domingo, diciembre 10, 2017

Sin las tres primeras victorias, la Real empeoraría los números del descenso de 2007

Illarramendi, cabizbajo, ante otro gol más encajado.
Hace exactamente tres meses, la Real ilusionaba. Tres victorias seguidas en Liga le permitieron volver al liderato de Primera, algo que el equipo txuri urdin no saboreaba desde su gloriosa temporada 2002-2003, la del subcampeonato que mereció el título, y el comienzo en Europa había sido inmejorable ante el Rosenborg. Han pasado solo tres meses desde aquello y ahora la referencia no es una Real grande, sino la Real del descenso. Si obviamos aquellas tres primeras victorias logradas en el campeonato liguero, las logradas a domicilio ante Celta y Deportivo y la que vio Anoeta ante el Villarreal, el equipo de Eusebio suma ahora mismo un porcentaje de puntos menor que el que logró el equipo entrenado primero por José Mari Bakero y después por Miguel Ángel Lotina en toda la campaña 2006-2007, la que acabó con 40 años de prolongada y durante mucho tiempo memorable historia en Primera División.

Desde luego, y aunque el miedo es libre, pensar que lo único en lo que puede pensar la Real de Eusebio es en la permanencia parece exagerado, al menos por ahora. Pero los datos son contundentes y no permiten demasiado optimismo. La Real 2006-2007 acabó la temporada sumando 35 puntos en 38 jornadas, lo que supone el 30,7 por ciento de los puntos en juego. Si contamos solo los partidos de Lotina, fueron 33 de 93 puntos posibles, un 35,9 por ciento. La de Eusebio lleva ahora mismo el 42,2, 19 de 45 puntos posibles. Es decir, de momento este equipo está con sus números por encima de lo cosechado por aquel de tan triste recuerdo, incluso si obviamos el catastrófico inicio de Liga con Bakero, esas siete jornadas sin conocer la victoria. Pero quitemos ahora esos tres triunfos con los que abrió la Liga la Real de Eusebio y que ahora ya parecen de otra época. Serían 10 de 36 puntos lo que ha sumado la Real, un 27,7 por ciento, números que ya empeoran los del equipo con el que se acabó en Segunda División, con mucho si solo cogemos la etapa de Lotina.

Vamos a los goles, auéntico talón de aquiles actual del equipo de Eusebio. Es evidente que las cifras anotadoras son buenas. A pesar de partidos como el que sufrido ante el Málaga, en el que daba la sensación de que era imposible batir al meta visitante y no precisamente por sus intervenciones, no está en tela de juego el potencial ofensivo de la Real. Pero los tantos encajados son las que están matando cualquier aspiración que pueda tener el conjunto realista. Son 28 goles los que ha recibido Rulli en los quince partidos de Liga que ya hemos visto, 1,9 de media, una cifra insostenible para cualquier equipo que quiera mirar hacia arriba. Y por si no queda claro ese carácter devastador de los números de la Real del presente, volvamos a la temporada del descenso, en la que Asier Riesgo primero y Bravo después encajaron 47 goles en 38 partidos. ¿La media? 1,2 por encuentro. Con Lotina, 33 en 31 partidos, 1,1 por encuentro.

Ha tenido que ganar el colista, el Málaga, en Anoeta, para que Eusebio admita que está preocupado. Estas cifras, desde luego, dan razones para la intranquilidad. Y viene el derbi en San Mamés.

sábado, diciembre 09, 2017

PREVIA Real Sociedad - Málaga. Escenario de crisis

Bautista hizo el 2-2 de la pasada temporada.
Si dejamos atrás las tres primeras victorias en las tres primeras jornadas que tanto hicieron soñar a la afición txuri urdin, efímero sueño, la Real arrastra números de descenso. Por eso, la visita del Málaga (domingo, 12.00 horas, Anoeta, beIN La Liga) se produce en escenario de crisis. No hay otra manera de verlo dada la sangría defensiva que sufre desde hace demasiado tiempo, la que ha provocado su caída libre en la Liga, su vergonzosa eliminación en la Copa y su triste final de primera fase en la Europa League, la única competición que hasta ahora ha dado una alegría al equipo txuri urdin. No parece además que se haya entendido la gravedad del problema que acucia a la Real, porque el mensaje es que se están haciendo las cosas bien. Y es verdad que el equipo de Eusebio marca y produce en ataque, pero cada jugada en ataque de sus rivales provoca el pánico es un sistema defensivo que parece de cristal. Y llega otro colista, como Las Palmas hace dos semanas, uno que para colmo no ha sumado punto alguno lejos de La Rosaleda. Ojo.

La cuestión es que la Real solo jugara la Liga hasta el mes de febrero, con lo que cabe pensar que habrá menos rotaciones en los próximos partidos. En este once, el que Eusebio saque para jugar contra el Málaga sí habrá cambios por las lesiones. No por las ausencias ya conocidas de Guridi y Agirretxe, pero sí por la de Kevin Rodrigues. Zurutuza, contra todo pronóstico, sí que ha llegado a tiempo para el partido y está en la lista de 18. Lo más llamativo de la convocatoria, no obstante, está en que Vela verá el partido desde la grada. Los últimos días del mexicano de txuri urdin tiene pinta de que van a estar lejos de la gloria que ha tenido casi siempre. Carlos Martínez también se reincorpora al grupo esperando sus primeros minutos en Liga, después de haber regresado tras su lesión en el encuentro copero ante el Lleida de tan infausto recuerdo.

Con la incógnita de Zurutuza y de si el tecnico decide forzar con él, lo normal será que Eusebio apueste por lo más cercano al once de gala que ha venido confeccionando ya desde la temporada pasada. Rulli seguirá en la portería, con Iñigo Martínez y Llorente en el centro de la zaga y Odriozola y De la Bella como laterales. Parece probable que Zuru espere en el banquillo para no forzar demasiado y que eso sirva para dar entrada a Zubeldia, buscando ese mayor equilibrio defensivo que tanto se echa en falta. Junto a él, jugarán Illarramendi y Xabi Prieto. Y en el ataque lo normal es que salgan de inicio Oyarzabal, Januzaj y Willian José. Para el banquillo quedarían Toño Ramírez, Elustondo, Carlos Martinez, Navas, Canales, Juanmi y Bautista.

La Real ya no bordea la zona europea, ha caído a la novena plaza con sus 19 puntos, pero aún está cerca, a dos del sexto clasificado, el Villarreal, aunque ya a nueve de la zona Champions, la misma distancia que le separaba de los puestos de descenso a comienzos de la jornada. El Málaga es último con solo ocho puntos. Como local, el equipo txuri urdin apenas ha sumado nueve puntos, superando solo a cinco equipos de la tabla. Los de Eusebio solo han ganado uno de sus últimos seis partidos, sumando seis de los últimos 18 puntos en juego. Y apenas ha dejado su portería a cero en dos partidos de Liga, en Anoeta ante el Villarreal y en Mendizorroza. Como local, solo Las Palmas ha encajado más que los 14 goles que ha recibido Rulli en Anoeta. El Málaga cuenta sus salidas por derrotas, siete, y solo ha marcado dos goles lejos de su estadio, ambos ante el Real Madrid aunque perdiera 3-2. Eso sí, suma seis puntos de los últimos doce posibles con dos victorias seguidas en casa.

Si nos fiamos de la historia, el Málaga es un rival complicado para la Real. De los 32 partidos en Primera, ni siquiera la mitad, solo catorce, acabaron con triunfo txuri urdin, seis duelos se los llevó el equipo andaluz y los doce restantes acabaron en empate. El 4-0 de la temporada 2000-2001 es la mayor victoria lograda por la Real, con goles de Idiakez, De Paula, Khokhlov y Tayfin. El 1-3 de la 2004-2005, el día que más claridad se llevaron los malacitanos los tres puntos. La estadística se completa con tres partidos en Segunda División, donde sí mejora mucho el balance para la Real, que ganó todos los encuentros. Eso sí, en Primera, y en sus últimas cuatro visitas, el Málaga ha conseguido aguantar sin perder en Donostia. Para el último triunfo realista hay que retroceder al 4-2 de la temporada 2012-2013. Desde entonces, tres empates y una derrota de la Real. Desde el ascenso, hay que sumar un triunfo más para cada equipo, con lo que la igualdad es absoluta.

La pasada temporada, la 2016-2017, el Málaga fue el último rival que llegó a Anoeta. Y la Real, aún jugándose la clasificación europea, no fue capaz de sumar los tres puntos en el encuentro en el que un lesionado Mikel González se despedía de la afición. Y eso que el partido empezó bien. Un inocente penalti sobre Illarramendi lo transformó con la maestría habitual Xabi Prieto mediada la primera mitad. El Málaga empató justo antes del descanso en una muy afortunada jugada, un disparo bestial de Juan Carlos que rechazó el larguero y cuyo rebote en la espalda de Rulli dejó a placer para que Luis Herández la empujara al fondo de la portería. A falta de un cuarto de hora, otro sensacional disparo, este de Recio, sí encontró la escuadra sin que Rulli pudiera hacer nada. Pero la Real se volcó sobre la portería de Kameni y consiguió el empate con un espléndido cabezazo de Bautista tras un sensacional pase de Iñigo Martínez. La Real seguía viva para la histórica jornada final en Vigo.

miércoles, diciembre 06, 2017

PREVIA Real Sociedad - Zenit. Europa balsámica

Zurutuza, en el partido jugado en Rusia ante el Zenit.
Pase lo que pase en el último encuentro de la fase de grupos de la Europa League (jueves, 21.05, Anoeta, beIN Max 3), para la Real es un auténtico bálsamo. No quiere decir esto que dar una mala imagen ante el Zenit no le vaya a pasar factura, al contrario, pero es verdad que el equipo txuri urdin, inmerso en una profunda crisis en la Liga y no digamos ya en la Copa después de ver el sorteo por televisión, necesita alegrías. Y Europa las está proporcionando. Por resultados, por juego, por goles y sobre todo por llegar a este último encuentro con los deberes hechos y jugándose la primera plaza del grupo con un equipo que partía con la etiqueta de favorito, no en vano era el único que puede presumir de poseer algún título continental. Como oportunidad, un partido muy bonito. La Real puede dar un golpe en la mesa y asegurarse jugar la vuelta de los dieciseisavos en Anoeta. Pero perder no empañará el hecho de que el equipo realista seguirá en la competición en febrero.

Al contrario de lo que ha venido sucediendo en muchos encuentros europeos, sobre todo fuera de casa, Eusebio esta vez sí ha escogido los 18 jugadores que afrontarán el último partido de esta fase. Y los descartes son los previsibles. Se trata de Carlos Martínez, uno de los señalados tras la eliminación copera, donde se vio su falta de forma tras su larguísima lesión; Raúl Navas, claramente el cuarto central de la plantilla en estos momentos; Rubén Pardo, al que habría que buscar una solución definitiva toda vez que está más que claro que su futuro en la Real es bastante negro; y Bautista, que también es el último entre las preferencias del técnico en el ataque. Junto a ellos, verán el partido en la grada los lesionados Agirretxe y Guridi.

