viernes, febrero 29, 2008

Dos realistas en la selección española ideal de José Ángel de la Casa

Hace algo menos de un año, cuando José Ángel de la Casa dejó de retransmitir en TVE los partidos de la selección española, el periódico 20 minutos le pidió que hiciera su selección ideal de sus años como comentarista de todos los encuentros. En esa lista, incluyó a dos jugadores de la Real Sociedad, Luis Arconada y Jesús Mari Zamora. Al mítico portero realista le colocó por delante de Casillas en sus preferencias y al inolvidable 10 txuri urdin en un centro del campo con Guardiola, Michel y Cesc. Arconada y Zamora son un gran pedazo de la historia de la Real y también, cómo no, de la selección española.

A raíz de esta opinión de un periodista que ha seguido como nadie a la selección española durante las últimas décadas, 20 minutos organizó una votación en la red para saber cuáles eran los mejores jugadores que han vestido su camiseta. No tiene valor científico, claro, pero sí sentimental. Y es que, aunque en estas votaciones suelen ganar los jugadores más modernos, porque a los clásicos muchos futboleros de hoy en día no han llegado a verles sobre el campo, Arconada superó a Casillas. Zamora, en cambio, no sumó votos, aunque sí lo hizo Xabi Alonso, sexto mejor medio para los votantes de aquella encuesta.
-
Arconada jugó 68 partidos con la selección española. Estuvo en el Mundial de Argentina en 1978, pero no llegó a jugar, y fue el titular en el Mundial de España en 1982 y en las Eurocopas de 1980 y 1984, celebradas en Italia y Francia. El mítico portero realista se mantuvo en la puerta de la selección hasta 1985, cuando dejó de ser seleccionado en extrañas circunstancias. Hubo muchos que reclamaron su regreso, pero nunca se produjo. Zamora, por su parte, estuvo en el Europeo de 1980 y en el Mundial de 1982. Jugó un total de 30 partidos y anotó tres goles, entre ellos el gol 500 de la historia de la selección y el último de España en su Campeonato Mundial, ante Alemania. Aquel Mundial fue la última ocasión en que Zamora jugó con la selección.

jueves, febrero 28, 2008

GRANDES GOLES: KOVACEVIC (Espanyol 0 - Real Sociedad 3, 97-98)

Después de creerse que era posible volver a ganar la Liga, después de ganar 4-2 al Madrid en Anoeta y 0-4 al Valladolid en Zorrilla, la Real de la temporada 97-98 acumuló cinco jornadas sin ganar. Incluyendo la única derrota de toda la temporada en el estadio donostiarra, 0-1 ante el Zaragoza. Y así llegó a Montjuic, en la jornada 29, en la quinta posición, algo lejos ya de ese sueño campeón. Los txuri urdin llevaban diez años sin ganar al Espanyol en su feudo (antes Sarria, ahora Montjuic). Y ganaron, vaya si ganaron. Nada menos que 0-3. Loren adelantó a la Real cuando quedaba media hora para el final. Kovacevic marcó el segundo en el minuto 82, al transformar un penalti cometido sobre Aldeondo. Y quedaba lo mejor.
-
En el minuto 91, Kuhbauer coge el balón en la banda izquierda y va conduciendo en diagonal hacia el centro. Pasa el balón a Aldeondo que, con un suave toque, hace pasar el esférico por entre las piernas de un defensor espanyolista. El balón llega al pico del área, desde donde Kovacevic, en plena carrera y al primer toque, con el exterior del pie derecho, conecta una preciosa vaselina. Toni, portero del Espayol, la ve. Pero sólo tiene tiempo para recular y ver cómo el balón se cuela en su portería. Bernd Krauss, entrenador de la Real, a pesar de que el partido ya estaba ganado, no tiene más remedio que levantarse y aplaudir a Darko. No fue el único en reconocer el mérito del gol.
-
"En pleno ferstival, el propio Kovacevic levantó al público de sus asientos con un golazo de escándalo, que fue recibido con aplausos", contó El Diario Vasco al día siguiente. En esa crónica, el periodista Pedro Soroeta destacaba que Darko era "un delantero al que tendrán que empezar a reconocer incluso sus detractores más acérrimos". "El yugoslavo trabaja, abre huecos y ve puerta. Falla algunos goles, claro, como todo el mundo, perus aciertos son mayoría frente a sus fallos", añadía. La Real, narraba el diario AS, "alcanzó el triunfo por K.O, gracias a su insitencia, a un penalti que no fue y a una virguería de Kovacevic, que se fue con dos goles y una ovación del estadio". "El broche donostiarra lo puso otra vez Kovacevic con un golazo de vaselina", explicaba Marca.
-
Aquel gol, el segundo de Darko en Montjuic, fue el 2.402 de la historia de la Real en Primera División. Media hora antes, el gol de Loren había supuesto el 2.400. Y ese, el de Loren, fue el que entró en la historia. Pero bonito, lo que se dice bonito, fue el de Darko.

miércoles, febrero 27, 2008

Preparando la Real 2008-2009

Todavía no sabemos si la Real conseguirá el ascenso a final de temporada y en qué categoría jugará el equipo en la próxima campaña, pero lo cierto es que la Real 2008-2009 ya ha empezado a andar. El presidente, Iñaki Badiola, no quiere esperar (algo que sí se hizo el año pasado y provocó, entre otras cosas, que jugadores tan emblemáticos como Darko Kovacevic se fueran sin saber realmente si se contaba con ellos o sin poder despedirse de la afición). Bien por Badiola, porque la clave para hacer un equipo competitivo, asegurar a los buenos jugadores de la actual plantilla y localizar refuerzos interesantes está en moverse mucho y bien precisamente a estas alturas de la temporada. Si la Real sube, seguro que podrá haber algún retoque de mayor calidad, pero lo esencial tiene que estar hecho.
-
Lo principal pasa hoy por la contratación del director deportivo que supla definitivamente a Paco Aiestaran, que dejó la Real al poco de confirmarse su fichaje por diferencias con Badiola por el nombre del entrenador que debía suplir a Coleman. Nadie duda ya de que ese puesto es de Francis Cagigao, uno de los ojeadores del Arsenal. Se dice que está al tanto de todos los movimientos que se producen en la Real, pero ni él ni el club pueden referirse públicamente a su vinculación a causa de la legislación laboral británica. A diferencia de lo que sucede en España, que el plazo suele ser de quince días, en las islas británicas han de pasar dos meses desde que se anuncia a la empresa la decisión de marcharse y el momento efectivo de liquidar el contrato. Según se ha publicado, Cagigao estará en Donosti y trabajando a tiempo completo en la Real dentro de diez días.
-
Pero ya hay movimientos en la plantilla dignos de destacarse. Son ocho los jugadores que terminan contrato el próximo 30 de junio. Se trata de Xabi Prieto, Ansotegi, Gari Uranga, Gerardo, Novo, Garitano, Larrea y Castillo. De hecho, sólo uno ya sabe que continuará en la Real, Gerardo, que ha renovado automáticamente al llegar al número de partidos disputados que estipulaba su contrato para renovar (se desconoce cuántos eran). El único que tiene un pie más fuera que dentro es Novo y para conocer el futuro del resto habrá que esperar. No obstante, de esos siete jugadores, ahora mismo sólo dos tienen un papel fundamental en el once tipo de Eizmendi, Ansotegi y Castillo. Con el central, según se ha publicado, ya ha habido alguna reunión para ampliar el contrato. El lateral renovará si llega a un número determinado de minutos. Y para Larrea el club tiene la opción unilateral de renovarle un año más.
-
El caso de Xabi Prieto es el más complejo. Badiola ha dicho en muchas ocasiones que está casi cerrada su renovación, e incluso fue una de sus promesas electorales, pero el jugador nunca ha terminado de confirmar nada. Lógico por otra parte, ya que su trabaja pasa ahora mismo por colaborar en el terreno de juego al ascenso. Pero pasa el tiempo y no se anuncia la renovación, lo que da pie a todo tipo de informaciones. Lo último que se ha podido leer es que al jugador no le convence firmar con la empresa de Badiola, Lighthouse, y preferiría hacerlo directamente con la Real. Se dice también que varios equipos de la Liga española y alguno de la inglesa (suena el Newcastle) estarían interesados en él.
-
A estos ocho jugadores que terminan contrato hay que sumar a cinco de las seis incorporaciones de esta temporada. Delibasic llegó en verano cedido por el Mallorca por un año. Si las cosas siguen como hasta ahora, no sorprendería que no continuara. Los cuatro fichajes de invierno de Badiola tienen también firmada una vinculación con la Real hasta junio. Si se consigue el ascenso, lo más probable es que Martí, Víctor y Nacho sigan en el club, y más dudosa parece que sería la situación de Fran Mérida, aunque Badiola ya dijo cuando le presentó que confiaba en que el Arsenal prolongara la cesión un año más. Eso pasa por que el club londinense esté satisfecho con el resultado de la misma y hasta ahora Mérida ha jugado muy poquito. Quizá con una pretemporada de por medio podría tener más minutos.
-
Y aunque son éstos los jugadores que terminan contrato, lo cierto es que la operación para renovar jugadores ha empezado por otros nombres. Badiola le ha ofrecido la renovación a Claudio Bravo, a pesar de que no ha jugado ni un solo minuto esta temporada. Su contrato actual finaliza en 2011 y el club le ha ofrecido otro año más. El próximo verano, Bravo podrá solicitar la nacionalidad española y eso le abriría las puertas a un traspaso a otro equipo que, seguro, dejaría un buen pellizco en las arcas realistas. Bravo, en todo caso, es un portero joven y de calidad que daría mayor seguridad a la meta realista, ahora ocupada por un indiscutible Riesgo. Otros jugadores a los que ya se le ha ofrecido la renovación son Aranburu (acaba en 2011), Mikel González y Asier Riesgo (ambos finalizan su actual contrato en 2010).
-
En cuanto a fichajes para el próximo año, son dos los nombres que han sonado y ambos son de jugadores chilenos que, además, ya sonaron en el mercado de invierno pasado. El primero es el de Mark González, que ya estuvo cedido en la Real por el Liverpool en el tramo final de la temporada 2005-2006, con un gran resultado, cinco goles y un papel decisivo en la permanencia de aquel año. Badiola ya le habría hecho una oferta al Betis que contemplaría precios distintos según la división en la que juegue el club sevillano la próxima temporada. El segundo nombre es el de Carlos Villanueva, jugador del Audax italiano. La Real, según lo publicado, habría hecho ya una oferta de 4,2 millones de euros, mientras que el equipo italiano ha bajdo de los siete millones iniciales hasta los cinco que pediría ahora mismo.
-
Badiola no para, eso está claro. Y, entre las muchas cosas que está haciendo, ya prepara la Real de la próxima temporada...

lunes, febrero 25, 2008

De Pedro, retirado del fútbol

Aunque la noticia haya pasado algo desapercibida, merece la pena recordarla y rendirle el homenaje que merece el mejor extremo izquierdo que hemos visto en Anoeta. Javi de Pedro, en una charla digital que condedió la pasada semana en la web de Marca, confirmó que está ya definitivamente retirado del fútbol activo, que ya nunca más veremos esos prodigiosos centros con la zurda que hicieron grandes a tantos delanteros realistas, sobre todo a Darko Kovacevic. Esta temporada llegó a jugar en el Vera en las divisiones inferiores, pero hace ya mucho que De Pedro abandonó la primera línea. Ahora se está sacando el título de entrenador. Si hay suerte, en el futuro le veremos en la banda. Como siempre, en realidad. Pero en adelante, más allá de la línea de cal.

