viernes, octubre 30, 2015

PREVIA Real Sociedad - Celta. Una confirmación imprescindible

El gol de Agirretxe no bastó la temporada pasada para ganar al Celta.
Ganar al Celta (sábado, 22.05 horas, Anoeta, La 1) es una confirmación imprescindible. La Real necesita esos tres puntos. En primer lugar, para escapar definitivamente de la zona baja y mirar ya de cara a la primera mitad de la tabla. En segundo lugar, para confirmar que la goleada al Levante no ha sido flor de un día o casualidad futbolística. Y, además, para que la temporada no se convierta, probablemente ya sin remedio, en una montaña rusa emocional que combine goleadas como visitante como las dos que ha conseguido ya con decepciones continuas en Anoeta, donde a estas alturas de la temporada todavía no se ha visto ninguna victoria del equipo txuri urdin. David Moyes, que parecía estar contra las cuerdas tras caer ante el Atlético, no ha recibido todavía un ultimátum claro, pero ganar en Anoeta y juntar por fin dos resultados positivos se antoja imprescindible para que su equipo empiece ya a demostrar el potencial que se le supone y la ambición con la que fue creado.

Conociendo a Moyes, era más que previsible que no iba a adelantar ninguna pista al Celta con la convocatoria. Las ausencias, las de De la Bella y Granero, además de la de Raúl Navas, ya se conocían antes del último entrenamiento, con lo que conocer que el técnico escocés ha citado a 22 futbolistas antes de decidir los cuatro descartes necesarios significa que no sabemos nada sobre sus planes para enfrentarse al equipo gallego. Por lo pronto, queda sin confirmar cuál es el estado físico de Zaldua y de Vela, los dos futbolistas que han tenido molestias durante la semana y de los que el propio Moyes dijo que esperaba contar con ellos. Lo que sí parece claro, después del regreso de Carlos Martínez al grupo, es que Elustondo no va a dar el salto al primer equipo de momento y que lo de Oyarzabal en el campo del Levante es, de momento, un premio sin continuidad.

No parece que vayan a producirse demasiados cambios en el once viendo el buen resultado que obtuvo el equipo en Valencia la pasada jornada. Si acaso, hay dos puestos que sí podrían variar. El primero es el acompañante de Iñigo Martínez en el centro de la defensa, ya que lo normal sería que Reyes regresara, aunque tampoco sería descabellado que Mikel González mantuviera la titularidad. Y el segundo es el pivote junto a Illarramendi, que podría seguir siendo Markel aunque con opciones para Pardo. Un tercer cambio dependería del estado físico de Zaldua, que si no puede jugar dejaría vía libre al debut de Carlos Martínez esta temporada. Rulli bajo palos, Yuri en el lateral izquierdo, Vela, Xabi Prieto y Zurutuza en la línea de mediapuntas y Agirretxe en punta parecen fijos. Si acaso, la duda está en el mexicano, y su sustituto sería bien Canales o bien Chory Castro, los dos con buenos minutos finales ante el Levante.

La victoria de la semana pasada no permitió a la Real una gran ascensión en la tabla, ya que ocupa todavía la decimoquinta plaza, con nueve puntos, aunque alejó el descenso precisamente en los tres puntos que logró y sí sirvió para acercar a cuatro puntos la zona europea, marcada todavía por el Deportivo desde la sexta plaza. El rival de esta semana, el Celta, es uno de los equipos revelación de este tramo inicial de la temporada, ocupando la cuarta posición con 18 puntos. Junto al Sporting y al Granada, la Real es el único equipo que no conoce la victoria como local. En Anoeta se han producido dos empates y dos derrotas esta temporada y la Real no venció en casa en sus últimos cinco partidos. No lo hace desde el 3-0 al Levante del pasado 1 de mayo, ya de la campaña 2014-2015. El Celta todavía no conoce la derrota lejos de Balaídos, ha ganado tres encuentros, todos por el mismo resultado, 1-2, al Levante, al Sevilla y al Villarreal, y empató a uno con el Eibar. Los gallegos rompieron con el 1-3 del Real Madrid de la pasada jornada una racha de ocho jornadas sin perder.

Históricamente hablando, el Celta es un rival bastante propicio para la Real. De los 52 enfrentamientos que se han producido entre estos dos equipos en San Sebastián, 43 han sido en Primera. De ellos, 26 acabaron con victoria realista, sólo cuatro con triunfo visitante y los trece restantes con empate. La mayor goleada de la Real fue el 5-0 de la temporada 1954-1955, con goles de Paz, Elizondo, Zubillaga, Iriondo y Sarasqueta, aunque marcó más goles en la 1952-1953, en un 7-3 en el que Echeveste e Igoa marcaron en dos ocasiones, y Carlos, Barinaga y Juan Francisco en propia puerta redondearon el resultado. El 1-3 de la campaña 1970-1971 es la victoria más clara del Celta. El cuadro estadístico se completa con los nueve duelos en Segunda División, con seis victorias para la Real, incluyendo el 2-0 del ascenso de la temporada 2009-2010, dos empates y un triunfo visitante. El Celta no gana en San Sebastián desde el 0-2 de la 1999-2000, pero desde entonces ha puntuado en más ocasiones de las que se ha ido de vacío, siete empates por cinco triunfos de la Real.

Uno de esos empates fue el que logró el Celta la pasada temporada, la 2014-2015. El partido fue soporífero y ninguno de los dos equipos expuso fútbol alguno. Con todo, la Real, sin Vela, lesionado unos días antes en el Santiago Bernabéu, consiguió adelantarse bastante pronto, en una buena jugada de Granero, en la que Xabi Prieto asistió de cabeza a Agirretxe para que este también anotara con la testa. El Celta pasó a dominar por completo el balón, pero fue incapaz de generar peligro sobre el área de Rulli. La Real sí exhibió en ese sentido una interesante fortaleza defensiva, pero a cambio renunció por completo a crear peligro. El Celta empató en el tramo final. La casualidad quiso que Mikel González se lesionara y, sin Ansotegi en el banquillo, fue Elustondo quien ocupó ese lugar. Tres minutos después del cambio, Nolito cruzó un balón al que Rulli no llegó. El Celta se llevó un punto y ahondó la triste situación de una Real que, en febrero, aún podía temer por la permanencia.