sábado, enero 27, 2007

PREVIA Real Sociedad - Athletic. La vida en juego


La Real recibe al Athletic (domingo, 17.00 horas, Anoeta, PPV) con la vida en juego, con el futuro sobre la mesa, con la victoria como el único resultado posible si quiere seguir teniendo aspiraciones de seguir en Primera. Muchos, y me incluyo, consideran la derrota como un billete más que seguro para la Segunda División. La victoria, en cambio, colocaría a la Real a sólo tres puntos de un Athletic de Bilbao que es un rival directo en esta carrera y daría aire a los realistas. No cabe más que la victoria y, por las declaraciones de esta semana, parece que tanto el técnico como los jugadores de la Real lo saben. Ahora sólo queda demostrarlo donde se debe hacer, sobre el terreno de juego de Anoeta, donde la gente sigue dispuesta a aplaudir al equipo por poco que haga. Es hora, por tanto, de dar al público una alegría que tanto se merece.
Lotina ha escondido durante la semana el once titular, algo a lo que también ha contribuido la nieve, que ha alterado el plan de entrenamientos. Adelantar una alineación resulta aventurado, ya que el técnico vizcaíno podría sorprendernos con muchas cosas, como ya ha hecho sólo con la convocatoria. Rivas, que no jugó la semana pasada aunque estuvo en el banquillo, verá el partido desde la grada. Eso, y la entrada entre los 19 convocados de Elustondo, abre y mucho las posiblidades para el doble pivote, en el que parece seguro Aranburu. ¿Mantendrá a Juanito o apostará por Garitano? La posibilidad de que Elustondo forme parte del once, a tenor de las palabras de hace una semana de Lotina (descartando el dúo con Aranburu) parece menor, pero nunca se sabe.
De los jugadores de ataque, sólo parecen claros los nombres que ocuparán las bandas: Savio y Xabi Prieto. El brasileño demostró hace una semana que mantiene el nivel necesario para ayudar a que la Real se quede en Primera y el donostiarra parece indiscutible a pesar de que no está haciendo, ni mucho menos, su mejor temporada. Darko sigue ante el reto de anotar su primer gol en esta campaña y Skoubo ya se ve con opciones de ser titular. Junto a ellos luchan por dos puestos Herrera, Gari y Jesuli, puesto que Díaz de Cerio se ha vuelto a quedar fuera. Portería y defensa no parece que vayan a registrar cambios.
El partido de la temporada 2005-2006 dejó un sabor muy agridulce. Fue, probablemente, uno de los mejores partidos que se vieron en toda la temporada, no sólo de los de la Real sino en toda la Primera División, que acabó con un empate a tres goles. Skoubo realizó un partidazo, dio dos asistencias, las dos a Nihat, y marcó el tercer tanto. Sin embargo, el equipo txuri urdin dejó escapar primero un 2-0 y después vio como el Athletic igualaba finalmente el partido con el tiempo ya cumplido. No era la primera vez, ni mucho menos, que el equipo entonces entrenado por Amorrortu dilapidaba una diferencia de dos goles.
Como el año pasado, la Real recibe al Athletic en el primer partido de la segunda vuelta. Como el año pasado, lo hace después de perder 0-1 también en Anoeta (hace doce meses ante el Espanyol, hace una semana ante el Valencia). Como el año pasado, será el segundo partido de Skoubo como refuerzo invernal. Ojalá que el resultado no sea igual que el del año pasado y esta vez los tres puntos se queden en San Sebastián. Nos va la vida en ello.
En los últimos cuatro enfrentamientos disputados en San Sebastián, la Real ha endosado al Athletic nada menos que 11 goles, casi tres por partido, mientras que los bilbaínos han marcado ocho goles. 4-2, 1-1, 3-2 y 3-3 fueron los resultados, que ofrecen una media de casi cinco goles por derbi. De los 13 enfrentamientos que hasta ahora ha vivido Anoeta, cinco han acabado con victoria de la Real, seis en empate y en dos ocasiones se llevó los tres puntos el Athletic, en las temporadas 2000-2001 y 2001-2002. Se da la circunstancia de que las cinco veces que la Real ha llegado al derbi en San Sebastián en puestos de descenso, el Athletic siempre se ha llevado la victoria. Pero ya se sabe que las estadísticas, para bien o para mal, están para romperse...