jueves, noviembre 08, 2018

PREVIA Levante - Real Sociedad. El gol no se olvida

Llorente, en el partido ante el Levante de la pasada temporada.
¿Se puede olvidar un equipo de marcar goles? La Real lleva tres partidos sin hacerlo y dicen por ahí que los males de la escuadra txuri urdin se empezarán a olvidar cuando Willian José vuelva a ser el que era. Y eso, claro está, significa goles. Pero los goles los marcan todos, como evidenció el altísimo número de goleadores que presentó la Real en el curso pasado, y estos tantos no están llegando. El gol no se olvida, no. Pero ya toca hacer memoria y hacer que el hecho de que el último tanto realista fue en San Mamés, hace ya un mes, sea un pequeño borrón en una temporada de demasiados claroscuros. La primera oportunidad para marcar, ante el Levante, en el partido que abre la jornada (viernes, 21.00 horas, Ciutat de Valencia, Gol). Y que esos goles que se marquen, además, sirvan para sumar, porque la Real no sabe lo que es sumar de tres en tres desde el derbi en San Mamés. Aquel en el que marcó Sangalli. Con el ritmo emocional de esta temporada, algo muy lejano ya.

Es curioso que con tan poco margen de elección, el que le da la nómina de ausentes siempre alta desde el comienzo de la temporada, Asier Garitano decida con tanta frecuencia dejar la elección de los 18 convocados para el mismo día del partido. En esta ocasión solo tendrá que dejar fuera a un jugador, ya que cuenta con cuatro ausentes, Zaldua, Merino, Merquelanz y Sangalli. Navas ya está plenamente incorporado al grupo y Zurutuza, que ha sido el tocado más visible durante la semana, la finalizó sin problemas. No se espera que el técnico txuri urdin eche mano del Sanse y el descartado podría ser, siguiendo decisiones anteriores, Gorosabel o Bautista, aunque ya se sabe que con Garitano siempre hay margen para las sorpresas.

No se esperan demasiadas en el once, aunque puede haber movimientos en el centro del campo. Moyá estará bajo palos, y repetirán en los laterales Aritz y Theo. En el centro de la defensa da la impresión de que serán Llorente, que celebrará así su convocatoria con la selección española, y Navas los elegidos, relegando a Héctor Moreno a la suplencia. En el centro del campo, Zubeldia e Illarramendi se mantendrán y es a partir de ahí cuando empiezan las dudas más claras. Pardo podría volver al equipo, y el centro del campo se podría apuntalar con Zurutuza y Oyarzabal, con Januzaj y Willian José en punta. Juanmi y Sandro serían así las bazas ofensivas que queden en el banquillo, donde a la espera del descarte también estarían Rulli, Gorosabel, Kevin Rodrigues y Bautista.

La clasificación todavía no ahoga, pero aprieta. La Real es decimotercera con trece puntos, muy lejos de las expectativas y de la zona europea, que pese a todo cierra el Real Madrid con solo cuatro puntos más. Es la misma diferencia que tiene el equipo txuri urdin sobre el descenso. Su rival, el Levante, es séptimo con 17 puntos, los mismos que el sexto clasificado. Pese al duro traspiés del Wanda Metropolitano y sumar ya tres partidos sin ver puerta y sin ganar, la Real sigue siendo uno de los mejores equipos a domicilio, ha sumado diez de 18 puntos posibles. Nadie ha logrado más, aunque el Barcelona los tiene con un partido menos lejos del Camp Nou. El Levante ha ganado cuatro de sus últimos cinco partidos, incluyendo en el Bernabéu, y empató el restante. Como local, eso sí, ha dejado escapar puntos en tres de los cinco encuentros disputados, los tres primeros de Liga en casa además, derrotas ante Celta (1-2) y Sevilla (2-6) y empate con el Valencia (2-2).

