sábado, octubre 25, 2014

El mítico récord de imbatibilidad de la Real 1979-1980 llega a los 35 años

La Real de la temporada 1979-1980.
Durante toda la semana, no se ha hablado de otra cosa: la rocambolesca idea de Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, de detener el Real Madrid - Barcelona para brindar homenaje a Leo Messi si superaba el récord de goles en la competición de Telmo Zarra. En menor medida, pero también se ha comentado mucho el récord de Claudio Bravo con su portería a cero, que se ha convertido en la cuarta mejor racha de la historia de la Liga con sus 776 minutos y superando precisamente los 755 minutos que estuvo Arconada sin recoger el balón de su portería en la temporada 1979-1980. Pero el récord de más trascendencia que se estaba jugando en el Real Madrid - Barcelona, en ese partido rebautizado como Clásico sin que haya muchas razones para ello, es uno ignorado sistemáticamente en esta dinámica de prestar atención sólo a lo que hacen estos dos equipos, el de imbatibilidad en la Liga. Y es que la derrota del equipo blaugrana supone que todos los equipos de Primera han perdido ya al menos un partido y que los míticos 32 encuentros sin derrota que vivió la Real en la misma Liga 1979-1980 seguirán vigentes un año más.

Y van nada menos que 35 años, 35 Ligas en las que nadie ha sido capaz de superar esas 32 jornadas sin perder. Si Tebas tiene tanto empeño en respetar la historia de la Liga, no estaría mal que se fuera planteando un homenaje a aquella Real entrenada por el gran Alberto Ormaetxea. Desde aquellos 32 partidos sin perder, se han jugado ya, con la presente, 35 Ligas más. Han pasado por el campeonato los mejores jugadores del mundo, algunos incluso de la historia. El Real Madrid de la Quinta del Buitre, el de los Galácticos. El Dreram Team del Fútbol Club Barcelona. El SuperDepor. El Atlético de Madrid del doblete. El Valencia de Rafa Benitez. Se pueden pensar en grandes equipos que han hecho historia en nuestro fútbol. Ninguno de ellos ha sido capaz de batir la marca de los Arconada, Kortabarria, Celayeta, Periko Alonso, Zamora, López Ufarte o Satrústegui. Nadie. Absolutamente nadie. Aquella Real no ganó la Liga pero con esta marca, amarga en 1980 por la forma en que se detuvo pero desde entonces una leyenda, exige un reconocimiento mayor. ¿Y qué mejor momento que su 35º aniversario?

Aquella Real ganó 18 partidos, 19 en total al final del campeonato, y empató 14 partidos para llegar a esos 32 partidos imbatida. Los de Ormaetxea se impusieron en los dos partidos al Athletic de Bilbao (0-1 y 4-0), Zaragoza (2-1 y 0-2), Salamanca (0-1 y 1-0), Español (1-2 y 1-0) y Sporting de Gijón (0-1 y 4-1); sumó tres puntos, una victoria y un empate, contra Las Palmas (1-0 y 2-2), Rayo Vallecano (1-1 y 4-0), Barcelona (4-3 y 0-0), Almería (0-0 y 1-0), Real Madrid (4-0 y 2-2), Burgos (2-2 y 1-3), Málaga (0-0 y 3-1) y Atlético de Madrid (1-1 y 2-0, este ya en la última jornada, en la trigésimocuarta, ya después de la única derrota de la temporada); igualó los dos enfrentamientos contra el Valencia (ambos 0-0, el levantino fue el único equipo al que esta Real no marcó ningún gol en esta Liga) y Betis (1-1 y 0-0); y sumó una victoria más y su única derrota de la temporada ante el Sevilla (2-0 en Atotxa y 2-1 en el Sánchez Pizjuán). Aquella aciaga tarde en Sevilla privó a la Real de un título de Liga que habría sido el primero de su Historia, pero los años han hecho que aquella gesta merezca ya un reconocimiento absoluto de todo el fútbol español.