De Pedro salió de la Real, como explica en esa charla, "porque Astiazarán y yo éramos incompatibles, y yo no le tengo que aguantar a él porque pienso que es un futbolista frustrado". De Donosti salió al extranjero. "Quedarme en España y jugar contra la Real no me apetecía", afirma en la charla de Marca. Estuvo en Inglaterra (Blackburn Rovers), Italia (Perugia), Suecia (Goteborg) y Grecia (PAE Ergotelis), para regresar a las categorías inferiores del fútbol español y jugar primero en el Burgos (donde llegó a jugar en Zubieta contra el Sanse) y Vera, de donde no salió demasiado bien ("había un tío que no merece ni mencionarle, que era el director deportivo, un futbolista frustrado, y como no me gusta chuparle el culo a nadie, me fui", explica).
-
Y añade un par de frases que me encantan. "En la Real estaría gratis porque es el equipo de mi vida, el que ha hecho crecer y aprender mucho del fútbol", es la primera (ojalá algún día vuelva como técnico). "(La afición) sí que me ha apreciado. Ha habido de todo, pero siempre han pensado que podía dar más. Pero luego, cuando me he ido, han dicho '¿dónde está éste?'. Me dicen en la calle que hace tiempo que no ven un centro como los míos y que han pasado muchos por ahí desde entonces", es la segunda. Y tiene razón, tiene mucha razón. Añoro la calidad de De Pedro, aunque siempre me desesperara por otras cosas. De Pedro para mí siempre será el jugador que vi en Anoeta, frente al Salamanca, en la temporada 97-98. Autor de un golazo olímpico y expulsado por recibir la segunda amarilla tras sacar una falta para la que se había pedido barrera. Ese era De Pedro. Un jugador genial. Era grande y por eso le exigíamos. Y de la Real.

Javi de Pedro jugó 325 partidos con el primer equipo de la Real, desde su debut en la temporada 1993-1994 (en Lleida), hasta la 2003-2004. Su último partido fue en Anoeta, un 2-0 al Murcia, jugando 45 minutos y dando su última asistencia. La última de muchas. A Nihat. La despedida se produjo un mes más tarde. Sobre el cesped, pero con traje y corbata. Una lesión le impidió despedirse jugando. Aquel día, De Pedro colocó la camiseta txuri urdin con el 10 y su nombre a la espalda junto al escudo de la Real que está en el cesped. Estando en la Real, De Pedro llegó a la selección española. Jugó 12 partidos con la camiseta roja y estuvo en el Mundial de Corea y Japón, donde fue uno de los mejores.
-
En los once años que pasó en la Real, De Pedro anotó 52 goles, uno de ellos en Champions, ante la Juve, ante el inmenso Buffon. Todavía recuerdo el primer tanto que le vi. Era un partido de Copa frente al Sevilla. Temporada 93-94. Aquel partido, tan loco como correspondía entonces a la competición copera, se celebraba en Anoeta. Los dos porteros fueron expulsados y bajo los palos realistas acabó Loren. Perdía la Real 2-3. Y en el descuento, pasados ya muchos minutos del 45, De Pedro lanzó una falta con su maravillosa pierna izquierda y la alojó en la escuadra de la meta sevillista. 3-3 y una alegría brutal. Luego caímos eliminados, pero ese instante de gloria no hay nadie que se lo quite. Como tampoco me puede quitar nadie el recuerdo de esa zurda maravillosa. Mucha suerte en el futuro, Javi.

domingo, febrero 24, 2008

Los tiempos han cambiado

La última vez que la Real Sociedad jugó en Elche, en la temporada 1988-1989, lo hizo completamente de azul, tal y como se puede ver en la imagen.


Ayer, 19 años después, de nueve en Elche, la Real vistió por segunda vez la nueva camiseta, pantalón verde y camiseta a rayas verticales amarillas y verdes.

Los tiempos han cambiado, indudablemente. La Real estrenó esta nueva camiseta en Castellón. Se hizo especialmente para ese partido para evitar la coincidencia de colores. En Elche la Real tenía que jugar con una camiseta distinta de la blanquiazul, pero no se optó por la segunda equipación, sino por ésta. La conclusión lógica es que la camiseta verde y amarilla se ha convertido ya en la segunda equipación y, por tanto, seguro que en breve está disponible en la tienda de la Real.
-
Yo sigo diciendo que no me gusta. Y quien sea supersticioso, que se apunte el dato. Ya van dos partidos con ella. No se ha logrado ninguna victoria. Tampoco se ha marcado un solo gol. Y el bagaje es de un punto de seis posible. No quiere decir nada, obviamente. Pero es que de verdad no me gusta la camiseta.

sábado, febrero 23, 2008

ELCHE 0 - REAL SOCIEDAD 0. Por Elche pasó un equipo de Primera

Un equipo de Primera. Eso es lo que pasó hoy por Elche. No ganó la Real, no. El partido acabó tal y como empezó. Pero no me he vuelto loco. Hoy la Real disipó cualquier duda futbolística que pudiera haber en torno a su juego. El equipo txuri urdin hizo un partido impecable en todos los aspectos. Tuvo incontables ocasiones de gol. Dominó el centro del campo como quiso y convirtió al Elche, equipo revelación de la temporada, en un invitado de lujo a un gran partido de fútbol. Un auténtico partidazo. El mejor de la temporada. No se puede hacer más sobre un terreno de juego para ganar un partido. Aunque no se gane. La de hoy de la Real fue una actuación magnífica, de Primera. Y verlo de otra forma es menospreciar la valía de este equipo. Por mucho que se fueran dos puntos. Jugando así, es seguro que no los echaremos de menos.

Sólo faltó una cosa en Elche. El gol. Y nuestro máximo goleador personifió la frustración al final. En el minuto 85, Díaz de Cerio fue sustituido. Eizmendi fue a felicitar al delantero por el partido y éste se revolvió. Estaba cabreado por fallar tal cantidad de ocasiones de gol. No quiso sentarse en el banquillo y se tiró al suelo. De pura rabia. Y es normal. Es la forma de ser del delantero. Iñigo sabe que tuvo el partido en sus botas. En muchas ocasiones. Y no marcó ninguna. Por eso estaba como estaba. "Me voy muy decepcionado conmigo mismo", admitía el delantero al final del partido. Pero esto es el fútbol. Hace una semana, con menos ocasiones, se le metieron cuatro goles a Las Palmas. Hoy, con un vendaval ofensivo e incontables oportunidades, la Real no consiguió marcar.

Y es que por increíble que parezca, la Real salió con su casillero a cero del Martínez Valero. Tuvo ocasiones de todo tipo. A balón parado. En jugada. Por las bandas. Por el centro. De todo tipo. En la primera parte y en la segunda. Y todas fueron producto del buen fútbol. "Pocas veces haremos tanto para conseguir tan poco", decía Eizmendi al final del partido, y añadía que "el portero también juega". Y jugó, desde luego que jugó el número 1 del Elche. Caballero, como ya hizo en Anoeta, se salió. Pero hoy se salió incluso más de lo que lo hizo en la primera vuelta. Hizo paradas de todo tipo y salvó un punto para su equipo. Ese fue el único punto débil de la Real, el portero del Elche. Bueno, hubo otro punto débil, los asistentes del árbitro, que privaron a los de Eizmendi de numerosas jugadas de ataque y de un gol legal que anotó Víctor y que no subió al marcador.

Dos puntos débiles que no empañan en nada la actuación del equipo hoy. Riesgo estuvo segurísimo en las escasísimas jugadas en las que tuvo que intervenir. La defensa, con algún pequeño desajuste (y por sorprendente que parezca, Mikel González, en una temporada espectacular que está haciendo, fue quien cometió el error más notable), mostró categoría. Castillo subió mucho y bien. Dentro de ese mediocentro de Champions, Aranburu (hoy el mejor de largo) dio una lección de fútbol en todos sus aspectos, en el corte de balón, en sacarlo jugado, en llegada al área, en todo. Víctor estuvo muy activo y, como decía, anotó un gol legal que el árbitro no concedió. Díaz de Cerio lo intentó todo y Xabi Prieto, salvo en un final en el que se le vio físicamente muerto, participó en muchas de las jugadas de peligro con la enorma clase que tiene en su pierna derecha.

"Si hubiera entrado el primero, seguro que después habrían entrado tres o cuatro", dijo Xabi Prieto. Y es verdad. La Real juega al fútbol de maravilla, como quizá no hubiéramos sido capaces de imaginar hace no tanto tiempo. Y aunque el conjunto txuri urdin se cae de esa tercera plaza, nada se ha perdido más allá de dos puntos que merecía sin duda alguna. El Sporting recupera la tercera posición con los mismso 42 puntos que tiene la Real, pero con mejor gol average general (en Anoeta ganaron 0-1, la Real tiene que visitar El Molinón en la segunda vuelta, no dentro de muchas jornadas). Y en el lado positivo, el Celta cayó en Las Palmas por lo que pierde otro punto con respecto a la Real, que también es reseñable. La próxima semana jugarán, precisamente, frente al Elche en Balaídos.

Hace unos meses seguramente el vaso se habría visto medio vacío. Muchos se habrían quedado con que, ante un rival directo y con un partido dominado, no se pudo conseguir la victoria. Que se fallaron ocasiones clamorosas y que las echaremos de menos. Seguro. Pero hoy la lectura tiene que ser otra. La Real ha pasado por encima de un equipo que está luchando por el ascenso. La diferencia entre uno y otro conjunto fue abismal. Y el resultado fue un mal menor que, además, deja el gol average particular con los ilicitanos a favor de los realistas. No es mal dato. Yo no soy capaz de quedarme con lo malo después de ver cómo ha jugado hoy la Real. Porque es imposible que un equipo que juega así no suba a Primera División. Yo, hoy, no tengo dudas de que la Real estará entre los tres primeros en junio.

viernes, febrero 22, 2008

PREVIA Elche - Real Sociedad. A dar un golpe de autoridad

La Real quiere dar un golpe de autoridad en su visita a Elche (sábado, 18.30 horas, Martínez Valero; ETB-1, Canal 9, Telemadrid y quizá algún otro canal autonómico, dato que no he podido confirmar todavía). El quinto de la clasificación recibe a una Real que, por fin, consiguió meterse la semana pasada en los puestos que dan derecho al ascenso. Y lo hizo gracias, precisamente, a la derrota del Elche. Un gran duelo directo que, de saldarse con victoria realista, zanjaría las dudas de muchos y metería miedo a los demás rivales en la carrera por el ascenso. Excepción hecha del duelo ante el Castellón (con el que casi nadie contaba entonces pero que ya está metido de lleno en la pelea), este es el primer enfrentamiento directo al que tendrá que hacer frente el equipo de Eizmendi en la carrera para regresar a Primera.

El entrenador realista no ha dado muchas pistas sobre sus planes. Aunque parece lo más probable, no ha querido confirmar que vaya a repetir el once con el que la Real ha conseguido dos victorias consecutivas (Riesgo, Gerardo, Mikel González, Ansotegi, Castillo, Martí, Aranburu, Xabi Prieto, Nacho, Díaz de Cerio y Víctor). De haber algún cambio, parece que la línea que más se presta a ello sea el mediocentro. Quizá Aranburu deje su sitio a Garitano, en busca de un mayor equilibrio defensivo ante un rival más ofensivo y peligroso que Las Palmas o el Poli Ejido, las dos últimas víctimas de la Real.

