lunes, abril 12, 2010

RECREATIVO 2 - REAL SOCIEDAD 0 Inadmisible

Lo que la Real ha hecho hoy en el Nuevo Colombino es inadmisible. Es inadmisible la lamentable imagen que ha dado el equipo, el triste tono con el que ha jugado a lo largo de los 90 minutos, la barata suficiencia con la que se ha dispuesto sobre el césped y la oportunidad perdida para disparar la ilusión de los realistas. Porque hoy el rival no era en absoluto superior. Ni siquiera ha demostrado ser superior, a pesar de ser un justo y merecido vencedor. Pero el equipo txuri urdin ha decidido no ser rival para el Recreativo. No lo ha sido en el planteamiento y, desde luego, no lo ha sido en el esfuerzo, en la garra, en la entrega. Tener eso es lo que hace grande a la Real. Sin todo eso, la mediocridad es la nota predominante en este equipo. Sólo un jugador ha demostrado hoy que quiere subir a Primera División y que quiere hacerlo con semanas de margen: Zubikarai. Y, para colmo, el fútbol le ha castigado con la duro final de ser expulsado en el descuento por un claro penalti. Lo de Córdoba fue un desastre, pero un desastre motivado por la actuación de la Real tanto como por las circunstancias. Lo de hoy se lo ha buscado la Real ella solita. Inadmisible.

El primer error, aunque siempre es más fácil decirlo a toro pasado, ha estado en la alineación. Martín Lasarte, quien asumió que quizá falló también en la motivación de los jugadores para este partido, ha introducido el cambio previsto, Xabi Prieto por Nsue, y otro imprevisto, Johnatan Estrada por Griezmann. El primero era esencial, el segundo difícil de comprender. Pero no por la abismal diferencia que hay entre el potrillo francés y el colombiano (que, pese a todo, no ha sido hoy de lo peor), sino por las características de uno y otro. Los primeros minutos del partido lo han dejado claro. El ritmo era lento, lentísimo, aburrido incluso. Parecía que la desgana reinaba sobre el césped. Y la velocidad de Griezmann, o incluso la de Nsue (que hoy se quedó sin jugar), podría haber marcado una diferencia. Zurutuza es un jugador lento, pero su habilidad podía suplir esa carencia para dar a la Real ocasiones de gol. Eso le daba razones para jugar. Pero Estrada es lento. Voluntarioso pero lento. Y hoy se ha notado. Sin ganas, sin entrega, sin nada, y encima también sin velocidad, la Real no ha sido capaz de crear una sola ocasión de gol en los primeros 45 minutos.

El Recre no aportaba mucho más a la causa del fútbol, tampoco nos engañemos, pero, aunque sólo fuera por inercia, tuvo sus ocasiones de gol en el primer tiempo. Tres, concretamente. Y con tres paradones respondió Zubikarai. Enorme Eñaut en esos minutos, prolongando el estado que mostró ante el Hércules y manteniendo a flote en solitario y en exclusiva a un equipo que no parecía con ganas de ganar. Nadie, salvo Eñaut, respondió en esos primeros 45 minutos. Diego Rivas estaba perdido con la tibia presión que le aplicó el equipo andaluz. Xabi Prieto no tocó el balón. Bueno se desfondó en la presión a una defensa que en todo momento pareció blandita y algo nerviosa. Estrada fue el único que colaboró en esa presión, pero no tuvo acierto con el balón. Aranburu fue la sombra del jugador que se vio ante el Hércules. De la Bella y Carlos Martínez no atinaron en sus subidas y, sobre todo el segundo, cometió algún error serio atrás. Los centrales, si acaso, son los que más pueden librarse de la debacle generalizada que ofreció la Real en el primer tiempo.

Pero la Real, a pesar de todo, salió viva. Gracias a Zubikarai. Los méritos del portero realista permitieron al equipo salir de los vestuarios tras el descanso en disposición de sumar los tres puntos y dar el ansiado y esperado golpe a la Liga que lleva ya algún tiempo rondándose y no materializándose. Tras otra inexplicable e inadmisible siesta de diez minutos, los primeros de la segunda mitad, la Real despertó. En apenas dos minutos, tuvo tres ocasiones de gol consecutivas. Estrada, Bueno y Zurutuza tuvieron en sus botas el primer tanto de la noche. Pero no atinaron. Lo cierto es que esos dos minutos alentaron las esperanzas. Si en los peores momentos no se movió el 0-0, la superioridad de la Real tendría que bastar para ganar en los más de 30 minutos que faltaban. Pues no. Fueron sólo dos minutos. Un espejismo en un partido plano y triste. El Recre se adelantó y lo hizo por ganas, no por calidad. Ni siquiera por superioridad. Era la Real la que se estaba mostrando inferior, no el Recre superior.

