sábado, noviembre 03, 2012

PREVIA Real Sociedad - Espanyol. Demasiadas encrucijadas

Se ha acostumbrado la Real a encontrar demasiadas encrucijadas a lo largo de cada temporada. Y el partido contra el Espanyol (domingo, 12.00 horas, Anoeta, Canal + Liga, Gol TV) es, sin duda, una más. Una que de nuevo llega tras un decepcionante fracaso copero, con la única diferencia de que a la vergonzosa noche de Córdoba todavía ha de seguirle el partido de vuelta en Anoeta. Y a Anoeta vuelve la Real. A su fortín, y justo después de que dejara de serlo tras la victoria por tercer año consecutivo en el estadio donostiarra del Atlético de Madrid. La reválida es para Montanier y para sus jugadores, para los que visten la camiseta txuri urdi y para los que defienden sobre el campo un escudo centenario, que se enfrentarán al plebiscito de una afición abochornada con cada fiasco copero que, año tras año, indefectiblemente, ofrecen los suyos. Y con el agravante de que sigue sin producirse ese salto de calidad para el que se trajo a Montanier hace ya año y medio.

Las lesiones complican mucho las convocatorias de Montanier desde hace ya algunas semanas. Cuatro eran las bajas conocidas y asumidas desde hace tiempo, las de Bravo, Cadamuro, Elustondo y Zurutuza. Y a estos se les une Griezmann, que ya no jugó en Córdoba por las molestias que le impidieron acabar el partido de Valladolid. Con estas cinco bajas, el técnico txuri urdin ha decidido convocar a los 18 jugadores que tiene disponibles de la primera plantilla y dejar fuera a Fuchs, que vuelve al Sanse después de calentar banquillo en el partido copero. De esta forma, la lista está severamente descompensada, algo que no es nuevo con Montanier al mando. En esta ocasión, sólo habrá cuatro centrocampistas entre los escogidos, y uno de ellos, Ros, figuraba como tocado y por tanto duda antes de que el francés ofreciera la convocatoria definitiva.

A la espera de la cercana reaparición de Bravo, Zubikarai seguirá siendo el guardameta titular. Iñigo Martínez volverá al centro de la defensa junto a Mikel González, que volverá así al perfil diestro, que es sin duda en el que mejor rinde. Las bandas son una pequeña incógnita, pero lo normal es que Montanier mantenga su confianza en Estrada y De la Bella, por lo que Carlos Martínez (que debutó la semana pasada) y José Ángel (que jugó sus primeros minutos como lateral en la Copa) sean suplentes. Ante la escasez de opciones, Markel, Illarramendi y Pardo formarán el centro del campo. Su colocación en el campo seguirá siendo objeto de debate. Y en ataque lo más probable es que jueguen Xabi Prieto, Vela y Agirretxe. Los dos primeros necesitan ya acercarse a su mejor nivel y el tercero romper una larga sequía que dura ya siete jornadas. Ifrán y Chory Castro, junto a Ansotegi, los dos laterales y Ros, esperarán su oportunidad en el banquillo.

Tras el decepcionante empate en Valladolid, que deja sensaciones aún más preocupantes tras el descalabro copero, la Real comienza la décima jornada en la decimocuarta posición de la tabla, con diez puntos y un ritmo que no basta para conseguir objetivos, ni los mínimos ni los ambiciosos. El equipo de Montanier es fuerte en Anoeta, con tres victorias y una derrota, cosechada precisamente en el último encuentro jugado en su estadio, 0-1 contra el Atlético. El rival será un Espanyol que ocupa la penúltima posición, con seis puntos. Fuera de casa no conoce la victoria y solo ha conseguido arrancar un empate a uno en Valladolid, en su último duelo lejos de Cornellá-El Prat. Tras un muy mal comienzo de Liga, los de Pochettino han sumado cinco de los últimos nueve puntos en juego. La Real, en ese mismo periodo, ha sumado solo uno. El duelo de Anoeta es el último de una semana de tres partidos en la que los de Montanier, cumpliendo la tradición de estas rachas de encuentros desde que volvió a Primera, aún no conocen la victoria.

Real Sociedad y Espanyol han jugado en 63 ocasiones en Primera División, con un balance claramente favorable para el conjunto txuri urdin, que ha vencido en 41 de ellos, por once triunfos visitantes y otros tantos empates. En Anoeta se han visto las caras en quince ocasiones, con ocho triunfos locales, cuatro foráneos y tres empates. Todos los datos históricos parecen favorable a la Real, pero en los últimos cinco duelos, desde la temporada 2004-2005, solo ha conseguido la victoria en uno, el 1-0 de la campaña 2010-2011, la del regreso a Primera. La goleada más abultada conseguida por la Real es el 6-1 que se logró en dos ocasiones, en las temporadas 1932-1933 (goles de Chivero, Urtizberea en tres ocasiones, Tolete e Insausti) y 1943-1944 (dos de Ontoria y Unamuno, y uno de Bidegain y Pérez). El Espanyol, por su parte, tiene como mejor resultado el 1-4 que logró en la Liga 1934-1935. En Segunda apenas se han cruzado una vez, en la temporada 62-63, y el triunfo fue para la Real por 3-0.

La pasada temporada, la 2011-2012, la Real y el Espanyol empataron a cero en un partido que con el tiempo se ha interpretado de formas muy diferentes. Aquel duelo fue el colofón a una insostenible racha de ocho jornadas sin conocer la victoria, sumando apenas dos puntos de 24 posibles. En su momento fue un peldaño más en una caída libre que había llevado al equipo txuri urdin, tras perder 4-0 en Vallecas, a la última posición de la tabla. De ahí en adelante, hubo quien consideró este partido, Montanier el primero, como el comienzo de la recuperación. La primera mitad fue muy mala, con el balón para el Espanyol, sin que Romaric encontrara nunca un buen disparo, y alguna ocasión para la Real en los pies de Llorente. En la segunda mitad, todo pareció aún peor y más aburrido, pero también fue el conjunto donostiarra el que pudo ganar, con buenos detalles de Pardo y una volea de Aranburu sobre la campana. Con el vaso medio lleno o medio vacía, pero 0-0 en una de las muchas tardes aburridos que vivió Anoeta en la primera vuelta de la temporada pasada. Y, sí, a partir de ahí mejoró la Real con dos milagros consecutivos en el descuento.

2 comentarios:

Edgar García Alonso dijo...

Tenéis que empezar noviembre de 0. Vuestro comienzo había sido bueno, gran juego y sensaciones positivas, quizás las bajas y una mala racha hayan propiciado este pesimismo. Tenéis mimbres para estar en media tabla sin problemas. Un abrazo desde Soria.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Edgar, eso es lo terrible, que hemos tirado a la basura dos meses y medio de competición y la Copa... como el año pasado. Es lo mismo de hace un año y no se han tomado medidas. Gracias por comentar, un placer leerte por aquí.