Lo que sí se repite con respecto a la semana pasada es la convocatoria. Los 18 hombres que viajan a Elche son los mismos que estuvieron en la goleada ante Las Palmas. Eso se puede entender como un premio a la brillante actuación de hace una semana en Anoeta, pero también como un toque de atención a quienes vieron el encuentro desde la grada. Y ojo, porque hay nombres importantes que no entran en la convocatoria por motivos técnicos, como Markel Bergara, Elustondo o Gari Uranga. Sólo es baja por lesión el de siempre, Morten Skoubo, aunque Carlos Martínez también se ha quedado fuera por arrastrar durante la semana unas décimas de fiebre, el mismo motivo por el que no entró en la lista para el partido ante Las Palmas.

David Vidal, entrenador del Elche, ya ha adelantado que, a pesar de las bajas que tiene, su equipo jugará al ataque y con dos delanteros porque no le sirve el empate. Los ilicitanos, después de perder hace una semana frente al Poli Ejido (partido al que llegó, ojo, después de vencer a Numancia y Sporting, otros dos equipos que luchan por el ascenso), se encuentran en quinta posición, a dos puntos de la Real. El empate podría ser también un resultado valioso para el cuadro txuri urdin, teniendo en cuenta que sólo el Sporting podría llegar a los 42 puntos esta jornada y que ganaría el average al Elche. Pero Eizmendi habla de tres puntos, siempre de tres puntos. El partido puede ser un festival ofensivo por ambos lados. Mikel González y Asier Riesgo tendrán una gran prueba para confirmar su enorme temporada. Y en ataque, Díaz de Cerio busca su cuarto partido consecutivo anotando para aumentar su cifra de goles, que ya está en diez.

No hay precedentes del Elche-Real Sociedad en Segunda División, pero sí en Primera. La Real ha jugado 14 veces en la localidad alicantina, de las cuales tres se saldaron con victoria txuri urdin, siete con triunfo ilicitano y las cuatro restantes con empate. La última vez que se enfrentaron estos dos equipos con la Real como visitante fue en la temporada 88-89, encuentro que acabó con empate a uno. Claudio, después miembro del Superdepor, adelantó a los locales a la media hora y Fuentes empató al poco de iniciarse la segunda parte. La última victoria de la Real en campo del Elche se produjo en la temporada 77-78, 1-2. Diego adelantó a la Real, Sitjas hizo el empate a diez minutos del final, y sólo siete minutos después fue Idígoras quien dio el triunfo al cuadro txuri urdin.

En la primera vuelta, la Real se impuso al Elche por 2-1, en un partido de contrastes. Los primeros 90 minutos fueron los mejores que hasta entonces había disputado la Real en esta temporada en Segunda. Buen fútbol de los de Coleman y muchísimas ocasiones de gol. El dominio no se trasladó al marcador hasta la segunda parte, en buena medida por la gran actuación de Caballero, el meta ilicitano. Xabi Prieto culminó su gran partido con un gol, ayudado por el rebote en un defensa, y Gerardo anotó su tercer penalti de la temporada, provocado por Castillo. Pero el Elche marcó en el descuento. Y el descuento se hizo eterno. Reaparecieron los fantasmas de antaño y la Real sufrió muchísimo para conservar una merecida victoria. El pitido del árbitro fue un consuelo enorme. Fue el primer triunfo en Anoeta de la temporada, tras las dos derrotas anteriores ante Castellón y Poli Ejido. Que mañana se repita la victoria, aunque sea con el mismo sufrimiento.

jueves, febrero 21, 2008

Más partidos de la Real por televisión

Una buena noticia para los aficionados de la Real, sobre todo para los que vivimos fuera de Euskadi. El presidente del club, Iñaki Badiola, ha conseguido que los ocho partidos que le quedan al equipo fuera de casa se vayan a ver por televisión. ETB dará cuatro de ellos en su horario habitual, los sábados a las 18.30 horas (el primero de ellos este mismo fin de semana, el que disputa la Real frente al Elche). Canal + ofrecerá dos más, como ya es habitual los domingos al mediodía. Localia dará otro, un domingo a las 17.00 horas. Y uno más, sin horario definido todavía, lo retransmitirá Teledonosti.

Iñaki Badiola ha estado en Madrid tres días manteniendo diversas reuniones para hacer esto posible. Y hay que darle la enhorabuena, porque era difícil de entender que Canal + o Localia todavía no hubiera ofrecido ni un solo encuentro de la Real, que se hubiera quedado sin televisar, por ejemplo, partidos como el Numancia-Real Sociedad. Es un logro importante porque abre más posibilidades de ver a la Real y porque ha solucionado el conflicto económico que la anterior directiva mantenía con Sogecable. Pero también, insisto, para quienes seguimos a la Real desde fuera de Euskadi. Porque allí al menos tienen (tenéis) la posibilidad de ver al equipo desde las gradas de Anoeta cada quince días. Pero, por citar mi ejemplo, yo he pasado de ver todos los partidos en temporadas anteriores a tener que conformarme con seis de la actual campaña (sólo dos de ellos por televisión).

En todo caso, quedan algunos detalles pendientes de aclaración. La información publicada hoy por el diario Noticias de Gipuzkoa (ayer Mundo Deportivo hablaba de esas reuniones, pero ya llevábamos tiempo sin tener ninguna novedad sobre este asunto, ya era hora de que se rompiera ese silencio en un tema tan importante) afirma que Badiola prefire que no se retransmitan los partidos que se juegan en Anoeta para no perjudicar la asistencia a la grada. Pero para quienes residimos fuera y no tenemos la oportunidad habitual de sentarnos en el estadio donostiarra vale tanto un partido de fuera como uno de casa. No me gustaría que haber conseguido que se televisaran estos ocho encuentros como visitante fuera en detrimento de quedarnos sin ver, por ejemplo, unas últimas jornadas en la que la Real pueda celebrar el ascenso frente a Salamanca o Córdoba, en las jornadas 40 y 42.

En cualquier caso, siempre es una buena noticia que la Real llegue a acuerdos que le reporten dinero y que permitan que los realistas podamos seguir al equipo. Y el mérito hay que dárselo a Iñaki Badiola. Al César lo que es del César.

lunes, febrero 18, 2008

Recuperando registros ya olvidados

Los cuatro goles de ayer nos han devuelto la sonrisa y registros que creíamos ya olvidados. La Real no ganaba 4-0 en Anoeta nada menos que desde el 20 de mayo de 2001. Todavía luchando por la salvación, el equipo de Toshack destrozó aquel día a un Málaga que tenía opciones de clasificarse para Europa. Idiákez abrió el marcador a los cuatro minutos. De Paula anotó el segundo con el magnífico cabezazo de la foto mediada la primera parte. Khokhlov hizo el tercero antes del descanso, después de una jugada de lujo en el interior del área. Y Tayfun cerró la goleada en el último minuto aprovechando un despeje de Contreras tras un disparo de De Pedro.

La última vez que Anoeta celebró una goleada como la de ayer fue en la temporada del subcampeonato. El 5-0 al Rayo Vallecano (De Pedro, Karpin, Nihat dos y Tayfun) es ese partido, en abril de 2003. Pero la última vez que el marcador del estadio donostiarra reflejó cuatro goles realistas al final del encuentro fue una semana antes, el glorioso día ante el Real Madrid de los Zidane, Ronaldo y compañía. Aquel 4-2 lo certificaron Darko Kovacevic en dos ocasiones (en la foto, anotando el primero de sus goles), Nihat y Xabi Alonso. No hace falta decir mucho más de un partido que todavía perdura en nuestra memoria y que ahí se quedará durante muchos años. Quizá haya sido el día más feliz en Anoeta para muchos realistas.

Pero los registros pulverizados por la goleada de ayer continúan. Para encontrar un partido en Anoeta en el que la delantera de la Real firmara tres goles y que un atacante realista hiciera doblete (ayer fue Víctor quien anotó dos veces, con Díaz de Cerio abriendo el marcador), hay que retroceder un par de años. Concretamente al empate a tres que cosechó el equipo txuri urdin frente al Athletic de Bilbao en enero de 2006. Nihat anotó dos tantos y Skoubo, que había asistido al turco en los dos primeros, hizo el tercero. Pese a la felicidad de la foto de la derecha, la Real no consiguió ganar aquel día.

Para encontrar goleadas en Segunda como la que ayer vivió Anoeta hay que remontarse muchos años. En la campaña del ascenso de Puertollano la Real le metió cinco en Atotxa al Torrelavega, con goles de Lema, Boronat, Arzak y Urreisti. Precisamente aquel día, el 5 de marzo de 1967, logró Arzak el último doblete de un jugador realista en Segunda. El último 4-0 que logró la Real en la categoría de plata fue ante el Ceuta, el 30 de diciembre de 1945. Pedrín, Ontoria, Patri y Unamuno fueron los autores de los tantos.

domingo, febrero 17, 2008

REAL SOCIEDAD 4 - LAS PALMAS 0. Y esta, por fin, es la Real Sociedad


Una tarde feliz. Eso es todo lo que pedíamos los realistas a nuestro equipo para recuperar la ilusión de verdad. Y por fin la hemos tenido. Por fútbol. Por goles. Por calidad. Por los jugadores que han destacado. Y, sobre todo, porque la Real ya es tercera. Se ha metido, por primera vez en lo que llevamos de temporada, entre los tres primeros puestos, los que dan derecho al ascenso a la Primera División. Una tarde feliz es lo que hemos tenido. Que no sea la última, que de aquí a junio queda todavía bastante y no se ha conseguido nada. Pero que a estas alturas de la Liga la Real comience a mostrarse como el equipo intratable que debía ser en Segunda División es una noticia extraordinaria. Hoy es un día feliz. Miro la clasificación y, a pesar del poso de tristeza porque sé que estamos en Segunda, no puedo dejar de sonreír. Está, por fin, es la Real Sociedad. A disfrutarla.

Porque hoy casi todo ha salido bien. Se ha visto fútbol en el cesped de Anoeta. Se ha visto mucha posesión de balón. Se ha visto a Martí y a Aranburu dominando el partido. A Nacho y Xabi Prieto generando ocasiones por las bandas. A un Díaz de Cerio que prolonga su racha goleadora. A un Víctor debutante en Anoeta que se ha marchado con dos goles en su cuenta, esperemos que los primeros de muchos. A Vaughan reapareciendo, lo que siempre es una buena noticia. A Castillo subiendo la banda en una de sus mejores actuaciones con la camiseta txuri urdin. A Asier Riesgo (segundo partido consecutivo con la portería a cero) haciendo una gran parada en la única llegada de Las Palmas en la primera parte, salvando el empate. A todo el equipo buscando no sólo la victoria sino más goles cuando el partido estaba ya decidido. Se ha visto a la Real, a un equipo serio, fuerte, goleador y muy solvente.

