domingo, enero 15, 2017

El récord de imbatibilidad sigue siendo txuri urdin

Una alineación de la mítica Real de la 1979-1980.
La leyenda de aquella Real de la temporada 1979-1980, la que mereció ser campeona y no lo fue, sigue viva. En esta 18ª jornada llegó la primera derrota del último equipo que faltaba por estrenar su casillero de derrotas, el Real Madrid. No deja de ser curioso que, como aquella memorable racha del conjunto txuri urdin, el fin del registro madridista, haya llegado en el Sánchez Pizjuán. Tanto que se ha hablado de ese récord absoluto de imbatibilidad que va a ostentar desde ya el Real Madrid de Zidane, el de 40 partidos oficiales sin perder, y casi nadie desde fuera del entorno realista se ha ocupado de recordar que el récord de partidos sin perder en Liga no es del Real Madrid ni del Barcelona, los únicos equipos de los que al parecer se puede hablar en términos elogiosos e históricos.

Es difícil discernir las causas, pero el hecho es el que es. Nadie, se entiende que nadie que no sea seguidor o informador realista, habla de un récord estratosférico, memorable, digno de los más apasionados elogios y que está muy por encima de marcas que logran una publicidad inmerecida. La Real de Alberto Ormaetxea estuvo 32 partidos sin perder en la temporada 1979-1980. El récord de imbatibilidad en una misma temporada es suyo. El absoluto, también, sumando 38 encuentros con los seis últimos de la temporada 1978-1979. El Real Madrid, este Real Madrid, se ha quedado en 28 encuentros de Liga consecutivos sin ser superado por otro rival y 17 esta temporada. Lejos, muy lejos de la leyenda txuri urdin por mucho que el periodismo de bufanda, año tras año, se afane en olvidar que este récord tiene dueño desde hace 37 años sin que la Quinta del Buitre, el Dream Team, Mourinho, Guardiola, Messi o Cristano hayan sido capaces de igualarlo.

La Real. La de Alberto Ormaetxea. La de Arconada, Kortabarria, Celayeta, Periko Alonso, Idígoras, Zamora, López Ufarte o Satústegui. La de un equipo de cantera que ya entonces luchaba contra gigantes. La del conjunto que, desde ese punto, comenzó a convertirse en el más grande de los pequeños y en el más pequeño de los grandes, como acertadamente lo definió Gorka Reizabal. La Real que sumó 38 partidos sin perder, 19 victorias y 14 empates en la temporada 1979-1980 antes de caer en el Sánchez Pizjuán en aquel maldito partido que parecía imposible de perder, contra nueve jugadores del Sevilla, y otros cuatro triunfos y dos empates más en el cierre de la temporada 1978-1979, una racha que llevó al equipo a ser cuarto al final de la Liga y jugar la Copa de la UEFA. Sí, el récord es de la Real. Es, y no hay que considerarlo de otra manera, el tercer título txuri urdin, porque demuestra que una vez el fútbol fue tan bonito que un equipo formado por once chicos de casa podía hacer frente a cualquiera que se le pusiera por delante. Y era nuestro equipo. Una leyenda.

PREVIA Málaga - Real Sociedad. A recuperarse del traspiés

Iñigo y Rulli, en el encuentro de la temporada pasada.
La alegría copera en Villarreal y el apasionante enfrentamiento que tendrá la Real en cuartos de final ante el Barcelona han ocultado el varapalo que supuso la derrota en Anoeta ante el Sevilla y que alejó un tanto a la Real de la lucha por cotas más elevadas en la Liga, pero el caso es que Europa sigue ahí y Málaga (lunes, 20.45, La Rosaleda, Gol) será un nuevo paso en esa lucha en la que el equipo de Eusebio está metido con todos los honores. Las bajas, las dudas y las rotaciones, más teniendo en cuenta que el duelo ante el Barça está ya encima, marcan por completo este choque. Y es que a Eusebio le han crecido los enanos cuando más falta le hacía poder disponer de su once tipo, que las lesiones están rompiendo desde atrás. La mitad de su defensa no está disponible y sus primeros repuestos tampoco. Solucionar eso es un reto tan complejo como el que ya tuvo de suplir a Zurutuza cuando con él se le rompió el centro del campo.

La primera noticia a ese respecto es que se ha colado en la convocatoria Odriozola, el lateral del Sanse, que incluso tiene opciones de ser titular por la derecha. El potrillo supone el decimonoveno jugador de una lista de la que habrá un descarte antes del encuentro, puesto que el técnico realista ha desplazado a Málaga a todos los jugadores disponibles del primer equipo más el ya mencionado Odriozola. El que no ha viajado en esta ocasión es Bautista, lo que, no hay mal que por bien no venga, le ha permitido ser el autor del gol del triunfo del Sanse en Albacete en esta jornada. Las bajas para este encuentro son las que conocidas de Carlos Martínez, Zaldua, Mikel González, Markel Bergara, Vela y Agirretxe, lo que en algún caso está alcanzando ya un nivel de preocupación muy importante. Navas, en todo caso, sí está entre los elegidos, pero veremos si está para jugar porque parece ser la razón para que se desplacen 19 futbolistas.

