sábado, abril 17, 2010

REAL SOCIEDAD 0 - ALBACETE 0 Nada que reprochar

Hoy a la Real no hay nada que reprocharle. Ha derrochado esfuerzo, buena actitud y ocasiones de gol. No ha hecho un partido perfecto, pero indudablemente se ha hecho merecedor a la victoria, a los tres puntos y a más de un gol en su casillero. Pero, el tópico es tozudo, el fútbol es así. El equipo txuri urdin lo ha hecho todo para ganar, incluso cuando el árbitro se ha convertido en el mejor activo de la táctica del Albacete de parar el partido lo más posible, ha dispuesto de numerosas opciones de adelantarse. Y el gol no ha llegado. El fútbol es así, sí. Otros días la Real ha ganado sin hacer tanto como hoy. Porque hoy ha hecho mucho más que lo suficiente para ganar. Los puntos se dan según lo que señala el marcador, y eso otorga a la Real uno más en su carrera a la Primera División. No lo despreciemos, por mucho que todos apostáramos hoy por un triunfo local. Porque hoy no hay nada que reprochar a la Real. Con este proceder, muchos partidos caerán de nuestro lado. Y el próximo, en Cartagena.

Lasarte ha decidido hacer un cambio más de los dos previstos. Riesgo ha sustituído a Zubikarai, y ha estado sobresaliente. No esperaba menos de él. Griezmann ha entrado por Johnatan y ha estado irregular. Generoso como siempre en su trabajo, incisivo como acostumbra de cara a la portería contraria, pero fallón en los pases, incluso en jugadas fáciles para un futbolista de su talento. Acabó fundido y sustituído. Y el tercer cambio, la sorpresa que se guardó el técnico realista para este encuentro fue la presencia de Sergio en la mediapunta en lugar de Zurutuza, que había comenzado la semana con molestias musculares y con el que seguramente Lasarte no quiso arriesgar. Sergio estuvo también irregular. Tuvo unas cuantas ocasiones para demostrar su capacidad como lanzador de jugadas de estrategia, pero ahí falló. Como siempre, Xabi Prieto fue el lanzador que más peligro llevó, pero sólo ejecutó las faltas de los últimos minutos.

Con estos elementos sobre el campo, la Real arrancó con vigor y fuerza. Había que hacer olvidar la imagen de Córdoba y Huelva y esa era, es y será siempre la mejor forma de hacerlo. Anoeta sigue teniendo algo que mueve a esta Real, algo que impulsa al equipo con una fuerza que lejos de sus muros no termina de encontrar. Hoy esa mística no se tradujo en una victoria, pero sí en una notable actuación. El Albacete salió valiente al césped de Anoeta, pero la diferencia de calidad entre uno y otro equipo se notó en algo esencial pero que hoy no se trasladó al marcador: la creación de ocasiones. Los manchegos llegaban con soltura y mérito hasta el área de Riesgo, pero apenas daban el último paso. Sólo en una ocasión probaron al meta realista, y éste respondió con una magnífica salida a los pies de Stuani. En cambio, la Real sí generaba ocasiones de peligro, hasta el punto de que el meta del Albacete se convirtió en el mejor jugador de su equipo con dos paradones de mérito.

Griezmann tuvo el gol muy cerca en dos ocasiones. La primera quizá lastró su partido. Un magnífico centro de Xabi Prieto lo mandó arriba de cabeza cuando lo tenía todo a favor para anotar el 1-0. Su grito de rabia evidenció que le había dolido más de lo normal. Luego tuvo un disparo que estuvo cerca de colarse entre las piernas del portero rival. Antes de eso, un defensa sacó un balón bajo palos tras un cabezazo de Prieto, Bueno se resbaló cuando encaraba ya la meta (no estuvo especialmente rápido) y ya cerca del final de la primera mitad Agirretxe tuvo la más clara, un cabezazo precioso, picado abajo como mandan los cánones, conectando un espectacular pase de Xabi Prieto de chilena tras un corner botado por Sergio. Fue la parada de la tarde, la que permitió al Albacete marcharse al descanso con el empate a cero inicial. Agirretxe había sustituído a Bueno, que se marchó lesionado tras un choque con un defensa del Albacete que, incompresiblemente, el árbitro convirtió en falta del uruguayo.

En la segunda mitad el escenario cambió levemente. El juego se inclinó más todavía sobre la portería de un Albacete que acusó el cansancio y en el que, seguramente, pesó mucho el deseo de conseguir el punto que ya tenían. Eso no impidió que en alguna ocasión buscaran el área de Riesgo. Y Riesgo respondió como se esperaba de él. La mejor jugada de los manchegos la frustró el meta txuri urdin con una gran intervención. Era la segunda vez que Asier tenía que aparecer. En las dos lo hizo con gran categoría. Dejó su portería a cero y eso es lo mejor que se puede decir de él, aparte de darle el merecido aplauso por su esfuerzo 21 partidos después de su última aparición sobre el campo.