No es fácil saber cuál va a ser el once que va a presentar Eusebio, si priorizará el primer puesto en la Europa League o la recuperación ya más que necesaria en la Liga. Lo que está claro es que la columna vertebral será más que reconocible. Rulli estará en la portería, y lo normal es que Iñigo Martínez y Llorente sean los centrales, con Odriozola y De la Bella como laterales. Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto seguirán formando el centro del campo. Y en el ataque es donde están las dudas. Parecen seguros Januzaj y Willian José, pero el tercer puesto se lo juegan Juanmi, Vela, Oyarzabal y Canales sin que parezcan claras las intenciones del técnico. Toño Ramírez, Elustondo, Kevin José y Zubeldia parecen suplentes seguros.

Las cuentas están claras. La Real es segunda con doce puntos. El Zenit, primero con trece. El que gane ocupará la primera posición del grupo L y el que pierda será segunda. Al Zenit, eso sí, le vale el empate. No hay más discusión ni posibles empates. Quien pase como primero tendrá la ventaja de enfrentarse en los dieciseisavos de final contra uno de los segundos de grupo de la Europa League, o uno de los cuatro peores terceros de la Champions. La Real, en todo caso, evita en este primer cruce decisivo tanto al Zenit como a los equipos españoles de la competición. La Real llega a esta última jornada como el máximo goleador de la competición, con quince. El Zenit es uno de los nueve equipos invictos de la Europa League, junto a Villarreal, Milán, AEK de Atenas, Atalanta, Olympique de Lyon, Sheriff Tiraspol, Salzburgo y Lazio. Solo los italianos han sumado tantos puntos como el Zenit y solo estos dos conjuntos han logrado más puntos que la Real.

El Zenit será el tercer equipo ruso que visite Anoeta, y la historia es muy favorable a la Real ya que consiguió la victoria en ambas ocasiones. La primera fue en la Copa de la UEFA de la temporada 1998-1999, cuando el Dinamo de Moscú fue derrotado con un contundente 3-0 bajo un diluvio con dos goles de Kovacevic y uno de De Paula. Ese resultado remató el 2-3 del partido de ida. La segunda, en la última ronda previa de la Europa League de la campaña 2014-2015, con el Krasnodar como rival. Aquel día Xabi Prieto hizo el 1-0 definitivo, que no fue suficiente ante la debacle en tierras rusas, un 3-0 que dejó fuera a la Real. Anoeta fue también el escenario del último partido de las dos fases de grupos, ambas de Champions, y el equipo txuri urdin no ganó en ninguna. Eso sí, el 1-1 ante el Galatasary de la 2003-2004 bastó para clasificarse, mientras que en la 2013-2014 el 0-1 ante el Bayer Leverkusen era ya intrascendente, pues la Real estaba ya eliminada.

lunes, diciembre 04, 2017

Penalti a la Real, gol (casi) seguro

Willian José anota el último penalti a favor de la Real.
Si analizamos todos los penaltis lanzados a lo largo de la historia de la Liga, el porcentaje de acierto está en torno al 75 por ciento. Si nos ceñimos a los penaltis lanzados por la Real Sociedad en las últimas seis temporadas, contando la presente, ese porcentaje se dispara hasta el 95,6. Xabi Prieto, Vela y Willian José son los artífices de un dato que resulta espectacular, pues entre los tres han conseguido transformar 22 de las últimas 23 penas máximas que los árbitros han señalado a favor del conjunto txuri urdin. Solo ha habido un fallo en estas seis Ligas, el del mexicano ante el Valencia en la temporada 2016-2017, en el encuentro disputado en el estadio de Anoeta. Todos los demás, gol. Si hay penalti a la Real, podemos decir que casi seguro que acabará en el fondo de la portería rival, y eso es algo que da una tranquilidad impresionante.

La racha, no deja de ser curioso, arrancó después de una temporada aciaga desde el punto de penalti, la 2011-2012. La Real solo dispuso de dos penaltis a favor en esa Liga y falló los dos. Más casualidades, ambos penaltis fueron contra el Betis, uno en la primera vuelta y otro en la segunda, y en ninguno de los dos encuentros se encontraba sobre el césped su gran especialista de la última década, Xabi Prieto. Agirretxe falló el del partido en Anoeta y Griezmann el del Benito Villamarín. A partir de ahí, con el penalti que Vela anotó ante el Zaragoza ya en la temporada 2012-2013, comenzó esta espectacular racha txuri urdin.

Resulta obligado comenzar a desgranar este registro, no obstante, con los números de Xabi Prieto, que en toda su carrera ha anotado 23 de los 24 penaltis que ha lanzado. Si él hubiera sido el único lanzador de la Real desde que debutara en el primer equipo, allá por la temporada 2003-2004, su leyenda habría sido absolutamente escandalosa. Pero tanto en Primera como en Segunda ha habido bastantes jugadores que han llegado a disparar desde los once metros, desde Karpin o Nihat cuando todavía era un joven debutante a Víctor, Abreu o incluso Gerardo en Segunda, hasta llegar a los mencionados Vela y Willian José. El capitán realista, no obstante, ya ha dejado muy atrás su único fallo, en la temporada 2006-2007 y ante el Athletic, y ha convertido los siete que ha lanzado en estas seis últimas Ligas.

El que más penaltis ha anotado en este tiempo es, efectivamente, el mexicano Carlos Vela, que ha transformado diez. Sus porcentajes, aún siendo impresionantes, no llegan a la categoría de los de Prieto, aunque solo ha fallado un penalti con la camiseta de la Real, el mencionado ante el valencianista Alves. Los dos, de todos modos, han perdido protagonismo en esta faceta y ahora el primer lanzador txuri urdin es Willian José, que hasta ahora presenta una hoja de servicios inmaculada desde los once metros, cinco lanzamientos y cinco goles.

Su efectividad no es el único dato interesante en torno a los penaltis que ha tenido la Real a favor en las últimas seis campañas. De los 21 partidos en los que ha dispuesto de una pena máxima, solo perdió tres, y cada uno con un lanzador diferente: 4-3 ante el Real Madrid en el Santiago Bernábeu en la 2012-2013, convertido por Xabi Prieto; de nuevo 4-3 ante el Almería en la 2013-2014, tras el gol de esta suerte convertido por Vela; y finalmente el 2-1 en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid, con gol realista convertido por Willian José tras una pena máxima.

Las temporadas en las que más penaltis ha anotado la Real en esta horquilla son la 2012-2013 y la 2016-2017, con siete en cada una. La que menos, la 2015-2016, cuando solo disfrutó del penalti que transformó Xabi Prieto ante el Deportivo. Por rivales, de los quince equipos contra los que ha podido disfrutar de un penalti a favor, al que más penas máximas ha marcado la Real en estos años ha sido el Atlético de Madrid, con tres. Al Valencia le ha disparado el mismo números de penaltis, pero contra el equipo che se produjo el único fallo de esta racha.

domingo, diciembre 03, 2017

La Real ha dejado escapar 12 puntos después de ir ganando

Ante el Atlético, tres puntos más dilapidados.
Dicen que en el fútbol lo más difícil es abrir la lata, marcar un gol, ponerse en ventaja. La Real lo hace mucho, y esta temporada está increíblemente lejos de saber aprovecharlo. El equipo de Eusebio ha conseguido ponerse por delante en diez de los catorce partidos que ha jugado ya en esta Liga, y solo ha sido capaz de ganar la mitad de ellos. En otras palabras, se le han escapado ya doce puntos que tenía conseguidos con un marcador favorable. Getafe y Atlético de Madrid le remontaron el 0-1 inicial, reduciendo la posibilidad de sumar tres puntos en cada encuentro a marcharse de regreso a San Sebastián de vacío. Además, el conjunto txuri urdin consiguió remontar un marcador adverso y ponerse por delante para acabar empatando ante Betis y Las Palmas, ambos encuentros en Anoeta. Otros dos puntos por cada uno de ellos que volaron del casillero realista. Y en Girona se puso por delante y no logró ganar, solo pudo sacar un empate a uno. Otros dos. En total doce puntos que han volado.

¿Y cuántos ha recuperado la Real viéndose por debajo en el marcador? Solo cinco, menos de la mitad de los que ha perdido, aunque en realidad esa cifra tendría que reducirse a tres. La razón está en que la única remontada completa que ha conseguido ejecutar el equipo de Eusebio fue la de la primera jornada, ante el Celta. El equipo vigués se puso hasta dos veces por delante, 1-0 y 2-1, y acabó perdiendo 2-3. Los otros dos puntos que recuperó tras estar por detrás en el marcador, de hecho forman parte de las decepciones antes mencionadas, los empates ante Betis y Las Palmas después de ir ganando en algún momento del partido, con lo que en realidad, más recuperar un punto se acabaron perdiendo dos en cada uno de esos encuentros.

Quién marca el primer gol en sus duelos también dice mucho de esta Real. El equipo de Eusebio solo ha ganado cuatro de los siete partidos en los que hizo el 1-0. Ha sumado trece de 21 puntos de esta manera. Poco más de la mitad. Sin embargo, solo ha ganado un encuentro de los que empezó perdiendo, sumando cinco puntos de los 21 posibles. ¿Conclusión? Es muy fácil remontar a la Real y es muy complicado que la Real remonte. Así de sencillo. Si los de Eusebio hubieran ganado todos los partidos en los que tuvo ventaja en el marcador, tendría ahora 30 puntos y no los 19 que tiene y estaría metida de lleno no en la pelea por Europa, de la que se siente más lejos de lo que realmente está, sino por la Champions. Si a eso sumamos la dolorosa e histórica remontada que protagonizó el Lleida en la Copa, resulta evidente que los ambiciosos objetivos que se marcó el club se quedan en nada mientras no se encuentren soluciones a este problema.

viernes, diciembre 01, 2017

PREVIA Atlético de Madrid - Real Sociedad. Obligados por dignidad

Odriozola, en el partido de la pasada temporada en el Calderón.
Hay pocos escenarios en los que se exija menos a la Real que en el estadio del Atlético de Madrid. Santiago Bernabéu y Camp Nou. Nada más. La historia no es benévola, y el equipo de Simeone se ha colocado en una posición en estos últimos años en la que el equipo txuri urdin no le ha molestado demasiado. Pero la histórica debacle copera hace que la única forma en la que la Real puede afrontar este partido (sábado, 16.15 horas, Wanda Metropolitano, beIN La Liga) sea como si fuera una final. Como si fuera el último y no hubiera más. La Real está obligada por dignidad.  Obligada porque una deshonrosa noche como la del miércoles no se puede esquivar con el olvido. Los once que jueguen, los tres que salten después, los que simplemente se vistan y el cuerpo técnico, todos, están obligados a pedir perdón por la infame noche ante el Lleida de la única forma posible, devolviéndole al escudo parte de la dignidad que le robaron con una derrota histórica e injustificable.