Aunque el jueves llegue ese choque copero contra el Barcelona, da la impresión de que Eusebio seguirá apostando por acercarse lo más posible a su once tipo. De esta manera, es seguro que Rulli estará bajo palos, que Yuri ocupará la banda izquierda y que Iñigo será el central zurdo. El técnico txuri urdin tiene tres opciones para completar la defensa. La primera, arriesgar con Navas. La segunda, que Elustondo juegue por el centro y Odriozola debute en la derecha. Y la tercera, que Gaztañaga sea el central y eso desplace a Aritz a la banda. El centro del campo lo formarán Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto salvo sorpresa mayúscula. Y en ataque son seguros Oyarzabal y Willian José, con Juanmi y Canales disputándose el puesto que deja libre Vela. A la espera del descarte de Eusebio, parecen tener pocas opciones de jugar de inicio Toño Ramírez, Héctor Pardo, Granero y David Concha.

La derrota en Anoeta ante el Sevilla le costó a la Real la quinta posición y cayó a la sexta, que mantenía al comienzo de la jornada con 29 puntos, todavía dos puntos por encima del séptimo clasificado, el Athletic, y también dos por debajo de la zona Champions que cerraba el Atlético de Madrid con 31. Su rival, el Málaga, tiene 21 puntos y es decimotercero, a ocho puntos de la Real y con un margen amplio con respecto a la zona de descenso, que está en 12 puntos. Fuera de casa, el equipo de Eusebio sólo sabe ganar y perder, cuatro victorias y las mismas derrotas, y aún no ha empatado. Siempre que ganó lejos de Anoeta, la Real marcó al menos dos goles, y sólo en una de esas victorias encajó uno, en el 1-3 en Gijón. El Málaga, por su parte, fundamenta su holgada posición en casa, donde ha sumado 17 de sus 21 puntos y donde sólo ha perdido un partido, 0-2 ante el Villarreal y en la tercera jornada. Desde entonces, La Rosaleda ha visto cinco victorias de los suyos y un empate.

A pesar de formar parte del durante tanto tiempo maldito sur, no es mala plaza la de Málaga para la Real, donde ha jugado ya en 34 ocasiones, tanto en Primera como en Segunda División. En la máxima categoría han sido 31 encuentros, con quince victorias para el conjunto andaluz, nueve para el txuri urdin y siete empates. La victoria más holgada de la Real es el 1-5 de la temporada 2004-2005, con sendos dobletes de Kovacevic y Nihat y un tanto más del hoy tercer entrenador del equipo, Labaka. La derrota más abultada, por contra, fue el 5-2 de la campaña 1949-1950. Desde el ascenso en 2010, la Real sólo ha perdido en Málaga la pasada temporada, a la que llegó con una racha de cinco sin perder, tres victorias siempre por la mínima (1-2 en la 2010-2011 y en la 2012-2013, 0-1 en la 2013-2014) y dos empates a uno. El cuadro estadístico lo completan tres encuentros en Segunda, con una victoria par ala Real, 0-2 en la temporada 2007-2008, y dos derrotas en los lejanos años 40.

Efectivamente, en la pasada campaña, la 2015-2016, la Real salió derrotada de La Rosaleda por 3-1 en uno de los peores partidos que ha hecho Iñigo Martínez con el equipo, casualmente cuando había sido convocado por la selección española y forzando para defender la camiseta txuri urdin por unas molestias que sufría. Dos brutales errores del central hicieron que el Málaga llegara al minuto 7 de partido con un clarísimo 2-0 en el marcador, los dos tantos además logrados por Charles, que en ese momento de la Liga, con más de 500 minutos jugados, aún no había conseguido ver la portería rival. Agirretxe, en estado de gracia durante toda la primera vuelta que pudo jugar, recortó distancias pronto, en el 14. Y alguna ocasión hubo para empatar, pero una nueva jugada de desconcierto de Iñigo cuando el partido enfilaba ya el minuto 90, permitió a Charles firmar un hat trick y la sentencia del encuentro.

martes, enero 10, 2017

PREVIA Villarreal - Real Sociedad. Sin complejos

Así hizo Willian José su gol en el partido de ida.
A pesar del último varapalo liguero con el Sevilla, quién iba a decir hace no tanto tiempo que la Copa podría estar provocando el actual estado de excitación que siente la Real. Eusebio apuesta por la competición y tanto el equipo como la afición se han enganchado a ese propósito de hacer que la Copa tenga un papel esencial en la temporada. El equipo txuri urdin logró ante el Villarreal un muy buen resultado en el partido de ida, hace tan solo una semana, y ahora (miércoles, 19.00 horas, El Madrigal, beIN La Liga) afronta la vuelta sin complejos. Es favorita, esa condición nace de los dos goles de ventaja que logró en Anoeta, y ahora ha de refrendar el pase. Si juega a su nivel, tendrá todas las opciones. Pero esto es la Copa, una competición tan ilusionante como traicionera, y bien hará la Real en recordar que la última vez que se llevó dos goles de ventaja de Anoeta para jugar la vuelta lejos de su estadio acabó con la humillación que sufrió ante el Mallorca hace muy pocos años.

La cuesta de enero, añadido a la ausencia de rotaciones en el planteamiento de Eusebio, le está pasado una factura física muy importante a la Real. Para la vuelta de este enfrentamiento de Copa, el técnico txuri urdin no ha tenido capacidad de elección. Es más, las dudas le han obligado a desplazar a 19 futbolistas. Carlos Martínez, Mikel González, Raúl Navas, Markel Bergara, Vela y Agirretxe son baja por diferentes problemas físicos. Dicho de otra manera, Eusebio desplaza a Villarreal a todos los futbolistas disponibles de la primera plantilla, a excepción del tercer portero, Bardají, y suma a Bautista, que está ya plenamente integrado entre los mayores a pesar de que tenga todavía muy pocos minutos. Illarramendi y Zurutuza parecen haber superado sus problemas y están en la lista. A la espera de conocer el descarte, vuelven a la convocatoria Gaztañaga, Héctor, David Concha y Pardo.