La estadística es un severo problema para la Real en el campo del Levante. Nueve visitas en Primera División, con seis dos derrotas, dos empates y una única victoria, un glorioso 0-4 en la temporada 2015-2016, con dos goles de Vela, uno de Agirretxe y otro de Illarramendi. No ha sufrido la Real grandes goleadas en el campo valenciano, y su peor derrota es el 2-0 de la temporada 2006-2007, en la Liga que acabó con el último descenso txuri urdin. En los últimos cuatro encuentros que ha disputado allí la Real solo perdió en una ocasión, precisamente la última. En Segunda División la historia ha sido mucho más benévola para la Real ante el Levante, con cuatro partidos y dos triunfos para cada uno.Además, en la temporada 1939-1940 se vieron las caras en la fase de ascenso y el triunfo fue de 0-3 para la Real.

El Levante se llevó, y con mucha claridad, el último duelo entre los dos equipos. 3-0 fue el resultado de uno de los peores partidos realistas de la pasada campaña, la 2017-2018. Nada parecía aventurar semejante debacle cuando el partido estaba a punto de llegar al descanso con 0-0, pero un voleón impresionante de Chema se convirtió en el 1-0 en el minuto 45. La Real no tenía pegada y no se acercó al empate en ningún momento, lo que abrió las puertas de la goleada, que se certificó en los minutos finales del partido. En el 75 Morales hizo el 2-0 de penalti, una acción tan discutible como ingenua de Odriozola. Rulli, que había hecho algunas paradas de mérito en la primera mitad sobre todo, vio cómo el balón se le coló por debajo del cuerpo. Y en el 89, la puntilla. Una falta al borde del área de Llorente, que además supuso su segunda tarjeta amarilla, la convirtió Bardhi en el 3-0 definitivo.

sábado, noviembre 03, 2018

PREVIA Real Sociedad - Sevilla. Anoeta quiere felicidad ya

El Real - Sevilla del año pasado fue la despedida de Vela.
Parece casi cosa de broma decir que estamos ya en noviembre y que la Real todavía no conoce la victoria en Anoeta, pero es cierto. Y parece mentira que, con semejante trayectoria como local, el equipo de Garitano no esté hundido en las profundidades de la tabla, pero es igualmente cierto. Nueva oportunidad, y de nivel, la que ofrece el partido ante el Sevilla (domingo, 18.30 horas, Anoeta, beIN La Liga) para sumar por primera vez tres puntos en el remozado y todavía en obras estadio realista. Por incómodo que sea el rival, el equipo txuri urdin no puede esperar más, debe buscar esa siempre anhelada condición de fortín para su propio estadio y hacer que la cercanía de las gradas vuelva a sumar puntos, los que siempre se achacaron a la pista de atletismo, los que nos hagan recordar, aunque sea levemente, que el espíritu de Atotxa sigue vivo entre nosotros. Y, desde luego, para dedicarle el triunfo a Luca Sangalli.

Aprovechando que la Real vuelve a Anoeta y no hay desplazamiento en la víspera, Garitano ha vuelto a esconder sus cartas para el duelo ante el Sevilla y no ha ofrecido convocatoria en la previa, pero en realidad tampoco tiene mucho margen para elegir. A Vigo ya se llevó a los 18 jugadores del primer equipo que tenía disponibles y para este fin de semana el único al que puede recuperar es a Navas, lo que provocaría un único descarte, presumiblemente un atacante porque es la única línea en la que tiene a todos los jugadores disponibles, aunque tampoco sería descartable un defensa. De entre los lesionados que todavía mantiene el equipo, Merino sigue siendo el que más cerca parece estar de reaparecer, pero una semana más verá el partido desde la grada. Fuera también se quedan Zaldua, Sangalli y Merquelanz.

Habrá cambios en el once inicial con respecto a la Copa, volverán habituales y probablemente el ataque se parecerá más al que finalizó el partido en Balaidos. Moyá volverá a la portería y lo más normal es que Gorosabel regrese al leteral diestro con Aritz y Llorente como centrales. La primera duda evidente está en el lateral izquierdo, si se mantendrá Kevin o si Theo sigue también en Liga tras su sanción. Illarramendi volverá al centro junto a Zubeldia y probablemente Pardo, con Oyarzabal, Juanmi y Willian José en las posiciones más avanzadas. Como siempre, con Garitano los onces están sujetos a muchas sorpresas, pero a la espera del descarte parecen tener menos opciones de jugar de inicio Rulli, Héctor Moreno, Navas, Zurutuza, Januzaj. Sandro o Bautista.

