viernes, enero 25, 2013

PREVIA Celta - Real Sociedad. ¿Esta vez sí?

¿Será esta vez la ocasión en la que la Real confirme las expectativas que genera? ¿Será contra el Celta (sábado, 16.00 horas, Balaídos, Canal + Liga, Gol TV) cuando se sumen dos alegrías consecutivas? Sería simbólico que el equipo txuri urdin hiciera esa demostración en el escenario en el que se marchó su tercera Liga, la de toda una generación de realistas, pero lo cierto es que ese es el reto. Después de superar al casi imbatible Barcelona, ya nadie duda de que este equipo está preparado para cotas mucho más altas de las que ha transitado hasta ahora. Y Balaídos será la prueba de fuego, el lugar en el que demostrará que tienen razón los que sueñan con logros de gran calado o en el que confirmará los peores augurios y esa irritante tendencia que ha adquirido el equipo, y sus jugadores lo saben y lo han dicho, de ofrecer una decepción después de una gran victoria. Un Celta al que no le sobran puntos será la piedra de toque para comprobar si el mal ante los equipos de la parte baja de la clasificación continúa en la segunda vuelta.

Las bajas, el hecho de contar con una plantilla corta y la decisión de Montanier de no recurrir al Sanse salvo que tenga disponibles menos de 18 jugadores del primer equipo le están resolviendo con frecuencia la papeleta al técnico francés. Hay 18 disponibles y, por tanto, 18 convocados, lo que deja una lista algo coja en la defensa, con cinco efectivos y cuatro de ellos laterales. Mikel González y Ansotegi son baja, el primero por un golpe recibido ante el Barcelona y el segundo arrastrando molestias desde que jugó hace dos semanas contra el Deportivo. Zurutuza completa el cuadro de bajas por problemas físicas, y a ellos hay que añadir a Cadamuro, que sigue disputando la Copa de África. Como los tres últimos ya fueron baja en el épico e inolvidable partido contra el líder, sólo hay una novedad en la lista de Montanier, y es el regreso de Ros, que entra por su condición de futbolista del primer equipo pero al que, a priori, sólo las bajas o los contratiempos pueden darle alguna oportunidad en forma de minutos.

Bravo, que también mantiene molestias desde su lesión en el Bernabéu, será titular. Elustondo volverá a formar en el centro de la defensa, como sucedió ante el Deportivo, con Iñigo Martínez como su pareja. En los laterales, todo indica que repetirán Carlos Martínez y De la Bella. Por delante, Illarramendi tiene plaza segura, y lo normal es que Markel Bergara repitiera como su acompañante, dejando a Pardo y Ros en el banquillo. Por delante también sería muy sorprendente no ver a Xabi Prieto, Griezmann y Vela y la principal duda radica en el puesto restante. Si el mexicano es el jugador más adelantado, Chory, autor de dos goles ante el Barça, volverá a estar en el flanco izquierdo, con lo que la única variación en el once sería la entrada de Elustondo como central. Si Montanier decide recuperar un delantero, Agirretxe cuenta con ventaja por su gol ante el Barcelona, pero fuera de casa el técnico francés ha prescindido de él en varias ocasiones, lo que daría opciones a Ifrán. Completan la lista Zubikarai, Estrada y José Ángel, que parece que seguirá hasta junio.

La Real comienza la jornada en la novena posición, con 29 puntos, a dos de la sexta plaza y a seis de la cuarta. El Celta tiene diez puntos menos, es decimoséptimo y sólo un punto le separa de la zona de descenso. De los seis últimos clasificados tras las primeras veinte jornadas de Liga, la Real sólo ha conseguido superar a uno, precisamente al conjunto gallego. Apenas cinco equipos han sumado menos puntos como visitante que el conjunto txuri urdin, aunque es cierto que ha jugado nueve partidos y hay hasta cinco conjuntos que han jugado once. Sus ocho puntos fuera de casa se reparten en dos victorias (Málaga y Valencia) y otros dos empates (Valladolid y Granada). El Celta ha sumado 15 de sus 19 puntos en Balaídos, de donde hay dos equipos que se han llevado los tres puntos, Málaga y Betis, ambos ganando por 0-1. El reto de la Real ante el conjunto vigués, en el que juega un no tan viejo conocido, Demidov, es no responder con una desilusión a otro momento ilusionante, la gloriosa remontada al Barça y el mantenimiento de su histórico récord de imbatibilidad.