Con los antecedentes de esta misma temporada, parece evidente que Eusebio tratará de acercarse todo lo posible a su once ideal, incluso a pesar de los problemas provocados por las lesiones y las molestias. Rulli seguirá bajo palos, y la defensa la formarán Zaldua por la derecha, Yuri por la izquierda si está en condiciones de jugar, y Aritz Elustondo e Iñigo Martínez por el centro. Parece que tanto Illarra como Zurutuza arriesgarán, con lo que estarán en el centro del campo junto a Xabi Prieto. Y por delante de ellos, Oyarzabal y Willian José seguirán siendo fijos y la ausencia de Vela lo normal es que la supla Juanmi, uno de los realistas más destacados hasta ahora en la Copa, competición en la que suma tres goles. Toño Ramírez será el guardameta suplente, y de entre Héctor, Gaztañaga, Pardo, Granero, Canales, Concha y Bautista saldrá el descarte, siendo Concha el que parece tener más opciones de ver el partido desde la grada.

La historia sigue siendo un aliado de la Real a la hora de finiquitar esta eliminatoria contra el Villarreal. Hay que recordar que esta es la cuarta ocasión en la que se enfrentan estos dos equipos en la Copa y ninguno de los resultados que se dieron en El Madrigal previamente bastarían para que el conjunto txuri urdin cayera eliminado. Es más, de las tres veces que los realistas han visitado este estadio en la competición del KO, dos se saldaron con triunfo visitante y sólo en una ocasión ganaron los locales. La Real venció en ambas ocasiones por 0-1, la primera en la temporada 1986-1987 y a partido único, y la segunda en la 2013-2014 para certificar el pase a cuartos de final tras el 0-0 de Anoeta. Por ahora, el Villarreal sólo consiguió superar a la Real por el mismo resultado, 1-0, en la temporada 2014-2015. Esa, de hecho, es la única eliminatoria que hasta la fecha ha logrado vencer el conjunto castellonense ante el donostiarra.

Y lo que está claro es que el 3-1 es un muy buen resultado que, además, casi siempre ha conseguido mantener la Real. A lo largo de la historia de la Copa, en cinco ocasiones logró ese resultado jugando primero en casa y superó cuatro de esas eliminatorias, ante el Valladolid en la 1952-1953 (perdiendo 2-1), el Burgos en la 1974-1975 (mismo resultado en la vuelta), el Santurtzi en la 1984-1985 (0-3 en la vuelta) y el Racing de Santander en la 2013-2014 (el partido se suspendió en la vuelta por el deseo del Racing de no jugar en protesta por su situación económica). Sólo se perdió en la ya mencionada 1974-1975, cuando se cayó ante el Athletic, en los penaltis, tras perder en San Mamés también por 3-1. En cuatro ocasiones más, la Real logró un 2-0, la misma ventaja de dos goles, y sólo perdió una vez, la ya mencionada eliminatoria ante el Mallorca de la temporada 2011-2012, por el 6-1 de la vuelta.

viernes, enero 06, 2017

PREVIA Real Sociedad - Sevilla. El cielo como límite

Xabi Prieto hizo el 2-0 la temporada pasada ante el Sevilla.
Tal y como están las cosas, el cielo es el límite. Así lo está entendiendo la Real en este punto de la temporada, sobre todo a partir del varapalo de San Mamés, y la ilusión se ha disparado. La cuesta de enero ha arrancado bien, con triunfo copero ante el Villarreal, pero la siguiente estación va a ser igual o más exigente. Llega a San Sebastián nada menos que el Sevilla (sábado, 20.45 horas, Anoeta, beIN La Liga), tercer clasificado liguero y uno de los rivales del equipo txuri urdin en la lucha por los puestos europeos. Ambos han tenido encuentros duros en la Copa, ambos jugaron el miércoles, pero mientras la Real llega sin viajar y con toneladas de optimismo en su mochila, el Sevilla acumula dos desplazamientos, a Madrid para la Copa y a Donostia para jugar este encuentro, y con la eliminatoria casi sentenciada en su contra por el resultado del Santiago Bernabéu. Desde luego, va a ser un interesantísimo choque de trenes y para los de Eusebio una buena prueba de fuego para ver si su lucha ha de ser por la Europa League o por la Champions.

El hecho de jugar en casa a un horario tan tardío ha permitido a Eusebio guardarse sus cartas hasta el final, hasta el entrenamiento que tendrá lugar horas antes del partido. Las bajas, a priori, son las mismas que ya tuvo el equipo frente al Villarreal, Carlos Martínez, Markel Bergara, Agirretxe y un Raúl Navas que se sumó a esta lista justo antes del encuentro copero y que, según confirmó Eusebio en la rueda de prensa previa, no va a llegar al partido ante el Sevilla. Iñigo Martínez, a pesar de un accidente leve con su coche antes del entrenamiento del viernes, sí que será de la partida. De esta manera, y contando a Bautista como uno más ya en el grupo y aunque no tuviera minutos en el último encuentro de Copa, el técnico txuri urdin tendrá que descartar, además de a uno de sus porteros, que será nuevamente Bardají, a otros tres futbolistas. Gaztañaga y Concha vuelven a tener todas las papeletas, y Eusebio tendrá que decidir entre Héctor, a quien escogió por la baja a última hora de Navas, o Pardo.

