martes, junio 17, 2008

El ascenso será el 21 de junio de 2009

Pues sí no ha sido el 15 de junio de 2008, será el 21 de junio de 2009. La Real es de Primera y volverá a Primera. ¿Alguien lo duda? Si es así, que se baje del barco, porque necesitamos que todos remen en la misma dirección para hacer frente al oleaje de la adversidad, porque lo que necesitamos sumar es ilusión. Esta camiseta coloca el escudo sobre los corazones de los que creemos, de los que sufrimos, de los sentimos, de los que estamos siempre ahí. Porque la Real es mucho más que un equipo de fútbol, mucho más que un grupo de once jugadores que saltan a un campo cada semana a dar patadas a un balón. La Real está muy dentro de nosotros. Lleva años dándonos más sufrimientos que alegrías (muy pocas, muy efímeras), pero ahí seguimos. Y ahí seguiremos.

El domingo por la mañana, unas horas antes del partido, una mujer mayor me paró en Sancho el Sabio, a unos pocos minutos de Anoeta, al verme la camiseta txuri urdin que quise lucir todo el día. La de la Champions, claro. "Hijo, cómo tengo el corazón con la Real", me dijo. Me contó que se hizo socia a los 17 años ("la he visto más en Segunda que en Primera, pero..."), que con lo de Vitoria se llevó un disgusto tremendo y que creía que no iba a ser capaz de ver el partido del Córdoba, que encendería y quitaría la televisión por los nervios. Le di ánimos. Le dijo que hoy nos tocaba la alegría, le di un poco de ilusión, aunque al final fuera una ilusión ficticia. "Me acordaré mucho de ti", me dijo al despedirse. Yo me acuerdo de ella. Y me acordaré de ella cuando subamos el año que viene.

Porque vamos a subir, que a nadie le quepa la más mínima duda. El sitio de un equipo que reúne a más de 32.000 en un estadio teniendo sólo alguna opción de ascender es la Primera División. Cualquier puede ir a una fiesta. A eso fueron los seguidores de Sporting y Málaga, a una fiesta por el ansiado ascenso. Pero pocos ofrecemos respaldo incondicional en un velatorio. Pocos animan a un equipo por si acaso. Cuando ganan, aparecen seguidores de debajo de las piedras, pero cuando pierden ya sabemos lo que pasa en otros sitios. Pero aquí no. Nosotros ahí estuvimos, en los buenos y en los malos momentos. Siempre con un aplauso que ofrecer. Con un "Real" con el que animar. Con un escudo sobre el corazón. Y por eso llegaremos a Primera, ya lo creo que llegaremos.
-
Unos cuantos de esos miles que casi llenaron Anoeta, en un partido que no era precisamente contra el Real Madrid o el Barcelona, eran niños. Chavales que ya van aprendiendo lo que es la Real, lo hermoso y a la vez duro que es ser de la Real. Ellos son el futuro de este equipo, de lo que veremos en los próximos años en el campo pero también de lo que veremos en la grada. Eso es lo que debiera cuidar la Real, la ilusión de los niños. Esta temporada, con todo lo frustrante que ha sido, les ha dado mucho protagonismo. Ha sido una gozada, haya costado lo que haya costado, verles rodear la pista de atletismo de Anoeta. Han acudido incluso con lluvia. Han estado con su equipo, con la Real. Y, al final, fueron los primeros en acercarse a los jugadores para ofrececerles un consuelo imposible.

Una vez más, nos tocó ser testigos de la alegría de otros. Unos entusiastas seguidores del Córdoba se metieron unos cuantos cientos de kilómetros para ver a su equipo jugarse la vida. El final, para ellos, fue feliz. Como uno ya ha vivido durísimos viajes de regreso con una decepción deportiva en la maleta, acaba alegrándose por los demás. Sobre todo cuando se porta tan bien como estos aficionados. La gente de Córdoba disfrutó de San Sebastián, se solidarizó con las gentes de la Real y no tuvo reparos en decir que, si nos les hacía falta, ojalá ganáramos nosotros, porque entendían nuestra tristeza. Pero necesitaron el punto que se llevaron y que la Real no luchó por quitarles en la segunda parte. Felicidades a todos los cordobesistas. Yo acabé aplaudiendo a los que vi salir de Anoeta porque se lo habían merecido.
-
Otro día llegará nuestro turno de sonreír. Algún día, el fútbol nos devolverá los días felices que nos merecemos. Algún día, viajaremos de nuevo a otra ciudad en masa y volveremos triunfantes a nuestras casas. Algún día, regresaremos tan felices como volvieron a su ciudad los cordobesistas que inundaron Donosti. Ahora nos acordamos de Vigo, de Valencia o de Vitoria, de todos los viajes amargos, de todas las tardes tristes. Pero algún día volveremos a recordar Puertollano, Gijón o Zaragoza. Algún día, la Real nos dará la alegría que todos nos merecemos tanto. Algún día. Yo ya he marcado en rojo en el calendario el 21 de junio de 2009. El día en que celebraremos, en Anoeta o lejos de San Sebastián, el próximo ascenso de la Real. Ya lo veréis.

5 comentarios:

PatiodeCaballos dijo...

No te conozco, pero me gustaria conocerte, ya que leyendo tus articulos, lloro de emoción. Como también lloro cuando escucho el himno de la real fuera de guipuzcoa. Gracias por tu articulo. La real si que es "mas que un club". El futbol nos debe tantas alegrias, que no se si las conseguiremos cobrar. La liga de sevilla,la 2º copa, La liga del 2002-2003, el ascenso de este año. POr tanto será dificil cobrarlas todas, pero aqui estaremos.

Edu dijo...

Para eso es primordial empezar con buen pie, sino q se lo pregunten al malaga.

Miki dijo...

Así es Juan, tendrá que ser el año que viene.

Para ello a trabajar YA en la plantilla. Que venga (si es necesario que antes no existía) un director técnico. Que queden claras las salidas del club. Empezar a moverse buscando cesiones interesantes.

Vamos que tanto Lillo (que parece que sigue) como Badiola deberían de tener una semana máximo de vacaciones (es lo que tiene estar en esos puestos).

¡Aupa Real!

Txuri Urdin Por El Mundo dijo...

Depués de las cosas que se dejaron escuchar el la junta de ayer creo que hay menos unión que nunca, economicamente estamos muy pero que muy mal, y cómo la Diputación de Gipuzkoana no eche una mano a La Real creo que los jugadores igual se quedan sin cobrar...
La verdad hay que estar con La Real, pero esto cada vez huele peor... espero que sea que estoy pesimista y triste por la temporada, pero no me estrañaria nada que viendo la situación en la que estamos los leones se echaran al cuello para robarnos jugadores a un módico precio.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Patiodecaballos, muchas gracias de verdad por tus palabras. A ver si la próxima temporada arreglamos lo de conocernos...

Edu, cuánta razón tienes. El comienzo es muy importante. Cuando la Real estuvo luchando por la Liga fue por la fe que proporcionó el inicio de Liga. Ojalá se repita el año que viene.

Miki, sí, es cierto, hay que despejar dudas ya. Confirmar a Lillo si es que sigue y configurar una plantilla, eso sí, más corta que la de este año.

Txuri Urdin por el Mundo, es que es verdad, la cosa está muy mal. Pero saldremos de ésta. No creo que Badiola permita muchos leones por Anoeta...