martes, septiembre 30, 2014

Tercer peor arranque liguero de la Real desde 1995

El Valencia celebra su gol en Anoeta.
Comenzar con sólo cinco puntos y ocupar la decimoquinta posición en la Liga tras las seis primeras jornadas no estaba en las previsiones del club, ni en el ala directiva ni en la parcela técnica, y menos aún añadiendo el rotundo fracaso de la eliminación más temprana de la historia europea de la Real en aquel partido de infame recuerdo en Krasnodar. Los mensajes públicos siempre han sido para colocar al equipo con la aspiración de repetir la clasificación europea de las dos últimas temporadas, incluso de optar al cuarto puesto y buscar un futuro en la Europa League de esta campaña. Pero los datos son contundentes y a estas alturas de la temporada, y aunque queda mucha competición todavía, esas previsiones están siendo arrolladas. La Real ha igualado el tercer peor arranque desde que la Liga adoptó el sistema de tres puntos por victoria, en la temporada 1995-1996.

Ya había comenzado en dos ocasiones sumando cinco puntos en las seis primeras jornadas, en las campañas 2000-2001 (victoria como visitante ante el Espanyol, empates en casa ante Racing y Deportivo) y 2004-2005 (igualadas ante Levante en casa y Villarreal fuera, victoria en Anoeta ante el Atlético). En la temporada 2000-2001 se salvó del descenso en la penúltima jornada con aquel gran 1-3 en San Mamés, aunque en la 2004-2005 encontró antes la tranquilidad e incluso una buena racha en la segundo vuelta hizo soñar a los más optimistas con alcanzar los puestos europeos, opción ya difícil pero que se truncó definitivamente a cuatro jornadas del final con la victoria 0-2 en Anoeta del Real Madrid. Para encontrar una Real peor que la actual a estas alturas del campeonato, hay que irse a la temporada del descenso a Segunda, la 2006-2007, cuando en las seis primeras jornadas sólo se sumó un punto, el empate inicial en San Mamés. Cinco derrotas y un empate también era el saldo en este momento de la competición en la temporada 2001-2002, con una única igualada en casa ante el Celta. En esta campaña, el equipo txuri urdin certificó su permanencia en la Primera División tras la disputa de la jornada 37, con su 1-3 en Valladolid.

Desde que las victorias valen tres puntos, la Real se ha clasificado para Europa en sólo cuatro ocasiones, y siempre sumaba más puntos que la de la presente temporada con seis partidos jugados. Precisamente, los registros más cercanos a los actuales son los más cercanos, los de la pasada campaña, cuando el equipo txuri urdin sumaba sólo un punto más que ahora, seis, y ocupaba la duodécima posición. Nada que ver con las octavas posiciones y 10 y 9 puntos respectivamente que tenían los equipos de las temporadas 1997-1998 (acabó en la tercera plaza de la clasificación y jugó la Copa de la UEFA) y 2012-2013 (en la cuarta, recibiendo el premio de la previa de la Champions League), ni mucho menos con el brillante liderato del que presumía la Real 2012-2013, invicta y con 14 puntos, una Real que acabó siendo subcampeona y luchando por el título hasta el final.

Tomando como punto de referencia la sexta jornada, esta Real de Arrasate ha empezado peor que las de cuatro de los ocho técnicos que fueron cesados después de iniciar una temporada. Marco Antonio Boronat sumaba seis puntos a estas alturas de la 1990-1991, con dos victorias y dos empates, pero acabó siendo cesado tras la jornada 18ª con quince puntos (que con tres por victoria habrían sido 19). Salva Iriarte tenía siete puntos tras el sexto partido de la 1995-1996, y fue relevado tras el decimocuarto, con 15 puntos (cuatro victorias, tres empates) y en la decimotercera posición. El equipo de Bernd Krauss en la Liga 1999-2000 amasaba siete puntos y ocupaba la duodécima plaza tras seis partidos, pero dijo adiós al equipo sólo tres semanas más tarde, sumando 9 puntos (dos victorias, tres empates) y ocupando la 17ª plaza. José María Amorrortu saldó las primeras seis jornadas de la 2005-2006 con siete puntos y una decimocuarta posición, y aguantó hasta la jornada 21ª, cuando la Real sumaba 22 puntos (seis triunfos, cuatro igualadas) y era decimoquinta. Ninguno de ellos tenía al equipo en descenso cuando se le despidió.

Los actuales números de Arrasate sólo mejoran los de dos entrenadores cesados tras el comienzo de la temporada. Son los que lograron John Toshack y José Mari Bakero en las mencionadas temporadas 2001-2002 y 2006-2007, cuando apenas se logró un punto de 18 posibles. Toshack aguantó hasta la 29ª jornada, con el equipo en la penúltima posición y 30 puntos en su casillero, y Bakero cayó una semana más tarde, con un empate más y con el equipo en el farolillo rojo. Y esta Real, la de la 2014-2015 que suma cinco puntos en seis jornadas calca los resultados de las de las temporadas 1994-1995 y 1999-2000. En ambas el técnico acabó cesado. En la primera era también Toshack el máximo responsable y en ese primer tramo de la Liga sólo pudo ganar al Compostela y empatar ante el Sevilla, y fue relevado tras la jornada undécima, con apenas dos victorias y tres empates. En la segunda, la de Clemente de la 2000-2001, la paciencia llegó justo hasta esa sexta jornada y con cinco puntos en la tabla, aunque aquella Real ocupaba plaza de descenso, el 18º lugar de la clasificación.