A estas alturas ya parece claro que, de no mediar problemas físicos, no habrá cambios en el mejor once posible que imagina Eusebio para esta temporada. El técnico, eso sí, advirtió que hay algún que otro jugador con molestias y ahí sí podría estar la causa de algún cambio tras comprobar cómo están sus hombres después del último entrenamiento. Si todos están para jugar de inicio, el once lo formarán Rulli bajo palos, con Iñigo Martínez y Mikel González en el centro de la defensa, Yuri y Zaldua en los laterales, Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto en el centro del campo, y Oyarzabal, Vela y Willian José en la franja más adelantada. Oyarzabal sufrió un fuerte golpe en la rodilla ante el Villarreal que no le impidió terminar del partido y Vela, que había sido duda, fue sustituido. Quizá uno de ellos descanse, y sería Juanmi quien tuviera una nueva oportunidad de inicio. Canales también contará con alguna opción, pero parece menos probable.

El triunfo que logró la Real en Granada le permitió acabar el año en la quinta posición con 29 puntos. Su rival, el Sevilla, es tercero con cuatro más, 33. El equipo de Eusebio se presenta en este encuentro habiendo perdido sólo uno de los últimos ocho partidos que ha jugado, sumando 19 de los últimos 24 puntos en juego. El Sevilla no se queda corto, y ha ganado cinco de los seis últimos partidos disputados, cayendo derrotado únicamente en Granada, por 2-1, hace tres jornadas. La Real ha sumado 17 puntos como local y sólo ha perdido el primero de los ocho partidos que ha visto hasta ahora Anoeta, por 0-3 ante el Real Madrid, en el único partido en el que no logró marcar al menos un gol. El Sevilla, por su parte, ha puntuado en seis de sus ocho salidas y sólo cayó derrotado en Granada y en Bilbao, por 3-1 en San Mamés. Se augura un partido con goles, porque la Real ha hecho 17 en casa, más de dos por partido, y el Sevilla suma 13 como visitante y sólo dejó de marcar en su primer partido fuera, 0-0 en Villarreal.

Real Sociedad y Sevilla ya se han enfrentado en 57 ocasiones en partido liguero jugado en suelo donostiarra, y el balance es claramente favorable a la Real, que suma 34 victorias y 17 empates, por tan sólo seis triunfos del Sevilla. Desde el ascenso realista a Primera en 2010, el Sevilla sólo ha ganado en una ocasión, en la 2010-2011 y por 2-3. Desde ahí, el equipo hispalense acumula cinco temporadas seguidas sin sumar tres puntos, con cuatro victorias para la Real y un empate. En Anoeta han jugado en 17 ocasiones, con nueve triunfos locales, cinco empates y tres victorias visitantes, de hecho las tres seguidas en las dos últimas temporadas en Primera antes del descenso, 1-2 en la 2005-2006 y 1-3 en la 2006-2007, y el ya mencionado 2-3 de la 2010-2011. Y ojo, en los últimos 15 partidos ante el Sevilla en Anoeta la Real ha marcado al menos un gol. La mayor goleada para la Real ante, el 5-0 de la campaña 1949-1950, con goles de Epi, Caeiro, Basabe y dos de Pérez Payá. De las victorias sevillistas, la más clara es el mencionado 1-3 de la 2006-2007.

La pasada temporada, la 2015-2016, la Real superó al Sevilla por 2-0. Fue el primer partido de Eusebio como entrenador txuri urdin tras la destitución de David Moyes y el juego, en realidad, brilló por su ausencia durante muchos minutos, pero fue un muy buen ejercicio de entrega que bastó para superar a un siempre complicado Sevilla. Aunque la Real mandó en el primer tiempo, de más a menos, fue el equipo visitante el que debió adelantarse gracias a un gol anulado por un fuera de juego que sólo Mateu Lahoz y sus asistentes vieron. En la segunda mitad, quizá viendo las dudas de la Real, el Sevilla quiso ir a por el partido, pero también con un rendimiento decreciente. Eso permitió que llegaran sus errores en defensa y el equipo realista los aprovechó. En el minuto 73 Krychowiak despejó hacia atrás en un corner y Agirretxe, muy listo, cazó ese balón y batió a Rico. Cinco minutos más tarde, el mismo defensa cometió otro errores en el despeje y en esta ocasión fue Xabi Prieto quien anotó para certificar el triunfo realista.

martes, enero 03, 2017

PREVIA Real Sociedad - Villarreal. Hambre de Copa

Oyarzabal, en el encuentro en El Madrigal de esta temporada.
Hace tiempo que la Real no vive la Copa como lo está haciendo esta temporada. Una primera ronda solvente ante un rival de inferior categoría, una apuesta serie del entrenador por el bloque que funciona en la Liga aunque los jugadores no hayan respondido todavía con la misma concentración y choque fuerte en la segunda son elementos que ahora mismo están dando toque especial a la competición. Hay hambre de Copa y el primer partido ante el Villarreal (miércoles, 19.00 horas, Anoeta, beIN Sports) será una buena piedra de toque para saber hasta dónde es capaz de luchar la Real por una competición que ha tenido una sola luz, las semifinales de hace dos campañas, desde que el equipo se mudó a Anoeta. Y será precisamente el estadio realista el escenario de la contienda, algo que obliga a medir muy bien el partido y, sobre todo, vigilar la portería propia para que el Villarreal no pueda cobrar ventaja en la eliminatoria con goles que valdrían doble en caso de empate.

