jueves, marzo 12, 2009

Renovaciones

Markel Bergara me está pareciendo una de las decepciones de la temporada. Esperaba mucho más de él, a tenor de la fama que viene arrastrando desde hace años y de su presencia en las selecciones inferiores. La pasada temporada me disgustó que no se le dieran oportunidades a un jugador que se consideraba tan prometedor, y más cuando el juego en el centro del campo de la Real no era el esperado. Esta campaña, en cambio, está jugando casi siempre, mucho más desde la lesión de Elustondo. Y tengo la sensación, creo que bastante compartida, de que Markel no está dando el nivel que muchos esperábamos de él. Dicen que la segunda temporada en el primer equipo es siempre la más dura, y es un mal que ya hemos visto en muchos jugadores. Esta temporada, sin ir más lejos, es una definición que podría adecuarse a otros como Carlos Martínez o Dani Estrada (aunque éste tampoco destacara demasiado en la primera).

A pesar de estas consideraciones negativas, tengo que valorar como una buena noticia la renovación de Markel Bergara. Me explico. Si queremos que la Real sea el club de cantera con el que soñamos, el producto de Zubieta hay que cuidarlo mejor de lo que se ha hecho en los últimos años. Con un poco de confianza, ese Llorente que marca goles decisivos en la Champions con el Villarreal hoy podría ser jugador txuri urdin. Con él no se tuvo paciencia, no se le dieron partidos y simplemente se dejó que su contrato se consumiera. Miremos a Barkero. Lleva nueve goles con el Numancia en Primera. Es verdad que Barkero sí tuvo oportunidades en el primer equipo, oportunidades que no aprovechó, pero tampoco se tuvo paciencia con él. Incluso ver a Gari Uranga goleando con el Castellón debiera ser una seria advertencia para la estrategia que se debe seguir con los canteranos.

Tengo claro que Markel todavía no ha progresado lo que debiera. La pregunta que tendríamos que hacernos y, mucho más importante, que tendrían que hacerse los técnicos de Zubieta, es si puede dar ese salto de calidad. Con la renovación entiendo que la respuesta es afirmativa, que confían de sobra en él, que le ven margen de mejora, que piensan que puede convertirse en un jugador importante y de futuro en el centro del campo de la Real. A pesar de que a mí todavía no me ha convencido, tengo que considerar la renovación de Markel como una alegría, y más porque supone por fin un cambio en los contratos que firman los jugadores con el club, acomodando sus ingresos a la división en la que juegue la Real.

A mí me hubiera dolido dejar que se extinguiera el contrato de Markel y verle el año que viene o dentro de dos años triunfando en un Valladolid, un Espanyol, un Recreativo o, por qué no, un Athletic. Es una sensación que seguramente sentiremos con Díaz de Cerio y cabe la posibilidad de que también pasemos por ello con Castillo. Yo lo tengo claro: Dramé no tiene sitio en la Real. Como tampoco lo tenían Herrera, Jesuli, Juanito, Mladenovic, Viáfara, Stevanovic y compañía. Los de la cantera tienen sitio siempre que se dejen la vida por la Real. No se les pide ser superclases, aunque de vez en cuando salga alguno como Xabi Alonso, pero sí una entrega total.

Markel tiene ahora la oportunidad de demostrar por un lado a los técnicos del club que no se han equivocado con él, y por otro a los aficionados de la Real que debemos creer en una política de cantera bien hecha. No va a ser fácil, pero está en su mano y en la del resto de la plantilla txuri urdin. Empezando por el partido de este sábado, en el que el empieza el futuro de la Real.

2 comentarios:

Miki dijo...

Pues efectivamente tiene que significar que se espera más de él. Si es por el rendimiento actual yo no le renovaba.

Hay que tener en cuenta que cuando se renueva a alguien en el primer equipo también se está cerrando una puerta a jugadores del filial. Por eso todas las decisiones deben ser muy meditadas y estudiadas (incluyendo estudio de todos los jugadores de similares características que vienen por detrás.

Lo que no es de recibo es que fichemos a un Drame y Balenziaga prácticamente no llegue a debutar con el primer equipo (y ya con una edad). Casos así no se pueden repetir.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Miki, ¿estás pensando en Illarramendi? Yo desde luego sí. Se habla mucho de este chaval pero todavía no le han dado la oportunidad. Lo de Dramé es más incomprensible si tenemos en cuenta lo que hemos tenido en los últimos años en esa posición (Garrido, Castillo), lo que tenemos ahora (Castillo) y lo que viene empujando desde atrás (Balenziaga ya en el Athletic, Morgado y Sarasola). Es un desperdicio de dinero difícil de entender.