Tras la debacle del miércoles, Eusebio ha optado por la vía más fácil. Dos jugadores tenía que dejar fuera de la convocatoria por motivos técnicos, y nadie podrá sorprenderse de los elegidos, Carlos Martínez y Rubén Pardo. El primero acabó sin fuelle, agotado tras once meses sin jugar, y el segundo es claramente el jugador que menos le gusta a su técnico. Juega cuando no queda más remedio en la política de rotaciones de esta temporada. Con este panorama, quizá el club habría tenido que ser valiente y venderle. Porque ahora mismo se está destruyendo la carrera de Pardo, así de claro, y eso es algo que no merece ninguno de nuestros jugadores. Junto a ellos, verán el partido en la grada el sancionado Llorente y por razones médicas los tres nombres ya conocidos de antemano, Guridi, Agirretxe y un Januzaj que no se ha recuperado del virus que ya le impidió jugar en Copa.

Como en la Copa hubo rotaciones, lo normal es que el once que juegue en el Wanda Metropolitano se acerque mucho al once preferido de Eusebio. Rulli volverá a la portería tras descansar en la Copa y ya con visos de jugar todo lo que queda en la temporada, con Iñigo Martínez y Navas en el centro, con Odriozola y Kevin como laterales, ambos regresando a la titularidad. El centro del campo lo volverán a forma Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto. Y en el ataque hay una plaza en el aire, toda vez que Oyarzabal y Willian José parecen fijos, incluso aunque el canterano, inicialmente descartado, tuviera que suplir a Januzaj en la convocatoria ante el Lleida. Canales y Juanmi parecen disputársela. Da la impresión de que Aritz Elustondo, De la Bella, Zubeldia y Bautista tienen muchas menos papeletas de formar en el once inicial y acompañar a Toño Ramírez en el banquillo.

El empate de la pasada jornada ante el colista, Las Palmas, impidió que la Real pudiera asomarse a las plazas europeas, y sigue siendo séptima, con 19 puntos y a dos de la sexta plaza. El Atlético de Madrid es tercero, ocho puntos por encima del cuadro txuri urdin, con 27. Aunque el Wanda Metropolitano es vulnerable, y tres equipos de los cinco que han pasado por allí han sacado un empate, todavía nadie ha ganado como visitante en el nuevo estadio atlético, un estadio en el que apenas se ven goles, cinco de los locales y dos de sus rivales en los cinco partidos disputados. El Atlético es, de hecho, uno de los tres equipos invictos de la competición junto a Barcelona y Valencia. La Real, por su parte, es el quinto mejor visitante de la Liga, con diez puntos sumados a domicilio, con tres victorias y un empate. Eso sí, el equipo realista no ha ganado en sus dos últimas salidas y solo ha sumado los tres puntos en uno de los últimos cinco partidos jugados.

Tras las visitas a Real Madrid y Barcelona, la historia determina que viajar a Madrid para jugar contra el Atlético ofrece el peor de los pronósticos. De los 65 partidos que han jugado ambos equipos en la historia de la Liga, todos ellos en Primera, 46 se saldaron con triunfo local, solo seis con triunfo txuri urdin y los 13 restantes fueron empates. Tan complicado es esta salida que la victoria más holgada lograda por la Real es el 0-3 de la temporada 1928-1929, en el primero de los encuentros entre ambos equipos, con goles de Bienzobas, Cholín y Kiriki. La peor goleada sufrida aconteció en el antiguo Metropolitano, el 6-2 de la temporada 1942-1943. Desde la temporada 2006-2007, si la Real marcó, al menos puntuó. Lo malo es que no marca desde la última vez que ganó, 0-1 en la temporada 2012-2013 con un tanto de Xabi Prieto. Desde entonces, cuatro derrotas, 10 goles en contra y, efectivamente, ninguno a favor.

La pasada temporada, la 2016-2017, la Real cayó por la mínima pero sin opciones reales de sacar algo de su última visita al Vicente Calderón. Sin Illarramendi y con Zubeldia, de hecho fue este último el mejor del partido, el equipo txuri urdin estuvo siempre a merced de los colchoneros. Filipe Luis hizo el único gol del partido al filo de la media hora tras una doble combinación en la frontal del área. Antes del descanso, el Atlético tuvo que marcar algún gol más, pero falló ocasiones increíbles, sobre todo una doble de Torres, y Rulli sacó alguna que otra jugada de gol. En la segunda parte la Real mantuvo cierto control del partido pero sin llegar a crear ninguna ocasión verdaderamente clara. Las pocas llegadas que tuvo murieron sin problemas en las manos de Oblak. De hecho, y a pesar de lo mal que lo pasó la grada del Calderón, siempre estuvo más cerca el 2-0 que el 1-1.

martes, noviembre 28, 2017

PREVIA Real Sociedad - Lleida. Una Copa peligrosa

Miguel Fuentes, en el último duelo copero ante el Lleida, en 1993.
Con la euforia europea lejos de trasladarse a la Liga, la Copa es peligrosa. La Real afronta el partido de vuelta ante el Lleida (miércoles, 19.30 horas, Anoeta, beIN Max 1) con una ventaja mínima, el 0-1 de la ida, con muchas dudas sobre su rendimiento como local y en las semanas de tres partidos y con el añadido de que Eusebio haya prescindido para este encuentro de toda su columna vertebral. Será la Copa de las rotaciones, y eso en principio no sigue la misma línea que marcó el técnico txuri urdin la pasada temporada. Habrá muchos no habituales en el once inicial, por lo que sería bueno que los que jueguen tengan claro que conviene cerrar la eliminatoria cuanto antes y no estar expuestos a un drama copero como los que no hace tanto tiempo eran bastante habituales en Anoeta. El objetivo es ese, pasar y hacerlo con la comodidad suficiente como para no enturbiar el futuro inmediato de un equipo que, por ahora, mantiene sus mensajes ambiciosos.

La cuestión es que Eusebio ha dejado fuera de la convocatoria al menos a cuatro titulares, Kevin Rodrigues, Illarramendi, Oyarzabal y Willian José. Al menos cuatro, porque su lista es de 17 jugadores, cuando solo podrán contar con 16 por ser su rival de Segunda B, y habrá que esperar a las horas previas al partido para saber cuál es el quinto descarte por motivos técnicos que sume a los lesionados Guridi y Agirretxe. Desde ahí, desde la enfermería, llega en todo caso la gran noticia de esta convocatoria, porque Carlos Martínez vuelve a una lista once meses después. Es decir, que si Eusebio tiene la intención de hacerle jugar, Odriozola también podría quedarse fuera y hacer que sean cinco los habituales titulares que vean el encuentro desde la grada. Si Carlos Martínez va a jugar en el Wanda Metropolitano por la previsible sanción de Odriozola, lo suyo sería que tuviera minutos ante el Lleida para coger ritmo de competición.

El que sí jugará, tal y como ha confirmado Eusebio en la víspera, es Toño Ramírez, que tendrá así su segunda oportunidad como titular y de nuevo entre las dudas que sigue generando Rulli, fallón en los dos goles que encajó ante Las Palmas pero después salvador con una parada antológica. En la defensa, lo normal será que jueguen Carlos Martínez y De la Bella como laterales, con Llorente como fijo, porque también está sancionado en Liga, y probablemente Navas como su acompañante en el centro de la zaga. Sin Illarra, lo normal es que Zubeldia juegue de 4, y en sus acompañantes está la gran incógnita. Los habituales Prieto y Zurutuza, junto a Canales y Pardo, se juegan las dos plazas restantes. En ataque, tienen todas las papeletas para jugar Vela, Juanmi y Bautista. Para el banquillo, y a la espera del descarte, quedarían Rulli, Aritz Elustondo, Odriozola y Januzaj.

Con la presente, Real Sociedad y Lleida se han cruzado en Copa en tres ocasiones. Los dos precedentes se saldaron a favor del conjunto realista, que pasó ambas eliminatorias y ganó los dos partidos jugados como local, siendo en ambas ocasiones el encuentro de vuelta como sucede en este tercer duelo. En la temporada 1978-1979, la Real ganó 3-1 con dos goles de Iriarte y uno de Satrútegui tras el 0-1 de la ida, y en la 1992-1993, el equipo txuri urdin ganó aún con más comodidad, 3-0, tantos de Alkiza, Kodro y Oceano, tras el 0-0 del primer choque. El Lleida, eso sí, sabe lo que es ganar en San Sebastián, y además con un resultado que le daría la clasificación en la presente eliminatoria. En la temporada 1993-1994 venció por 1-3, convirtiéndose en el primer equipo en conseguir la victoria en el entonces recién inaugurado estadio de Anoeta.

Aunque pueda parecer un resultado frecuente, la Real no se planta con 0-1 en un partido de vuelta de Copa que se juegue en San Sebastián desde la temporada 1989-1990, cuando ganó al Burgos con un gol de Lasa. Esta es la undécima ocasión en la que el equipo txuri urdin ha inaugurado una eliminatoria copera con un 0-1 fuera de casa en el partido de ida, y la buena noticia es que nunca se ha dejado remontar este resultado hasta ahora. Eso sí, todas estas eliminatorias tuvieron lugar hace muchos años, desde la que enfrentó al Racing en la temporada 1967-1968 hasta el mencionado ante el Burgos de 1989. En las temporadas 1978-1979 y 1979-1980, el equipo realista repitió en dos rondas este resultado, ante el propio Lleida y el Sestao en la primer ay ante el Peña Sport y el Bilbao Athletic en la segunda. La Real no sufre una remontada en Copa desde la temporada 2011-2012, cuando tras el cómodo 2-0 que logró ante el Mallorca en la ida en Anoeta sufrió un sonrojante 6-1 en las islas.

sábado, noviembre 25, 2017

PREVIA Real Sociedad - Las Palmas. La euforia europea debe dar el salto a la Liga

La Real goleó 4-1 a Las Palmas en su última visita.
La Real está eufórica en Europa, clasificada ya para la próxima ronda de la Europa League, pero esas sensaciones tienen que dar ya el salto a la Liga, empezando por esta misma jornada (domingo, 16.15 Anoeta, beIN La Liga). Las Palmas llega a San Sebastián en situación precaria, como colista de Primera, pero todavía con Pako Ayestarán en el banquillo. La Real, lo dicho, con una oleada de optimismo derivada de su casi inmaculada trayectoria en el Viejo Continente pero también con la necesidad de que ese estado de ánimo se traslade de una manera más regular a su actuación en el campeonato liguero. El equipo txuri urdin necesita sumar de tres en tres para poder meterse, ya por fin, en la pelea europea que ahora mismo observa justo desde la barrera de la séptima posición. El partido es propicio para acercarse, pero por eso mismo también es peligroso.

Continuismo en la lista de Eusebio, a pesar de los cambios. Continuismo porque los que descansaron ante el Rosenborg, Llorente y Kevin, regresan al grupo, y también lo hace Zurutuza tras superar las molestias que le impidieron estar en el último duelo europeo. Y los que salen del grupo de 18 son los dos sustitutos de los defensas en Trondheim, Navas y De la Bella, y Rubén Pardo, que ahora mismo está en una posición muy delicada que, además, empeorará con toda seguridad cuando Guridi se recupere. Este, junto a Agirretxe, es el único futbolista que ocupa la enfermería realista. Carlos Martínez, aunque tiene el alta, todavía no entra en los planes de Eusebio. Con estos cambios, es fácil aventurar algunas de las modificaciones que el técnico realista introducirá en el once, uno más dentro de la política de rotaciones que ha abrazado Eusebio esta temporada para afrontar las tres competiciones.