La Real, tras su derrota en el Wanda Metropolitano, quedó en la duodécima posición con doce puntos, a cuatro de Europa, cinco por encima del descenso, en lo que dentro de unos meses sería tierra de nadie pero que a estas alturas de campeonato es todavía salvable o empeorable. Su rival, el Sevilla, es tercero con 19, a dos del líder. La Real ha sumado dos puntos en casa, solo el Huesca ha logrado menos, y todavía no sabe lo que es vender ante su público en los cuatro partidos jugados. El Sevilla no conoce las medias tintas como visitante, o gana, y lo ha hecho en tres ocasiones ya, o pierde, ocurrió en las dos restantes. La Real suma cinco puntos en sus últimos cinco partidos, un ritmo insuficiente, el Sevilla ha ganado cinco de los últimos seis y solo perdió en el Camp Nou para cederle el liderato al Barcelona. Solo en los campos de Getafe, Villarreal y Huesca se han visto menos goles que en Anoeta, ocho en cuatro partidos.

Hay mucha historia entre Real Sociedad y Sevilla, 59 encuentros de Liga, todos ellos en Primera División, y con un balance favorable al conjunto txuri urdin, que se alzó con la victoria en más de la mitad de ellos, 35. El Sevilla solo ganó en siete ocasiones y arrancó empates en los 17 encuentros restantes. La mayor goleada realista sigue siendo el 5-0 logrado en la temporada 1949-1950, con goles de Epi, Caeiro, Basabe y dos de Pérez Payá. Por contra, el Sevilla ganó con la mayor claridad en la temporada 2006-2007, la del último descenso realista, por 1-3. Desde el posterior ascenso, la ventaja sigue siendo para la Real, aunque con ocasionales disgustos. Los realistas han vencido en cinco de los ocho encuentros disputados ante el Sevilla en Anoeta, con dos victorias del equipo andaluz.

La pasada campaña, la 2017-2018, el Real Sociedad - Sevilla fue un partido especial porque supuso la despedida de Carlos Vela. El adiós fue todo un sueño para el mexicano y para los realistas. El partido comenzó bien, con un gol de Iñigo Martínez en el minuto 18, de cabeza y a centro de Illarra. Al filo del descanso empató Ben Yedder, con un disparo lateral que se coló entre las piernas de Rulli. En un partido de mucha brega, la Real no logró marcar hasta el minuto 76, con el primer tanto con el primer equipo de Zubeldia, culminando una espléndida galopada de Oyarzabal. Con el 2-1, Eusebio puso a Vela en el campo sustituyendo a Canales. Anoeta le recibió con un precioso mosaico de luces, las velas que alumbraron su trayectoria en la Real y el mexicano respondió de la mejor manera posible, haciendo el 3-1 en la última jugada del partido, marchándose de Anoeta manteado, ovacionado, con su conocida sonrisa y besando el escudo.

miércoles, octubre 31, 2018

PREVIA Celta - Real Sociedad. ¿Qué Copa toca este año?

Mikel González, en el último partido de Copa en Balaídos.
Es verdad que la historia de la Real en la Copa del Rey es muy negra en las últimas décadas, pero en los últimos años la montaña rusa es mucho más pronunciada. Semifinales en la 2013-2014 y cuartos de final en la 2016-2017, o la mayor humillación vivida en la competición, la remontada en Anoeta del Lleida en los dieciseisavos de final, la primera ronda, en una media hora para no olvidar. ¿Qué Real toca esta vez? La prueba es interesante, porque es ante un Primera, el Celta (jueves, 16.15 horas, Balaídos, beIN La Liga), porque el momento no es bueno y porque la Copa es una competición que tiene el poder de agudizar las crisis o de servir de bálsamo en los malos momentos. Asier Garitano bien haría en tomar nota de lo sucedido en los últimos años, de ese vaivén emocional que supone la Copa y que puede tener una importancia capital, para bien o para mal, en una temporada, exceptuando la victoria en San Mamés y emocionales momentos con Anoeta o Agirretxe, que amenaza con moverse en la indiferencia.