Eusebio sigue haciendo una clara apuesta por la Copa y no rota, al menos no en las convocatorias. Para afrontar el choque de ida copero ante el Villarreal, el técnico txuri urdin mantiene el mismo bloque de siempre y las ausencias son las habituales. Carlos Martínez, Markel Bergara y Agirretxe son quienes no pueden estar en el encuentro por razones médicas. Y los descartes por motivos técnicos son los ya habituales. Quizá lo más noticiable es la enésima salida de Pardo de los 18 elegidos. El riojano, a pesar de que ha sido uno de los jugadores que ha hablado esta semana del partido copero y de sus ganas de entrar, lo verá desde la grada junto a los ya habituales Bardají, Héctor, Gaztañaga y David Concha. En la convocatoria se cuela una vez más Bautista, que se está empezando a acostumbrar a estar con los mayores y eso, obviamente, es una gran noticia.

Si seguimos al pie de la letra lo que hizo Eusebio en la anterior eliminatoria contra el Valladolid, la apuesta será por un once muy cercano al ideal que ha escogido el técnico. De esta manera, lo previsible es que Rulli esté bajo palos, con Zaldua, que parece tener ventaja sobre Elustondo, y Yuri como laterales e Iñigo Martínez y Raúl Navas por el centro. Muy extraño sería que el centro del campo no fuera el que forman Illarramendi, Zurutuza, que está según dijo Eusebio en perfectas condiciones, y Xabi Prieto. Y también parece bastante lógico que en el ataque repitan Oyarzabal, que viene de marcar su primer gol de la temporada con Euskadi, un Vela también recuperado y el máximo goleador realista de la campaña hasta la fecha, Willian José. De esta manera, para el banquillo quedarían Toño Ramírez, Mikel González, Granero, Canales, Juanmi y Bautista.

Real Sociedad y Villarreal no son sólo rivales directos ahora mismo en la Liga, en la lucha por los puestos europeos, sino que también se han acostumbrado a verse las caras en la Copa. Esta será la tercera ocasión en las últimas cuatro temporadas en que donostiarras y castellonenses luchan en la competición del KO. Y con igualdad absoluta, puesto que la Real superó la eliminatoria en la temporada 2013-2014 y el Villarreal lo hizo en la 2014-2015. Eso sí, el equipo txuri urdin no conoce la victoria en casa ante el amarillo. En el primero de esos duelos el resultado fue de 0-0 y en el segundo de 0-1. El cuadro historia se completa con una tercera eliminatoria, la primera en realidad, aunque se jugó estando el Villarreal en categorías inferiores y a un solo partido en El Madrigal, en la temporada 1986-1987, la que acabó con el título realista. La Real, obviamente, superó esa eliminatoria ganando 0-1.

La Real no está muy acostumbrada a superar eliminatorias contra equipos de Primera jugando el primer partido del duelo en casa. De hecho, desde que juega en Anoeta ha jugado ocho duelos a doble partido de esta manera, jugando primero como local, sólo ganó en dos ocasiones y apenas superó dos eliminatorias, que no coinciden con esas victorias. Curiosamente, los dos triunfos llegaron en la misma temporada, a 2011-2012, primero 4-1 al Granada, superando esa ronda pese a caer 2-1 en tierras andaluzas, y después 2-0 ante el Mallorca, aunque ese enfrentamiento se perdió por el sonrojante 6-1 encajado en las islas. La segunda eliminatoria que se superó fue, cosas del fútbol, precisamente ante el Villarreral en la mencionada 2013-2014. El Sevilla en la 1993-1994, el Betis en la 1994-1995 y en la 1997-1998, el Atlético de Madrid en la 1998-1999 y el Almería en la 2010-2011 superaron a la Real a doble partido sin perder en Anoeta el primer partido de la eliminatoria.

jueves, diciembre 29, 2016

Diez momentos que marcaron 2016

Se acaba 2016 y este será un año en el que, sin grandes alegrías al final de la temporada, que es cuando tienen que llegar, no va a dejar mal sabor de boca en absoluto al aficionado txruri urdin, que lo va a despedir con un equipo viviendo un gran estado de forma tras un par de años bastante decepcionantes y con la salida de sus dos anteriores entrenadores por la puerta de atrás. Estos son los diez momentos que han marcado el devenir de los últimos doce meses.

· En recuerdo de Tximist
La muerte de Tximist fue un golpe duro. Acostumbrados a verle con el equipo, la noticia fue algo que nadie esperaba porque 54 años no es edad para dejar esta vida. Es lo que, por desgracia, le sucedió a Juan Carlos Samaniego. El homenaje, por supuesto, era necesario y se hizo en el encuentro ante el Valencia, el 10 de enero. Tras un muy emotivo minuto de silencio, la imagen del preparador físico, que había llegado a la Real en 2004 y había pasado por diferentes equipos de categorías inferiores hasta dar el salto al primer equipo en la temporada 2013-2014, presidió el partido. Toda la plantilla se fotografió con ella antes de que el balón echara a rodar, y los dos goles que hizo Jonathas para derrotar al conjunto valenciano fueron para él. El bueno de Tximist seguro que los celebró desde donde estuviera viendo el partido.

· La mayor goleada de la historia como visitante
Casi pasó desapercibido, pero el 0-5 que la Real le endosó al Espanyol el 8 de febrero igualó la mayor goleada lograda por el equipo txuri urdin como visitante en un partido de Primera División. Lo había logrado el equipo entrenado por Bernd Krauss en Oviedo, en la temporada 1997-1998. Diecinueve años después, el conjunto realista repitió el marcador y, en realidad, viendo la superioridad que mostró en el campo, desperdició la ocasión de superarlo. Jonathas hizo el 0-1 ya en el minuto 4, y Vela puso el partido en una posición inmejorable en el 7. Para ver cómo aumentaba el marcador ya hubo que esperar a la segunda mitad, Oyarzabal hizo el 0-3 en el minuto 51 y Reyes el 0-4 en el 55. El marcador final lo rubricó de nuevo Jonathas en el minuto 88, con una Real que ya no quería hacer más sangre en su derrotado rival. El marcador, en todo caso, pasó a la historia.