Rulli, a pesar de que sigue emitiendo señales de que está muy lejos de su mejor forma, seguirá estando bajo palos, y parece seguro que la defensa la formarán Iñigo Martínez y Llorente en el centro y Odriozola y Kevin en las bandas. Eusebio podrá alinear a su centro del campo de gala, el que forman Illarramendi, Zurutuza, que volverá así al once inicial, y Xabi Prieto. Y en ataque la opción más segura sería apostar por Oyarzabal, Januzaj y Wiñlian José. Si se cumpliera esta previsión, el banquillo lo formarían Toño Ramírez como guardameta suplente, Elustondo, Zubeldia, Canales, Vela, Juanmi y Bautista. Mucha pólvora en el banquillo y muy pocas opciones defensivas, ya que Eusebio apuesta por Elustondo y Zubeldia como los polivalentes recambios que podrían hacer frente a cualquier eventualidad.

Con su empate en Montilivi, la Real mantuvo la séptima posición, ahora mismo en solitario tras la derrota del Betis, con sus 18 puntos. Está a tres de la zona de Europa League, que cierra ahora mismo el Villarreal, y a seis de la Champions, frontera que marca el Atlético de Madrid. Las Palmas, como se ha dicho, cierra la clasificación con tan solo seis puntos y está ahora mismo a cinco de la salvación. La Real suma tres partidos sin perder en Anoeta, pero solo ganó uno, el último, 3-1 ante el Eibar. Ninguno de los diez primeros clasificados suma menos puntos como local que la el equipo txuri urdin. Las Palmas llega a Anoeta con ocho derrotas consecutivas y con solo tres puntos lejos de su estadio, los que consiguió con el 1-3 logrado en La Rosaleda ante el Málaga en la tercera jornada de Liga. Mientras que solo Barcelona, Valencia y Betis han marcado más goles en casa que la Real, solo Betis y el propio Eibar han encajado más goles que los canarios como visitantes.

Donostia es una plaza que a priori debería asustar a Las Palmas, que además vivió allí su descenso de 2002, porque de las 33 veces que la ha visitado nada menos que 25 se han saldado con victoria de la Real. En los 30 partidos disputados en Primera, el equipo txuri urdin ganó 23, los canarios dos y los cinco restantes acabaron en empate. 6-0 es la mayor goleada realista, y se dio en dos encuentros, el de la temporada 1959-1960 con dos tantos de Paz y uno de Gallastegui, Rivera, Echarri y Gordejuela, y en la 1985-1986, cuando también hubo un doble, de Bakero, y cuatro goleadores más, Uralde, López Ufarte, Zamora y López Rekarte. Las dos victorias de Las Palmas ante la Real en San Sebastián fueron por 0-1, en las temporada 1967-1968 y en la 2015-2016. En Segunda ha habido tres choques, los tres en el último paso realista por la categoría, con dos victorias para la Real y un empate, precisamente en la temporada en la que se consiguió el regreso a Primera, la 2009-2010.

La pasada temporada, la Real logró una contundente victoria ante Las Palmas y rompió tres visitas seguidas sin vencer a los canarios. Y la estrella fue, precisamente, un ex jugador de Las Palmas, Willian José, que marcó dos goles. El primero llegó, de hecho, en el primer minuto de juego, lo que colocó a la Real en posición de mandar a su antojo en el encuentro. Los de Quique Setién, que habían comenzado la Liga de manera espléndida, fueron arrollados por los de Eusebio. A los 21 minutos el partido se decantó definitivamente para el cuadro txuri urdin. Boateng evitó el segundo gol de la Real con la mano, fue expulsado y Vela marcó el penalti. Con 2-0 y uno más sobre el equipo, los realistas disfrutaron. Zurutuza hizo el tercero pasado la media hora y Willian José firmó su doblete desde el punto de penalti, tras una pena máxima sufrida por Oyarzabal. En el minuto 55 Tana hizo el 4-1 final y casi propicio el pitido final aunque quedara más de media hora por jugarse.

miércoles, noviembre 22, 2017

PREVIA Rosenborg - Real Sociedad. La clasificación no tiene que esperar

La Real goleó al Rosenborg en Anoeta.
Primer día clave para el futuro europeo de la Real, que puede dejar certificado su pase a la siguiente ronda en esta quinta jornada de la liguilla (jueves, 19.00 horas, Lenkerdal Stadion, beIN Max 1). Si la Real puntúa en su visita al Rosenborg, estará en el próximo bombo de la Europa League. Si pierde, se lo jugará en la última jornada, ante un Zenit que ya sería primero. Y sumar los tres puntos dejará en el aire la primera plaza del grupo para una final con el equipo ruso. La importancia del choque está fuera de toda duda y como tal lo tiene que afrontar el equipo de Eusebio, que tiene una importancia ausencia, la de Zurutuza, y que sigue obligada a despejar las dudas de su irregular comportamiento de esta temporada, en la que sigue combinando grandes actuaciones con decepciones importantes como las de las dos últimas salidas ligueras. Europa, de momento, es otra historia y la Real sigue en disposición de hacer algo grande. Por eso es importante certificar ya la clasificación.

Eusebio no ha despejado las incógnitas porque, como suele ser habitual en los viajes europeos, ha desplazado a más jugadores de los que podrá tener en el césped y en el banquillo. En este caso, 20, de los cuales habrá dos descartes. Uno será el tercer portero, Zubiaurre, y el otro, si se cumple lo que hasta ahora hemos venido viendo en lo que llevamos de temporada, bien podría ser Rubén Pardo. La mencionada ausencia de Zurutuza por lesión, que se une en la enfermería a Guridi y a Agirretxe, y en cierta manera a Carlos Martínez, que aunque ya tiene el alta médica aún sigue en ese proceso de rodaje que Eusebio quiere darle antes de que tenga minutos, se une a un descarte algo sorprendente, el de Llorente, al que el técnico txuri urdin da descanso en este encuentro, el último desplazamiento europeo de la primera fase.

El once, en teoría, no presentará muchos cambios con respecto al equipo tipo de los últimos encuentros. Rulli estará bajo palos. Odriozola y Kevin serán los laterales, aunque no se puede descartar que De la Bella tenga opción de jugar su encuentro 200 en la Real, con Iñigo Martínez y Elustondo como centrales. Navas es una opción algo más arriesgada, porque no ha demostrado estar en condiciones óptimas cuando ha estado sobre el césped. El centro del campo contará con dos de los tres titularísimos, Illarramendi y Xabi Prieto, y queda por ver quién será el sustituto de Zurutuza, papel que se juegan Zubeldia y Canales. En ataque, Oyarzabal y Willian José parecen seguros y la última plaza del once, siempre y cuando Canales no cuente para este puesto, se la jugarían Vela, Juanmi y Januzaj. A la espera del descarte, menos opciones de ser titulares tienen Toño, Pardo y Bautista.

Con el Zenit líder del grupo con 10 puntos, la Real segunda con nueve, el Rosenborg tercero con cuatro y el Vardar cuarto con su casillero en blanco, las cuentas son sencillas. Si la Real puntúa, estará en los treintaidosavos de final, porque al menos mantendría los cinco puntos de ventaja sobre el Rosenborg con solo tres por jugar. En caso de perder ante el Rosenborg, hay dos escenarios. Si la derrota es menor que el 4-0 con el que la Real superó a los noruegos en Anoeta, le bastaría un empate en la última jornada ante el Zenit. Si no, tendría que ganar si el Rosenborg hace lo propio ante el Vardar. En caso de que la Real certifique la clasificación en esta jornada, quedaría en disputa la primera plaza del grupo. Dando por segura la victoria del Zenit ante el Vardar, la Real dependería de sí misma en la última jornada para ser primera en cualquier caso. Si empata, quedaría tres puntos por detrás del Zenit, por lo que tendría que superar el 3-1 con el que cayó en Rusia. Si alcanza doce puntos en esta jornada, le bastará con ganar por cualquier marcador.

Con este encuentro ante el Rosenborg, la Real visitará Noruega por primera vez en su historia. Este país se convertirá en el vigésimo que acoja al cuadro txuri urdin en sus visitas europeas. Es la primera vez también, en las tres liguillas que, con esta, ha disputado la Real, que puede dejar certificada su clasificación antes de la última jornada. En la Champions de la temporada 2003-2004 logró el pase con un empate en el último partido, jugado en Anoeta ante el Galatasaray, y en la misma competición de la temporada 2013-2014 llegó al último encuentro ya eliminada e incluso sin posibilidades de alcanzar la tercera plaza y caer a la Europa League. Si gana, la Real logrará su mejor liguilla europea a domicilio, porque sumaría seis de nueve puntos posibles. Su récord está en los cuatro que logró en la 2003-2004, ganando al Galatasaray por 1-2 y empatando a dos con Olimpiakos. Será el 35º partido europeo a domicilio, de los cuales la Real ha ganado ocho, ha empatado seis y ha perdido 20.

jueves, noviembre 16, 2017

PREVIA Girona - Real Sociedad. Ser ambiciosos exige ganar partidos como este

Carlos Martínez, en la última visita a Montilivi, en 2010.
Vuelve la Real a la Liga tras el nuevo parón de selecciones (viernes, 21.00 horas, Montilivi, beIN La Liga) y vuelve con ganas de dar ya el salto a las posiciones europeas. Nadie en la Real tiene dudas de que el objetivo de esta temporada tiene que ser ambicioso, todas las semanas algún responsable del equipo o del club habla abiertamente de ello. Y para alcanzar esas metas, es importante ganar partidos como el que afronta en Girona, su primera visita en Primera División al campo gerundense. Y, ojo, no porque el Girona vaya a ser un equipo fácil, ni mucho menos, porque en su último partido como local ganó al Real Madrid. Pero la Real necesita dar un nuevo golpe sobre la mesa que frene la irregularidad de los últimos meses y devuelva a los de Eusebio a la senda triunfal con la que comenzó la temporada. Son tres puntos muy importantes para que Anoeta vuelva a ser importante y permita a la Real acostumbrarse a sumar de tres en tres.

La noticia de la convocatoria está en la ausencia de Vela por una gastroenteritis. El mexicano está en sus últimas semanas de txuri urdin y por ahora está teniendo demasiadas dificultades para despedirse de la mejor manera. Vela queda fuera por motivos físicos junto con Guridi y Agirretxe. Carlos Martínez, con el alta desde hace tiempo, sigue esperando la oportunidad de sumarse al grupo. Y los dos descartes por motivos técnicos no deparan ninguna sorpresa. A Navas le sigue pesando mucho la lesión que sufrió en la segunda jornada de Liga y ahora mismo parece el cuarto central de la plantilla, y Pardo es, claramente, el jugador menos del gusto del entrenador txuri urdin, lo que nuevamente le vuelve a dejar fuera de la convocatoria. Ya es demasiado obvio que la estrella de Pardo en la Real está bastante apagada y parece complicadísimo que pueda cambiar el viento para él.