En Copa, la convocatoria siempre da una primera idea de por dónde van los tiros. Muchos equipos optan por rotar y meter en el grupo a jugadores de los filiales. Garitano manda el primer mensaje llevándose a Vigo a los 18 jugadores disponibles del primer equipo y prescindiendo por ahora del Sanse, lo que hay que entender como un mensaje de ambición, aunque experiencias tenga sobradas ya la Real de ir con los mejores y salir escaldada en esta competición que tanto le ha costado entender en las tres últimas décadas. Helados y preocupados por la ausencia de Sangalli, que ha sufrido un ictus leve del que todavía se desconocen las consecuencias, también son baja Navas, Zaldua, Merino (que tiene pinta de poder reaparecer pronto) y Merquelanz. Los que vuelven a la convocatoria, por tanto, son Oyarzabal y Bautista, el primero baja en el Wanda Metropolitano y el segundo descarte del técnico para el último encuentro de Liga.

Cabe esperar novedades en el once que Garitano ponga sobre el césped de Balaídos. Y la primera puede estar en la portería, donde Rulli puede contar con una nueva oportunidad y dejar a Moyá en el banquillo. No hay mucho margen para elegir en defensa, donde se espera el regreso de Theo en lugar de Kevin y probablemente descanse Aritz, con Gorosabel en la banda diestra y en el centro Héctor y Llorente, en sus primeros minutos tras la lesión. Como ya suele ser habitual, a partir de ahí cualquier fórmula parece viable. Volverá Oyarzabal, dejando tres plazas en el centro del campo que se disputan Zubeldia, Illarramendi, Pardo y Zurutuza, todos ellos titulares en el Wanda. Y por delante, puede jugar cualquier de los atacantes, Juanmi, Sandro, Januzaj, Bautista o Willian José. Dos de ellos completarán el once y el belga parece ser el que menos opciones tiene de arrancar el partido sobre el césped.

Podemos pensar que Vigo es el escenario de una Liga perdida o de una clasificación europea en el último segundo, pero el torneo del KO siempre es diferente para todo. Este será el séptimo enfrentamiento en eliminatorias de Copa entre Real Sociedad y Celta y la historia es, hasta ahora, favorable al equipo txuri urdin, que se llevó cuatro de esos cruces. Eso sí, la Real nunca consiguió ganar en Vigo en esta competición. El Celta pasó adelante en la primera y en la última eliminatorias , en la temporada 1925-1926 y en la 2008-2009, la única que se jugó a partido único y que acabó 2-0 para los gallegos. En la 1927-1928, en la 1950-1951, en la 1960-1961 y en la 1975-1976, fue la Real el equipo que continuó en la competición. El mejor resultado cosechado por la Real es el empate a uno de la campaña 1950-1951. En los otros tres duelos, derrota por el mismo resultado: 2-1.

Con el actual sistema de competición, este que tanto devalúa la Copa del Rey sin que a nadie parezca importarle, no es habitual que haya duelos de Primera en dieciseisavos de final, pero la Real ya ha vivido tres desde su regreso a la Primera División en 2010. El resultado, desigual. Los dos primeros acabaron en derrota, contra Almería y Mallorca en las temporadas 2010-2011 y 2011-2012, y el último acabó con victoria txuri urdin, en la 2015-2016 ante el Villarreal. Celta y Real han empezado la Liga de una manera similar, los vigueses sumando 13 puntos de 30 posibles y los donostiarras 12. En casa, el Celta ha ganado solo dos de los seis partidos que ha jugado, con solo una derrota, 01 ante el Alavés, y ha encajado goles en cuatro de ellos. La Real, fuera de casa, solo ha dejado de marcar en su última salida, la del Wanda Metropolitano, ha vencido en tres y ha empatado otro.

