doble de los goles en campo contrario). Las Palmas venció en la eliminatoria disputada en la campaña 1973-1974, tras ganar los dos partidos, 1-0 en el Insular y 0-2 en Atotxa.

Para Puerta

Todos los goles de este fin de semana, no importa la categoría en que se marcaran, han tenido la misma dedicatoria. Todos han ido para Antonio Puerta. El que marcó Gerardo para la Real no fue una excepción. Gracias, Gerardo, por expresar desde el campo lo que todos los realistas hemos querido decirle a su familia y a todos los sevillistas. Y más todavía si tenemos en cuenta que este ha sido un gol muy especial para ti, con el que te has reivindicado después de un verano muy duro en el que eras un jugador transferible por decisión del Consejo.

El gesto de Gerardo es lo que sentimos todos. Y nos recuerda que, una vez más, el Consejo de Administración de la Real nos ha fallado a todos los realistas. Como decía Messinha en su comentario, ningún miembro de la directiva realista se desplazó a Sevilla para acompañar a la familia y al sevillismo en estos durísimos momentos. Debió haber alguien de la Real en Sevilla y no lo hubo. Otro motivo más para criticar a María de la Peña y su equipo, que sigue demostrando que las formas no son lo suyo.

sábado, septiembre 01, 2007

EIBAR 0 - REAL SOCIEDAD 1. Tres puntos vitales y muy necesarios

Victoria al fin. Tres puntos. El regreso a la senda del triunfo y, al menos, una forma de eliminar del recuerdo el nefasto debut en la Segunda División hace seis días. Quiero pensar que estos tres puntos van a marcar el pistoletazo de salida de esta Real en la categoría de plata. No quiero ni pensar qué habría sucedido en caso de que el Eibar gane a la Real. Porque estoy seguro de que habría cundido y mucho el pesimismo, y también el derrotismo. Seguro que tener cero de seis puntos habría iniciado una espiral lamentable. Pero se ha ganado el derbi, el primero de la temporada, el temido partido de Ipurua. Tres puntos. Y a mirar hacia arriba.

La victoria ha tenido un nombre propio: Gerardo. Carlos Martínez se ha retirado lesionado (nada de gravedad, afortunadamente) después de la primera media hora y ha sido Gerardo el autor del gol del triunfo. Y de cortar la principal vía de ataque del Eibar, un Del Olmo que le ha creado problemas a Carlos durante la primera parte. No deja de ser curioso que Gerardo haya pasado de ser un jugador transferible, el único que no mereció entrar en esta lista por su rendimiento en el tramo final de la pasada temporada, a ser el autor del gol que da a la Real su primer triunfo en Segunda División. Gerardo debe tener su hueco en este equipo, aunque sea como suplente de Carlos Martínez.

No es que el partido haya sido espectacular, más bien lo contrario, pero deja algunas cosas positivas. Por lo menos el equipo ha dado una imagen bien distinta a la ofrecida hace una semana en San Sebastián. Ha habido garra. Que no es poco. Vaughan ha dejado detalles interesantes y ha demostrado que puede haber dejar opciones interesantes en ataque. Castillo no se ha prodigado demasiado en ataque, pero ha demostrado muchísimo carácter (incluso echando broncas a los compañeros, muy interesante para un debutante con la camiseta de la Real) y mucha seriedad en defensa. Y sobre todo Asier Riesgo, que ha hecho sobre todo un paradón en la primera parte y ha mostrado mucha seguridad en el campo que le vio destacar en Segunda hace ya algunas temporadas.

Pero, ojo, que esta Real sigue teniendo problemas. Algunos se irán solucionando con rodaje (como la descoordinación atrás y la falta de diálogo entre los jugadores) y con partidos pero otros siguen ahí. El fundamental, el que parece que nos va a acompañar toda la temporada salvo que se produzca un cambio radical, es la falta de juego en el centro del campo. Empieza a parecer interesante la opción de dar a Markel Bergara los minutos que merece, porque Garitano y Aranburu, con toda su experiencia, que la tienen y hay que aprovecharla, no parecen la mejor opción para jugar al fútbol. La falta de gol también es alarmante, y hay que alarmarse por ello desde ya. Primer partido a cero y en el segundo sólo un tanto de penalti. Y muy pocas ocasiones de gol en ambos partidos.