Teniendo en cuenta que los internacionales han llegado bien, lo normal es que el once que coloque Eusebio en Montilivi se aproxime mucho al equipo ideal. Así, jugarían Rulli bajo palos, Iñigo Martínez y Diego Llorente como centrales, con Odriozola y Kevin en los laterales. El centro del campo será el predilecto por el técnico realista, el que forman Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto. Y en ataque son fijos Oyarzabal y Willian José, mientras que la última plaza del equipo se la disputa un abanico de jugadores bastante amplio, el que forman Canales, Januzaj y Juanmi, sin que esté muy claro quién parte con ventaja. Para el banquillo quedarían con teórica seguridad Toño Ramírez, Aritz Elustondo, De la Bella, Zubeldia y Bautista.

Con su victoria en el derbi guipuzcoano ante el Eibar, ala Real vuele a estar al borde de las plazas europeas, se colocó séptima con 17 puntos, a dos del sexto, el Sevilla, que tiene 19, aunque de momentos a seis de la zona Champions, que cierra el Atlético de Madrid con 23. El Girona está teniendo un arranque de Liga espléndido, es décimo con 15 puntos, lo que le da un colchón de nueve sobre la zona de descenso. El equipo de Eusebio quiere mantener sus buenos números visitante, ya que solo los cuatro primeros han sumado más puntos que la Real lejos de sus estadios. Son nueve, gracias a las tres victorias. Eso sí, sus dos derrotas a domicilio han llegado en los tres últimos encuentros. El Girona no es, ni mucho menos, uno de los mejores conjuntos locales, ya que apenas ha ganado dos de sus seis partidos en casa. Eso sí, el equipo catalán llega lanzado, con tres victorias consecutivas, incluyendo el 2-1 con el que superó en su estadio al Real Madrid.

Este Girona - Real Sociedad será el primero que se dispute en la máxima categoría del fútbol español. Hasta ahora, estos dos conjuntos solo se habían enfrentado en Segunda División y con un bagaje no demasiado esperanzador para el equipo txuri urdin. De los cinco partidos jugados, solo uno acabó con victoria de la Real, el que se jugó en la temporada 1942-1943, con un marcador de 1-2 y goles de X y X. El cuadro lo completan tres derrotas y un empate. En su último paso por Segunda División hubo dos encuentros entres estos dos equipos y la Real no solo no ganó sino que ni siquiera fue capaz de marcar un solo gol en Montilivi, arrancó un empate a cero, su única igualada en la historia, en la campaña 2008-2009 y cayó por 1-0 en la 2009-2010. La Real, de hecho, solo ha marcado tres goles en esos cinco partidos, los de su única victoria y el que cerró su peor derrota, 4-1 en la campaña 1948-1949.

La última visita de la Real a Girona es la de la temporada del último ascenso txuri urdin a Primera, la 2009-2010, pero ni aún así logró ganar el equipo entonces entrenado por Martín Lasarte. Su derrota, por 1-0, llegó eso sí de manera bastante injusta, tanto por méritos deportivos, aunque el juego fue bastante escaso por parte de los dos equipos, como por la actuación arbitral. Una extraña mano de Ansotegi, en pugna con un atacante del Girona y de espaldas al balón, se convirtió en el penalti que decidió el partido mediada la primera mitad. La Real no hizo un buen partido pero sí tuvo ocasiones de sobra para, al menos, firmar el empate, sobre todo con un disparo cruzado de Aranburu. Bueno, además, fue objeto de un claro penalti todavía en la primera parte, y en la segunda hubo otro, casualmente, por mano que el colegiado decidió no pitar tampoco.

lunes, noviembre 06, 2017

Ya son 13 goleadores

El primero de Januzaj, ante el Eibar.
Adnan Januzaj ha marcado su primer gol con la Real Sociedad y amplia la nómina de goleadores de la presente temporada a trece jugadores. Entre ellos se reparten los 39 goles que ya ha marcado el equipo txuri urdin entre los 16 partidos de Liga, Europa League y Copa del Rey que ya ha disputado, una cifra que convierte al equipo de Eusebio en el de mejor promedio goleador por partido de todos los que juegan la competición doméstica, superando los 41 goles en 18 partidos del Fútbol Club Barcelona. Casi nada. Quién sabe dónde podría estar ahora este equipo con estos datos de no haber mediado la pájara que ha sufrido, de haber fortificado algo mejor Anoeta o de no haber sufrido tantos percances en forma de lesión en su defensa.

Willian José es por ahora el máximo goleador de la temporada con ocho tantos, pero hay que recordar que cuatro de ellos los hizo el mismo día, en el festival anotador ante el Vardar. Por eso, no es exagerado decir que el valor patrimonial del gol ahora mismo es cosa de Oyarzabal. Lleva siete, seis de ellos en Liga. Con el paso de los partidos, estos dos atacantes han impuesto la lógica y desbancado a Diego Llorente como máximo goleador del equipo, que lo fue durante unos cuantos días gracias a los cinco tantos que lleva, dos en Liga y tres en la Europa League. Juanmi, máximo artillero entre todas las competiciones de la pasada temporada, lleva ya cuatro. Y Asier Illarramendi, la gran sorpresa de este ránking, suma ya tres, todos ellos en la Liga.

Xabi Prieto, Aritz Elustondo, con dos cada uno, y Kevin Rodrigues y ahora Adnan Januzaj, con uno, solo han visto puerto en partido de Liga. En cambio, solo han marcado en competición europea Alberto de la Bella, que ha hecho dos, Jon Bautista y David Zurutuza. El único gol de la Copa lo ha hecho Canales. Y ojo, que estos goles tienen su valor. Por ejemplo, el gol de Januzaj ha supuesto para él el final de una sequía de más de un año, no hacía un gol desde agosto de 2016, en la Copa inglesa. Y el que hizo Canales ante el Lleida acababa con casi dos años sin ver puerta, y lo hizo precisamente en la Copa, ante Las Palmas, en diciembre de 2015.

Quitando lógicamente a los dos porteros, Rulli y Toño, quedan ocho jugadores de la primera plantilla por estrenarse. Entre ellos están los dos únicos futbolistas que todavía no han celebrado ningún con el primer equipo, Álvaro Odriozola e Igor Zubeldia. A ellos se suman Iñigo Martínez, Raúl Navas, Rubén Pardo, Carlos Vela (que suma ya más de 450 minutos sin estrenarse), Imanol Agirretxe y el único que todavía no ha podido debutar esta temporada, Carlos Martínez. Tampoco han visto puerta otros dos futbolistas que han debutado desde el Sanse, Andoni Gorosabel y Ander Guevara, aunque este no ha llegado a jugar ni siquiera veinte minutos.

sábado, noviembre 04, 2017

PREVIA Real Sociedad - Eibar. Dos meses sin ganar son ya demasiados

Vela marcó en el último Real Sociedad - Eibar.
Lleva la Real más de dos meses sin conocer la victoria en Anoeta en un partido de Liga, desde que venciera en el primero de los cinco que ha jugado como local, el día 25 de agosto y con el Villarreal como rival. Demasiado. Y llega el Eibar, el derbi guipuzcoano de Primera (domingo, Anoeta, 18.30, beIN La Liga), y la Real ya no puede esperar más para ganar. Eusebio, además, recupera a casi todos sus efectivos y alineará lo más parecido a lo que es su once ideal. Con él tendrá que poner fin a una racha nefasta como local, cuatro sin ganar, y sumar tres puntos que impidan que la cabeza de la Liga se pueda escapar. Y sobre todo para tener una tranquilidad importante ante el nuevo parón de selecciones, al que se puede llegar con un pie en la siguiente ronda de la Europa League y de la Copa del Rey, pero también en una buena posición para sumarse a la lucha europea.

Tener a casi todos los jugadores a su disposición y con este respiro por los compromisos internacionales hace que Eusebio trace con la convocatoria una perfecta radiografía de su grupo. Las ausencias de Carlos Martínez, Guridi y Agirretxe por razones médicas son la única salvedad. Pero, a día de hoy, está claro que Navas se ha quedado como cuarto central de la plantilla, que Pardo lo va a tener muy difícil para jugar hasta que sea la última posibilidad, y que Bautista, incluso después de haber marcado su primer gol de la temporada ante el Vardar, también ocupa el último lugar en el ataque. Ellos son los descartados por razones técnicas en una lista a la que regresan Llorente, Kevin Rodrigues y Vela, y en la que no está Gorosabel, a pesar de su buen partido europeo.

El once, como se ha dicho, será muy parecido al de gala. Rulli estará bajo palos, con Iñigo Martínez y Llorente en el centro de la zaga, y Kevin y Odriozola en los laterales. Eusebio podrá volver a alinear a su centro del campo fetiche, el que forman Illarramendi, que vuelve tras el partido de sanción que cumplió en Getafe, Zurutuza, que reapareció con 45 minutos ante el Vardar, y Xabi Prieto, que precisamente en el choque europeo dejó de jugar un solo minuto después de muchísimo tiempo. Y en ataque parece probable que repitan Oyarzabal, Juanmi y Willian José, aunque no es descartable la titularidad de Januzaj por el malagueño. Quienes parece que tienen menos opciones de entrar en el once son Toño Ramírez, Elustondo, De la Bella, que tendrá que esperar para jugar su partido 200 con la camiseta txuri urdin, Zubeldia, Canales y Vela.

La Real comenzó la jornada en la novena posición, con 14 puntos, a tres de la zona europea y a seis de la de Champions. El Eibar, por su parte, está en la última posición que permite mantener la categoría, la decimoséptima, con 8 puntos, dos por encima del descenso. El equipo txuri urdin solo ha ganado uno de sus cinco partidos en Anoeta, por lo que solo ha sumado más como local que los tres equipos que ocupan los puestos de descenso, Las Palmas, Málaga y Alavés. Eso sí, ha marcado al menos un gol en todos sus encuentros en casa y solo tres han marcado más, Barcelona, Valencia y Betis. Los armeros ganaron en su primera salida, en la primera jornada de Liga, 0-1 al Málaga, y desde entonces cuentan sus desplazamientos por derrotas, además con un contundente balance goleador de 15 goles encajados y solo uno anotado, un total de dos con el de la jornada inaugural.

A pesar de los pocos precedentes que hay entre los dos equipos, la historia es una clara aliada de la Real. El Eibar nunca ha ganado en San Sebastián. En Primera División han sido tres los enfrentamientos entre los dos equipos guipuzcoanos y la victoria se ha quedado en casa en dos ocasiones, con un empate para completar la estadística. Eso sí, son duelos de pocos goles y de victorias por la mínima. La Real nunca ha marcado más de dos y su victoria más amplia es el 2-1 de la temporada 2015-2016. En Segunda tampoco ha conseguido ganar el Eibar en Anoeta, pero en este caso tampoco la Real, puesto que los dos partidos disputados acabaron en empate, a uno en la 2007-2008 y a cero en la 2008-2009.

