jueves, diciembre 31, 2015

Diez momentos que marcaron 2015

Se acaba 2015 y es un año que la Real no puede considerar excesivamente feliz. A pesar de la ilusión del verano y algunas victorias que entran en la historia del club por lo que significaron, la noticias que ha recibido han sido mayoritariamente malas y desilusionantes. Ha habido de todo, claro está, pero este que ahora acaba no será un año que tenga grandes letras de oro en los libros de historia. Estos, en todo caso, han sido los diez momentos que mejor lo definen.

· El Barcelona cae otra vez en Anoeta
El Barcelona no ha sido capaz de ganar en Anoeta desde que la Real volvió a Primera en 2010. El equipo blaugrana no se lleva tres puntos del feudo realista desde el año 2007. Cayó 2-1 en la 2010-2011, vio la remontada txuri urdin hasta el empate a dos final en la 2011-2012, volvió a perder y de nuevo con el volteo del marcador hasta el 3-2 en la 2012-2013, fue goleada por 3-1 en la 2013-2014 y la pasada campaña cayó de nuevo. El equipo entonces en manos de David Moyes ganó 1-0 con un autogol de Jordi Alba en el minuto 2, ventaja que la Real supo aguantar con firmeza y carácter ante el equipo que acabaría ganando la Liga. Y con Bravo de portero culé.

· La lesión de Carlos Vela
En la habitualmente catastrófica visita anual al Santiago Bernabéu, la Real sufrió otro duro golpe con el que no contaba: la lesión de Carlos Vela. Su rodilla falló y le tuvo fuera de los terrenos de juego algo más de dos meses, perdiéndose nueve partidos de Liga reapareciendo en la jornada 31 ante el Deportivo en Anoeta. Con algún chispazo esporádico, El equipo no solventó mal la ausencia de su estrella y sumó quince puntos en esos nueve encuentros, incluso ganando por primera vez lejos de Anoeta, en Getafe, pero Vela no ha vuelto a ser el de antes de aquella lesión, ni en los partidos que jugó antes del final de la Liga ni en la presente temporada.

· Enorme remontada al Sevilla
La Real no es un equipo que, en los últimos años, haya firmado muchas remontadas imposibles. Por eso, la que firmó contra el Sevilla fue tan épica, sobre todo porque a diez minutos del final el equipo txuri urdin perdía por 2-3. Agirretxe había adelantado a la Real al cuarto de hora, Kolo hizo el empate para el Sevilla antes del descanso, Xabi Prieto puso de nuevo la ventaja desde el punto de penalti al arrancar la segunda, pero el equipo de Unai Emery le dio la vuelta con goles de Bacca y Gameiro, también de penalti. Era el minuto 77. En el 82 Arribas hizo el empate en propia puerta y en el 86 Xabi Prieto llevó el delirio a Anoeta rematando de cabeza un córner y cerrando una remontada épica.

· El gol de Chory Castro al Depor preseleccionado en el Premio Puskas
No es nada habitual que la Real encuentre reconocimiento en las esferas en las que no suele moverse. Por eso, fue una agradable sorpresa que el gol que Chory Castro le marcó en Anoeta al Deportivo en el tramo final de la temporada pasada se colara entre los diez preseleccionados para el Premio Puskas, que premia el mejor tanto del año. El uruguayo conectó aquel día una prodigiosa volea que se convirtió en el tanto más estético que ha visto Anoeta en los últimos tiempos y que, por desgracia, no sirvió más que para empatar aquel partido. El gol de Chory no pasó el corte final, y los nominados fueron el italiano Alessandro Florenzi, el brasileño Wendell Lira y el argentino Leo Messi.

· Vela rompe cinco años sin goles de falta
Cinco años estuvo la Real sin marcar un solo gol de falta directa. Cuando Claudio Bravo marcó el 1-0 ante el Nastic de Tarragona en la temporada 2009-2010, todavía jugando en Segunda División, nadie podía imaginar que aquel día se inauguró un maleficio de semejantes proporciones. Fue Carlos Vela quien rompiera el mal fario. Fue en la 35ª jornada de la pasada Liga, en Anoeta y con el Levante como rival. La Real ya no se jugaba absolutamente nada en la temporada y ganó con claridad por 3-0. El tercer gol, en el minuto 86, fue el de falta. Más de cinco años y 237 partidos de sequía en esta suerte futbolística acabaron con el lanzamiento del mexicano.