· Victoria en San Mamés
Ganar el Athletic siempre es uno de los momentos más destacados de cualquier año. Hacerlo, además, en San Mamés, redondea el logro. Tras el varapalo sufrido en Gijón, Eusebio fortificó al equipo el 21 de febrero para ir a Bilbao y esa versión más rocosa encadenó cuatro victorias consecutivas. Una fue precisamente esta, con un solitario gol de Jonathas, en su tarde de mayor gloria en su breve paso por el equipo txuri urdin y que celebró con sus clásicas metralletas. Vela, en uno de los momentos puntuales en los que sí demostró en la pasada Liga la calidad que atesora, dejó una enorme asistencia para que el brasileño anotara. La Real dejó que el Athletic se quedara con el balón, pero un sensacional trabajo defensivo comandado por un brillante Illarramendi hizo que no le sirviera para nada. La victoria se coronó con foto triunfal en el vestuario que escoció bastante en Bilbao.

· Casi el gol del cojo
Uno de los momentos más duros de 2015 fue la lesión de Agirretxe. Lo habría sido más de saber que su baja se iba a prolongar casi durante un año. Casi es así, porque hubo una reaparición momentánea el 27 de febrero, ante el Málaga y en Anoeta. Y quizá no debió hacerlo, porque saltó al campo con mucho dolor en el tobillo dolorido, pero Eusebio no encontró mejor solución ante la plaga de bajas con las que la Real afrontó el partido. Como el equipo visitante se había adelantado en el marcador en el minuto 55, el técnico realista decidió dar minutos a su gran goleador de la pasada campaña, aunque sólo jugara la primera mitad del año, y este no defraudó. En el minuto 80 cazó un balón suelto en el interior del área y rescató el empate para la Real. Desde entonces, no ha vuelto a jugar. No es que fuera el gol del cojo, pero casi.

· Nueva victoria ante el Barcelona
Cada año, la visita del Barcelona provoca la sensación de que esta vez el equipo blaugrana sí va a conseguir la victoria. Y eso todavía no ha sucedido desde que la Real volvió a Primera en 2010. El 9 de abril, con una Real que tampoco tenía ya mucho en juego y con un Barcelona que sí luchaba por la Liga que finalmente ganó, daba la impresión de que podía ser el día en que Anoeta cayera, pero un maravilloso gol de Oyarzabal en el minuto 4 bastó para lograr una nueva victoria. Su cabezazo, que habría firmado el mismo Kovacevic, fue el preludio de una nueva demostración de garra. Rulli, partidazo el suyo, paró todo lo que intentó el equipo blaugrana, y el marcador puso ser incluso más favorable a la Real si hubiera sido capaz de aprovechar algún contragolpe. En todo caso, cuarta victoria seguida para los realistas ante los barcelonistas y quinta en las últimas seis temporadas, algo que no ha logrado ningún equipo de Primera ante este Barça intratable.

· Bautista, la cantera que no cesa
Por muchos fichajes que pueda hacer la Real, por muchos logros que se puedan conseguir, sigue provocando una alegría inmensa ver cómo un canterano se abre camino en el primer equipo. Y más si es un delantero, posición en la que parece todavía más difícil lograr el reconocimiento. Jon Bautista debutó con los mayores el 24 de abril, ante el Villarreal, pero fue el 8 de mayo, ante el Rayo, cuando consiguió su primer gol con el primer equipo. Cuando conectó ese buen disparo desde la frontal que se convirtió en su primer gol con la Real y en el que era su tercer partido en Primera División, Bautista sólo había disputado 21 minutos en la máxima categoría. La Real ya no se jugaba nada y, aún así, fue un momento de enorme alegría ver a un chaval con ganas de triunfar en casa. Y fue el primer paso de una carrera que, poco a poco, parece consolidarse a lo grande.

· Se rompe la racha de los derbis
Las rachas se rompen, es inevitable. Y la de la Real en los derbis contra el Athletic se rompió el 16 de octubre. Tras ocho encuentros sin perder ante el equipo bilbaíno, cuatro temporadas completas, el equipo de Eusebio, cayó en el primero de los duelos de máxima rivalidad de esta campaña. Y lo hizo cuando lo tenía todo para prolongar su buena estrella en estos encuentros. Zurutuza adelantó a la Real en el minuto 16, coronando un muy buen arranque de partido. Pero la Real se echó atrás, perdió la intensidad y dejó que el Athletic, sin hacer gran cosa, se hiciera dueño y señor del partido. El 0-1 al descanso fue un espejismo, y el Athletic le dio la vuelta al partido en un cuarto de hora con goles de Munian y Aduriz. Williams hizo el tercero en el 77. Y ya en el 82, Iñigo Martínez recortó distancias. Incluso con su deficiente actuación, la Real tuvo la opción de empatar en los minutos finales, pero parecer que es mejor equipo no fue suficiente para puntuar en San Mamés y prolongar la racha.