En el último duelo en el que ambos equipos se vieron las caras, la pasada temporada, la 2016-2017, se rompieron varias estadísticas. Nunca le había marcado al Eibar un jugador no canterano de la Real, y lo hicieron primero Juanmi y después Vela de penalti. Y nunca el Eibar había marcado dos goles en San Sebastián, y con los de Escalante y Pedro León, este ya en el tiempo de descuento, lograron sumar su primer punto en un derbi guipuzcoano de Primera. Fue un buen partido, jugado de poder a poder, y en el que desentonó un tarjetero Undiano Mallenco, que expulsó a Lejeune y a Juanmi, ambos por doble amarilla. Bajo la lluvia donostiarra, la Real pensaba que tenía el partido ganado y su asalto a los puestos de Champions League, pero el disparo de Pedro León en la última jugada del encuentro le birló dos puntos que dolieron más en lo anímico que en lo clasificatorio.

miércoles, noviembre 01, 2017

PREVIA Real Sociedad - Vardar. Una victoria innegociable

Willian José hizo cuatro goles al Vardar la pasada jornada.
La cuarta jornada de la Europa League (jueves, 21.05 horas, Anoeta, beIN Max 4) tiene que ser una victoria obligada. El Vardar llega a Donostia como uno de los peores rivales de la competición y viendo lo que sucedió en tierras macedonias, el histórico 0-6 que lograron los de Eusebio, se antoja totalmente imprescindible sumar los tres puntos, llegar a los 9 en la clasificación y dejar la clasificación casi a punto, en función de lo que suceda en el otro partido del grupo. Eso por lo que respecta a la clasificación, porque tanto en lo anímico como en lo futbolístico el equipo necesita gana, y ganar bien. Getafe ha provocado dudas, ha aumentado la herida que sufre la Real con el elevadísimo número de goles encajados y ha certificado la importancia de su centro del campo titular. Son muchos detalles los que están en juego y todos se verán de otra manera con un triunfo solvente que afiance la buena marcha txuri urdin en la clasificación.

Las rotaciones están haciendo que casi siempre haya muchas noticias en las convocatorias. Eusebio está dejando muy claras sus preferencias e incluso a jugadores señalados. Pardo, en ese sentido, es el más claramente destacado. Otra vez vuelve a quedarse fuera de la lista después de haber pisado el campo en los minutos finales del anterior encuentro. Junto a él, y eso también es noticia, se queda fuera Vela. Por el centrocampista, vuelve Zurutuza, la novedad más importante que llega desde la enfermería. Y es que el resto de los tocados no llegan a tiempo. Llorente y Kevin se quedan así fuera de la lista y verán el partido desde la grada junto a los ya habituales Carlos Martínez, Guridi y Agirretxe.

Sabiendo el rival y con la necesidad de sumar ya en Anoeta en partido de Liga, es probable que haya cambios en el once. Rulli seguirá bajo palos, con Iñigo Martínez y Navas presumiblemente en el centro de la zaga y Odriozola y De la Bella en los laterales. Por delante de ellos, teóricamente volverá Illarramendi, con Xabi Priteto y Zubeldia, que podría ser de la partida y Zurutuza esperar hasta el domingo para regresar a la titularidad. Por delante de ellos, una incógnita. Es difícil decir quién va a entrar en el once de entre el grupo que forman Canales, Juanmi, Januzaz, Oyarzabal, Willian José e incluso Bautista. Los que tiene muchas papeletas de empezar el partido en el banquillo son Toño Ramírez, Gorosabel, Elustondo y Navas.

La Real no puede dejar certificada su clasificación para los dieciseisavos de final en esta cuarta jornada, pero sí puede quedar muy bien encaminada. Es segunda con seis puntos, tres por debajo del Zenit y tres por encima del Rosenborg. Cierra la clasificación el Vardar, que cuenta sus partidos por derrotas. Si tanto Zenit como Real ganaran sus encuentros, la distancia entre los realistas y el equipo noruego sería de seis puntos, los que quedarían por jugarse. Pero como el primer criterio de desempate es el enfrentamiento directo entre los equipos empatados, dos derrotas de la Real y dos victorias del Rosenborg podrían dar todavía con los huesos del equipo txuri urdin en la tercera plaza y, por consiguiente, en su eliminación. Juegan, no obstante, el equipo más goleador de la Europa League, la Real, igualada precisamente con el Zenit, contra el segundo equipo que menos goles ha marcado, el Vardar, solo uno, superando únicamente el Macabbi Tel Aviv en el Grupo A.

El Vardar va a ser el primer equipo macedonio que juegue en San Sebastián en competición europea. El único equipo de la antigua Yugoslavia que visitó a la Real fue el Partizán de Belgrado. Aquel día, Larrañaga dio la victoria por un corto 1-0 enganchando una fenomenal volea al borde del área. Ese resultado no lo pudo hacer valer la Real en el encuentro de vuelta, y cayó eliminada por penaltis. Será el octavo partido de liguilla europea que ve Anoeta, hasta ahora con un balance totalmente igualado de dos victorias locales, dos visitas y tres empates. Eso sí, son tres los partidos consecutivos europeos en Anoeta conociendo solo la victoria y sin encajar un solo gol, ante Aberdeen y Kranodar, por 2-0 y 1-0 respectivamente, en las previas de la Europa League de la temporada 2014-2015 y ante el Rosenborg por 4-0 en la presente edición del torneo.

domingo, octubre 29, 2017

Una Real acribillada a niveles históricos

Con los dos del Getafe, la Real lleva ya 20 goles encajados.
Si hay algo que resulta increíble en la errática trayectoria de la Real, que alcanza niveles de una brillantez inmensa como lagunas de enorme profundidad, es el elevadísimo número de goles que está encajando. Tanto, que su portería está siendo acribillada a niveles ya históricos. Con los dos de Getafe, el equipo de Eusebio ya ha sacado el balón del fondo de su portería en 20 ocasiones, una contundente media de dos por partido que dificulta enormemente sumar puntos a pesar de haber anotado ya 21. Desde el mítico ascenso de Puertollano, en 1967 nada menos, la Real solo había llegado a la décima jornada de Liga encajando una cifra superior a esos 20 goles actuales en una ocasión, en la temporada 2000-2001.

Aquella Real de comienzo de siglo, con Asper de portero, comenzó la temporada empatando a dos en Anoeta ante el Racing, perdiendo 4-1 ante el Celta en Balaídos, empatando a uno en casa ante el Deportivo, ganando 1-2 en Montjuic al Espanyol, cosechando la peor derrota de la historia de Anoeta por 0-6 ante el Barcelona y encajando otro 4-1 en Vallecas ante el Rayo. Ahí acabó la etapa de Javier Clemente al frente del equipo txuri urdin. A su relevo, Periko Alonso, no le fueron mejor las cosas. Ya con Alberto bajo palos, perdió 1-4 en Anoeta ante el Real Madrid y, aunque ganó 0-1 al Alavés en Mendizorroza, en el único de los diez primeros partidos en los que no encajó gol, sumó dos derrotas más por la mínima, 0-1 ante el Mallorca y 1-0 ante el Oviedo. Hace 17 años eran 24 los goles que había encajado la Real a estas alturas.

Ahora ya son 20. Un gol del Espanyol, dos del Celta, Deportivo y Getafe; tres del Real Madrid, Levante y Valencia y cuatro del Betis suman esa escandalosa cifra para un equipo que tiene un rodaje y que en lugar de mejorar ha agudizado los problemas que acumula en este sentido desde la pasada temporada. En la 2016-2017, la Real encajó 53 goles, 1,4 por partido. Fue el equipo que más goles encajó entre los diez primeros de la clasificación. Pero es que ahora esa media se ha disparado hasta los dos goles por partido, sin que Eusebio haya sabido encontrar una explicación o una solución. Y es un lastre, como se decía histórico.

En la jornada 10 de Liga, solo en seis ocasiones llevaba más goles encajados el equipo txuri urdin que los que ya ha recibido esta temporada. El récord está en la temporada 1932-1933, cuando llevaba 32. En la 1934-1935, la del primer descenso a Segunda de la historia, eran 27. En la 1941-1942, cuando también se perdió la categoría, 25. 24, como ya se ha dicho, en la 2000-2001. Hasta los 22 llegó la Real de la temporada 1959-1960. Y uno menos, 21, llevaba encajados en la 1956-1957. 20, como ahora mismo, llevaba el equipo txuri urdin en las campañas 1931-1932, 1947-1948 y 1961-1962, la del penúltimo descenso a Segunda, en la etapa que finalizó con el ascenso de Puertollano. La Real 2017-2018 se suma a esta sangría que entra en la parte más negativa de los libros de historia y que urge frenar cuanto antes.

sábado, octubre 28, 2017

PREVIA Getafe - Real Sociedad. A seguir crecidos lejos de Anoeta

Canales, en el último encuentro en Getafe, 2015-2016.
A estas alturas, y viendo los resultados cosechados en Anoeta, es lícito decir que la Real está dando una mejor cara lejos de su estadio. La siguiente prueba, Getafe (domingo, 12.00, Coliseum Alfonso Pérez, beIN La Liga), una que clasificatoriamente parece menos exigente pero que seguro dará problemas al equipo txuri urdin, porque no es una plaza cómoda para la Real históricamente hablando, aunque haya puntuado allí en sus tres últimas visitas. Lo que está claro es que mientras se sigan escapando puntos de Anoeta Eusebio va a tener que seguir dependiendo de que sus muchachos rasquen puntos fuera a domicilio, ante un equipo en el que jugará Markel, con el que solo hay cláusula del miedo en Anoeta. Y habrá que hacerlo, además, con un centro del campo sin Illarramendi ni Zurutuza, dos de las tres piezas esenciales para Eusebio.

Aunque Eusebio no hubiera decidido llevar a cabo su política de rotaciones esta temporada, habría tenido muy difícil mantener su once tipo. Dos son las bajas nuevas que afrontará en esta jornada. Por un lado, Illarramendi cumplirá el partido de sanción que conlleva su expulsión del pasado lunes. Por otro, una gastroenteritis ha tumbado a Kevin. Tras el redebut de Toño Ramírez en la Copa el pasado jueves, Rulli volverá a la portería salvo sorpresa mayúscula. Por delante de él, jugarán Odriozola, que regresa, y De la Bella en las bandas, y lo más probable es que la pareja de centrales la formen Iñigo Martínez y Llorente. La otra posibilidad es Elustondo, ya que Navas es el único jugador que Eusebio ha dejado fuera de la convocatoria por motivos técnicos.

El centro del campo que nos sabíamos de carrerilla se le queda muy cojo a Eusebio con las ausencias de Illarra y Zurutuza, que no ha llegado a tiempo de Getafe pero que está a punto de reaparecer. Así, Zubeldia jugará de 4 y la duda es quién acompañará al incombustible Xabi Prieto. Pardo y Guevara son los que más opciones tienen, pero no se puede descartar a Canales. La punta de ataque la formarán probablemente Juanmi, Oyarzabal y Willian José, también con opciones para Januzaj y Vela. Quienes parece que estarán seguro en el banquillo son Toño, Gorosabel y Bautista. A las bajas ya mencionadas hay que sumar a los que ya llevan tiempo en la enfermería, Carlos Martínez y Agirretxe, además de Guridi.

