sábado, octubre 04, 2014

PREVIA Espanyol - Real Sociedad. Un campo propicio para despegar

Markel y Prieto celebran el 1-2 de la temporada pasada.
La Real visita Cornellá-El Prat (domingo, 19.00 horas, Canal + Liga, Gol TV), un campo de lo que ahora mismo es su Liga, la de los equipos que están por encima del descenso, en el que no ha perdido en las últimas tres temporadas y ante un equipo que concede y marca goles a un ritmo muy parecido al del equipo txuri urdin. Tras el buen partido ante el Valencia, se dan las condiciones para que la Real despegue por fin en esta temporada, para que lo haga como visitante (condición en la que no ha logrado ninguna victoria todavía) y así empiece a olvidar el nefasto comienzo de la temporada. La victoria es importante por muchos motivos. Primero, sería un espaldarazo en lo anímico, porque el equipo vende confianza en el juego y está a la espera de resultados. Después, porque evitaría que la clasificación comenzara a ahogar, dada la cercanía actual a los puestos de descenso. Y finalmente porque ayudaría mucho a que el parón, ya que no hay Liga la próxima semana, sirviera para mejorar y no para lamentar. Pero para eso es imprescindible una victoria.

Las cuatro bajas que tiene Jagoba Arrasate para este partido ya se podían anticipar antes del último entrenamiento y así lo hizo el técnico en la habitual rueda de prensa. Rulli, Elustondo, Carlos Martínez y Yuri son los ocupantes de la enfermería, y en principio sólo el primero seguirá ahí con seguridad tras el parón. Con esas cuatro ausencias, sólo había que decidir un descarte y ese fue, como era más que previsible, Dani Estrada, lo que supone que de nuevo no habrá ningún lateral en el banquillo. La única novedad, por tanto, es la entrada de Ansotegi para cubrir la ausencia de Elustondo, que fue titular en la pasada jornada. Durante la semana, el jugador que ha estado entre algodones ha sido Carlos Vela por un golpe que recibió ante el Valencia, algo que vino a confirmar que, a pesar de haber jugado menos en este comienzo de temporada por la fascitis plantar que sufrió, esta Liga volverá a tener al mexicano entre los jugadores que más faltas recibe.

No parece haber muchas dudas en la parte defensiva del equipo, donde jugarán Zubikarai en la portería, Zaldua y De la Bella en los laterales y Mikel González e Iñigo Martínez como centrales. Por delante de ellos, lo normal sería que jugara Markel, y Zurutuza es un fijo siempre que esté en condiciones de jugar, y eso sólo dejaría una plaza en el centro del campo, que se disputarían Pardo y Granero. Por delante es donde están las principales dudas del once que presentará Arrasate. Si Vela está preparado y recuperado de las molestias que ha sufrido durante la semana, será titular. Las otras dos plazas se las juegan Xabi Prieto, Canales, Chory Castro, Finnbogason y Agirretxe. Bardají estará en el banquillo como portero suplente, y Ansotegi y Gaztañaga parecen tener muchas opciones de estar con él.

Al comienzo de la jornada, la Real ocupaba la deciomoquinta posición, con los escasos cinco puntos que ha sumado hasta el momento, sólo un punto por encima de la zona de descenso y ya a unos preocupantes siete de las plazas europeas que llegó a ocupar tras su única victoria de la temporada, en la segunda jornada y ante el Real Madrid. Su rival, el Espanyol, no ha arrancado mucho mejor la temporada y es decimotercero con seis. El equipo txuri urdin es uno de los seis que todavía no sabe lo que es ganar a domicilio, junto con el propio Espanyol, Getafe, Málaga, Athletic y Córdoba. Los de Arrasate suman un punto lejos de Anoeta, el empate en Balaídos, y sólo superan como visitantes a Getafe y Athletic, que lo han perdido todo. El Espanyol ha ganado (2-0 al Getafe), ha empatado (2-2 ante el Málaga) y ha perdido (1-2 ante el Sevilla) en Cornellá-El Prat. La Real ocupa ahora la misma posición, la séptima, en el ránking de equipos más goleadores y en el de más goleados.

La historia ofrece datos contradictorios en los Espanyol - Real Sociedad. Para el equipo txuri urdin no es una salida tradicionalmente buena, ya que apenas ha conseguido vencer en nueve de los 64 enfrentamientos producido en Primera División, ha empatado en 23 y ha perdido en 32, completando el cuadro el único empate a cero en Segunda, en la temporada 1962-1963. Sin embargo, desde que el Espanyol dejó Sarriá, en la temporada 1997-1998, el balance es mucho más positivo: sólo tres derrotas realistas en los últimos 14 duelos entre ambos equipos, con cinco victorias para la Real. Esas tres derrotas, además, llegaron de forma consecutiva, aunque con el descenso de la Real de por medio, entre las temporadas 2005-2006 y 2010-2011. Antes, encadenó ocho temporadas sin perder allí y ahora mismo ya suma tres, dos empates y una victoria. La mayor goleada conseguida por el equipo donostiarra es el 0-4 de la temporada 1987-1988, con dos goles de Loren, uno de Zamora y otro de Mugika. En el lado opuesto, el 8-0 de la campaña 1941-1942 es el mayor correctivo recibido con el conjunto txuri urdin ante el equipo barcelonés.

La pasada temporada, la 2013-2014, la Real se trajo la victoria de Cornellá-El Prat, resultado que se produjo en el mejor tramo de la Liga. El conjunto txuri urdin mezcló buenos minutos con otros más preocupantes. En esos segundos llegó el gol del Espanyol, en el minuto 36, después de un fallo defensivo colectivo que dejó a Córdoba mano a mano con Bravo. La Real reaccionó en la segunda parte y poco a poco se fue comiendo al Espanyol hasta que entró en el campo el hombre que cambió el partido del todo, Pardo. Griezmann hizo el empate, a pase de Vela, cuando más parecía que le estaba costando generar peligro al equipo. Y aunque el gol de la victoria fue merecido, llegó fruto de una carambola. Un córner en corto lo envió Xabi Prieto al área, el balón lo tocó Stuani y la parábola que cogió fue imposible para Casilla. Apenas quedaban dos minutos para el final y al Espanyol ya no le quedaron fuera para buscar el empate. El equipo de Arrasate sumaba así su quinto triunfo en siete partidos y el segundo seguido que se conseguía remontando un resultado adverso, tras el 4-3 en Anoeta ante el Celta después de ir perdiendo por 1-3.