La Real de la primera parte comenzó siendo un equipo ambicioso y acabó esa primera mitad protegiendo la renta más que buscando aumentarla. Pero la Real de la segunda parte fue un rodillo. Tres goles y un final relajado y feliz, algo a lo que no estamos tan acostumbrados como para no valorarlo. La gran noticia sobre el campo, y ya iba siendo hora, está en la delantera. Si hace seis días decíamos que Víctor prolongaba la maldición del nueve debutante, hoy se ha desquitado anotando en dos ocasiones. Y ya ha llovido desde la última vez que la línea atacante anota tres goles en un solo encuentro. Lo de Iñigo no es noticia. Qué gran racha, qué gran delantero de la casa ha encontrado por fin la Real. Diez goles, diez (y hoy además ha participado en dos goles más), y se mete de lleno en la lucha por el Pichichi de Segunda, algo que al final es accesorio pero que contribuirá a que la Real logre al final el objetivo de subir a Primera.

Eizmendi optó por repetir el equipo que la semana pasada ganó en El Ejido. Y parece claro que éste es el equipo base con el que nos vamos a jugar el ascenso. Los jugadores responden y es obvio que los fichajes han hecho crecer a la Real. Tanto mérito tienen los nuevos por su aportación a un equipo ya construido como los que ya estaban aquí desde el principio de la temporada y sufrieron cuando la Real empezaba a crecer desde cero. Este equipo sigue teniendo margen de mejora, el mismo que siempre he esperado desde aquel catastrófico debut en Segunda ante el Castellón. "Hemos ido de menos a más", admitía Eizmendi después del partido. El técnico realista aseguró que lo mejor ha sido "la actitud de los chavales, sabían lo que querían, han entrenado para ello, han peleado". Y un detalle para demostrar el tipo de fútbol que propone la Real: el equipo txuri urdin hizo una falta en toda la segunda parte.

La gran victoria de hoy, como la de la semana pasada, tenía una dedicatoria muy clara. La victoria es para Genaro Celayeta. El minuto de silencio, también como los goles para su hijo Unai, que precedió al partido fue intenso, emotivo y emocionante. El aplauso de Anoeta, puesto en pie, a la viuda y las hijas del gran ex jugador realista fue enorme. La mayor de sus hijas fue quien hizo el saque de honor. El merecido saque de honor para honrar al primer jugador campeón de Liga que se nos va. Y fue el preludio de un buen ambiente en el estadio donostiarra, que se desbordó cuando el Racing de Ferrol nos hizo el favor de marcar ante el Elche, en cada uno de los goles, en los cambios (sobre todo con la salida de De Cerio) y, al final, cuando la gente salió de la grada consiciente de que la Real ya es tercera, ya está en los puestos que le corresponde, donde debe estar en el mes de junio para volver a Primera.

Porque la jornada, que ayer pintaba muy negra (ganaron todos los rivales directos en la lucha por el ascenso), hoy se volvió muy luminosa. Porque la Real ya ha llegado a lo que tanto ansiaba y a lo que tanto ansiábamos los aficionados. Ya ha llegado a los puestos de ascenso y ahora hay que defenderlo con uñas y dientes. Y la primera prueba es de órdago, en Elche, frente a uno de los equipos que aspira al ascenso. Pero lo importante hoy es que la Real es tercera, con 41 puntos, seguida de Sporting y Elche con 39 (los mismos que el Sevilla Atlético, que no cuenta para la carrera por el ascenso). Celta con 38 y Castellón con 37 mantienen muchas opciones. Por delante, el Numancia tiene diez puntos más que la Real y el Málaga siete más. Ya hemos llegado. Es la hora de sufrir para defender la plaza. Pero, mientras tanto, disfrutemos de vernos ahí. En la tercera posición.

sábado, febrero 16, 2008

PREVIA Real Sociedad - Las Palmas. La obligación de ganar

La Real está obligada a ganar (domingo, 17.00 horas, Anoeta, sin televisión). Así de claro. Sin cortapisas, sin excusas, sin subterfugios. La Real tiene que ganar, porque juega en casa, en un estadio que albergará diez de los 18 partidos que le restan en su andadura en la Segunda División, y ante un rival de la zona baja de la clasificación. Como tenía que ganar la pasada semana al colista, y ganó. Es hora de que esta Real demuestre que puede acostumbrarse a ganar, a juntar victorias y seguir sumando de tres en tres. Y a colocarse en la mejor posición posible ante la trascendente visita a Elche de la próxima semana. Si los jugadores y técnicos creen que es posible, los realistas viviremos esa posibilidad. Y juntos, como tanto se pide desde el club, podremos soñar con el regreso a Primera.

Eizmendi sólo tiene dos bajas obligadas, ambas por lesión, de cara a este encuentro, las de Skoubo (para no variar) y Víctor López. Fuera de la convocatoria se han quedado otros siete jugadores por decisión técnica. Y entre las ausencias hay nombres que sorprenden. Carlos Martínez y Elustondo, ya recuperados de sus lesiones, no consigue entrar en la lista a pesar del destacado papel que han jugado en el equipo a lo largo de toda la temporada. Larrea se queda fuera después de haber tenido sus minutos sobre el cesped en el partido de la semana pasada en El Ejido. Gari ha visto reducido su papel tras la llegada de los fichajes de invierno. Y Markel, a pesar de las esperanzas que en él tienen puestas los aficionados para convertirse en el mediocentro de futuro del equipo, no parece contar demasiado, al menos por el momento, para el técnico realista.

Lo más probable es que Eizmendi repita la alineación de la pasada semana, con tres de los cuatro fichajes de Iñaki Badiola en el equipo. Así, jugarían Riesgo en la portería; Gerardo (ya renovado automáticamente para la próxima temporada por número de partidos jugados) y Castillo en los laterales; el centro de la defensa para Mikel González y Ansotegi; el mediocentro para Martí y Aranburu; Nacho y Xabi Prieto por las bandas; y Víctor y Díaz de Cerio en punta. En la convocatoria no queda ningún lateral, por lo que si fuera necesario un recambio sería nuevamente Estrada quien ocupe esa demarcación. Fran Mérida, Vaughan y Delibasic son las bazas ofensivas que se reserva Eizmendi en el banquillo si el marcador no se mueve en los primeros 45 minutos.

No será un partido fácil, porque enfrente estará un equipo al alza, un equipo que sólo ha perdido dos de sus últimos once partidos (uno de ellos jugando con diez jugadores ante el Numancia y fallando un penalti en el último minuto) y que ha contrarrestado el nefasto inicio de campaña (en la jornada trece era colista con nueve puntos), y ahora mismo incluso está fuera de las posiciones de descenso. Y será un día de revancha, además. Las Palmas fue el equipo que privó al Sanse del ascenso a Segunda hace un par de años. En aquel filial realista, entrenado por Eizmendi, estaban seis jugadores actuales del primer equipo: Carlos Martínez, Mikel González, Xabi Castillo, Dani Estrada, Gorka Elustondo e Iñigo Díaz de Cerio. Un gol de Nauzet en el minuto 93, en el partido de vuelta celebrado en Anoeta, dio el ascenso a Las Palmas.

Real Sociedad y Las Palmas nunca se han enfrentado en San Sebastián militando en la Segunda División. En Primera, en cambio, hay bastantes precedentes, nada menos que 28. Y sería difícil que la historia fuera más favorable a la Real. Los canarios sólo se han llevado la victoria de Donosti en una ocasión, en la temporada 67-68, y fue por la mínima, 0-1. Lo demás, cinco empates y nada menos que 22 victorias txuri urdin, las más abultadas, 6-0, en las temporadas 59-60 y 85-86. La última visita de los canarios a Anoeta fue un día triste para ellos, pues fue el de su último descenso a Segunda, en la última jornada de la temporada 2001-2002 (en la foto). Las Palmas necesitaba ganar y que pincharan varios rivales. Se adelantó en Anoeta, pero como los demás no fallaron, los canarios acabaron desinflados y Darko Kovacevic cerró la temporada con el tanto del empate final.

Estos equipos ya se han visto las caras en dos ocasiones esta temporada, en Liga y en Copa del Rey, ambas en tierras canarias. Primero se jugó el encuentro copero y supuso un inmenso varapalo para la Real. Con diez jugadores desde el minuto dos, Las Palmas marcó un gol mediada la primera parte y supo aguantarlo hasta el final ante la impotencia realista. Una vez más, eliminados en primera ronda. En Liga, apenas diez días después, la historia parecía repetirse. Nueva tarjeta roja para los amarillos, esta vez en el minuto 3, y nuevo gol local a la mitad del primer tiempo. Pero esta vez la Real remontó. Gran partido de Vaughan, que forzó el penalti del empate y marcó el segundo tanto. Díaz de Cerio anotó su primer gol que dio a la Real tres puntos. Resultado final, 2-3, el partido con más goles que ha vivido la Real esta temporada, junto con la derrota en Salamanca.

miércoles, febrero 13, 2008

La Real, en la ExpoFoto de 'Marca'

La ExpoFoto con la que Marca celebra su 70 aniversario se acuerda también de la Real Sociedad, como parte importante que es de la historia del deporte. Todos sabemos qué fotografía es la más emblemática de los casi 100 años de existencia de este equipo, la del once titular del partido de Gijón, del día en el que la Real consiguió el sueño de ganar una Liga. Aquel once inolvidable que casi todos nos sabemos de carrerilla. Aquel once que hoy vemos con un recuerdo muy especial tras la muerte de Genaro Celayeta.

Y como la historia de la Real es tan grande y bonita, aún se puede ver el rastro txuri urdin en dos imágenes más de la muestra. La primera, una foto de familia de la selección española que acudió al Mundial de Argentina en 1978, con Luis Arconada en sus filas. La segunda, una fotografía del España-Yugoslavia del Mundial de Italia de 1990 en la que se puede ver a Alberto Górriz. Nuestra historia nos hace grandes. No lo olvidemos nunca, y más en estos momentos en los que el equipo está en Segunda.

La exposición fotográfica, un interesante repaso por la historia del deporte español y mundial de los últimos 70 años, esta ahora mismo en Madrid (en la planta de deportes de El Corte Inglés del Paseo de la Castellana). La muestra itinerante, de más 300 imágenes, pasará también por Valencia (marzo), Barcelona (abril), Sevilla (mayo), Zaragoza (junio), Santander (julio), Málaga (agosto) y Valladolid (octubre).

lunes, febrero 11, 2008

Víctor prolonga la maldición del 9 debutante pese a su buen partido

Perdura en la Real desde hace ya muchísimos años una curiosa maldición. Un 9 debutante no es capaz de marcar un gol en su primer partido como txuri urdin. Puede jugar bien o mal, pero el gol es una misión casi imposible en ese debut. Hay primeras apariciones desgraciadas, como la de Kodro, que además de no marcar se lesionó. Las hay más afortunadas, como la de Kovacevic, que dio la asistencia del gol del triunfo. Pero, en general, el delantero centro de la Real no es capaz en su debut anotar un tanto. Esta misma temporada Delibasic ha sufrido en sus carnes esta maldición y no fue capaz de anotar hasta la jornada 13ª.

Víctor debutó ayer jugando de 9 aunque con el 25 a la espalda. Y, como era de esperar, la maldición se cumplió y Víctor no marcó gol. Eso sí, hizo un buen encuentro que permite ser optimistas de cara al futuro. Tardó en entrar en el partido, pero a los 20 minutos ya tuvo ocasión de estrenarse. Sobre todo en la segunda parte, mostró un gran entendimiento con Díaz de Cerio. Víctor no tardará en marcar su primer gol con la Real, seguro. Pero de momento es un nombre más en la ya larguísima lista de delanteros que no han conseguido estrenarse en su debut con la Real. Una lista de la que sólo se salvan tres excepciones en las dos últimas décadas: Aldeondo, Sa Pinto y Jankauskas.

