viernes, enero 13, 2012

PREVIA Valencia - Real Sociedad. ¿Cómo se levanta un equipo después de una debacle?

¿Cómo se levanta un equipo después de protagonizar una debacle de dimensiones tan históricas como la de la Real en Mallorca? La primera oportunidad de demostrar si hay capacidad de reacción tendrá lugar en un escenario poco propicio para grandes gestas (Mestalla, sábado, 22.00 horas; La Sexta y autonómicas). Por el rival, el Valencia, el tercer clasificado de la Liga y primero de esa que jugamos 18 equipos, pero sobre todo porque la moral del equipo txuri urdin ha quedado muy tocada. Del equipo y de la afición. De lo que es la Real en esencia. Porque nadie esperaba el varapalo del miércoles y el temor a que, de alguna forma, se repitan en Valencia las peores tardes de la temporada está absolutamente justificado y agravaría la ya delicada situación clasificatoria. Todo está en duda ahora mismo. La plantilla, sus jugadores y su entrenador. La Real está bajo sospecha y la reacción debe ser inmediata para que la temporada, ya triste sin remedio, no se convierta en una agonía insufrible.

Después de los durísimos mensajes contra la plantilla que partieron del entrenador, del director deportivo y del presidente del club, quienes esperaran que la convocatoria sirviera para señalar nombres se llevarán un chasco. Se desplazan a Valencia 19 jugadores, presumiblemente por las molestias de Elustondo, y sólo cae uno de los protagonistas de la debacle copera, De la Bella, que queda así señalada por la elección de Montanier. De entre los que jugaron en las islas, tampoco viaja Iñigo Martínez, pero éste está sancionado. Los regresos a la lista eran muy previsibles. Entra Bravo, haciendo que salga Toño Ramírez; también Mikel González, pero por el partido de sanción de Iñigo; entra Pardo por la duda de Elustondo; y vuelve Carlos Martínez. Quizá el nombre en el que todo el mundo esté pensando en este momento es el de Joseba Llorente. No ha entrado en ninguna de las cuatro convocatorias de 2012 y ni siquiera el ridículo histórico de Mallorca le ha abierto las puertas, no ya del once titular, sino de la convocatoria. Sarpong, además del lesionado Illarramendi, completan la lista de ausencias.

Es absolutamente imposible saber qué once alineará Montanier en Valencia, con lo que sólo cabe hacer vaticinios. Teniendo en cuenta el rival y que el partido se disputa lejos de Anoeta, no creo que nadie se atreva a descartar un cambio de sistema y que se recupere esa defensa de cinco que tan malos resultados ha dado siempre a este equipo en tiempos recientes. Bravo, obviamente, será titular, y los laterales previsiblemente serían Carlos Martínez y Estrada o Cadamuro. Mikel González estará en el centro de la zaga, pero a partir de ahí todo es un juego de adivinación sin mucho futuro. En defensa de cinco, jugarían todos los centrales convocados, Demidov y Ansotegi además de Mikel. Si Elustondo está apto, es de suponer que formará en el once. Si no, ahí comienzan los problemas para Montanier, que tendrá que decidir entre recuperar a Markel, apostar por Mariga o dar el mando a Pardo. Aranburu será titular y Zurutuza dependerá del esquema. Por delante, Griezmann y Agirretxe, que no fueron titular ante el Mallorca, estarán en el once, y el otro puesto se lo disputan Vela, Ifrán y Xabi Prieto. Zubikarai estará también en el banquillo.

La Real reaccionó en 2008 a Vitoria empatando en casa con el Córdoba. A Vigo en 2003 ganando al Atlético. A Sevilla en 1980 derrotando de nuevo a los colchoneros. Pero aquellos partidos que siguieron a las grandes debacles de la historia txuri urdin eran finales de temporada y ahora la catástrofe ha llegado en su ecuador. La reacción es obligada porque la situación de la Real no es para tirar cohetes. Es decimosexta con 18 puntos, sólo dos por encima de los puestos de descenso, y el calendario acecha amenazante. Su rival de esta jornada, el Valencia, es tercero con casi el doble de puntos, 34. El equipo de Unai Emery, efímero ex jugador del primer equipo txuri urdin, sólo ha perdido un partido en casa, ante el Real Madrid, y empatado dos, ante Barcelona y Athletic. Ha ganado seis en Mestalla, uno más de los que ha perdido la Real como visitante. Lejos de Anoeta, los de Montanier han arrancado puntos en sus dos victorias (Sporting y Betis) y sus dos empates (Villarreal y Racing). La Real lleva seis jornadas sin perder, pero acumula tres empates consecutivos, lo que supone una suma de puntos insuficiente. El Valencia llega después de remontar hasta el empate un 2-0 en Villarreal.

Casi como un jugador más, la historia juega en contra del conjunto txuri urdin para este encuentro. De sus 60 visitas a Valencia, todas ellas en Primera División, sólo ocho se saldaron con victoria visitante, la última de ellas hace nada menos que 16 años, 0-1 en la temporada 96-97, con el primer gol como realista de Darko Kovacevic. El Valencia ganó 41 de esos encuentros, y los once restantes se saldaron con empate. La Real nunca ha ganado en Mestalla por más de un gol de diferencia, lo que hace de los 1-2 de las temporadas 1973-1974 (con dos goles de Satrústegui), 1981-1982 (dos de Uralde) y 1991-1992 (Carlos Xabier y Kodro) sus victorias más importantes. La goleada más severa recibida por la Real es el 7-1 de la temporada 1934-1935, que culminó con el primer descenso de la historia del club. En las últimas once visitas, la Real sólo consiguió sacar tres empates, y el último de ellos, en la temporada 2006-2007 no es precisamente de grato recuerdo, pues fue la tarde en la que el equipo realista bajó a Segunda después de 40 años en Primera. Históricamente, mal sitio para superar una depresión, desde luego.

La pasada temporada, la 2010-2011, la Real perdió merecidamente, pero de forma mucho más contundente en el marcador que en el juego. El 3-0 final no fue fiel reflejo del juego, pero si de la endeblez defensiva que condenó al equipo de Martín Lasarte en bastantes partidos jugados fuera de casa. Cada vez que la Real pasaba por un buen momento de juego en el partido, el Valencia respondía con un gol. El conjunto txuri urdin no fue capaz de aprovechar el enrarecido ambiente que había en Mestalla (y que Soldado ejemplificó encarándose con un espectador nada más marcar el primero de sus dos goles de la tarde). Los de Lasarte tuvieron unas cuantas ocasiones para mover el marcador, pero obviamente no era el día. La visita a Mestalla llegó después de la espectacular remontada en Anoeta ante el Barcelona y justo antes del triunfo en casa ante el Zaragoza, a la postre definitivo para lograr la permanencia en Primera. Y fue la penúltima derrota lejos de Donostia en una segunda vuelta en la que la Real no pudo sumar ni un solo punto fuera de su estadio.

3 comentarios:

Jordi Gambín dijo...

soy el que comenté en el post de la previa de mallorca.

quiero pedirte disculpas, pero es que estaba muy nervioso despues del resultado.

de verdad, lo siento mucho.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Jordi, no te preocupes, no hay problema. Que sepas que eres bienvenido por aquí cuando quieras, espero que sigas comentando todo lo que quieras.

Jordi Gambín dijo...

Ok gracias. La verdad es que yo soy muy seguidor de tu blog, me gusta bastante.