viernes, octubre 26, 2018

PREVIA Atlético de Madrid - Real Sociedad. Mal escenario para mantener la extraña media inglesa de la Real

Illarramendi y Zubeldia, en el Wanda la pasada temporada.
La media inglesa, ganar en casa y empatar fuera. Para la Real es al revés. Es el mejor equipo a domicilio de la Liga y uno de los peores en casa. No parece el estadio del Atlético de Madrid el mejor escenario para seguir prolongando esa situación como visitante (sábado, 20.45 horas, Wanda Metropolitano, beIN La Liga), pero el partido vale tres puntos igual. Quién sabe si ventaja o inconveniente, el equipo de Simeone viene de sufrir un duro rapapolvo en Champions. Y quién sabe si eso hará que se pueda ver la mejor cara de la Real, como sucedió en el derbi de San Mamés, al que los de Garitano llegaron sumidos en un mar de dudas y del que salieron muy reforzados, aunque el triste empate ante el Girona de Garitano provocase que regresaran las erráticas sensaciones que ha dejado el equipo desde el comienzo de la temporada. Partido incierto en un estadio poco propicio para la Real.

Garitano decidió viajar a Madrid el mismo día del partido, después de una pequeña sesión matinal de entrenamiento el mismo sábado, por lo que oculto la convocatoria hasta última hora. De los 19 efectivos disponibles de la primera plantilla tendrá que hacer un descarte, por lo que no parece probable que los jugadores del Sanse que han entrenado estos días con los mayores vayan a tener una oportunidad en esta jornada. Theo Hernández volverá a la convocatoria tras finalizar su larga sanción de cuatro partidos y los lesionados con los que no podrá contar el técnico de momento son los ya conocidos en las últimas semanas, Zaldua, Marino y Merquelanz, a los que se suma un Januzaj con el que Garitano ya ha anunciado que va a ser muy paciente, aunque parecía tener tener opciones de haber empezado ya a jugar tras el último parón.

Sigue siendo difícil, muy difícil, adivinar los planes del técnico txuri urdin y el once que sacará en el Wanda Metropolitano. Si se puede dar por seguro que Moyá estará bajo palos. Podría entrar Llorente en el centro de la zaga para acompañar a Navas y que Elustondo cayera al lateral diestro. Kevin no ha dado motivos para salir del once, pero Theo podría volver al once. Zubeldia e Illarramendi parecen fijos en el centro del campo y a partir de aquí todo parece probable, desde la apuesta por Sangalli que sorprendió que no hiciera el técnico realista ante el Girona hasta la titularidad de un Willian José de cuyo estado físico el propio técnico realista dudó en la previa. O incluso que Zurutuza vuelva al once. Ninguna opción parece descabellada, tampoco que Sandro, Bautista o Juanmi jueguen solos en punta y que Oyarzabal refuerce el centro del campo con Pardo. Habrá que esperar a una hora antes del encuentro para zanjar todas las dudas.

Con su empate del pasado lunes, la Real se mantuvo en la novena posición con 12 puntos, tres menos que el sexto clasificado, el Valladolid, que suma 15 y cierra con ello la zona europea. El Atlético es quinto y ha logrado un punto más, 16, a solo dos del líder. El equipo txuri urdin no tiene rival a domicilio, es el único que ha sumado ya tres victorias y un empate como visitante y el segundo más goleador, nueve tantos por los quince que suma el Sevilla. El Atlético está haciendo del Wanda un fortín. En los cuatro partidos que ha jugado solo ha encajado un gol, y le costó el único empate que ha logrado, 1-1 ante el Eibar. Los colchoneros han marcado en todos sus partidos como local, igual que la Real en todos los que ha jugado lejos de Anoeta, pero el equipo de Simeone añade a eso que ha dejado su portería a cero en los tres partidos que ha ganado. El conjunto de Garitano ha encajado al menos un gol en todos sus desplazamientos salvo en el 0-1 en Huesca.