Aitor Aldeondo rompió la maldición de la mejor de las formas posibles. La Real luchaba por clasificarse para la Copa de la UEFA al final de la temporada 96-97. Debía ganar en Compostela para mantener sus algo remotas opciones. El delantero saltó al campo en el minuto 61, con 0-0 en el marcador, supliendo a Luis Pérez. El Compostela se adelantó cuando apenas quedaba un cuarto de hora. Pikabea empató cuando sólo quedaban tres minutos. Y en el minuto 92, un disparo desde dentro del área de un chaval del Sanse, de Aldeondo, se convirtió en el segundo tanto. En el de la victoria. No sirvió para llegar a Europa, pero sí para culminar un debut soñado.
-
La primera aparición de Ricardo Sa Pinto fue tan peculiar como agridulce. Después de un año entrenándose con la Real sin poder jugar por aquella sanción de 13 meses que le impusieron por agredir a Artur Jorge, el portugués debutaba en la primera jornada de la temporada 98-99. El Oviedo era el rival, Anoeta el escenario. Se adelantaron los ovetenses y Sa Pinto empató de cabeza. Lo celebró con una inmensa alegría, recorriendo todo el campo a la carrera. Pero la Real no pudo ganar aquel día. El partido acabó en un espectacular empate a tres y Sa Pinto no pudo celebrar un gol que le diera una victoria a la Real.
-
Edgaras Jankauskas llegó a una Real en puestos de descenso mediada la temporada 99-00. El lituano debutó además en un campo complicado, el Vicente Calderón, ante un Atlético de Madrid que también se jugaba la vida aquella campaña. Para colmo de males, los colchoneros se adelantaron en el marcador en la primera mitad. Pero ahí estaba el lituano para adelantarse a Molina y anotar el empate al cuarto de hora de la segunda parte. Un par de minutos después de ese tanto, la Real se quedó con diez por expulsión de Gurrutxaga. A cinco minutos del final, Pikabea también vio la roja. Pero la Real aguantó. El gol de Jankauskas valió su peso en oro. Al final de la temporada, el Atlético descendió y la Real se mantuvo en Primera.

domingo, febrero 10, 2008

POLI EJIDO 0 - REAL SOCIEDAD 1 Una victoria para Celayeta

La Real ha ganado hoy porque tenía que ganar. Porque tenía que dedicar la victoria a Genaro Celayeta. Porque es mejor que el rival, un Poli Ejido que sólo puso cierta tensión al final por la escasa renta conseguida por los txuri urdin. Porque lo mereció, por juego y por ocasiones. Y porque, con estos tres puntos, se pone otra vez en cuarta posición y a un punto del ascenso. La victoria, muy del estilo futbolístico de Celayeta, sobria, contundente a pesar de lo corto del marcador, sin florituras y en un partido de garra. Esté donde esté, Genaro habrá sonreído un poco al ver el gol de Iñigo Díaz de Cerio, otro más del delantero realista. Porque esta victoria es suya. Es de Genaro. Y de todos los realistas que, al cantar el gol, hemos pensando en el lateral derecho del equipo campeón de Liga de los años 80.

Esta nueva Real, ya con todos los fichajes de Badiola, que se presentaba en tierras almerienses consiguió el objetivo. Como se esperaba, Nacho y Víctor fueron titulares. Y aprobaron con muy buena nota, sobre todo el segundo. Influyeron mucho en el juego de ataque de la Real y el delantero conectó muy bien con Díaz de Cerio. Y es que la compatibilidad de los dos atacantes era uno de los problemas que la Real ha arrastrado durante toda la temporada. Aranburu jugó en el doble pivote junto a Garitano y eso le dio solidez al fútbol ofensivo de la Real, aunque el capitán fue el primer cambio de Eizmendi y habrá que ver cuál es su apuesta para el centro del campo la próxima semana en Anoeta frente a Las Palmas.

Pero en esta Real sigue habiendo un nombre propio: Iñigo Díaz de Cerio. Hoy pudo marcar bastantes goles ("he fallado un par de ellas", admitió después), pero sólo acertó una vez con la red del Poli Ejido. Suficiente. Ya son nueve los goles que ha marcado el canterano. Sus cifras ya superan las que han conseguido todos los delanteros realistas desde la temporada 2004-2005 (aquel año Nihat anotó 13 goles, una cantidad de tantos que Iñigo lleva camino de superar). Y para completar lo redondo de la tarde, después de tres semanas consecutivas encajando un gol, la Real volvió a dejar su portería a cero. No tuvo Riesgo mucho trabajo hoy y, de hecho, el primer lanzamiento con cierto peligro del Poli Ejido se produjo en el minuto 44 de la primera parte.

A pesar de todo, la puntería sigue siendo una asignatura pendiente de la Real. Hoy se debió ganar con comocidad. Fueron 22 los disparos que hizo el equipo de Eizmendi, aunque sólo cuatro fueron dentro de los tres palos. Convendría que este equipo se acostumbrara a rematar los partidos y acabar con la ilusión de los rivales cuanto antes, para evitar males mayores y perder más puntos en los últimos minutos, como ya sucedió en Soria o Salamanca. Pero es muy bueno la variedad. Víctor, Díaz de Cerio, Nacho, Xabi Prieto... Todos ellos tuvieron su ocasión de marcar al menos un gol. Y es que la aportación del centro del campo es tan importante como la de la delantera.

En cualquier caso, la victoria ha sido clara y solvente. La Real ha sido muy superior al Poli Ejido, equipo que, no lo olvidemos, sigue siendo el colista de la Segunda División, y el viento ha provocado más problemas que el rival. "No se puede pedir más a un jugador", dijo Eizmendi tras el partido, muy contento de la respuesta del equipo. Lo que está claro es que la Real está firmando una muy buena temporada como visitante, con sólo tres derrotas y ya cinco victorias lejos de San Sebastián. Buen síntoma. pero Anoeta sigue siendo la asignatura pendiente, porque se han escapado ya quince puntos. Pero no va mal la cosa, no.

Los tres puntos de hoy, además de romper la pequeña racha de dos partidos sin ganar, colocan a la Real de nuevo a las puertas de los puestos que dan derecho al ascenso a Primera. Los de Eizmendi son cuartos, a un punto de un Elche que ha ganado hoy al Sporting. De lo apretado que está el vagón de cabeza de Segunda pueden dar fe los sportinguistas esta semana más que nadie. Del tercer puesto han pasado al sexto. Los ilicitanos se han colocado terceros (y eso da un inmenso valor a la visita de la Real a Elche, dentro de dos semanas) y mucho ojo al Castellón, que acumula cuatro victorias en los últimos cinco partidos y es quinto a un punto de la Real. El Eibar, que la semana pasada nos dejó el disgusto del empate en Anoeta, hoy nos ha dado la alegría de ganarle al Celta. Del tercero al undécimo clasficado apenas hay seis puntos. Cualquier puede dar todavía el zarpazo. Sigue quedando mucho.

Hasta siempre, Genaro

Es curioso. Jugó más de 300 partidos con la Real pero mi primer recuerdo de Genaro Celayeta es un cromo, de esos álbumes de fútbol que coleccionábamos todos los niños, con la camiseta del Sabadell, el equipo al que se marchó tras abandonar la Real y en el que jugó tres años antes de retirarse. Curioso e injusto con la trayectoria de alguien tan importante en la historia de la Real. Ahora más que nunca siento no haberle visto jugar en Atotxa.
-
Nunca le vi jugar con la camiseta txuri urdin, cuestiones de la edad, de ser tan niño cuando Genaro Celayeta recorría la banda derecha con aquel equipo campeón. Pero ayer, cuando leí la noticia de que ha muerto, noté una pérdida irreparable. Como cuando hace tan poco tiempo murió Alberto Ormaetxea. Se nos ha ido un campeón, uno de los pocos que tenemos. Y eso duele en lo más hondo del corazón.
-
Sus compañeros le llamaban el casero ilustrado. Su nombre no es el que recuerda todo el mundo cuando se habla de aquella Real de comienzos de los 80. La gente menciona a Arconada, a Zamora, a López Ufarte, a Satrústegui... Hoy mucha gente, sobre todo los no realistas, al abrir la prensa y ver la noticia de la muerte de Genaro Celayeta, habrá tenido que hacer mucha memoria para acordarse de él. Algunos lo habrán hecho, seguramente la mayoría no. Pero eso no le quita valor. Es uno de nuestros campeones.
-
Pero, ahora que se ha ido, ahora que un cáncer se lo ha llevado sin que muchos realistas supiéramos siquiera que estaba enfermo, descubrimos que su figura era aún más grande de lo que suponíamos. Todos, incluso los que no le vimos jugar, nos estremecimos en el verano de 2000 cuando Unai Celayeta, su hijo, jugador del equipo juvenil de la Real, se mató en un accidente de tráfico cuando iba a entrenar a Zubieta. Todos, sin excepción. Dicen los que le conocían que, en realidad, nunca superó aquel triste suceso. ¿Quién podría? Pero, a pesar de todo, después de aquello tuvo otra hija, la pequeña Amaia, de sólo cuatro años, que crecerá ya sin su padre y que descubrirá poco a poco lo que significa para todos que fuera un campeón. ¡Qué forma de querer a la vida la de este campeón y la de su familia! Qué lección para todos.
-
La última vez que vi a Genaro Celayeta fue en el acto que organizó la Real para celebrar el 25 aniversario del primer título de Liga. Aitor López Rekarte le entregó su txapela. Y el bueno de Genaro la cogió con humildad, sabiendo que mucha gente tendrá que hacer un gran esfuerzo de memoria para reconocer en las fotos al que fue el lateral derecho de aquel equipo campeón. Pero le recordaremos, claro que le recordaremos. Porque él también contribuyó a hacer felices a muchos realistas en su día y él nos ha hecho a todos, aunque no viviéramos aquellas gloriosas jornadas, sentirnos orgullosos de lo que hizo.
Hoy quiero, como siempre, que gane la Real. Pero cada gol que metan los jugadores de la Real, me hará pensar todavía más en Genaro Celayeta. Cada gol va por él, lo cantaré por él. La victoria va por él. Y el silencio que vivirá Anoeta dentro de una semana será el mejor homenaje que se le puede hacer a un campeón. No estaré allí presente, pero me sumaré desde aquí, como debemos hacer todos los realistas. Se me acaban las palabras y sólo queda la tristeza de despedir a un campeón. Mi más sincero pésame a su familia y mi más emocionado recuerdo. Hasta siempre.

sábado, febrero 09, 2008

PREVIA Poli Ejido - Real Sociedad. La nueva Real, el mismo objetivo

El objetivo no cambia. Sigue siendo el regreso a la Primera División. Pero el equipo que veremos este fin de semana (domingo, 17.00 horas, Municipal de Santo Domingo, sin televisión) será la nueva Real. Tres de los cuatro fichajes que ha traído a San Sebastián Iñaki Badiola estarán, con casi total seguridad, en el once inicial. La nueva Real. Pero el objetivo es el mismo. Ganar, sumar de tres en tres y colocarse ya, de una vez por todas, en los tres primeros puestos. La oportunidad es inmejorable. Enfrente estará el colista, el Poli Ejido, y los de Eizmendi están obligados a romper una pequeña racha negativa que sólo ha permitido sumar siete de los últimos quince puntos en juego y cuatro de los últimos nueve.