Celta y Real Sociedad se han cruzado en 49 ocasiones. De las 40 disputadas en Primera División, 23 se han saldado con victoria local, nueve con triunfo visitante y las ocho restantes con empate. En sus últimas 17 visitas en la máxima categoría, el equipo txuri urdin sólo ha sido capaz de ganar en una ocasión, con el espectacular 2-5 de la temporada 2003-2004, con goles de Kovacevic, Milosevic en propia puerta, Xabi Alonso y dos de Nihat, goleada que provocó el cese de Miguel Ángel Lotina como entrenador celtiña. Ese es el último y el más contundente triunfo de la Real en Vigo. Una de esas derrotas es el 3-2 que se llevó el merecido título de Liga de la temporada anterior, la 2002-2003. La mayor goleada del Celta es el 6-1 de la primera vez que se enfrentaron, en la campaña 1941-1942. En Segunda División la estadística es algo más pareja, pero todavía favorable a los locales, con dos victorias y cuatro derrotas para la Real en los nueve partidos disputados. Los dos triunfos teñidos de txuri urdin fueron por la mínima, 0-1-, en las temporadas 1966-1967 y 2009-2010 (el día que falleció José Luis Orbegozo). Ambas se saldaron con el ascenso final. La mayor goleada sufrida en Segunda iguala la de Primera, el 6-1 de la Liga 1962-1963.

La última vez que se produjo un Celta - Real Sociedad fue en Segunda División, el ya mencionado choque de la temporada 2009-2010 en el que ganó la Real por 0-1. Después de una primera parte de dominio local pero ocasiones visitantes, Aspas fue expulsado en la última acción antes del descanso. Y en la primera de la segunda mitad un gran Xabi Prieto colocó una preciosa asistencia en la cabeza de Nsue que éste no perdonó. Con esta victoria, la Real de Lasarte encadenaba diez jornadas sin conocer la derrota y se consolidaba en los puestos de ascenso antes de concluir la primera vuelta. En Primera, la última vez que coincidieron estos dos equipos fue en la temporada 2006-2007, en la que ambos acabaron bajando. El partido en Balaídos concluyó con el empate a cero inicial. Lotina, entonces entrenador de la Real diseñó un trivote que sacrificó a Kovacevic y dio la alternativa en Primera a Elustondo. Sólo la entrada del serbio permitió atisbar alguna esperanza de marcar, en un partido en el que Bravo se convirtió en el mejor realista, salvando dos goles del Celta con la ayuda de sus palos. La Real, en descenso, acababa el año 2009 sumando una derrota pero también sólo una victoria en sus seis últimos partidos.

En la primera vuelta de la presente temporada, la 2012-2013, la Real protagonizó un buen estreno liguero en Anoeta, después de caer contundentemente en el Camp Nou en la primera jornada. Con Griezmann encandilando como mediapunta, el equipo txuri urdin generó un torrente de ocasiones de gol en la primera mitad, pero no supo concretarlas. Tampoco ayudó el árbitro, que anuló un gol legal de Agirretxe y escamoteó un penalti por mano de Túñez. El Celta, atemorizado en la primera mitad por una buena Real, salió en la segunda dispuesto a dar un susto. Y lo dio, adelantándose en el marcador gracias a De Lucas y aprovechando el calamitoso arranque realista  tras el descanso. Pero la Real reaccionó, con Griezmann echándose el equipo a sus espaldas. Con una preciosa diagonal, asistió a Agirretxe para que convirtiera un certero disparo en el empate. Y poco después abrió el balón a Vela, que lo peleó con rabia y lo metió dentro del área, donde Agirretxe de nuevo aprovechó la indecisión de la defensa del Celta para marcar con picardía. Pardo, que jugó los minutos finales, sentó cátedra con una inteligencia superior. Este 2-1 fue la primera remontada que consiguió la Real con Montanier en el banquillo tras una Liga completa.

1 comentario:

Edgar García Alonso dijo...

Difícil equipo para batir en su campo. Juegan tan bien como vosotros, y son mortíferos a la contra. Me resultaría sorpresivo si les ganárais los 3 puntos, pero un empate no lo descarto.

Un saludo, te espero en mi blog con el análisis de Cédric Mabwati :)