Históricamente, el Atlético es de largo uno de los peores rivales de la Real en sus desplazamientos a Madrid. Se han visto las caras en 66 ocasiones, siempre en Primera División, y solo seis acabaron en victoria de la Real. 47 partidos se los quedó el Atlético y los trece restantes acabaron en empate. Hay que retroceder al primero de sus partidos, en la temporada inaugural de la Liga, para ver la mayor goleada de la Real en Madrid, 0-3, con goles de Bienzobas, Cholín y Kiriki. Para los amantes de la historia, esta fue la primera victoria de la Real en la historia de la Liga. El 6-2 de la 1942-1943 es, por contra, la peor goleada sufrida ante este rival por el equipo txuri urdin. No es solo que la Real solo conozca la derrota en el Wanda Metropolitano, que visitó por primera vez la temporada pasada, sino que acumula una nefasta racha en Madrid, primero en el Vicente Calderón: cinco temporadas cayendo derrotada, con doce goles en contra y solo uno a favor.

Ese gol lo hizo la temporada pasada, la 2017-2018, pero efectivamente no le sirvió para puntuar. La Real de Eusebio se plantó en el campo con brillantez y gozó de alguna ocasión para adelantarse. Eso se produjo rondando la media hora de juego cuando Willian José ejecutó un penalti que previamente Oblak había cometido sobre Oyarzabal con un contundente disparo raso y al centro. Rulli sostuvo a la Real con varias paradas de mérito, hasta que en el minuto 64 Filipe Luis empató el partido. En el minuto 88 Griezmann le dio la vuelta al partido remachando en la línea de gol un cabezazo bombeado que había superado a Rulli. A la Real se fue un encuentro que debió ganar por cómo había conseguido ponerlo y en el que, como se vio tantas veces la temporada pasada, ni siquiera fue capaz de sujetar un punto ni tampoco supo parar el partido con cambios. El último, Oyarzabal por Vela, se produjo justo después del 2-1 definitivo.

domingo, octubre 21, 2018

PREVIA Real Sociedad - Girona. Eusebio mide a la Real del futuro

Oyarzabal marcó dos goles ante el Girona la pasada temporada.
La Real del futuro es la que ganó en San Mamés. Esa, con los refuerzos que llegan tras el parón de dos semanas, es la que medirá precisa el entrenador que encarna el pasado más reciente, Eusebio Sacristán. Llega el Girona (lunes, 21.00 horas, Anoeta, Gol), un equipo que aún no ha perdido a domicilio, y que será una buena prueba de toque para medir si el equipo txuri urdin quiere seguir creciendo en esta progresión que, en este primer cuarto de la temporada, a ratos se intuye y en otros se diluye. La Real no puede dejar pasar más tiempo sin lograr su primera victoria en el nuevo Anoeta, porque ya son tres los encuentros que han transcurrido sin que haya podido brindar un triunfo a los suyos. Los tres puntos, además, meterían a la Real de lleno en la zona noble de la Liga y confirmaría la gran victoria de San Mamés como el punto de inflexión de una temporada que venía con muchas dudas.

Bondades de este recurrente horario de los lunes para la Real Sociedad, Garitano ha decidido retrasar la convocatoria definitiva para este choque ante el Girona al mismo día del partido. Son seguras cuatro ausencias, las de Theo, que cumplirá su último partido de sanción, y las de los lesionados Zaldua, Merquelanz y Merino. La duda es saber si Llorente y Januzaj volverán ya al grupo o si el técnico txuri urdin optará por preservarles para el encuentro en el Wanda Metropolitano de la próxima jornada. De su presencia o ausencia, y con el regreso de Juanmi, que ya ha finalizado su castigo disciplinario lejos de los terrenos de juego, dependerá la confección definitiva de la lista, en la que podría entrar un potrillo si ninguno de los dos jugadores dudosos está finalmente a disposición de Garitano.