· El regreso de Illarra
Muchos aficionados realistas no entendieron que Illarramendi cogiera el primer tren para irse de la Real y renunciara a vestir la camiseta txuri urdin en la Champions. Su aventura en el Real Madrid le ha dado mucho dinero, compañeros de entre los mejores del mundo y varios títulos, incluyendo una Champions. Pero no minutos de juego. Tras negarse a salir al Athletic en el mercado invernal, los fichajes que hizo el conjunto blanco con Rafa Benítez ya como entrenador le mostraron la puerta de salida. Y Jokin Aperribay se movió rápido para que su destino fue el regreso a la Real. Se convirtió en el fichaje más caro de la historia del club.

· Siete derbis sin perder
No es que haya habido demasiada gloria en este tramo de la eterna lucha de los derbis contra el Athletic, pero lo cierto es que la Real a conseguido llegar a los siete sin conocer la derrota. La última vez que los bilbaínos superaron a los donostiarras fue en la 2011-2012. La siguiente temporada, la Real ganó los dos partidos, 2-0 en Anoeta y 1-3 en el derbi que cerró la historia en San Mamés. En la 2013-2014, la Real repitió marcador y victoria en casa y empató a uno en el nuevo campo bilbaíno. Esa igualada a un tanto se dio en los dos encuentros de la 2014-2015. Y el séptimo y por ahora último derbi de la Real sin perder fue el 0-0 que se vio en el estadio donostiarra en la 2015-2016.

· El cese de David Moyes
Pocos entrenadores habían despertado tanta expectación en San Sebastián como David Moyes. El fichaje del ex técnico del Manchester United generó una enorme ola de ilusión, pero esta se fue apagando progresivamente hasta que unos números lamentables en esta campaña cargada de ilusión se llevaron por delante al escocés. Aperribay le cesó casi a la misma altura de temporada en la que había destituido a Jagoba Arrasate un año antes. Su marcha, tras caer en el partido liguero ante Las Palmas, fue tremendamente silenciosa. No hubo rueda de prensa, apenas un comunicado en la web del club días más tarde. Todo muy frío, síntoma de un gran fracaso.

· 18 derrotas consecutivas en el Camp Nou
Si el Barcelona lo pasa en Anoeta, la Real se ha acostumbrado a caer derrotada en el Camp Nou. Tanto es así, que el correctivo de 4-0 con el que marchó en la presente temporada, sin ser su peor actuación allí, marcó un hito histórico: nunca jamás un equipo había perdido 18 partidos consecutivos en el estadio barcelonista. No es sólo que el registro sea sonrojante para la Real, sino que se ha colado en la historia más negra del fútbol español. La autocomplacencia y el conformismo del que tantas veces se ha acusado a los realistas se refleja en esta paupérrima estadística que lleva a la Real a plantarse año tras año en el Camp Nou con la simple intención de cumplir el expediente y llevarse la previsible derrota anual.

· Otra grave lesión de Canales
Hay jugadores que no tienen suerte. Canales es uno de ellos. Si para la Real 2015 empezó con la lesión de Vela en el Santiago Bernabéu, el año acabó con la de Canales en el mismo escenario, prácticamente en la misma zona del campo y de una gravedad mucho mejor. Es la tercera vez que la rodilla de Canales dice basta y todavía no ha cumplido los 25 años. La Real sufrió un expolio arbitral en el Bernabéu de los que hacen época en ese 3-1 con el que acabó el año, pero lo que más dolió fue ver a Canales tirado en el suelo sabiendo perfectamente el alcance de lo que le había sucedido, mientras un colegiado despreciable dejaba seguir el juego hasta inventarse un penalti a favor del Real Madrid.