Ni siquiera el gol local cambió la actitud de la Real. Sí el planteamiento del Recre, que apostó descaradamente por el contraataque como forma de buscar el segundo. Y, paradójicamente, de esta manera los andaluces consiguieron tener el balón durante más tiempo que la Real. Salvo otra ocasión de Griezmann, las mejores oportunidades volvieron a estar del lado del Recre. Zubikarai volvió a responder con una enorme categoría que hace plantearse, con lo que se ve en Primera División, cómo es posible que la Real tenga en Segunda División tres porteros de tan alto nivel. Es algo de lo que debemos alegrarnos, eso está claro, pero es un mal indicio de lo que prima en el fútbol español. Incluso el gol del Recre llegó tras un rechace de Zubikarai que ningún jugador txuri urdin acertó a perseguir con acierto. Marcador en contra otra vez fuera de casa, pero la inercia de este equipo hace que incluso en un escenario tan sombrío se piense en la remontada. Siendo sinceros, lo que se veía venir era el segundo gol del Recre. Y llegó de la forma más cruel.

Zubikarai cometió un claro penalti en el minuto 90, fue expulsado y el gol lo encajó Carlos Martínez como portero improvisado, ya con los tres cambios realizados. Quizá Zubikarai debió dejar que Braulio marcara el segundo a placer (o lo fallara, que cosas peores se han visto), pero cometió la infracción que no sólo agranda la herida de hoy sino que además le priva de jugar dentro de seis días en Anoeta ante el Albacete. Para entonces, Lasarte ya había cambiado el equipo, sin resultado alguno. Agirretxe entró por Bueno y apenas entró en contacto con el balón. Griezmann entró por Rivas y al menos pudo volcar el campo hacia el área onubense. Y finalmente Sergio entró por Zurutuza, sin tiempo ni capacidad para aportar demasiado. Todos ellos cerraron un desastre que, como reconoció Lasarte en la rueda de prensa posterior, tuvo demasiados puntos en común con el de Córdoba. Sólo que hoy ni siquiera se puede agarrar nadie a la actuación arbitral (con la duda de una posible mano en el área del Recre, que seguramente no lo fue, en los minutos finales, pero que ni siquiera se repitió en la retransmisión; y el control con la mano que Braulio pareció hacer para encarar a Zubikarai) para explicar lo sucedido.

¿Y cómo se explica esto? ¿Cómo se explica que un equipo dominador y fuerte en Anoeta se muestre tan endeble y casi ridículo por momentos lejos de su estadio? ¿Cómo es posible que este conjunto lleve seis partidos consecutivos sin vencer como visitante? ¿Cómo puede ser que la pólvora que se ve en casa no se vea fuera, hasta el punto de haber anotado sólo dos goles en esos seis partidos? Porque es cierto que el juego de la Real como visitante no ha sido bueno en casi toda la temporada (excepción hecha de las dos exhibiciones en Soria y Vallecas), aunque sí solvente en buena parte del campeonato. Pero también es cierto que lo que se está viviendo es una cuesta abajo preocupante. El equipo cada vez enseña una peor versión en sus comparecencias lejos de Anoeta. Y, lo que es peor, no se debe a las circunstancias del partido en cuestión, sino a una línea de juego (casi habría que decir de no juego). Quizá lo mejor que le puede venir a la Real ahora es que el próximo partido como visitante sea un duelo directo. Casi una final. Cartagena nada menos.