Coleman se ha mostrado muy seguro del futuro de la Real en la rueda de prensa y ha insistido en que no está preocupado porque conoce a sus jugadores y sabe que lo pueden hacer bien. El galés ha hecho una auténtica revolución en el once, con algunos cambios bastante sorprendentes. Víctor López ha entrado en el once, y los centrales siguen sin parecer demasiado seguros. Prieto se ha quedado en el banquillo (curioso, toda vez que ya no puede ser traspasado hasta diciembre, en caso de que su hipotética salida de la Real, económica o anímicamente, esté detrás de esta suplencia) y Gari Uranga se ha visto desplazado a la grada. Ellos dos y Mikel González se han unido a Sarasola y Díaz de Cerio como los sacrificados por el técnico galés tras la debacle de Anoeta frente al Castellón.

La línea de tres centrocampistas ha cambiado por completo: Estrada ha entrado en el once y no lo ha hecho mal; de Stevanovic no ha habido noticias y eso es un punto negro importante para un jugador a quien el técnico quería dar mucha importancia; y de Vaughan lo dicho, un debut esperanzador. Arriba Delibasic ha peleado muchísimo y ha fallado una ocasión clarísima en la primera parte, que hubiera sido muy buena para que el 9 de la Real empezara a acostumbrase a meter goles. Otra buena noticia que hay que buscar en este partido ha sido la reaparición de Skoubo, con apenas diez minutos al final. A ver si el danés también se va entonando poco a poco.

El partido no ha dado mucho de sí, y es que apenas ha habido ocasiones de gol para ninguno de los dos equipos. Lo peor de todo para la Real es que ha concedido innumerables jugadas a balón parado al Eibar. Es noticia que el cuadro armero no haya aprovechado ninguna, pero no siempre tendremos esa suerte. Y una duda inmensa. ¿Cómo es posible que un jugador hasta ayer transferible sea el encargado de lanzar los penaltis? Xabi Prieto, el lanzador oficial, estaba en el banquillo y Estrada, que parece que será el encargado en caso de faltar el primero, estaba siendo atendido. Pero aún así choca que Gerardo haya sido el autor del lanzamiento. ¿Es así como se pueden ganar los partidos en Segunda, con este juego, aprovechando una jugada aislada que hoy ha llegado en forma de penalti? Parece que sí, pero la Real sigue teniendo que crecer en muchísimos aspectos.

Y si la temporada pasada, sobre todo en la primera vuelta, me quejé muchísimo de los árbitros, es de justicia decir que hay dos jugadas que en la retransmisión radiofónica han parecido penaltis de Víctor López, y que habrían cambiado mucho el decorado del partido. El árbitro del partido era Pino Zamorano, un mal colegiado que ha acompañado a la Real en su descenso a la Segunda División. El penalti a favor de la Real ha parecido claro, y el jugador eibarrés que lo ha cometido no se ha quejado en absoluto de esa jugada. ¿Se nos mira con otros ojos en Segunda? Otra duda que deja abierta este partido.

Los tres puntos, los primeros en Segunda, dan paso al regreso de la Real a la Copa, en Las Palmas y a partido único, una gran ocasión para seguir ganando moral de cara al verdadero objetivo de la temporada, estar arriba en la Liga. El próximo rival en Anoeta, el Poli Ejido, equipo al que también será muy importante ganar para que el estadio donostiarra se acostumbre a ver victorias de su equipo.

(Nota: El 22 de mayo de 2005, día en que la Real de Denoueix visitaba Albacete sin nada ya en juego, se disputó el último partido que jugó el equipo txuri urdin en Liga y que no pude ver, ni en directo ni por televisión. Hoy, más de dos años después, me he visto en la obligación de volver al nerviosismo que produce escuchar un partido de la Real por la radio. ETB sólo ha ofrecido el partido en directo para Euskadi y no por ETB Sat, con lo que los aficionados que no residimos en territorio vasco, por desgracia, no lo hemos podido ver. Menos mal que nos queda Internet para poder captar emisoras guipuzcoanas... No quiero sin embargo dejar de hacer crónicas sobre los partidos, aunque lo que he escrito es una impresión en base a la retransmisión y no la crónica de alguien que ha visto el partido.)