Eizmendi mantendrá el esquema con dos delanteros para jugar frente al Poli Ejido. Díaz de Cerio se ha convertido ya en el induscutible de esa pareja, por delante de un Delibasic que seguramente se quedará en el banquillo para ver el debut de Víctor con la camiseta txuri urdin. En la banda izquierda estará a buen seguro Nacho, sobre todo teniendo en cuenta que el otro zurdo del equipo, Vaughan, se ha quedado fuera de la convocatoria. Aranburu podría ocupar el doble pivote junto a Martí (el tercero de los fichajes que será titular), aunque se jugará el puesto en el centro del campo con Garitano. Elustondo no ha entrado finalmente en la convocatoria por lesión.

El único fichaje de Badiola que esperará su oportunidad en el banquillo será Fran Mérida. En la defensa, y ante la baja de Carlos Martínez una semana más por lesión, los laterales serán para Castillo y Gerardo (una vez cumplida su sanción) y en el centro de la defensa lo más probable es que repitan Mikel González y Ansotegi. Xabi Prieto, que sigue siendo fijo en la derecha, completaría el once. Dentro de las muchas ausencias en la convocatoria que habrá cada semana con una plantilla de 27 jugadores, destaca la ausencia del galés Vaughan y del argentino Víctor López. Novo, pese a quedarse en la Real hasta final de temporada, todavía no ha entrado en ninguna lista desde que se cerró el mercado invernal. Gari Uranga cumple partido de sanción y Skoubo, una vez más, está lesionado. Completa la lista de ausencias Markel Bergara y el lateral del Sanse Balenziaga.

La Real encadenará dos jornadas consecutivas frente a rivales de la parte baja de la tabla, esta semana el Poli Ejido, que es el colista de la categoría con 21 puntos, y la próxima Las Palmas en Anoeta. Seis puntos asequibles, que no fáciles, para lanzar el asalto a los puestos de ascenso. Esta jornada es la séptima en la que el equipo aspira a colocarse entre los tres primeros (o al menos con los mismos puntos que el tercero), pero todavía no lo ha conseguido en toda la temporada. Es más, la Real falló en cuatro de esas seis oportunidades. Elche y Sporting, cuarto y tercero en la tabla, se enfrentan mañana a mediodía en tierras alicantinas, por lo que la Real tiene una espléndida oportunidad de ponerse delante de uno o de los dos equipos. Para entrar en puestos de ascenso, también sería necesario que el Eibar sumara en Ipurúa ante el Celta. Los eibarreses, después de empatar en Anoeta, buscarán evitar la tercera derrota consecutiva en casa y, de paso, echarían una mano a la Real.

Será la primera vez que el cuadro txuri urdin visite Ejido en partido de Liga. El partido de la primera vuelta fue la primera vez que la Real jugó frente al Poli Ejido... y perdió, a pesar de que los almerienses llegaron a Anoeta tal y como están ahora, como colistas. Quizá aquel partido fue uno de los momentos más duros de la temporada. Los de Ejido ganaron 0-1, con un gol de Jorge Molina a falta de seis minutos para el final, tras una manifiesta inoperancia ofensiva de la Real. Era el cuarto partido oficial de la temporada y la Real ya había perdido los dos de casa y estaba eliminada de la Copa. Afortunadamente, una vuelta más tarde las cosas han cambiado. Para bien, aunque a veces no lo parezca.

viernes, febrero 08, 2008

Skoubo no es titular desde hace más de un año y no juega 90 minutos desde hace más de 21 meses

"Morten Skoubo sigue con molestias en gemelo externo de pierna derecha. En ecografías realizadas en las últimas 48 horas se ha podido detectar una pequeña rotura fibrilar que confirma la sospecha inicial de esta lesión sobre la contractura, que era el diagnóstico evidente. Sigue tratamiento médico y fisioterapia e iremos informando de su estado evolutivo en los próximos días". Esto es lo que dice el último parte médico de Skoubo. El de hoy. El enésimo. Una lesión más que le impedirá este fin de semana, de nuevo, entrar en la convocatoria. Y es que el danés, exceptuando sus primeros meses en Donosti, parece condenado a ser un lastre en estos momentos tan tristes de la historia de la Real.

Recapitulemos. Skoubo llegó a la Real en el mercado de invierno de la temporada 2005-2006, con el equipo luchando por el descenso. Costó 2,5 millones de euros y fue el tercer fichaje de José Mari Bakero para la Real, después de Novo y Stevanovic, otros dos grandes desaciertos. Aquella temporada Skoubo justificó el gasto. Jugó 18 partidos de 20 posibles, 16 de ellos como titular y marcó cinco goles que contribuyeron de forma decisiva a la permanencia en Primera, tanto como los cinco que también anotó Mark González. En su segundo partido y primero como titular, ante el Athletic en Anoeta, Skoubo maravilló. Marcó un golazo y sirvió los otros dos a Nihat. Parecía que la Real había acertado otra vez en la contratación de un 9, como años antes lo había hecho con Kodro o con Kovacevic.

Pero no. En la pasada campaña, la que pasará a la historia por el descenso a Segunda, sólo jugó cinco partidos y sólo uno de ellos como titular, casualidades de la vida también frente al Athletic. Sobra decir que no marcó ningún gol en la temporada en la que más echó de menos la Real la aportación de sus delanteros (Kovacevic marcó tres, Herrera uno, Díaz de Cerio cuatro). Y en esta temporada, la de la categoría de plata, apenas ha saltado al campo en siete ocasiones, seis en Liga y una en Copa. En ninguna de ellas lo hizo como titular. Y, por descontado, tampoco ha marcado aún gol alguno. La guinda del pastel fue la tarjeta roja que vio en el partido copero en Las Palmas.

Eso quiere decir que Skoubo ha jugado un total de 30 partidos con la camiseta de la Real en las tres temporadas que lleva en el equipo. Un total de 1786 minutos, ni siquiera 20 partidos completos. De sus 30 apariciones, en 17 fue uno de los once titulares. Todas en su primera temporada salvo una la pasada. Sólo ha jugado los 90 minutos en ocho de esos 30 partidos. Y ha marcado cinco goles, todos ellos en la primera temporada, a una media de un tanto cada 357 minutos. Skoubo no es titular con la Real desde el 28 de enero de 2007, hace más de un año. No marca un gol desde el 7 de mayo de 2006, ante el Celta de Vigo en Anoeta, hace 20 meses. No juega 90 minutos desde el 30 de abril de 2006, ante el Sevilla en Anoeta, hace ya 21 meses.

¿Los motivos de sus ausencias? Lesiones de todo tipo. Imaginad una lesión. Skoubo la ha tenido. Dolencias que parecen intratables o incurables, pero que en todo caso no le permiten estar con una mínima asiduidad en las convocatorias de cada fin de semana. Amorrortu dijo que le esperaban para demostrar lo mucho que valía. Y fue cesado. Bakero dijo que le esperaban. Y fue cesado, como entrenador y como director deportivo. Lotina dijo que le esperaban. Y se fue dejando al equipo en Segunda. Iriarte dijo que le esperaban. Y ha sido despedido. Coleman dijo que le esperaban. Y dimitió. Eizmendi todavía no ha dicho nada sobre Skoubo. Lleva tres semanas y todavía no ha podido ni convocarlo.

Otra cosa no sé, pero la Real está teniendo una paciencia infinita con Skoubo, desde hace dos años un auténtico jugador fantasma de este equipo. La pregunta es si la Real, en Segunda, luchando por el ascenso y después de no haber contado con él para tratar de salvar al equipo, puede permitirse tanta paciencia con un jugador de fuera. Esa es la pregunta.

miércoles, febrero 06, 2008

El sueño de todo realista

Cuántos recuerdos me ha despertado este vídeo. Cuántas ilusiones, las de cualquier realista. Todos hemos soñado con llegar a vestir la camiseta de la Real, todos nos alegramos cada vez que un jugador del Sanse debuta con el primer equipo y marca un gol. Porque esto es la Real. Esto. Y no todo lo que hemos visto en los últimos años. La Real es un orgullo que nadie nos podrá quitar, un sueño que nunca podremos realizar pero que veremos cada cierto tiempo realizado en estos chavales jóvenes que un buen día visten la camiseta txuri urdin por primera vez.

Este reportaje lo emitió Canal + en El Día Después, en su día el mejor programa de fútbol que se hacía, porque encontraba historias preciosas en todos los campos, no sólo en los del Real Madrid o el Barcelona como sucede ahora en todos los espacios deportivos. Y la Real encontraba de vez en cuando su hueco con historias como ésta, el debut en Anoeta de Joseba Llorente. No era la primera vez que vestía la camiseta txuri urdin, eso sucedió en Zaragoza el 3 de octubre de 1999. Pero aquel día, ante el Numancia, el 28 de noviembre del mismo año, saltó por primera vez al cesped de Anoeta para defender la camiseta del primer equipo. Con su nombre a la espalda y el número 27. Y marcando un gol.

Fue Bernd Krauss quien le hizo debutar en la Real, pero fue Javier Clemente quien le dio la alternativa en Anoeta. Llorente perteneció a la Real hasta el final de la temporada 2003-2004, aunque esa última campaña y la 2000-2001 las pasó cedido en el Eibar. Con la camiseta txuri urdin jugó 24 partidos y anotó cuatro goles, y tuvo alguna que otra escasa aparición en la temporada del subcampeonato (aquel cabezazo al larguero el día del Betis en Anoeta, que habría supuesto un precioso 4-3 para la Real...). Ya en el Sanse marcó 26 goles en 64 partidos y hoy casi todos los realistas nos alegramos de cada gol que marca en el Valladolid y nos apena que no los esté metiendo en la Real. Pero el fútbol es así...

martes, febrero 05, 2008

El fondo y las formas

Ayer tuvo lugar la esperadísima rueda de prensa del presidente, Iñaki Badiola, en la que iba a dar todos los detalles de la llegada y marcha de Pako Aiestaran, de los fichajes, de la marcha de la due dilligence, de las camisetas de China y, en general, de su primer mes al frente de la Real. Esa rueda de prensa a la que había que ir con tupper por lo que iba a durar. Al final no fue para tanto en su longitud, una hora y media asumible por cualquiera, pero sí dio mucho de que hablar. Tanto en el fondo como en las formas.

Y las formas son, sinceramente, lo que más me preocupa en estos momentos. Badiola habla claro. Clarísimo. Quizá demasiado claro. Y por ello pierde las formas con una facilidad inusitada. A mí no me gusta que el presidente de la Real se pase toda una rueda de prensa insultando a todo el que puede, por mucha razón que tenga. No me gusta oír que compare la presencia de Aiestaran con "Irak", que de Iriarte diga que "qué cara más dura" tiene, que "menudo impresentable" es José Gabriel Mujika, de El Diario Vasco, que a Juan Carlos Oliva "si entra en las duchas de nuestro equipo igual nos lo violan cuatro veces". Lanzar estos ataques brutales contra todo el que se mueve, por mucha razón que pueda tener Badiola en el fondo, deslegitima su posición.

