sábado, abril 04, 2015

PREVIA Málaga - Real Sociedad ¿Sólo la tranquilidad en juego o también Europa?

Vela fue el goleador de la Real en Málaga en el 0-1 de la 2013-2014.
Quién le iba a decir a la Real, con las dificultades que ha tenido a lo largo de la temporada, que llegaría al mes de abril pensando si una victoria en Málaga (sábado, 22.00 horas, La Rosaleda, Cuatro) le serviría solamente para lograr la tranquilidad definitiva en la clasificación, ya que parece imposible el descenso con 39 puntos ni mediando una debacle sin precedentes, o si se mete así otra vez de lleno en la pelea por Europa. No ganar hace que la distancia con respecto al séptimo puesto, el que ocupa el Málaga se convierta en prácticamente insalvable, pero sumar los tres puntos abre un horizonte completamente nuevo. Muy difícil en todo caso, porque habría que salvar cinco puntos más de desventaja en nueve jornadas con más partidos fuera que en casa y con el Athletic de por medio en la clasificación, pero al menos sería un requiebro ilusionante en una temporada con muchos días para olvidar. Málaga ha sido en los últimos años una plaza que ha despertado a la Real y, además, está en juego conseguir la victoria 200 como visitante en Primera.

David Moyes repitió con su costumbre de no anunciar la convocatoria en la víspera, aunque el hecho de tener dos partidos fuera de casa en un margen de cuatro días y no regresar a San Sebastián tras el primero de estos encuentros simplifica las cosas. De esta manera, el técnico realista se ha llevado, primero a Málaga y luego a Madrid, a todos los componentes del primer equipo más Hervías, ya uno más del grupo. Por las informaciones que se han conocido durante la semana, el único descartado para este primer choque tendría que ser De la Bella, con una lesión muscular, aunque la ausencia de más información y algunos precedentes hace que se abra la posibilidad de que sí esté, al menos para el Vicente Calderón. El propio técnico realista aseguró en su rueda de prensa del jueves que Vela era duda para el partido. Si el méxicano pudiera estar entre los 18 escogidos y el lateral catalán no, Moyes tendrá que elegir a tres descartes más. En realidad serían dos, dando por seguro a Dani Estrada entre ellos.

La duda del mexicano hace que se abra la posibilidad de que el técnico realista repita alineación otra semana más. De esta manera jugarían Rulli bajo palos, con Iñigo Martínez y Ansotegi en el centro de la zaga, con Yuri y Zaldua y en los laterales, Pardo y Granero formarían el doble pivote, con Xabi Prieto, Canales y Chory Castro en la línea de tres mediapuntas y Agirretxe cerraría el once como delantero. El hecho de que el pasado fin de semana hubiera un parón liguero invita a pensar que el cansancio no es un factor que pueda llevar a Moyes a cambiar de planes, pero puestos a aventurar modificaciones en el once no es descartable que se pudieran colar en el once Mikel González o Zurutuza, ambos plenamente recuperados ya después de sendas lesiones. Los demás, excepción hecha de Vela y a la espera de la convocatoria definitiva, tendrían menos opciones de hacerse con un hueco de titular.

La Real comienza la jornada en la novena posición con 36 puntos, once puntos ya por encima de la zona de descenso y a ocho de la séptima plaza que ocupa el Málaga con 44. Esa posición da el acceso a la Europa League si el Barcelona gana la final de la Copa del Rey al Athletic, con lo que, aún estando todavía muy lejos, se convierte en el último objetivo con premio de la temporada. El equipo txuri urdin ha sumado doce de los últimos quince puntos en juego y suma tres victorias consecutivas después de caer en Valencia. Su troiunfo en Getafe en la última salida hizo que dejara de ser el peor equipo visitante, justo antes de encarar dos partidos seguidos lejos de Anoeta, este y el del Vicente Calderón. El Málaga ha sumado ocho victorias en los catorce partidos que ha jugado en La Rosaleda, aunque el Real Madrid, el Almería y el Espanyol, los dos primeros por 1-2 y el último por 0-2, han conseguido allí los tres puntos. En caso de victoria realista, el average podría jugar su importancia, por lo que hay que recordar que el Málaga ganó en Anoeta por 0-1.

Estadística e históricamente, Málaga no es mala plaza para la Real en los 32 encuentros que ha disputado. 29 de ellos se han jugado en Primera División, con un balance de nueve victorias realistas, 14 del Málaga y seis empates. Es decir, la Real ha salido más veces de Málaga con puntos que de vacío. El triunfo más holgado del conjunto txuri urdin es el 1-5 que logró en la temporada 2004-2005, con dobletes tanto de Kovacevic como de Nihat y un tanto más de Labaka. El 5-2 de la campaña 1949-1950, en el primer duelo que protagonizaron ambos equipos, es la mayor goleada lograda por el Málaga. La Rosaleda no ha visto una derrota de la Real desde el regreso txuri urdin a Primera en 2010. Desde entonces, tres victorias y un empate. La racha, en realidad, se extiende hasta los cinco partidos sin perder (y trece de quince puntos) contando la última visita en Segunda, el 0-2 de la temporada 2007-2008. En Segunda esa ha sido la única victoria de la Real, los otros dos partidos jugados en esa categoría acabaron con triunfo local.

El Málaga - Real Sociedad de la pasada campaña, la 2013-2014, acabó con el triunfo de los visitantes por 0-1. El equipo de Jagoba Arrasate saltó al césped de La Rosaleda con ganas de fulminar el partido por la vía rápida y jugó veinte minutos muy buenos, con bastantes ocasiones de gol. En el 9, Vela culminó una sensacional jugada de ataque en la que participaron Pardo, Griezmann y José Ángel, incluso Seferovic con un desmarque que facilitó el tanto del mexicano. El Málaga se sacudió el dominio en torno a la media hora, pero no generó muchas ocasiones. En la segunda mitad, la Real renunció al balón y el Málaga intensificó su dominio, aunque los contragolpes realistas llevaban más peligro que los ataques locales, abortados con categoría por Ansotegi y Bravo sobre todo. Duda y Santa Cruz gozaron de buenas ocasiones, pero el arquero chileno de la Real estuvo muy seguro. La Real logró así tres puntos que entonces parecían importantes para seguir pensando en la lucha por la Champions, de la que acabaría muy descolgada.