domingo, octubre 19, 2014

PREVIA Real Sociedad - Getafe. Despegue o entierro

Así marcó Vela al Getafe en la 2013-2014.
Despegue o entierro. No parece haber muchas más opciones para la Real y para Jagoba Arrasate en la visita del Getafe (lunes, 20.45 horas, Anoeta, Canal + Liga y Gol TV), el partido que cerrará la jornada. El casi imposible de empeorar inicio de competición, fuera de Europa y a un punto del descenso, obliga al conjunto txuri urdin a lograr la victoria en un encuentro que jugará sabiendo que, incluso ganando, no será un bálsamo definitivo. Las distancias empiezan a ser notables y tres puntos no permitirán un salto en la clasificación, porque los ocho puntos que podría sumar tras el encuentro son los que tenía el duodécimo clasificado al comenzar la jornada. Pero sí son tres puntos imprescindibles. No sumarlos convertirá la permanencia de Jagoba Arrasate en el banquillo realista en algo difícil de sostener para el club. Anoeta no parece dispuesto a esperar a que el buen juego que durante muchos minutos se ha visto en el estadio, mucho menos a domicilio, lleve a sumar puntos. Su paciencia se acaba y si el Getafe puntúa se podrían precipitar los acontecimientos.

Para evitar que las aguas se revuelvan aún más tras el duelo contra el Getafe, Arrasate ha puesto las decisiones sobre la convocatoria y no ha querido descartar a ningún jugador en víspera del partido. La lista de 18 se conocerá por tanto poco antes del encuentro. Las bajas son las ya conocidas, las de Rulli, Elustondo y De la Bella. Los que se han reincorporado ya al grupo son Carlos Martínez y Yuri Berchiche. Éste, de hecho, volverá al equipo entrando en el once inicial por la baja de De la Bella. Quien sí se colara entre los 18 escogidos será Pablo Hervías, que no viajó a Madrid para jugar con el Sanse precisamente contra el filial del Getafe. Será la primera convocatoria de esta Liga en la que se cuela el canterano, que debutó con el primer equipo ya la pasada temporada. Arrasate tendrá que hacer dos descartes del primer equipo, uno de ellos será con total seguridad y como ya es costumbre Dani Estrada y queda por ver quién será el otro.

En principio, el once que presentará Arrasate no tendría que distar demasiado del de las últimas jornadas, aunque se esperan algunos cambios. La retaguardia parece clara, con Zubikarai bajo palos, Zaldua y Yuri (será la primera novedad del once) en los laterales e Iñigo Martínez y Mikel González en el centro. Ansotegi podría tener opciones, pero el hecho de no haber debutado todavía en la Liga hace extraño que aparezca por primera vez en un partido tan vital como éste. Markel sigue pareciendo innegociable para el técnico txuri urdin. Las dudas comienzan ahí. Zurutuza, Pardo y Granero se juegan una plaza, y si no es el primero será el segundo cambio en el equipo. Dando por completamente segura la presencia de Vela, quedan dos dudas más. La primera, si Canales y Xabi Prieto volverán a jugar juntos o si Chory Castro vuelve a tener la oportunidad en el once por alguno de los dos, y si Agirretxe sigue manteniendo la titularidad o, por el contrario, se produce por fin el regreso al equipo inicial de Finnbogason después de su lesión en Aberdeen.

La Real comenzó la jornada en la decimoquinta posición, con apenas cinco puntos y sólo uno de ventaja no sólo ya con respecto a los puestos de descenso sino también sobre el último clasificado. Los puestos europeos llevan dos semanas a unos muy desalentadores siete puntos y la cuarta plaza, la que da acceso a la Champions League está ya a una distancia ahora mismo insondable de diez puntos. El Getafe es decimocuarto, pero tiene dos puntos más que el conjunto txuri urdin, siete. A pesar de que en Anoeta no ha desplegado mal juego, la Real sólo ha sumado cuatro puntos de nueve posibles y sólo supera a cinco equipos en la clasificación como local. Además, los de Arrasate suman ya cuatro jornadas sin conocer la victoria. El Getafe, por su parte, es junto al Athletic el único equipo que ha perdido todos los partidos que ha jugado a domicilio, 3-1 ante el Celta, 2-0 frente al Sevilla y otro 2-0 con el Espanyol como rival. El conjunto madrileño lleva dos jornadas seguidas sumando, cuatro de seis puntos posibles, después de sumar tres derrotas consecutivas.

La historia deja datos contundentes. El Getafe nunca ha ganado en San Sebastián, en ninguna de las siete visitas ligueras que ha efectuado al estadio realista, siempre Anoeta, y sólo ha sido capaz de marcar tres goles en esos encuentros. A pesar de estos datos, no es en absoluto un rival placentero para el conjunto txuri urdin, que sólo ha sido capaz de ganar en dos de esos siete enfrentamientos, empatando los cinco restantes, incluyendo el 1-1 en la última jornada de la temporada 2010-2011 que bastó para que ambos conjuntos conservaran la categoría. Y más curiosidades. Aunque nunca ha habido un empate a más de un gol (dos veces se igualó sin moverse el marcador y las otras tres con un gol para cada equipo), tampoco ha habido victorias por la mínima. Cada vez que la Real ha ganado, lo ha hecho marcando más de un tanto y dejando su propia portería a cero. Así, la victoria más abultada fue el 3-0 de la temporada 2005-2006, con goles de Aranburu, Nihat y Xabi Prieto.

El encuentro de la pasada temporada, la 2013-2014, fue el que sirvió para abrir el campeonato liguero y se celebró entre los dos encuentros de la previa de la Champions League ante el Lyon. Y se puede considerar una continuación natural del buen fútbol que el equipo de Arrasate exhibió en aquella eliminatoria. La victoria de la Real fue por 2-0 pero debió ser por más goles. La madera impidió que un disparo de Chory Castro abriera el marcador, algo que no llegó hasta el minuto 42 de la primera mitad, cuando Vela culminó con una preciosa vaselina salvando la salida de Moyá un pase del propio Chory. Ya en la segunda mitad, el Getafe tuvo alguna ocasión suelta, aprovechando el cansancio del centro del campo realista, pero no hubiera sido justo que los azulones puntuaran. El partido se cerró en el minuto 69, cuando Seferovic salvó espléndidamente la salida del guardameta del Getafe tras un buen servicio de Vela. En los minutos finales, la Real pudo ampliar el marcador y se gustó en su juego, pero no hubo más goles.