El técnico ya adelantó que seguirá rotando su once, por lo que se espera algún cambio en el once que se medirá al Girona. Moyá seguirá bajo palos y no parece que en defensa vayamos a ver algo diferente del once que forman Gorosabel y Kevin en los laterales y Elustondo y Navas en el centro, con opciones para Héctor Moreno e incluso para que Elustondo pase al lateral diestro. Por delante, Zubeldia, Illarramendi y Pardo tienen muchas papeletas para estar en el centro del campo, con Sangalli con más opciones que Zurutuza para completarlo. Con el regreso de Juanmi, Oyarzabal podría descansar por fin, algo que Garitano ya ha apuntado en alguna ocasión que acabará sucediendo. Una vez superadas las molestias que hicieron que no estuviera en el derbi ante el Athletic, Willian José parece tener más opciones de volver al once que Bautista.

La victoria en el nuevo San Mamés hizo que la Real escalara hasta la novena posición con once puntos, tres menos los equipos que al finalizar la octava jornada marcaban la frontera tanto de la Europa League como de la Champions League. Su rival, el Girona, es decimoquinto con nueve puntos, dos por encima de la zona de descenso. La Real de Garitano es uno de los cuatro equipos que ha marcado y recibido diez o más goles y después de tres partidos en el remozado Anoeta todavía no sabe lo que es ganar allí, ha empatado un partido, a dos frente al Rayo Vallecano, y perdido los otros dos, 1-2 ante el Barcelona y 0-1 ante el Valencia. Ojo al Girona como visitante porque todavía no conoce la derrota a domicilio, venció en Villarreal 0-1 y empate a dos contra el Barcelona y a uno contra el Huesca.

No son muchos los precedentes del Girona en San Sebastián, apenas seis, y solo uno de ellos fue en Primera División, el de la temporada pasada en la que el equipo catalán se estrenó en la máxima categoría. Ese partido acabó con un rotundo 5-0 para la Real y confirmó el dato histórico que estos duelos dejaron en Segunda: el Girona no sabe lo que es derrotar a domicilio al equipo txuri urdin, y solo arrancó un empate, el 2-2 de la temporada 2009-2010, la del regreso realista a Primera División. En todos los partidos disputados la Real fue capaz de marca al menos dos goles menos en uno, el 1-0 de la temporada 1942-1943, y la goleada realista más abultada en la categoría de plata fue el 5-1 de la campaña 1948-1949, con dos goles de Arguiñano y, respectivamente, uno más de Caeiro, Pérez y Alsúa.

La pasada temporada, la 2017-2018, la Real machacó al Girona en el debut en Anoeta de Imanol Alguacil como técnico del primer equipo. Tras empatar en Ipurúa, y con el estado comatoso en el que estaba el conjunto tras la marcha de Eusebio, el partido fue una catarsis que empezó a reactivar a los jugadores y al grupo. A los 12 minutos, Canales hizo el primero en un balón con rosca desde la banda derecha que parecía un centro pero que se coló en la portería sin que nadie lo tocara. Pasada la media hora, un sensacional pase filtrado de Rubén Pardo permitió a Januzaj driblar al portero y hacer el 2-0. La goleada se completó en la segunda mitad con un histórico triplete de asistencias de Zurutuza saliendo desde el banquillo. Las dos primeras fueron a Oyarzabal, que hizo el 3-0 en el 71 y el 4-0 en el 85, y la última a Juanmi para que redondeara en el minuto 88 el aplastante 5-0 final.

martes, octubre 16, 2018

¿Cuántos niños se hicieron de la Real con la camiseta de Arconada?

Puede que algún día alguien se siente a escribir la historia del aficionado al fútbol. Y puede que, cuando la leamos, nos demos cuenta de que Luis Arconada fue el primer gran jugador del que todo el mundo quería tener su camiseta. Con el 1 a la espalda, el número que siempre portó el gran capitán de la historia de la Real Sociedad en un fútbol en el que se jugaba del 1 al 11 y que no necesitaba nombres sobre el número para que todos supiéramos quién lo llevaba. ¿Cuántos niños se hicieron de la Real por Arconada? ¿Cuántos aprendieron a tener el corazón txuri urdin llevando su mítica camiseta? ¿Cuántos querían jugar de portero por emular a su ídolo.

