martes, diciembre 29, 2015

PREVIA Real Madrid - Real Sociedad. Todos los partidos valen tres puntos

Granero, la pasada temporada, ante un Illarra de blanco.
Otro escenario grande (miércoles, 16.00 horas, Santiago Bernabéu, Canal + Liga), otro partido más para que la Real se demuestre a sí misma que puede sacar algo de este tipo de estadios. Después de sumar su decimoctava derrota consecutiva en el Camp Nou, la Real afronta su visita anual al coliseo del Real Madrid, donde suma ya seis presencias sin sumar y donde siempre ha encajado al menos cuatro goles desde que volvió a Primera en 2010. No es el mejor escenario para que el equipo de Eusebio Sacristán recupere las buenas sensaciones que se ha llevado por delante la derrota en casa contra el Villarreal y la eliminación copera ante Las Palmas, pero sería bueno que, de una vez por todas, la Real recordara que en todos los partidos se otorgan tres puntos al ganador, sea ante el rival que sea, y que son muchos los equipos que han sabido salir con puntos de escenarios como el Bernabéu, donde además las aguas andan revueltas y el futuro de su técnico, Rafa Benítez, está en entredicho.

La noticia en la convocatoria es la baja de última hora de Granero, uno de los tres ex madridistas que militan en la Real y que no podrá regresar al Santiago Bernabéu por una lesión muscular. El centrocampista se une a las dos ausencias ya conocidas, las de Raúl Navas y Zurutuza, y a Mikel González, al que Eusebio ya descartó en la rueda de prensa anterior al viaje a Madrid por tener poco rodaje después de su lesión. A pesar de estas cuatro bajas, el técnico realista todavía tuvo que descartar a cinco jugadores más de entre los 27 con los que cuenta habitualmente. Uno de ellos es el potrillo Oyarzabal, que no tendrá la oportunidad de probarse en un escenario como el Bernabéu. Tampoco están entre los 18 escogidos Zaldua, que parece haber perdido la partida con Carlos Martínez como oponente de Elustondo en el lateral derecho; Ansotegi, lo que deja esta convocatoria sin centrales en el banquillo; Oyarzun, que parece obvio que tendrá que salir en enero; y Chory Castro, que ya no cuenta  para nada y que como tarde en junio dejará de ser txuri urdin.

Eusebio adelantó que la Real que se verá en el Bernabéu será reconocible en su juego pero que tendrá algunos cambios de nombres. Rulli sí es seguro bajo palos, y la defensa la formarán Elustondo y Yuri en los laterales e Iñigo Martínez y Reyes en el centro. Por delante de ellos Illarramendi es seguro, aunque a partir de ahí es cuando comienzan las incógnitas, también incluso en el esquema de juego, que podría acomodarse de nuevo al 4-4-2. Markel es la opción defensiva que siempre se suele tener en cuenta en los estadios más importantes. Él, Pardo, Canales y Xabi Prieto se juegan las otras dos plazas del centro del campo. Por delante de ellos, con Vela y Agirretxe como seguros, quedaría una plaza por adjudicar, y esa bien podría ir a Canales si no es uno de los elegidos para formar en el centro del campo. Si no, Bruma parece ser el que más opciones tiene. Para el banquillo quedarían con seguridad Oier como guardameta suplente, Carlos Martínez, De la Bella, Héctor y Jonathas.

La derrota en Anoeta ante el Villarreal dejó a la Real en la decimocuarta posición de la tabla con 16 puntos, sólo dos por encima del Rayo Vallecano, que es decimoctavo y cierra la zona de descenso. Europa, que empieza a parecer una quimera salvo reacción inmediata, está a diez puntos. El Real Madrid, por su parte, es tercero, dos puntos por detrás del líder, el Barcelona, que, eso sí, tiene un partido menos. La Real presenta aceptables números como visitante, y ha sumado ocho puntos en los ocho encuentros jugados lejos de Anoeta, aunque Eusebio sólo ha logrado un empate en sus dos salidas desde que es entrenador realista. El Madrid sólo se ha dejado cinco puntos en el Santiago Bernabéu, los del 0-0 ante el Málaga y el 0-4 del Barcelona. Gracias al 10-2 que le endosó al Rayo la pasada jornada, el equipo madridista es el máximo goleador de la Liga y también como local.

La historia recuerda que las visitas al Real Madrid no son especialmente positivas para la Real. Se han enfrentado en 68 ocasiones, todas ellas en Primera División, y el cuadro txuri urdin sólo salió con la victoria en tres de esos duelos: 2-3 en la temporada 1990-1991 (goles de Carlos Martínez, Aldridge y Uría), 0-2 en la 1993-1994 (Kodro e Imanol) y 1-4 hace ya once años, en la 2003-2004 (Kovacevic, De Paula y dos de Xabi Prieto, uno de ellos de penalti). De los 65 restantes, 49 acabaron en triunfo local y 16 con empate. La derrota más abultada de la Real en Chamartín es el 9-1 de la temporada 1967-1968, de hecho la mayor goleada recibida nunca por el equipo donostiarra. Desde que la Real volvió a Primera en el verano de 2010, cada visita al Santiago Bernabéu se ha saldado con derrota, siempre encajando cuatro o cinco goles. Incluyendo la temporada del descenso, los realistas han perdido en sus últimas seis visitas.

En el encuentro de la pasada campaña, la 2014-2015, la Real salió del Bernabéu encajando la goleada habitual. Y eso que presentó cierta resistencia y que el partido no pudo empezar mejor, con un gol de cabeza de Aritz Elustondo a la salida de un córner cuando apenas se había cumplido el minuto de juego. El equipo txuri urdin, sin delantero en su once inicial, apenas pudo aguantar la ventaja hasta la siguiente jugada, cuando James marcó desde una posición escorada a la izquierda de la frontal del área. La Real, en todo caso, jugó un buen arranque de partido. Las buenas sensaciones acabaron primero con la lesión de menisco de Vela al cuarto de hora. A partir de ahí, el Madrid tuvo incontables ocasiones de gol y si no hubiera sido por Rulli la goleada habría sido histórica. Aún así, cayeron cuatro. Ramos hizo el segundo antes del descanso, y en la segunda mitad Benzema firmó un doblete sin ya ninguna oposición realista.