· Cae el Atlético
Anoeta venía siendo terreno abonado para el Atlético de Madrid desde el regreso de la Real a Primera División. Seis visitas y nada menos que cinco victorias para el conjunto colchonero. Por eso, ganar al Atlético como lo hizo la Real en la presente temporada, el 5 de noviembre, superándole en una segunda parte excepcional, fue una espléndida noticia. No fue en absoluto un borrón que el triunfo llegara con dos goles desde el punto de penalti, los dos en esa gran segunda mitad. Yuri, bestial partido el suyo, provocó la primera pena máxima que Vela transformó en el minuto 55 con un lanzamiento raso y seguro a la izquierda de Oblak. El propio Vela fue quien forzó el segundo, derribado en un maravilloso gambeteo dentro del área, y en esta ocasión cedió el lanzamiento a William José, que hizo el 2-0 en el minuto 74 mandando el balón al mismo lado que en el 1-0 pero con mucha más fuerza.

· La quintaesencia de la Real de Eusebio
La segunda visita del Barcelona a Anoeta en este 2016, el 27 de noviembre, no se saldó con victoria realista, pero fue probablemente el mejor partido disputado por el cuatro txuri urdin ante el blaugrana desde el ascenso en 2010. Casi nada, viendo los números que tiene el equipo ante el Barcelona en los últimos tiempos. La Real de Eusebio superó al Barça de Luis Enrique, al campeón de Liga, a uno de los mejores equipos del mundo, en todos los aspectos posibles de un partido salvo en uno, el marcador. Dolió ver que una Real muy superior no logró vencer, el gol de Willian José se vio compensado después por uno de Messi, pero dio igual, porque la demostración ya se había hecho. Esta es la Real de Eusebio. Y es una capaz de superar a cualquier rival que se le ponga por delante cuando juega de la mejor manera que sabe.

· Vela falla su primer penalti
Xabi Prieto es leyenda desde los once metros, pero esta temporada todavía no ha lanzado un solo penalti. Los lanzadores son Vela y Willian José. Y sin el brasileño en el campo, el mexicano fue el encargado de lanzar el penalti ante el Valencia el 10 de diciembre. El propio Vela había provocado la pena máxima y se apropió del balón, pero delante de él estaba Diego Alves, un guardameta que había detenido 22 de los 46 penaltis que le habían lanzado en la Liga española. Y, claro está, el de Vela fue el 23º. Era la décima pena máxima que lanzaba el realista desde que llegara a la Real en la temporada 2011-2012, y las nueve anteriores habían acabado en gol. Eso sí, aunque ese penalti no rubricara el triunfo de la Real, este acabó llegando y Vela contribuyó dando las asistencias de dos de los tres goles que hizo el equipo de Eusebio.

lunes, diciembre 19, 2016

PREVIA Real Sociedad - Valladolid. Que sea un trámite

Vela hizo el 1-0 en la visita del Valladolid en Liga en la 2013-2014.
Tras el 1-3 de la ida, y viendo la historia de las últimas décadas de la Real en Copa, el objetivo de este partido de vuelta ante el Real Valladolid (martes, 20.00 horas, beIN La Liga) es que estos 90 minutos sean, simplemente, un trámite. Que no haya sufrimiento, que el Valladolid no sea capaz de hacer que la grada de Anoeta, probablemente bastante despoblada, no se imagine una catástrofe más en el devenir txuri urdin en la competición del KO que, la verdad, parece bastante descartable viendo el espectacular nivel de forma que está exhibiendo el equipo en estos momentos. Pero esto es la Copa. Nunca se sabe qué puede deparar en cada uno de sus rincones y más vale que la Real, aunque sea con cambios en el once, afronte el partido con la seriedad que requiere la competición, la que parece que está poniéndole Eusebio a esta Copa. Esa será la clave para una noche plácida y feliz con la que cerrar 2016.

Dado que horas antes del partido habrá un suave entrenamiento a puerta cerrada, Eusebio ha decidido esconder sus cartas hasta última hora y la convocatoria no se conocerá hasta entonces. Lo que se puede dar por seguro es que no podrán estar ante el Valladolid Markel y Agirretxe. Y es bastante probable que a esa lista de ausencias por razones médicas se sumen Carlos Martínez, que fue sustituido por un golpe en el encuentro del Granada, y probablemente también Bautista, que también acabó tocado ese último encuentro. Los que en principio no tendrían problemas para estar serían los dos titulares que se perdieron la última jornada liguera de 2016, Zurutuza y Willian José. Y está por ver si Eusebio optará por rotar mucho su equipo viendo el claro 1-3 que la Real se trajo de tierras pucelanas.

Viendo el precedente de la ida, y dado que ahora llega el parón navideño, se puede pensar que Eusebio no armará tampoco una revolución. Siguiendo el patrón de la ida, Rulli estaría bajo palos. Zaldua suplirá a Carlos Martínez, y probalemente Elustondo tenga una oportunidad como central junto a Iñigo Martínez y, seguramente, Yuri, porque sería extraño que Héctor pasara del ostracismo a la titularidad copera. Si Illarra descansa, Pardo, Zurutuza y Granero podrían formar el centro del campo. Y en la zona más ofensiva, dando por seguro a Willian José, los que podrían descansar son Vela y Oyarzabal, que de hecho fue el primer sustituido en Granada, para que jugaran Juanmi y Canales. David Concha o Gaztañaga parecen tener menos opciones, e incluso Zubeldia, para el que bien podría llegar una oportunidad en esta competición.