Sí, ese libro por escribir tendrá que tener en cuenta la enorme influencia de Arconada en el amor que muchos adultos de hoy, niños entonces, tienen todavía por el fútbol. Muchos sabemos de esa importancia. Y por eso, aunque parezca una tontería, el homenaje que rinde a Arconada este anuncio de Toyota, sin que sea necesario pronunciar su nombre, es el reconocimiento a una figura inimitable. La de Arconada, la de alguien que sigue siendo el mayor emblema de la mejor historia de la Real Sociedad. En un mundo en el que la cultura audiovisual solo sabe centrarse en las figuras de los grandes, es un motivo de mayor orgullo que alguien haya decidido empezar un anuncio de recuerdo de tiempos pasados de esta manera.



lunes, octubre 08, 2018

Qué fácil es... ganar por 1-3

Crónica de 'El Diario Vasco' del primer 1-3 en Bilbao.
Uno de esos cánticos de la hinchada txuri urdin que ha inflado la casi siempre correctísima rivalidad entre Real Sociedad y Athletic ha sido aquel de "qué fácil es ganar en San Mamés". Nunca lo ha sido, no nos engañemos, porque de los 72 derbis vascos que se han jugado en Bilbao desde el nacimiento de la Liga solo 14 han finalizado con victoria visitante (podéis ver el listado de todas ellas en este artículo). No importa que la historia más reciente, la escrita en el nuevo San Mamés, dicte que parece algo más asequible (dos victorias en seis visitas y solo una derrota), Bilbao siempre es una plaza difícil y probablemente siempre lo será. Eso sí, lo que resulta asombroso viendo el listado de victorias de la Real allí es comprobar algo curioso: seis de esas catorce victorias se han producido por un resultado nada fácil de conseguir y replicar: 1-3.

La última fue el pasado viernes, pero para la primera tenemos que remontarnos hasta el 28 de septiembre de 1947. Una Real Sociedad recién ascendida a Primera y que esa misma temporada acabaría volviendo a Segunda se dio la alegría de ganar en San Mamés por 1-3 en la segunda jornada de Liga, después de haber debutado perdiendo en Atotxa ante el Valencia por 0-2. Y remontando, además, y con Del Río parando un penalti a Panizo. Aldecoa adelantó al Athletic en el minuto 20, Vázquez empató en el 24, y Castivia anotó dos goles más, el primero de ellos desde el punto de penalti. La siguiente victoria de la Real en San Mamés, en la temporada 1953-1954, también fue por 1-3. Y como la primera, se hizo remontado. Maguregui adelantó a los rojiblancos en el minuto 28, pero en una segunda parte pletórica la Real se sobrepuso a ese gol con tres tanto anotados por Paz, Canito en propia puerta e Iriondo.

Hubo que esperar casi 40 años para que se reprodujera ese marcador, pero cuando llegó se repitió en tres victorias consecutivas. La primera de ellas fue en la temporada, en una exhibición del equipo dirigido por Javier Irureta. Craioveanu y De Paula dieron ventaja a la Real en la primera media hora, y muy rápido acortó distancias Ziganda. Idiakez, en el 83, redondeó aquella victoria. En la 2000-2001, el 1-3 en San Mamés sirvió para certificar la permanencia en la penútlima jornada. Jankauskas y De Pedro pusieron el 0-2, Urzaiz acortó distancias cuando quedaban unos veinte minutos para el final e Idiakez, de penalti y en el 86, certificó la victoria. Mucho más cercano tenemos el tercer 1-3 de esta racha y el más reciente hasta esta jornada, el del último derbi que se jugó en San Mamés, en la temporada 2012-2013. Aquí también hubo remontada. Ibai Gómez puso el 1-0 con un disparo sensacional, pero acto seguido empató Griezmann. Ya en la segunda parte, Agirtretxe y Vela llevaron el delirio a la afición txuri urdin, que aquel año celebró el regreso a la Champions League.

No, no es fácil ganar en San Mamés. Lo que parece fácil es que, cuando lo hace, sume los tres puntos con un 1-3 en el marcador. Y eso tiene mucho mérito.