Como casi siempre que la Real no ha dado el golpe definitivo a esta Liga, el castigo en la clasificación no es tan importante como la paupérrima actuación en el partido. Tener a diez jornadas del final seis puntos de ventaja con respecto al cuarto clasificado, siete si tenemos en cuenta que tenemos ganado el average al Levante (no al Hércules, y al Betis y al Cartagena queda por definir en lo que queda de Liga), es algo que habríamos firmado todos, no ya a principio de temporada sino hace apenas un mes, cuando la Real salía de su peor racha de la temporada. El Cartagena está a cuatro puntos, el Levante, el Betis y el Hércules a seis. No dudo de la capacidad que tiene la Real para rematar la faena y subir a Primera. Pero no estará de más que se mire lo que le ha sucedido al Hércules, que lleva seis jornadas sin marcar y sin ganar (un punto de 18 posibles) y que ya es quinto. No por miedo, que al menos yo no lo tengo, sino porque el fútbol es imprevisible. Lo mismo responde este equipo con cinco victorias consecutivas. Pero lo mismo no. La Real tiene que trabajar y luchar. Si no, lo que se ve es esto, algo inadmisible.

5 comentarios:

Campanilla dijo...

Que asco de equipo, que vergüenza. No son mas tontos porque no pueden. Con estos no aguantamos en primera ni queriendo. Y luego dicen que entrenan juntos. El que mejor lo estaba haciendo no ha querido ser menos y lo a terminado de arreglar, asi nos va a ir. Si ya sabia yo que estos lo de jugar el lunes a las 9. SIN COMENTARIOS

Miki dijo...

Estos partidos indolentes que se marca desde hace mucho la Real me indignan. Se puede perder, pero hay que pelear en todos los partidos.

Alucino con lo de "quien asumió que quizá falló también en la motivación de los jugadores para este partido". ¿Es que sellar el ascenso no es suficiente motivación?, ¿necesitan los jugadores más motivación?. Cuando estemos matemáticamente ascendidos entiendo que se pueda decir eso pero ahora...

Peloncio dijo...

ESTOY DE ACUERDO CON MIKI. ESTOY INDIGNADO CON LA IMAGEN QUE MUESTRA LA REAL EN LOS PARTIDOS QUE JUEGA EN ANDALUCIA. YO NO SÉ QUE PASA, PERO SI ESCRIBIR UNA PÁGINA EN LA HISTORIA DE LA REAL NO ES SUFICIENTE PREMIO PARA LOS JUGADORES, NO LO ENTIENDO NI LO ENTENDERÉ.

COMENTÁBAMOS VIENDO EL PARTIDO TAMBIÉN QUE, PORQUE VAMOS A SUBIR, PORQUE SI NO, BUENOS PALOS SE IBA A LLEVAR LASARTE CON ALGUNAS DECISIONES QUE TOMA. CREO QUE ESTÁ HACIENDO UN GRAN TRABAJO PERO HOY NO ME CALLO: ¿CÓMO PUEDE SER QUE GRIEZMANN BANQUILLO, NSUE NO JUEGUE NADA, Y, POR EJEMPLO, SERGIO SALGA A 10 MINUTOS DEL FINAL?

AUPA REAL!!!!!

cityground dijo...

Un desastre de partido, me ha decepcionado totalmente la Real que fuera de casa esta jugando horrible en esta segunda vuelta.

No entiendo que no jugara Griezmann que es casi el único que aporta velocidad y desborde, hemos jugado muy lentos e imprecisos.

Muy bien Zubikarai, lastima la expulsión, algún detalle de Zurutuza y poco mas. Esta claro que los equipos nos han perdido el respeto cuando salimos fuera, espero que no nos pase lo mismo en Anoeta.

Hay que ganar como sea al Albacete porque en Cartagena lo veo crudo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Campanilla, asco de equipo no, pero su actuación en Huelva si fue vergonzosa. Igual lo de estos horarios raros no nos va bien, porque la primera vez siempre perdemos...

Miki, estoy de acuerdo contigo. Lo de la falta de motivación es algo que no entiendo tampoco. Yo cuando jugaba al fútbol, jugaba siempre. Mejor o peor, pero jugaba. Un profesional, y encima que está a punto de hacer historia en este equipo, con más razón todavía.

Peloncio, justo lo que decía, totalmente de acuerdo. Eso tendría que ser la principal motivación para todos. Lasarte, como todos los entrenadores, tiene sus defectos. Lo que pasa es que hasta ahora lo bueno supera con creces a lo malo. Pero sí es verdad que reacciona tarde y no siempre de forma acertada. Eso también se trabaja.

Cityground, bueno, todavía nos quedan cinco partidos fuera para enmendar esa imagen. Eso y mantener el fortín de Anoeta sobra para subir.