El empate que se dejó la Real el pasado lunes ante el Espanyol impidió el asalto a la zona europea. El equipo txuri urdin es noveno con 14 puntos, a dos de la sexta plaza, ahora en poder del Villarreal. El Getafe, por su parte, es decimocuarto con nueve puntos, y tiene un colchón de tres puntos sobre las plazas de descenso. Los datos animan a pensar en un partido con goles. Para empezar, solo tres equipos han sumado más que la Real a domicilio, pues el equipo de Eusebio cuenta con tres victorias y una derrota en los cuatro partidos disputados lejos de Anoeta, y el que perdió ante el Levante es el único en el que no logró marcar ningún gol. Números opuestos los del Getafe en casa, una sola victoria, 4-0 ante el Villarreal, y tres derrotas, eso sí ante equipos habituales de la zona noble, Real Madrid, Barcelona y Sevilla. Ante el equipo andaluz fue la única ocasión en la que el Getafe no marcó en su casa.

La historia habla de nueve partidos jugados por la Real en Getafe, siempre en Primera División y con un balance favorable a los azulones, que ganaron en cinco de ellos. El conjunto txuri urdin ganó en dos ocasiones y empató en otras dos. Si la Real deja su portería a cero en Getafe, gana. Así sucedió en su victoria más amplia, el 0-4 de la temporada 2010-2011 con goles de Griezmann, Xabi Prieto de penalti y dos de Aranburu, y en el 0-1 de la 2014-2015 con un tanto de Iñigo Martínez. Nunca le ha marcado el Getafe más de dos goles a la Real, y 2-0 en su triunfo más abultado, el de la temporada 2004-2005, precisamente el del primer duelo en el que estos dos equipos se vieron las caras. El cuadro realista no pierde en Getafe desde la temporada 2012-2013, desde entones ha sumado dos empates y una victoria.

El último Getafe-Real Sociedad, el de la temporada 2015-2016, llegó poco después de que Eusebio se hiciera cargo del banquillo txuri urdin. Los realistas entraron bien en el partido e hicieron una buena primera mitad en la que dejaron muy marcadas sus señas de identidad. Pero estuvieron cerca de arruinar su buen trabajo al encajar el 1-0 en el primer minuto de la segunda mitad, al cabecear Sarabia un buen centro de Lafita. Pero la Real reaccionó bastante bien y provocó que Guaita se convirtiera en el mejor jugador del encuentro, deteniendo hasta tres clarísimas ocasiones de la Real. Cuando el empuje de los de Eusebio parecía estar bajando fue cuando llegó el empate. Su autor, Agirretxe, al rematar en el segundo palo una falta botada por Granero y peinada por Jonathas. El Getafe reclamó un fuera de juego posicional de Reyes, que no hizo nada por tocar el balón pero que estaba en su trayectoria en posición ilegal. El gol valió y, aunque quedaba tiempo, el marcador no se movió más.

miércoles, octubre 25, 2017

PREVIA Lleida - Real Sociedad. Una Copa para restañar heridas

Imaz, en el último duelo copero ante el Ll eida, 1992-1993.
La ambición con la que se ha afrontado la Europa League no impide que la Copa del Rey siga siendo el título más posible de conseguir para un equipo como la Real. Ante el Lleida (jueves, 19.30 horas, Camp d'Esports, beIN La Liga) se abre la andadura del equipo en este torneo en la presente temporada, y se presenta como una buena ocasión para restañar heridas. No termina de encontrar el equipo txuri urdin un equilibrio que le permita dar el salto a las posiciones nobles de la Liga, y en Europa la derrota ante el Zenit hizo daño a pesar de las otras dos goleadas históricas y de que la clasificación parece encarrilada. La Copa es, en ese sentido, una opción de ganar confianza y optimismo, pero siempre está ahí el peligro de que un equipo de inferior categoría aumente las dudas. La apuesta de Eusebio el ejercicio pasado fue clara, la de jugar con el once titular, y habrá que ver cómo afecta a este torneo la nueva política de rotaciones.

La Copa nos deja ya, antes de iniciarse, una noticia trascendente. Eusebio, que hasta ahora ha dado la titularidad a Rulli en todos los encuentros, va a dar por fin la alternativa a Toño Ramírez en Lleida. Su segunda alternativa, en realidad, puesto que el arquero realista ya se colocó bajo los palos en 2009, en Segunda y con Juanma Lillo como técnico, antes de emprender su aventura en el extranjero. Rulli pondrá fin así a una racha de 60 encuentros consecutivos en Liga, Copa y Europa League. La lista deja alguna novedad más, sobre todo teniendo en cuenta que, al tener enfrente un rival de Segunda División B, solo podrá haber cinco jugadores en el banquillo. Para empezar, Eusebio da descanso a Odriozola y Willian José. Van 17 jugadores, uno de los cuales verá el partido desde la grada.

Por tanto, el once titular comenzará con Toño por primera vez desde su regreso a la Real, y la defensa tendrá algunos cambios. Los laterales sean Gorosabel y De la Bella, y parece seguro que Navas volverá a la zaga, presumiblemente con Iñigo Martínez. Por delante de ellos, si Illarramendi está para jugar, y como tendrá que cumplir sanción en Getafe, será titular. En todo caso, parece seguro que Pardo entrará en el once, y que Prieto completará el centro del campo, con Guevara a la espera de una oportunidad. Oyarzabal o Canales también podrían completar ese centro del campo. La línea ofensiva es la que supone una mayor incógnita, y parece que el propio Oyarzabal, Juanmi, Januzaj y Bautista se juegan los tres puestos, con menos opciones para Vela, que fue titular el lunes. A la lista de ausencias, la formada por Carlos Martínez, Zurutuza, Guridi y Agirretxe, se suma también Elustondo y Kevin Rodrigues, que acabó el partido ante el Espanyol con molestias.

La Real debuta en la Copa con la sensación de ser un conjunto que este año está dando su mejor versión como visitante. En Liga ha jugado cuatro partidos como visitante, ha ganado tres y ha perdido uno, y en Europa League ha logrado un triunfo y una derrota en sus dos encuentros lejos de Anoeta. El Lleida tendría que haber jugado ya dos eliminatorias para alcanzar este cruce, pero solo ha disputado una. Después de superar en segunda ronda al Mallorca por penaltis, después del 0-0 logrado en tierras baleares a partido único, el conjunto catalán fue el único que quedó exento en el sorteo de la tercera. Hasta ahora, el conjunto ilerdense ha disputado cinco partidos como local en el grupo 3 de Segunda B, ha ganado tres, ha empatado uno y ha cosechado su única derrota, 0-1 ante el Atlético Saguntino.

Este será el tercer Lleida - Real Sociedad que se produzca en la historia de la Copa. El equipo txuri urdin pasó ambas eliminatorias y no conoce la derrota ante el equipo catalán, ni siquiera jugando como visitante, pero también es cierto que en los dos encuentros jugados en tierras ilerdenses apenas ha sido capaz de marcar un gol, y además de penalti. El primer precedente hay que buscarlo en la temporada 1978-1979, y fue entonces cuando Salva Iriarte dio la victoria por 0-1 con un lanzamiento desde los once metros. El segundo choque entre estos dos equipos llegó en la campaña 1992-1993, y entonces el marcador no se movió entre un equipo que iba líder en Segunda División y otro que ocupaba la mitad de la tabla en Primera. En Liga, la Real ha visitado Lleida en tres ocasiones y, a diferencia de lo vivido en el campeonato copero, ha perdido en las tres, dos veces en Primera y una más en Segunda.

martes, octubre 24, 2017

"Sois muy malos"... y es que lo son

Illarra, el tercer expulsado de la temporada.
Empieza a ser norma que en un club tan comedido con las actuaciones de los árbitros como lo es la Real Sociedad haya un día en el que alguien estalle. No hace tanto, Jokin Aperribay explotó en el Santiago Bernabéu, bajando a los vestuarios en el descanso del partido ante el Real Madrid para gritarle al nefasto colegiado González González que había ido a robar al equipo txuri urdin. Esta semana lo mismo el ha sucedido al director deportivo, Loren Juarros, que al finalizar el partido contra el Espanyol, y según recoge al acta arbitral, le grito "sois muy malos" al cuarteto arbitral dirigido por el no menos lamentable Melero López. Y es que lo son. Son muy malos. Y de tan malos que son hacen que corra como el viento la sensación de que son algo más que malos. Lógicamente, eso no se puede demostrar, pero sí lo malos que son y, sobre todo, que no premian a los equipos que quieren jugar al fútbol. Uno de ellos, desde hace años, es la Real. Y ser como es le penaliza en lugar de favorecerle.

Veamos los datos de esta temporada, que son absolutamente inexplicables. Si miramos los de amonestaciones, daría la sensación de que el de Eusebio es un equipo sucio, violento y antideportivo. Si nos fijamos en las infracciones que comete, todo lo contrario. Empecemos por lo primero. La Real es el único equipo que ya ha sufrido tres expulsiones en lo que llevamos de Liga, la de Llorente ante el Levante, la de Zubeldia ante el Valencia y la de Illarramendi ante el Espanyol. Las tres expulsiones han sido por doble amarilla. Y sin embargo, la Real, aunque ve demasiadas tarjetas amarillas, hasta ahora 23, está muy lejos de ser el más amonestado. Le superan Girona (36), Málaga (29), Valencia (26), Villarreal (26), Athletic (25), Espanyol (24) y Sevilla (24). Entre estos siete equipos juntos solo suman una expulsión más que la Real, un total de cuatro.

Por contra, solo un rival de la Real ha visto la roja, Kondogbia, del Valencia, en un día en el que el equipo de Eusebio ya se había quedado con diez. Dicho de otra manera, el conjunto donostiarra aún no ha jugado en superioridad numérica ni un solo segundo de esta Liga. Lo anormal es que las faltas pitadas a favor y en contra vienen a indicar que lo lógico habría sido lo contrario. ¿Cómo es posible que el tercer equipo que menos infracciones comete sea el que más expulsiones recibe como castigo? La Real ha cometido 99 faltas. Solo han hecho menos el Barcelona, con 90, y Las Palmas, con 98. Lejísimos quedan las que ha cometido el Getafe, líder de este ránking, 162, y que le han costado dos tarjetas rojas menos que a la Real hasta este punto. Y más aún ¿cómo es posible que el cuarto equipo que más faltas recibe, efectivamente, el txuri urdin, solo haya conseguido sacar una tarjeta roja a sus rivales?

Loren, por mucho que vaya a ser sancionado, tiene razón. Son muy malos. Y lo que es peor, no benefician a quien quiere jugar. Una muestra evidente está viendo el balance de tarjetas en cada partido que ha jugado la Real y las razones por las que los jugadores de Eusebio son amonestados. En lo primero, el equipo realista ha visto más tarjetas que su rival en tres de los nueve encuentros disputados en la Liga hasta ahora (Deportivo, Real Madrid y Espanyol), y solo ha visto menos en dos (Celta y Valencia). ¿Se corresponde esto con el número de faltas? ¿Cómo es posible esa diferencia punitiva en contra de la Real cuando hace once faltas por partido y por contra recibe 14,7? Ya es que ni entramos en lo que no se le pita, lo que se ve en exhibiciones desquiciantes como la de Melero López, los datos bastan para detectar un desequilibrio imposible de explicar.