La Real es un equipo que siempre ha gozado de las simpatías de aficionados de todas partes. Lo decía el mismo Martí poco después de fichar, que todos eran un poco de la Real cuando luchó por la Liga hace menos de cinco años. Y eso puede cambiar si tenemos un presidente que no sabe guardar las formas en público. Ya le pasó al Atlético con Gil, al Betis con Lopera o a los equipos de Piterman. Que Badiola diga la verdad, pero que la diga con corrección. ¿Que Salva Iriarte hizo dejación de funciones? Pues se va a juicio por despido procedente y se gana la demanda. ¿Que El Diario Vasco miente? Se sacan los documentos que lo prueban, y listo. ¿Que Aiestaran chantajeo a la Real? Se le despide y listo, no hace falta esperar a que dimita. Soy el primer partidario de que se digan las cosas como son, para que todos sepamos quién y cómo se mueve en torno a la Real. Pero las formas son también importantes. Y Badiola no las está cuidando.

El fondo de lo que dijo Badiola, en cambio, es bastante tranquilizador en muchos aspectos. Ayer esuchamos novedades sobre temas que hasta ahora habían sido descuidados por los anteriores Consejos. Desde las tiendas hastas las camisetas, pasando por las relaciones con los operadores televisivos o las propuestas de patrocinio, por el centenario del club o por las iniciativas para que Anoeta cobre aún mucha más vida, con la Real (descuentos en entradas, algunos discutibles, otros fantásticos) y sin la Real (la compra del Estadio o la creación de un torneo importante de rugby). Badiola y su Consejo se están moviendo en muchos asuntos y es de agradecer. Tanto como que hayan puesto dinero por la Real. Eso es elogiable, muy elogiable, porque, y cabe recordarlo siempre, no hubo otro grupo o persona que se postulara para presidir esta Real en uno de los peores momentos de su historia. Eso vale mucho.

El tema de Pako Aiestaran es delicado. No seré yo quien frívolamente tome partido por una u otra parte. Aiestaran dijo lo que dijo y Badiola ha dicho lo que ha dicho. Es imposible saber quién tiene la razón, quién cuenta la verdad sobre lo sucedido y quien oculta cosas. Hoy por hoy, casi me inclino más por creer a Badiola, sobre todo amparándome en la votación del Consejo sobre el futuro entrenador (todos rechazan el fichaje de Oliva menos Aiestaran; yo también me hubiera opuesto y, al igual que Badiola, no sólo por su relación con Pitterman, sino porque es un entrenador de Segunda B con nula experiencia en Segunda). Seguramente seguiremos oyendo hablar de este asunto. Seguro que Aiestaran contesta o que los medios opuestos a Badiola publican alguna información en ese sentido. Más circo que no beneficia a la Real.

La relación de Lighthouse, la empresa de Badiola, con la Real, no me parece tan inquietante como antes (¿caló en mí el alarmismo en este sentido de El Diario Vasco?) después de escuchar al presidente, pero me siguen quedando dudas. Es un modelo muy novedoso en el fútbol español, inédito en la Real, y no sé a ciencia cierta cómo va a acabar. No sé si al final el beneficio será para la Real o para Lighthouse. No soy economista y no me atrevo a pronosticar qué sucederá en el futuro. Sé que cuando llegue el momento de traspasar a Morgado o Xabi Prieto me dolerá que la Real no vea un euro, pero también que si les veo dar tardes de gloria a la Real sobre el campo pensaré que el club, por sí solo, no habría sido capaz de comprar al primero o retener al segundo.

El futuro sigue abierto para la Real y para Badiola. Lo que está claro es que lo que haga bien el presidente será beneficioso para el club y para todos nosotros. Y con eso me quedo. Badiola sigue teniendo el beneficio de la duda, pero cuando sucedan cosas que no me entusiasman lo voy a seguir diciendo, porque mi cariño por la Real está fuera de toda duda.

lunes, febrero 04, 2008

Del circo al carnaval

"Si quieres hablar mal, habla de tus parientes, pero nunca de la Real ni de mis clientes". ¿Hablar mal de la Real? Nunca, ni lo hago ni dejo. Pero, claro, luego llegas a Anoeta y ves el espectáculo. Todo un circo. Y hablar mal no, pero casi, casi, que de algún que otro jugador nos acordábamos al salir del estadio... El caso es que el cartel de la foto estaba en un local junto a la Catedral del Buen Pastor. El buenpas, que algunos dicen por allí. No me acostumbro a tanta confianza, no...

Sí que la había con el tema de las banderas. ¿Os acordáis del año del subcampeoanto? Qué gozada era pasar por cualquier pueblo de Guipúzcoa y ver en multitud de balcones una bandera blanquiazul... Alguna que otra todavía se ve, y es que la esperanza dicen que es lo último que se pierde y la Real no es que anime mucho, no... Hay muy poquitas. Como camisetas de la Real por Donosti en día de partido. Eso de que fuera derbi, aunque fuera con el Eibar, ayudó a que la gente sacara la txuri urdin del armario y alguna más que de costumbre sí se vio por lo Viejo, sí.

Pero la goleada eibarresa en ese sentido fue tremenda. Hay quien dice que fueron 1.000 los que vinieron a Donosti a pasar el día y ver a su equipo. Otros 2.000. Mientras tomábamos unos pintxos a la hora de comer, oímos al camarero, ni que fuera de Bilbao, hablar de 40.000. Pero que había muchas más camisetas azulgranas que blanquiazules fue un hecho. Incluso Manix Mandiola, entrenador del Eibar, se dejó ver un par de horas antes por uno de los bares que hay junto a Anoeta, tomando algo antes del partido. Tanta familiaridad no es normal, pero que nadie se asuste, que Mandiola no dirigió el partido. Estaba sancionado. Pero sorprendido y todo me quedé al verle de cañas (es un decir, no vi qué estaba tomando) tan cerquita del partido y del estadio. Es lo que tiene este derbi chico y que vivamos inmersos en un circo y en fin de semana de Carnaval.

Y así llegamos a Anoeta. Y ante mi asombro, veo un par de personas de color (negro, se entiendo, pero luego hay quien se piensa que eso racismo, así que... ¡vivan los eufemismos!) con bufandas de la Real. Familia no pueden ser, que este año no tenemos jugadores así en el equipo... ¡Ah, claro! Es que era el día que Badiola había puesto entradas a cinco euros para los inmigrantes. Eso lo explica todo. Será por eso que en el grupo de ocho personas que nos juntamos antes de sentarnos en Anoeta había dos madridistas, un culé y dos pericos entre nosotros... Cómo cambian las cosas, madre mía... Pero todos animaron a la Real, algunos de ellos incluso con sus bufandas (prestadas por un servidor), que conste.

Y en eso que entramos y descubrimos la nueva Real de Badiola, esa que tiene que cambiar desde los cimientos con ideas originales y romperdoras... Y como el patrocinador de la Segunda División da la casualidad de que es el mismo que tiene Operación Triunfo (ya que es un banco, le podíamos haber pedido algún dinerito para las maltrechas arcas del club)... pues concierto al canto en los prolegómenos y en el descanso del partido. Mercedes y Cristina (no esperaríais a Bisbal y Bustamente, ¿no...? Quizá en Primera, nuestro caché suba...) saltaron al cesped de Anoeta y cantaron. No se puede decir que no le echaran ánimo las muchachas, no... Y más con el fresquito que ya empezaba a notarse en la grada.

Se suponía que el público debía cantar con las dos niñas aquello del Adelante (otro gallo les hubiera cantado, nunca mejor dicho, si hubiera siedo el Txuri Urdin...), que nos podían tocar no sé qué premios. Y alguno se animó a cantar y bailar, no creáis, pero tampoco es que se incendiara el estadio, no... Yo en ese momento estaba preocupado por que alguna de las cantantes se saliera de ese medio círculo de lona que les habían dispuesto y me hiciera un agujero en el cesped... Mercedes y Cristina aparecieron también en el marcador de Anoeta. Bueno, en uno de ellos, porque el otro andaba con algún que otro defectillo en la imagen y era mejor no forzar la situación.

Y del circo de Anoeta, al Carnaval de Tolosa. Ya quisiera Donosti acercarse a lo que vive Tolosa estos días, ya. Disfraces, los que queráis. Y como la actualidad manda, la Real también tiene que tener su cuota de protagonismo en estos duros momentos en Segunda. Como muestra, un botón. Mis anfitriones tolosarras (un diez para ellos, que para eso cenamos con ellos un día en la sociedad y otro día en la sidrería; ya se sabe, las penas con chuleta son menos penas...) le echaron sentido del humor y se disfrazaron de peregrinos de la Real. A ver si con ayuda divina subimos y todo...

"Mira, esos van de peregrinos para pedir el ascenso a Primera", decía uno. "¡Eso es imposible!", les dijo otro a los peregrinos txuri urdin, como muestra de que ilusión, lo que se dice ilusión, no es el sentimiento mayoritario de la afición en estos momentos, no... Hubo quien les dio monedas de dos euros para fichajes... pero resultó que eran de chocolate. Lo siento, Badiola, pero de esta colecta no conseguimos traer a Zigic... Y hasta hubo quien se nos ofreció para entrenar a la Real, preguntando si conocíamos al presidente y podíamos llevarle alguna carta de presentación. El caso es que los peregrinos, con estampita de San Ignacio de Loyola al cuello incluída, triunfaron sin duda.

Otros años se llegó a ver por los Carnavales de Tolosa incluso el autobús descapotable con el que la Real celebró el sucampeonato de hace pocas temporadas. Tenemos ahora mismo menos celebraciones pendientes, pero aún así este año los peregrinos no fueron los únicos en acordarse de la Real, no. Aquí en la foto se ve a la Peña Txuli Uldin. Con bandera roja comunista, una especie de Badiola animando a los muchachos y gorritos chinos, como está mandado... Y es que los socios chinos del nuevo presidente han calado hondo en la afición...
-
Del circo al Carnaval sólo hay un paso. Y si somos de la Real, mucho más... Pero qué gusto ser de la Real. Incluso en Carnaval.

REAL SOCIEDAD 1 - EIBAR 1 Esta Real juega así de mal

Comenzada ya la segunda vuelta, es probablemente el mejor momento para asumir que esta Real juega así. Así de mal. Con fichajes o sin ellos. Con canteranos o con foráneos. Da igual, no es una cuestión de nombres. Porque el equipo, a priori, no es malo, pero juega así. Simplemente juega así, sin que haya nada que pueda servir de explicación clara y directa. Que nadie se asuste, que incluso con este juego es posible subir a Primera. ¿Ejemplos? Los que queráis. El Madrid de Capello, aquella Grecia campeona de Europa.... El fútbol actual no exige jugar bien para ganar. Se pueden lograr muchos triunfos sin jugar bien. Y esta Real puede ser un nuevo ejemplo de ello. Ojalá lo sea. Pero el partido del sábado ante el Eibar fue la expresión perfecta de ese mal juego en muchos sentidos.