Como ya se recordó antes del encuentro de ida, la Real y el Valladolid se han medido en seis ocasiones en la Copa del Rey, con cuatro eliminatorias superadas por el conjunto txuri urdin y dos por el equipo blanquivioleta. A pesar de este dato, no se puede decir que los encuentros disputados en San Sebastián en el marco de estas eliminatorias hayan sido paseos para los realistas, puesto que la estadística es menos contundente de lo que debiera a la luz de estos datos. Así, la Real venció en tres de esas ocasiones, partidos disputados todos ellos en Atotxa, pero se dejó dos empates y una derrota, esta por 1-2 en la temporada 1949-1950. Esta fue la primera de las dos eliminatorias en las que Atotxa vivió el partido decisivo en la vuelta, y en la otra sí pasó la Real, en la 1982-1983, con un 3-0 que sirvió para remontar el 1-0 que había logrado el Valladolid en la ida.

La estadística general con el resultado logrado por el equipo txuri urdin en el primer encuentro de esta eliminatoria también sonríe al equipo de Eusebio. El de Valladolid fue el quinto 1-3 conseguido en la ida de la Copa a lo largo de la historia. Y la Real no sólo superó las cuatro eliminatorias precedentes, sino que en todas ellas rubricó el pase a la siguiente ronda con una nueva victoria. Tras el 1-3 de la ida, en la temporada 1943-1944 venció por 2-1 a Osasuna; en la 1977-1978 al Toledo por 6-0; en la 1981-1982 al Bilbao Athletic por 1-0; y en la 1983-1984 al Durango por 2-0. Jugando la ida lejos de San Sebastián, la Real no afrontaba una eliminatoria a doble partido con ventaja en el marcador desde el 0-2 que logró en Burgos en la primera ronda copera de la campaña 1997-1998, al que después siguió un empate a cero en Anoeta.

viernes, diciembre 16, 2016

PREVIA Granada - Real Sociedad. Prueba de fuego para la idea

Agirretxe hizo un hat-trick en Granada la Liga pasada.
La debacle de Riazor puso en duda la idea. La ausencia de Zurutuza hizo que el fútbol de la Real, el mismo que maravilló ante Atlético de Madrid o Barcelona, se tambaleara. La respuesta ante el Valencia disipó dudas, pero Zurutuza de nuevo faltará ante el Granada (sábado, 18.30 horas, Los Cármenes, beIN La Liga) y la Real pasará una nueva prueba de fuego para saber si esa idea, la que está enamorando a toda la competición, puede sobrevivir a la falta de un futbolista en concreto. Como ante el Deportivo, el equipo txuri urdin se enfrentará a un conjunto en apuros y necesitado de puntos para huir de la quema. Y como en Riazor, lucirá un once inicial que se acerca mucho al equipo tipo que ha diseñado Eusebio para esta temporada. Si la Real da la talla, pocas dudas habrá ya de que la lucha europea, e incluso una de nivel Champions, es el objetivo de los pupilos de Eusebio para esta campaña.

Tras vencer al Valencia, la Real se aupó a la quinta posición, que ocupa con 26 puntos, los mismos que tiene el Villarreal, cuarto y cerrando la zona Champions, y tres más de los que tiene el Athletic, que es séptimo y ahora mismo es el primer equipo que no consigue premio europeo. El Granada, por su parte, es penúltimo, con apenas nueve puntos, sólo por delante del Osasuna y a tres de la salvación. La Real sigue sin saber lo que es el empate lejos de Anoeta, ha ganado tres partidos (dos de los tres últimos) y ha perdido cuatro. Sólo tres equipos, Real Madrid, Barcelona y Sevilla (este con un partido más), han marcado más goles que la Real a domicilio, lleva once. El Granada sólo ha ganado uno de los siete partidos que ha jugado en su estadio, precisamente el último, 2-1 al Sevilla. El Granada no encaja muchos goles como local, apenas lleva ocho en contra, nunca recibió más de dos, pero tampoco marca: apenas seis tantos, superando sólo los cuatro de Osasuna.

Son 22 los precedentes históricos de la Real ante el Granada y el bagaje, bastante negativo para el equipo txuri urdin. En la máxima categoría del fútbol español son 19 partidos los disputados y el resultado es de doce derrotas realistas, tres victorias y cuatro empates. No obstante, tras el regreso de la Real a Primera en 2010 sí que hay números muy positivos, con dos triunfos, dos igualadas y sólo una derrota, que además fue en el primer partido que se jugó, en la temporada 2011-2012. Es decir, que la Real lleva cuatro temporadas sin perder en Los Cármenes. El más claro triunfo realista, 0-3, se ha dado en dos ocasiones, en la campaña 1969-1970 con dos goles de Urreisti y otro de Arambarri, y la pasada campaña, la 2015-2016, con un hat trick de Agirretxe. El mayor triunfo del Granada, 4-1, se dio en el mencionado encuentro de la 2011-2012. El cuatro estadístico lo completan tres partidos en Segunda en los años 40, todos con derrota txuri urdin.

El 0-3 de la pasada temporada, la 2015-2016, fue el primer triunfo de la Real en la Liga, y llegó ya casi a finales de septiembre. Agirretxe marcó por primera vez tres goles en un partido para lograr los tres puntos y confirmar que estaba tocado con una varita mágica en esta temporada. El delantero realista hizo el primero a los 6 minutos de partido, rematando un espléndido centro de Zurutuza. El control que la Real tenía sobre un Granada que no inquietaba la meta de Oier, guardameta precisamente en propiedad del equipo andaluz y que debutaba con la Real, se plasmó definitivamente en el minuto 36, cuando Agirretxe cazó un pase atrás de Doria y batió de nuevo a Andrés Fernández. La Real desperdició cuantiosas ocasiones para lograr un resultado de escándalo y cerró el marcador en el minuto 79, con un jugadón espectacular de Agirretxe, que regateó como quiso dentro del área y picó el balón por encima del portero.