Mucho más movido estuvo el partido en las cercanías de la meta del Albacete. Agirretxe buscó la escuadra con una vaselina que, quizá, podría haber tenido más opciones de gol de buscar el palo largo. Nsue, que había entrado ya por un agotado Griezmann, tuvo un cabezazo claro para adelantar a la Real. Carlos Martínez, incansable y digno siempre de aplauso en su banda derecha, tuvo una buena internada en la que debió intentar el tiro y no el pase que interceptó la defensa. Las ocasiones se iban acumulando y la Real quizá pagó la precipitación a la que le empujó que el balón no entrara y los minutos siguieran añadiéndose al reloj. Eso se notó en la segunda parte. Sin embargo, la lectura del partido es clara. Mejor que el rival, muchas opciones que no entraron y empate final. Inmerecido pero empate. Quizá también pesó cierto cansancio porque el ritmo del partido fue muy alto y, no lo olvidemos, ésta ha sido la semana más corta de la temporada para la Real. Pero, como decía, nada que reprochar.

A la Real, en la primera mitad, le falló cierta salida de balón. Rivas y Aranburu no estuvieron muy precisos y Sergio tampoco fue el enganche que necesitó el partido. En la segunda mitad esa faceta se mejoró. Los laterales estuvieron como siempre, fenomenal, aunque el partido estuvo mucho más volcado hacia la derecha. Xabi Prieto recibió todos los balones largos de Riesgo y Carlos Martínez siempre estuvo ahí para doblar y ofrecer alternativas. Bueno y Agirretxe tuvieron mucha movilidad y dieron opciones a otros jugadores. Pero no se ganó. Cosas del fútbol. Hoy la Real no dejó de ganar por la ansiedad de la clasificación o por un vértigo por su situación en la tabla que, en realidad, no existe. Al menos no existe más que en otros equipos. No hay síntomas de debilidad. Hoy, simplemente, se ha carecido del acierto de otros días, pero la Real ha hecho un buen partido.

En el tramo final del encuentro, el Albacete cortó el juego de la Real de todas las formas posibles. Y encontró un aliado perfecto en el árbitro, que pitó con mucha más facilidad en contra de la Real que a favor. Lasarte dijo que en el banquillo tuvo la sensación de que no había ecuanimidad. Y no la hubo. Habría que ver una jugada del primer minuto en la que pudo haber mano de un defensa del Albacete dentro de su área. Habría que ver una del final en la que en el barullo cayó un realista. ¿Penalti? Por lo visto están vetados en los partidos de la Real, así que más vale que no nos paremos a pensarlo o a pedirlos. Pero que el árbitro no fue ecuánime es un hecho. Quizá, a la espera de esas dos jugadas, no fue decisivo, pero fue molesto. El fútbol es mucho más fácil de pitar que todo eso, que señalar siempre peligro en las jugadas de ataque del equipo local.

La Real suma un punto más y sigue líder. De hecho, seguirá como líder pase lo que pase la semana que viene en Cartagena. Después de ese partido quedarán ocho jornadas para el final y la Real será líder. Valoremos eso. La victoria ayer del Levante le coloca en segunda posición, a la espera de lo que hagan mañana Betis y Hércules, ahora todavía a siete puntos del conjunto txuri urdin. El Levante es segundo y está a cuatro puntos. La situación, al margen de cualquier otra valoración que se quiera o se pueda hacer, es fabulosa. Lo que pasa es que la Real nos había malacostumbrado en Anoeta. Sumar todo lo que queda en casa nos auparía a los 71 puntos. Hay que sumar fuera. Y si es en Cartagena la semana que viene, mejor que mejor. El vaso no es que esté medio lleno. Está muy lleno. Hoy no se ha ganado. No se puede ganar siempre. Pero la Real sigue siendo líder.

3 comentarios:

Peloncio dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Vale que todos pensábamos que hoy la Real iba a ganar, y todo lo que no fuera victoria era visto como un fracaso. Pero, pensándolo friamente, estamos líderes a falta de 9 jornadas para el final y, hoy el equipo ha hecho lo suficiente para llevarse los 3 puntos...
Lo que pasa es que el equipo tiene poco gol, pero eso es algo que llevamos acusando toda la temporada.

Me da que vamos a ganar en Cartagena, que los jugadores no quieren dejar que se empiece a dudar...

cityground dijo...

Se mereció ganar pero no se logro, me gustaría ver a la Real jugar así fuera de casa.

En Cartagena se puede dar un paso decisivo para el ascenso, hay que salir a por todas.

Se esta viendo que nadie se como a nadie en esta categoría, Betis y Hercules empataron, y Cartagena perdió.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Peloncio, yo también tengo buenas sensaciones para Cartagena, creo que puede ser el día, sí... Pero también tengamos presente que, pase lo que pase, la Real saldrá líder de allí.

Cityground, ese es el objetivo, que la Real de fuera se parezca a la de Anoeta. Si se consigue, el ascenso está hecho porque los puntos y las victorias caerán.