jueves, noviembre 05, 2015

PREVIA Las Palmas - Real Sociedad. Moyes, en el alambre

La Real celebra su último gol ante Las Palmas, en la 2009-2010.
A nadie se le escapa que David Moyes está en el alambre. Puede que no al borde de su destitución, aunque una nueva derrota ante Las Palmas (viernes, 20.30 horas, Estadio Gran Canaria, Canal + Liga) le dejaría realmente tocado y ante un ultimátum de muy difícil supervivencia, recibiendo al Sevilla y visitando después el Camp Nou, pero negar la importancia de esta undécima jornada sería no aceptar la realidad. La Real ha desperdiciado el asequible arranque del campeonato y ahora está ya obligada a sumar donde sea. Las Palmas, un equipo que está en la zona baja, tendría que ser un rival propicio para el despegue que no termina de llegar. Y llega ya o probablemente ya no llegará de la mano de Moyes, un técnico que apenas supera en tres puntos los registros de Jagoba Arrasate de la pasada temporada y que, de no ganar, prácticamente calcará el inicio de esa Liga 2014-2015 que se llevó por delante de la cabeza de su predecesor.

Fiel a sus costumbres, el técnico escocés ha decidido no adelantar ninguna decisión con su convocatoria y se ha llevado a las Islas Canarias un total de 21 jugadores, los 20 disponibles del primer equipo más Oyarzabal, el potrillo que debutó con los mayores en el 0-4 ante el Levante y que vuelve a tener una oportunidad por la ausencia de Jonathas. El delantero brasileño se una a una lista de bajas que forman además Raúl Navas, De la Bella, Zaldua y Zurutuza. El lateral diestro es la noticia negativa, ya que no consigue estar disponible de una forma regular y no ha superado sus molestias. Illarramendi, que también había sido duda durante la semana, sí ha viajado, aunque el propio Moyes no dio por seguro que esté apto para jugar. La buena noticia de la convocatoria es el regreso de Granero, que incluso tiene opciones de volver al once titular.

Las ausencias ya obligan a Moyes a realizar algunos cambios con respecto al equipo que jugó y perdió en Anoeta ante el Celta. Rulli seguirá bajo palos, y seguros en defensa son Carlos Martínez por la derecha, en lo que supondrá su debut esta temporada, Iñigo Martínez en el centro y Yuri en la izquierda. Reyes tiene opciones de regresar al once, aunque también podría continuar Mikel González. Las ausencias hacen que Markel Bergara parezca fijo de nuevo en el mediocentro, y su acompañante dependerá del estado físico de Illarra. Si está, jugará. Si no, Pardo y Granero se juegan la otra posición. Vela y Xabi Prieto parecen seguros en la línea de mediapuntas, y la ausencia de Zurutuza le abrirá la puerta de la titularidad probablemente a Canales, sin descartar a Bruma o incluso a Chory Castro. Y Agirretxe, en plena racha goleadora, se mantendrá como delantero centro.

La Real ocupa la 16ª posición, con sólo nueve puntos en su haber. La distancia que le separa del descenso es apenas de dos puntos y Europa está a siete, que es lo que separa al equipo txuri urdin del sexto clasificado, ahora mismo el Eibar. Su rival, Las Palmas, es penúltimo y ha sumado sólo seis puntos, por lo que el partido tiene una enorme trascendencia. La Real sólo ha sido capaz de ganar lejos de Anoeta, por 0-3 al Granada y 0-4 al Levante, y de hecho es el noveno equipo de la Liga a domicilio. Los realistas han ganado dos de sus últimas tres salidas, pero sólo suman cuatro de los últimos quince puntos en total. Las Palmas, por su parte, ya se ha dejado puntos en cuatro de los cinco partidos que ha jugado en su estadio, dos empates y dos derrotas, y sólo ha sido capaz de derrotar al Sevilla por 2-0 en el quinto encuentro del campeonato. Desde entonces, el equipo canario sólo ha sumado un punto en las últimas cinco jornadas.

Si atendemos a los datos históricos, Las Palmas de Gran Canaria no es una buena plaza de la Real, pero la historia reciente de estos duelos dice casi lo contrario. En total han sido 31 encuentros los jugados allí, con seis victorias de color txuri urdin, nueve empates y 16 derrotas. En Primera son 28 partidos, con cuatro triunfos realistas, los 16 locales y ocho igualadas. En los últimos 35 años, desde que la Real dio el escalón al olimpo de la Liga, el balance en Primera es claramente favorable, con tres victorias y otros tantos empates y derrotas en los nueve partidos en los que el equipo ha visitado la isla desde la temporada 1979-1980 hasta la 2001-2002, último encuentro en la máxima categoría. Y en Segunda el dato es todavía mejor. La Real jugó ante Las Palmas en sus tres años en la división de plata y no perdió nunca allí, sumando dos victorias y un empate. Es decir, que en los últimos 35 años, la Real sólo ha perdido tres de los doce partidos que ha jugado ante Las Palmas y ha ganado casi la mitad, cinco.

La última vez que el equipo txuri urdin pisó Gran Canaria en partido liguero fue en la temporada 2009-2010, en la primera jornada de aquella Liga que acabó en el ascenso realista. Con Martín Lasarte debutando en el banquillo, el equipo arrancó un merecido empate en un partido de mucho ritmo. Se adelantó la Real con un gol de Agirretxe antes de la media hora de juego, un muy buen gol en jugada personal. Pero los realistas no pudieron aguantar la victoria, y justo al borde del descanso Cejudo empató aprovechando un fallo de Estrada. En la segunda parte, ambos conjuntos pudieron ganar. La Real gozó de muchas ocasiones y Bravo tuvo dos grandes intervenciones para evitar la derrota. Para encontrar el último partido en Primera hay que retroceder hasta la mencionada campaña 2001-2002. La Real, todavía dirigida por John Toshack, no pudo sacar más que un empate a cero, en un mal encuentro que no sirvió para sacar al equipo del descenso al final de la primera vuelta.