Pero cuando se ven las causas de las tarjetas, la cuestión es todavía más sangrante. La Real no es un equipo protestón. No es antideportivo. No sabe perder tiempo. No suele fingir. Y, sin embargo, de las 23 amarillas que ha visto, nada menos que ocho, más de la tercera parte, han sido por protestar. ¿Qué clase de arbitrajes están percibiendo sobre el césped los realistas para haber llegado a ese nivel de queja in situ? Quizá sea porque las malas artes de sus rivales no están consiguiendo darles una superioridad numérica que, seguramente, podría haberse dado ya en más de un partido. Sus rivales solo han visto una tarjeta por protestar, la que vio en esta última jornada David López. Por perder tiempo, cuando ya sabemos que eso casi nunca provoca expulsiones, y ya puestos ni siquiera un tiempo de añadido justo, ya son tres.

La conclusión es evidente. Los árbitros, a día de hoy, son un enemigo del fútbol. No ayudan al que quiere jugar. En el caso de la Real, le desquician. Castigan su apuesta deportiva y premian la subterránea. Demuestra que aquello que Toshack dijo después de ser destituido en su segunda etapa en la Real sobre lo fácil que es pitar en Anoeta sigue siendo un axioma que los antaño vestidos de negro tienen muy bien interiorizado. Si los equipos más castigados y más limpios son penalizados como lo está siendo el equipo de Eusebio, el fútbol se convierte en un deporte mucho menos bonito. Y a la Real le está costando puntos que seguramente echará de menos cuando se vayan definiendo sus objetivos en esta temporada. Son muy malos, lo dijo Loren y recibirá un castigo por ello. Y es justo, porque hay que respetar a los encargados de impartir justicia. ¿Pero acaso los jefes arbitrales están preocupados por el hecho de que sus jueces sean injustos y hagan mal su trabajo?

domingo, octubre 22, 2017

PREVIA Real Sociedad - Espanyol. A seguir creciendo

Willian José, autor del gol de la pasada temporada.
La mala racha parece cosa del pasado y tras hacer historia en Europa a la Real le toca seguir creciendo en la Liga (lunes, 20.00 horas, Anoeta, beIN La Liga). La idea es volver a recuperar la tan proclamada necesidad de hacer de Anoeta un fortín del que no se escapen puntos, algo esencial si tenemos en cuenta que el equipo txuri urdin no gana ante su público desde la segunda jornada, 3-0 ante el Villarreal, la única victoria del curso liguero hasta el momento jugando como local. Con dos semanas seguidas puntuando y recuperando efectivos, no hay razón para no confiar en los de Eusebio, que llegan a finales de octubre a tiro de los puestos europeos y con la clasificación en la Europa League bastante encarrillada. No está mal si tenemos en cuenta que el equipo, a las puertas de su debut en Copa, todavía está acostumbrándose a la nueva política de rotaciones de su técnico.

Las ausencias, en realidad, han ido marcando bastantes de los cambios que Eusebio ha ido introduciendo y este próximo partido no será diferente. El esperado regreso de Iñigo Martínez, que apenas ha podido jugar en lo que llevamos de temporada, será el primero de esos cambios. A partir de ahí, puede haber algunos más. Pero lo que está claro es que Rulli estará bajo palos. Ha superado su peor momento desde que llegó a la Real y, aunque no estuvo demasiado exigido, sobre todo en Mendizorroza, lleva dos partidos dejando su portería a cero y mantiene la confianza del técnico. El regreso de Iñigo convierte en una incógnita su acompañante en la zaga, aunque la ausencia de Navas deja más posibilidades a Llorente. Elustondo descansaría, siempre y cuando Odriozola está para jugar de inicio y los 90 minutos, y Kevin volvería al lateral zurdo.

Da la sensación de que Eusebio mantendrá el continuismo en el centro del campo, con lo que jugarían Zubeldia, Illarramendi y Xabi Prieto, pero no es descartable que descanse el primero y dé la primera oportunidad en Liga a Pardo. En ataque, Willian José, tras su histórico póker europeo, estará en punta, y parece seguro que Oyarzabal será uno de sus acompañantes. Aunque Juanmi regresa a la lista, lo normal es que Vela o Januzaj, con más opciones para el segundo, completen el once. Toño, De la Bella, Canales y Bautista parecen suplentes seguros de inicio. Con la vuelta de Iñigo y Juanmi, la enfermería la ocupan ahora mismo Carlos Martínez, Zurutuza y Agirretxe. Navas es, por tanto, el único descarte por motivos técnicos.

Con los tres puntos de Mendizorroza la Real llegó a los 13 puntos y finalizó la octava jornada en la séptima posición, uno por detrás del sexto, el que cierra la zona europea en poder del Leganés, y a tres de las plazas que dan acceso a la Champions League, marcadas por 16 puntos del Atlético de Madrid. Su rival, el Espanyol, suma nueve puntos y ocupa la decimotercera posición, con un colchón de tres puntos sobre la zona de descenso. La Real suma tres partidos como local sin conocer la victoria, las derrotas ante Real Madrid y Valencia y el empate ante el Betis, a pesar del poderío ofensivo que exhibe. Solo el Barcelona y el Betis han marcado más goles en sus estadios. El Espanyol, que llega con dos derrotas consecutivas, no conoce la victoria fuera de casa, aunque ha empatado dos de los cuatro que ha jugado, y ante dos rivales importantes, el Sevilla y el Villarreal.

Han sido 69 los encuentros de Liga que han disputado Real Sociedad y Espanyol en San Sebastián, y el saldo es claramente favorable al equipo txuri urdin, aunque los últimos años pongan en duda el dato. De los 67 encuentros en Primera, 42 fueron triunfos de la Real, trece del Espanyol y hubo doce empates. Pero ojo, han volado puntos de Anoeta en siete de los diez últimos duelos, cuatro victorias y tres empates del Espanyol. Y en los últimos doce, la Real se quedó sin marcar en cinco. La mayor goleada realista es el 6-1 que se dio en dos ocasiones, en las temporadas 1932-1933 (tres goles de Urtizberea y uno de Chivero, Tolete e Insausti) y 1943-1933 (dos goles de Ontoria y Unamuno y uno más de Bidegain y Pérez). El Espanyol logró su mayor triunfo en la 1934-1935, 1-4. Real y Espanyol jugaron una vez más en Segunda, 3-0 para los locales en la 1962-1963, y en la fase de permanencia de la 1954-1955, también con victoria realista por 2-1.

La pasada temporada, la 2016-2017, el partido se saldó con empate a uno en un partido francamente malo. Después de una primera parte sin ninguna ocasión de gol digna de mención, el Espanyol aprovechó su único disparo a puerta, en el minuto 61, para ponerse por delante en el marcador. Un tremendo error de Juanmi, en un pase atrás sin sentido, dejó a Piatti en disposición de disparar desde fuera del área, logrando un golazo que, eso sí, regaló la Real. Ahí despertó el equipo de Eusebio. El empate llegó en el minuto 78, cuando Willian José conectó un cabezazo imperial a centro de Zaldua. Aunque quedaba tiempo para lograr la remontada, el equipo txuri urdin no estuvo demasiado cerca de lograrla. La expulsión de Javi Fuego ya en el descuento por doble amarilla no alteró en nada el devenir del partido ni el reparto de puntos que reflejó el marcador.

jueves, octubre 19, 2017

Tercer hito goleador histórico de la Real de Eusebio

Los realistas celebran el 0-6 ante el Vardar.
Suele suceder que con el paso de los años se valoran más las cosas. Y da la sensación de que dentro de un tiempo daremos mucha más valía a lo que estamos viviendo ahora mismo. El 0-6 logrado por la Real Sociedad ante el Vardar se ha convertido en el tercer hito goleador que la Real de Eusebio Sacristán escribe con letras de oro en las páginas del libro de historia del club txuri urdin. El tercero. Como si fuera fácil lograr uno. Y no olvidemos que Eusebio llegó a la Real hace dos años. Curiosamente, los tres récords, uno de ellos igualado, le emparentan con la Real de Bernd Krauss, una de las que más grato recuerdo ha dejado en el tiempo.

Efectivamente, este 0-6, firmado con un repoker de Willian José (no veíamos uno en la Real desde que Vela hizo los cuatro goles de la remontada en Anoeta al Celta, 4-3, en noviembre de 2013) y sendos tantos de Oyarzabal y De la Bella, es la mayor goleada lograda por la Real en competiciones europeas. Cuando el delantero brasileño convirtió su cuarto gol, de hecho era ya la primera ocasión en que el equipo realista hacía cinco goles fuera de casa en el Viejo Continente. El anterior registro era el 2-4 logrado en la temporada 1998-1999 ante el Sparta de Praga, con Krauss como entrenador y goles de Kovacevic por partida doble, Aldeondo y De Pedro.

Este resultado bate pero no deja sin efecto los otros dos récords goleadores que tiene la Real de Eusebio. Esta misma temporada, en la  misma Europa League, se logró ante el Rosenborg la victoria más abultada lograda como local, un 4-0 logrado con dos goles de Llorente, otro de Zurutuza y uno más en propia puerta de Skjelvic. Esta goleada  del equipo de Eusebio superó por un tanto al equipo de Krauss, que en la mencionada UEFA 1998-1999 había logrado el hasta entonces triunfo europeo más abultado logrado en San Sebastián, el 3-0 ante el Dinamo de Moscú, con doblete de Kovacevic y un tanto más de De Paula. Atotxa nunca vio grandes goleadas europeas y el marcador más holgado fue de 2-0, al Inter en la UEFA de la temporada 1979-1980, al Celtic de Glasgow y al Sporting de Portugal en la Copa de Europa 1982-1983 y al Vitoria de Guimaraes en la UEFA 1992-1993.

Y el tercer récord con el que cuenta la Real de Eusebio es el de la mayor goleada como visitante en Primera División, el 0-5 logrado en febrero de 2016 ante el Espanyol, con dos tantos de Jonathas y uno respectivamente de Vela, Oyarzabal y Diego Reyes. En esta ocasión, Eusebio no consiguió superar a Krauss, solo igualar el 0-5 que el equipo dirigido por el alemán logró en la temporada 1997-1998 en Oviedo, con dos goles de De Paula, y uno de Idiakez, De Pedro y Kovacevic. Para ver un resultado superior a estos 0-5 o a este 0-6 hay que retroceder nada menos que a la temporada 1946-1947, cuando una Real en Segunda División superó por 0-7 al Barakaldo, un marcador firmado por Pérez, Vázquez, Campos en tres ocasiones, Castivia y Ontoria. No obstante, el récord goleador de la Real a domicilio fue el 0-8 que endosó, también el Segunda a la madrileña Agrupación Deportiva Ferroviaria en la temporada 1942-1943, con tres goles de Bidegain y Unamuno y dos más de Ontoria.