viernes, noviembre 27, 2015

PREVIA Barcelona - Real Sociedad. Un día para luchar, no para disfrutar

Granero, en el 2-0 de la temporada pasada en el Camp Nou.
Si la Real quiere poner fin a su lamentable trayectoria ante el Barcelona (sábado, 16.00 horas, Camp Nou, Canal + Liga), en un estadio donde ha perdido las últimas 17 veces que se ha presentado, ha de entender que este no es un día para disfrutar, sino para luchar. Si Eusebio Sacristán ha sido capaz de transmitir esto a su plantilla, puede que la honrosa derrota de la temporada pasada encuentre continuidad y quién sabe si el primer punto en el coliseo blaugrana en veinte años, los que han trascurrido ya desde la última vez que la Real consiguió empatar allí. No parece la mejor de las semanas para enfrentarse al Barcelona, que ha arrasado de forma consecutiva a Real Madrid en Liga y Roma en Champions, pero es una gran oportunidad para que se consolide la nueva Real de Eusebio, que regresa a una de sus casas deportivas, en la que triunfó como jugador y como segundo entrenador.

La dificultad máxima del rival y del escenario aumentan con las bajas que tiene Eusebio en el centro del campo. Illarramendi tendrá que cumplir un partido de sanción después de ver la quinta amarilla de la temporada ante el Sevilla, y Markel Bergara no estará por una lesión muscular. También son baja por lesión Oier, Navas (aunque ya se ha reincorporado por fin a los entrenamientos), Zurutuza y Jonathas. Junto a ellos se quedaron en San Sebastián nada menos que cuatro jugadores del primer equipo: Ansotegi, Zaldua, Oyarzun y Chory Castro, siendo el nombre más destacado el del uruguayo, que da la impresión de que lo tendrá difícil con Eusebio en el banquillo. Los que han viajado a Barcelona son los quince jugadores restantes de la primera plantilla con los mismos tres potrillos que ya estuvieron en la convocatoria de hace una semana, Bardají como portero suplente, Aritz Elustondo y el muy ilusionante Oyarzabal.

Si hay una duda ante el partido del Camp Nou es si Eusebio mantendrá el 4-3-3 por el que apuesta o si cambiará el sistema. Lo que está claro es que Rulli estará bajo palos y nada hace pensar que habrá cambios en la defensa, con Elustondo y Yuri en los laterales, e Iñigo Martínez y Mikel González por el centro, sin descartar el regreso de Reyes aunque parezca complicado. Con las ausencias en el centro del campo, parece difícil imaginar que Pardo y Granero no estén en el once. Y ahí nacen las incógnitas. Xabi Prieto parece otro de los fijos en el centro del campo, sea de tres o de cuatro hombres, pero lo que está por ver es qué sucede a partir de ahí. Vela y Agirretxe parecen claros titulares, con lo que quedaría una plaza libre que se juegan en teoría Bruma y Canales, sin descartar que Oyarzabal se pueda colar por primera vez en el equipo titular. Bardají, Carlos Martínez y De la Bella completarían el banquillo.

La victoria ante el Sevilla en el primer partido de la era Eusebio dio un pequeño respiro a la Real, que subió a la decimocuarta posición con doce puntos, dos por encima de la zona de descenso y a ocho de la europea, que ahora mismo marca el Eibar desde la sexta posición con veinte puntos. El Barcelona es el líder de la competición con 30 puntos, y mantendrá esa plaza pase lo que pase esta jornada gracias a sus cuatro puntos de ventaja con respecto al Atlético de Madrid. Eusebio se estrena a domicilio, donde la Real de Moyes había sumado sus dos únicas victorias. Sólo ocho equipos han sumado más puntos que el txuri urdin lejos de sus estadios y sólo cinco han superado los ocho goles que ha anotado la Real lejos de Anoeta. El Barcelona, que suma cinco victorias consecutivas con un balance de 17 goles a favor y tres en contra, ha ganado todos sus partidos en el Camp Nou y es el máximo goleador como local, con una media de tres tantos por encuentro.

Pocas plazas son tan nefastas para la Real como Barcelona. Barça y Real Sociedad se han enfrentado en la Ciudad Condal en 68 ocasiones, con un contundente saldo de 58 victorias del equipo blaugrana y sólo tres del txuri urdin, con siete empates. La Real sólo ganó cuando hizo tres goles, 1-3 en la temporada 1978-1979 (Satrústegui, Idígoras y Zamora), 2-3 en la 1985-1986 (dos de Zamora y uno de Gajate) y 1990-1991 (Atkinson y dos de Aldridge). En los últimos 20 años, en las últimas 17 visitas, el Barcelona ha vencido. Eso quiere decir que la Real no gana en el Camp Nou desde hace ya 34 años y no puntúa desde el 1-1 que arrancó en la temporada 1994-1995, con gol de Imaz. No obstante y aunque parezca mentira, no es la peor marca realista en Barcelona: perdió allí sus primeros 22 partidos contra el equipo local, y no puntuó por primera vez hasta el 0-0 de la campaña 1967-1968. La mayor goleada del Barcelona ante la Real es el 8-2 de la temporada 1950-1951.

La pasada temporada, la 2014-2015, la Real al menos dio la cara en el Camp Nou, aunque las sensaciones que dejó allí no hayan tenido continuidad en la competición y David Moyes ya no sea su entrenador. Después de muchos años, el equipo txuri urdin al menos llegó al descanso con el 0-0 inicial e hizo sudar al Barça para lograr la eso sí inevitable victoria. Rulli fue el artífice de esa situación, con tres paradas de mérito. A la Real se le escapó el premio por el que estaba peleando en una jugada de mala suerte, tras peinar Mikel González un córner y dejar el balón manso a los pies de Neymar para que este hiciera el 1-0. La Real se fue arriba y tuvo algunas tentativas no demasiado claras para hacer el empate, una posibilidad que el Camp Nou si vio perfectamente factible. También Luis Enrique, que apuntaló defensivamente a su equipo antes de que Pedro, de chilena, hiciera el 2-0 definitivo y cerrar el encuentro.