viernes, octubre 31, 2014

PREVIA Real Sociedad - Málaga. Una final en las peores circunstancias

Agurretxe, en el encuentro ante el Málaga de la 2013-2014.
Vuelve a repetirse el hecho de que la Real afronta una final (sábado, 22.00 horas, Anoeta, Cuatro), pero las circunstancias son ya las peores imaginables para jugar tan decisivo partido. Si los malos resultados y el pobre juego ya habían puesto a Jagoba Arrasate en el disparadero, la decisión del Consejo de Administración que preside Jokin Aperribay de mantenerle durante uno o dos partidos más mientras le busca un sustituto no sirve más que para enrarecer el ambiente, aumentar la confusión y prolongar la agonía de un proyecto que, salvo milagro, está completamente muerto. De esta forma, la Real afronta el primero de los dos partidos que jugará en Anoeta de forma consecutiva con la obligación de vencer para no caer en puestos de descenso, incluso en el farolillo rojo de la clasificación, iniciar el milagro y evitar que se desate un incendio como no se ha visto en mucho tiempo entre la siempre paciente afición txuri urdin. El sábado a las 22.00 horas la situación es grave. ¿Cómo será dos horas después? La respuesta, en Anoeta.

A diferencia de lo que ha hecho en otras ocasiones Arrasate cuando el partido se juega en un horario tan nocturno, esta vez sí hay una convocatoria de 18 desde la víspera del encuentro. Y sólo hay novedad con respecto al grupo que viajó a Córdoba, además obligada. Xabi Prieto se lesionó en el tobillo en ese último entrenamiento, por lo que no estará ante el Málaga. Su lugar en la lista lo ocupa Gaztañaga. Además del capitán, siguen fuera por lesión Rulli, Elustondo y De la Bella, aunque por las informaciones que se han venido publicando en los últimos días parece que los tres se sumarán pronto a las opciones que tenga el entrenador txuri urdin Entre los escogidos se mantiene Hervías. Una vez más, no habrá ningún lateral suplente en el banquillo, puesto que Estrada y Carlos Martínez son los dos descartados por decisión técnica, algo que ya empieza a ser bastante habitual.

Arrasate confesó en la rueda de prensa de este viernes que tiene claro el once que dispondrá ante el Málaga desde el pasado lunes, desde que recibió la confirmación del presidente de que él dirigiría el encuentro, y que los entrenamientos de la semana no han hecho más que reafirmarle. En la retaguardia persiste la duda habitual. Zubikarai en la portería, Zaldua y Yuri en los laterales e Iñigo Martínez en el centro son fijos, pero falta saber quién será el acompañante de este último, Mikel González o Ansotegi. Markel mantiene a priori el carácter de innegociable, y en principio habrá dos volantes por delante de él, puestos que se juegan Pardo, Zurutuza, Granero y puede que incluso Canales. Chory Castro y Vela parecen tener el puesto asegurado, mientras que en punta también se mantiene la duda entre Agirretxe y Finnbogason, con más papeletas para el islandés a pesar de la pobre versión que ha ofrecido hasta ahora. Bardají, Gaztañaga y Hervías completarán en principio el banquillo.

La Real arrancó la jornada en la decimoséptima posición, con apenas seis puntos y una victoria en nueve jornadas. Los puestos europeos están ya a diez puntos, y obviamente las miradas en este momento de la temporada se han de dirigir hacia abajo. Los tres equipos en puestos de descenso tiene sólo un punto menos que el realista. El Málaga, en cambio, ocupa la séptima plaza con quince puntos, a uno de la zona europea. Los de Jagoba Arrasate acumulan ya siete jornadas sin conocer la victoria y suman apenas tres de los últimos 21 puntos en juego. Sólo los tres equipos en descenso y el Almería han sumado menos como locales que los cuatro puntos de la Real, que esta temporada ya ha visto cómo se han llevado la victoria dos equipos que no habían ganado nunca en San Sebastián, Almería y Getafe. A pesar de su posición en la tabla, el Málaga es el duodécimo equipo a domicilio. Ganó 1-2 al Córdoba, empató a dos ante el Espanyol y cayó derrotado ante el Valencia (3-0) y el Getafe (1-0).

La historia da una relativa ventaja a la Real en sus enfrentamientos con el Málaga. En total han sido 32 los partidos disputados en San Sebastián entre ambos equipos, 29 de ellos en Primera División. En la máxima categoría, el equipo txuri urdin ganó 14 de esos choques, aunque dejó escapar puntos en más ocasiones, empatando diez y perdiendo cinco. La mayor goleada realista es el 4-0 de la temporada 2000-2001, con tantos de Idiakez, De Paula, Khokhlov y Tayfun. El 1-3 de la temporada 2004-2005 es la victoria malaguista más clara. El cuadro lo completan tres partidos disputados en Segunda División, con dominio absoluto para la Real, que ganó los tres, siendo el 5-1 de la temporada 1948-1949 (dos goles de Gastón y uno de Caeiro, Ontoria y Alsua) es el resultado más abultado para el conjunto realista. La Real de Montanier despegóen sus dos temporadas venciendo al Málaga, 3-2 en Anoeta en la 2011-2012 con dos goles milagrosas de Vela e Ifrán en el descuento y 1-2 en la 2012-2013.

En el encuentro de la pasada temporada, la 2013-2014, el Málaga consiguió arrancar un punto de Anoeta en pleno periplo Champions de la Real. El marcador no se movió, ninguno de los dos equipos fue capaz de hacer un gol en un encuentro pesado, plomizo y con escasas ocasiones de gol, en la que sólo hubo algunos chispazos de calidad que recordaron a la Real de la temporada anterior, pero nunca un juego fluido que acercara al equipo a la victoria. La segunda parte fue de dominio algo más claro de los de Arrasate, pero las opciones de marcar fueron limitadas. Griezamnn y Seferovic, ambos saliendo desde el banquillo, gozaron de las más claras, pero sus remates fueron bastante defectuosos. El Málaga se conformó con el empate a cero en la segunda parte y ni si acercó a la portería de Bravo. Teixeira Vitienes realizó un arbitraje horrible, aunque no hubo jugadas que alteraran decisivamente el resultado del encuentro.