Algunos pensarán que con jugar bien me refiere a un juego preciosista, taconazos, pases al primer toque, posesión de balón aplastante y cosas así. Y no. El buen fútbol es mucho más que eso. Y a la Real le faltan muchas cosas para llegar al buen fútbol. Porque jugar bien implica muchas cosas. Implica saber lo que se está haciendo, y parece cada vez más claro que la Real todavía no lo sabe, ni con Coleman ni con Eizmendi, a pesar de que los dos han hecho cosas muy bien. Pero la Real no se impone en los partidos, no domina como debiera hacerlo en esta categoría de plata. Y no lo hace porque no confía en su calidad, que la tiene. Eso ocurre tanto en ataque como en defensa, porque durante buena parte de la primera mitad era sonrojante ver que el Eibar se portaba como si su camiseta azulgrana fuera la del Barça, dando sensación de peligro en cada llegada al área y volviendo loca a la defensa realista, sobre todo a sus laterales, Castillo y Estrada, ambos desbordados durante buena parte del encuentro.

Jugar bien implica, por ejemplo, aprovechar los pocos momentos de calidad que se ven. Cuando Xabi Prieto se va de dos jugadores por fin, no se puede mandar el balón a las nubes como hizo Díaz de Cerio. Cuando se sacan dos laterales ofensivos, no se pueden quedar sin cruzar apenas la línea del centro del campo. Cuando los jugadores del Eibar presionan al árbitro, no puede ser que sólo Martí se acerque hasta el colegiado para ver si puede influir en algo. Cuando se produce un claro penalti a favor de la Real, no puede ser que sigamos jugando sin más. Cuando se tiene una falta al borde del área en el minuto 42, el tiro no se puede quince metros por encima del larguero. Cuando se defiende un córner, no puede ser que los once jugadores de la Real se encierren en su área, sin dejar un solo delantero. Cuando se tiene a favor, hay que dar una sensación de peligro que no se da, aunque no haya disparo a puerta. Cuando se lanzan balones al delantero, no puede ser que Delibasic no cace ni uno solo. Y así, muchas cosas más que no pueden ser para jugar bien al fútbol.

¿Cuál fue el resultado de eso? El partido del sábado, un mal partido, en el que la Real no mereció ganar aunque tuvo algo más de dominio territorial y de llegada en la segunda parte. Y es que sólo hay dos jugadores que mostraron categoría sobre el césped desde el minuto 1 hasta el 90. Xabi Prieto hizo un par de jugadas, Aranburu alguna que otra conducción individual, y Díaz de Cerio marcó un gran gol de pillo. Pero jugadores de categoría sólo se vieron dos: Asier Riesgo y Mikel González. No descubro nada hablando otra vez de Riesgo, el mejor portero de la categoría, que hizo dos grandes intervenciones en la primera parte, como en casi todos los partidos. Pero de Mikel se habla poco. Y el sábado hizo un partido majestuoso, cortando todo lo que se podía cortar y multiplicándose para tapar los huecos que dejaron sus compañeros de zaga. Sobresaliente.
-
Lógicamente, dos jugadores, y más si ambos juegan en la parte de atrás, no pueden levantar un equipo hasta el punto de hacerle solvente y aspirante real al ascenso a Primera División. Y aún así la Real se ha quedado esta jornada a un punto del tercer puesto. Otra vez, y van dos semanas consecutivas, la Real ha dejado pasar la oportunidad de auparse a la zona más noble de la tabla. Dos semanas sin ganar nos han dejado con la miel en los labios y han apretado muchísimo la parte alta de la clasificación. Y es que esta Real, a pesar de estar a un punto del objetivo, es séptima. Ya son muchos los equipos que se han metido en la lucha. Además de Numancia y Málaga, algo escapados en este momento, están metidos, al menos, el Sporting, el Celta, el Elche y el Castellón. Queda mucho para que esto acabe y hay que seguir.
Ahora bien, la Real juega mal y no saca partido a sus armas, pero el sábado hubo un factor clave sobre el campo. El árbitro. Nefasto durante todo el partido en la señalización de faltas, en las amonestaciones, en la ley de la ventaja y en casi todas las facetas de su trabajo, en la segunda parte decidió que tenía que ser el protagonista y se tragó dos penaltis a favor de la Real. El primero, de escándalo, una mano de un defensa eibarrés en un salto con Xabi Prieto. Y me acordé, claro, del penalti contra el equipo txuri urdin del pasado año en San Mamés, una mano de Aduriz que el árbitro convirtió en infracción de Labaka y gol del Athletic. No tiene suerte la Real en los derbis con estas jugadas, no... El segundo, también muy claro, se cometió sobre Delibasic, en su única intervención relevante en todo el partido, que quedó en nada gracias a la lamentable actuación del trencilla. En Eibar se quejaron los locales del árbitro. Aquí la queja, con toda la razón del mundo, debe ser txuri urdin.
-
Visto lo que se vio sobre el campo, uno de los peores partidos de la temporada, no fue de extrañar que el Eibar acabara amparado en continuas pérdidas de tiempo, lo que no me gustó mucho teniendo en cuenta la hermandad en la grada y de los clubes. Pero en realidad no podía acabar de otra forma. Y eso que el Eibar quizá mereció el punto, y muchos pensarán que incluso los tres. Pero era el Eibar, de eso podemos estar seguros. El Barça jugó el domingo en casa ante el Osasuna, y esos de las camisetas rojas y azules venían desde Eibar dispuestos a hacer el partido de la temporada. Eizmendi pidió la misma ilusión que podían desplegar los eibarreses. Pero el problema de la Real no es de ilusión o de entrega. El problema de la Real es netamente futbolístico. Y eso, insisto, no va a impedir luchar por el ascenso e incluso conseguirlo. El fútbol es así, que reza el tópico...

viernes, febrero 01, 2008

PREVIA Real Sociedad - Eibar. El comienzo de una nueva era

La visita del Eibar (sábado, 18.30 horas, Anoeta, ETB-1, TV3 y Telemadrid-La Otra) debe marcar el inicio de una nueva era en la Real. El mercado de fichajes ya está cerrado. La Real que veremos sobre el césped el sábado es la que va a luchar por el ascenso. Y no hay más. Ni especulaciones, ni dudas. Esa será la Real que nos tiene que devolver la ilusión en los próximos meses. Por eso debe comenzar una nueva era que culmine con el ascenso a Primera. Una era de seis meses que tenga continuidad en la máxima categoría. ¿Y qué mejor forma de iniciar esa era que ante el Eibar, en el derbi guipuzcoano, con un gran ambiente en las gradas y en un día que se presupone festivo?

Joserra Eizmendi pedía en la rueda de prensa previa al partido que los jugadores de la Real tengan al menos la misma actitud sobre el campo que van a tener los del Eibar. Y es el que partido será de lucha, de mucha lucha. Para el equipo eibarrés este es el encuentro más bonito de la temporada, una oportunidad a priori única para enfrentarse en Anoeta al equipo más grande de la provincia. Y seguro que, aunque sólo sea por la satisfacción de despertarse el domingo después de haber ganado a la Real, se van a dejar la vida en el estadio realista. Por eso es necesario que la Real recupere la actitud y corrija todo lo negativo que enseñó en Castellón, y Eizmendi lo sabe.

El partido marca también una nueva era para muchos futbolistas. La Real tiene a su disposición nada menos que 27 jugadores, los 25 de la primera plantilla más Fran Mérida y Balenziaga, y eso provocará que todas las semanas haya muchos que se queden fuera de la convocatoria. Sólo Gerardo por sanción era baja de antemano, los 26 jugadores restantes estaban disponibles para este encuentro. Entre los primeros elegidos de Eizmendi para ver el choque desde la grada (donde también estará el morbo de ver al ex presidente Astiazarán por primera vez en Anoeta desde que dejó la Real) se encuentran los dos últimos fichajes, Víctor y Nacho, además del ya habitual Skoubo. Junto a ellos estarán Carlos Martínez, el potrillo Balenziaga, Markel, Novo y Vaughan. Acostumbrados a un grupo mucho más pequeño, son muchos los que sufrirán cada semana.

Parece casi seguro que, visto el mal resultado del cambio de sistema en Castellón y ante la presencia de cinco delanteros en la plantilla, Eizmendi volverá al 4-4-2. El once, en todo caso y más allá de los cambios necesarios por sanciones y lesiones, no será muy distinto del que presentó el técnico en su primer encuentro, en Córdoba, donde se ganó 1-3 con mucha brillantez. Riesgo es fijo en la portería, la defensa la formarán Estrada (la opción más probable ante la baja de Carlos Martínez) y Castillo, con Mikel González y Ansotegi por el centro. Ante las molestías de Garitano (que ha entrado en la convocatoria), el doble pivote será seguramente para Martí y Elustondo. Xabi Prieto y Aramburu (que ocupará una vez más la izquierda toda vez que los dos zurdos no están en la lista: Nacho recién incorporado y Vaughan recién salido de su lesión) estarán en las bandas y los dos delanteros que más papeletas tienen para jugar son Díaz de Cerio y Delibasic.

Como todo derbi, será un partido especial, aunque muchos realistas jamás hubiéramos imaginado que llegaría el día en que el Eibar visitaría Anoeta en un partido de Liga de Segunda División. Asier Riesgo, Markel Bergara (el único que se ha quedado fuera de la lista), Garitano y Gari Uranga han vestido la camiseta azulgrana de los eibarreses. Urzelai, Etxabe (está lesionado y no pisará Anoeta), Eizagirre, Raúl y Zurutuza (a quien el Eibar no alineará por una cláusula del contrato, a pesar de tener el permiso de Badiola) tienen pasado txuri urdin, éste último quizá tambien futuro puesto que está cedido por la Real. Y, por si fuera poco, para contribuir a la fiesta habrá un millar de aficionados eibarreses en las gradas de Anoeta, que presentarán un buen aspecto gracias al público visitante y a las medidas que ha puesto en marcha Badiola para fidelizar a diferentes colectivos.

Contra el Eibar (ojo, viene de perder dos partidos seguidos en casa y eso le hace aún más peligroso), la Real dispondrá de su segunda posibilidad consecutiva de meterse en los puestos que dan derecho al ascenso a Primera. De haber ganado en Castellón, el conjunto de Eizmendi afrontaría la jornada en tercera posición, pero la derrota demoró el asalto a la zona más noble de la tabla. Pero el salto es ahora más difícil, pues son dos los conjuntos a adelantar y ambos juegan en casa. Un punto por encima de la Real está el Celta, que recibe al Castellón a la misma hora que juegan los realistas. Dos puntos por delante está el Sporting, que juega como local ante Las Palmas el domingo a las 12.00. Entonces sabremos si la Real está ya en ascenso o tendrá que esperar al menos una semana más.

El Eibar nunca antes ha visitado a la Real en Liga, aunque sí conoció el viejo campo de Atotxa en la eliminatoria copera de 1987. Recordaba Toshack esta semana en su artículo semanal en El Diario Vasco que el Eibar fue “un hueso difícil de roer”. La Real ganó los dos partidos de la eliminatoria por el mismo resultado, 2-0. Górriz y Mujika marcaron en Atotxa. En el partido de la primera vuelta de esta temporada 2007-2008, la Real se impuso 0-1 al Eibar. Gerardo anotó de penalti el primer gol del equipo txuri urdin en su esperemos muy corta andadura en Segunda, en un buen partido del galés Vaughan, que debutaba con la camiseta txuri urdin. El Eibar reclamó varias penas máximas en el área realista, alguna con bastante razón, pero el marcador no se movió más.

(Nota: la crónica del partido se publicará el lunes, con la ventaja de haber visto el encuentro desde las gradas de Anoeta y con las habituales fotos tomadas en directo)