lunes, mayo 18, 2009

Un punto de injusticia

Arrastro desde hace demasiado tiempo la sensación de que no se está siendo justo con lo que la Real está haciendo este año y siento la necesidad de decirlo, sobre todo ahora que casi todo el mundo parece haber arrojado la toalla y piensa que el ascenso es imposible. Porque, tengo que decirlo aún a riesgo de que quien lea esto piense que estoy loco, sigo creyendo en que el 21 de junio cabe la posibilidad de celebrar el retorno a Primera. Decir que está dificilísimo apenas describe lo que hay, está claro, pero imposible no es. Decía que hay mucho de injusticia en la valoración a los de Lillo porque el único baremo que se aplica es el ascenso. Si se sube, nadie se acordará de las críticas. Si no se sube, todo será horrible. Como hoy la Real está más cerca de seguir un año más en Segunda División que de volver al sitio que le corresponde por Historia, las críticas exacerbadas se están comiendo todo lo demás. No seré yo quien diga que partidos como el del sábado merecen la pena o son dignos de un equipo que quiere subir a Primera, desde luego que no. Pero es necesario recordar algunas cosas y matizar otras.

Y lo primero que hay que decir es que no subir no puede entenderse como un fracaso en esta Segunda División que nos ha tocado en la temporada 2008-2009. Me explico. Durante el camino de dos años que llevamos en la categoría, nos hemos llenado la boca expresando la mediocridad de los equipos que nos rodean como si la Real estuviera obligada a superarlos a todos sólo por su camiseta, pero si uno mira la clasificación se da cuenta de que eso es una explicación que no se corresponde con la realidad. Para empezar, ningún equipo que haya sumado 75 puntos se ha quedado fuera de las tres primeras plazas al final de la temporada desde que la Segunda tiene 22 equipos (desde la temporada 97-98). El equipo con más puntos que no subió es el Atlético de Madrid, con los 74 que sumó a finales de la campaña 2000-2001. La Real todavía puede llegar a los 75 y la estadística dice que con eso tendría que subir, pero existe la sensación de que no volverá a Primera ni aún sumando cinco victorias más en los partidos que restan. Eso, por mucho que se quiera obviar, es mérito de los rivales, no demérito de la Real.

La puntuación nos deja un dato más que corrobora que este año es el más difícil para volver a Primera de los últimos doce: el líder, el Xerez, está en disposición de batir el récord de puntos de la categoría. El Valladolid sumó 88 en 2007 y los andaluces pueden llegar a 90 si ganan los cinco partidos que restan (si gana cuatro y empate uno, igualará el registro de los vallisoletanos). Todo esto confirma una cosa: el nivel de la Segunda División que estamos viviendo es el más alto de la década. Nada tiene que ver eso con el buen o mal fútbol desplegado, con la mediocridad o brillantes de lo que los equipos hacen sobre el campo, porque eso no hace a nadie subir o bajar de categoría. Lo que cuenta son los puntos y estos no mienten. La Real lucha, aunque sea desde lejos y ya sin muchas esperanzas a los ojos de casi todos, por el ascenso más caro de la Historia reciente de la Segunda División. Así de claro. Vender otra idea es alejarse de la realidad. Los numeros son los que son.

Hay otro factor que ahonda en la injusticia que se está sufriendo con este equipo y que oculta en buena medida la realidad. Leo demasiados comentarios que juegan con un doble rasero bastante injusto. Durante meses, ha habido gente que afirma con rotundidad que esta plantilla no tiene el nivel para subir a Primera División. Cada partido se ha convertido, a ojos de los más críticos, en un cúmulo de despropósitos, errores y demostraciones de baja calidad futbolística por parte de los jugadores realistas. Si se gana, es porque hemos tenido suerte o los rivales son muy malos. Si se pierde, es lo normal porque los que somos muy malos somos nosotros. Y ahora junio está cerca, el mes en el que hay que valorar la trayectoria de toda una temporada y comprobar si se ha conseguido algún premio. Para esas mismas personas que llevan meses vapuleando al equipo, no subir es un fracaso. Y eso no puede ser. No se puede decir que el equipo del año pasado era infinitamente mejor que el de esta temporada y valorar la sexta posición como un fracaso absoluto.

Ese análisis me parece equivocado por tres razones fundamentales. En primer lugar, por lo que dicen los fríos números. La Real tiene hoy los mismos puntos que el año pasado a estas alturas. Sólo ha ganado un partido menos que hace doce meses, pero a cambio ha perdido dos menos. Ni siquiera en los goles a favor hay una diferencia sustancial, puesto que esta Real apenas lleva tres tantos menos que la de la temporada pasada. Las trayectorias son paralelas. En segundo lugar, y negarlo es absurdo, por el perjuicio arbitral que ha sufrido la Real a lo largo de casi toda la temporada. En los últimos tiempos alguna expulsión como la que sufrió el Albacete el sábado parecen equilibrar algo más la balanza, pero no es así. A la Real le han escamoteado muchos puntos decisiones arbitrales como poco dudosas. Pensad sólo en un partido: el del Zaragoza en Anoeta. De no haber mediado aquel penalti que hasta el linier reconoció a los realistas que no se había producido, la Real estaría hoy a cinco puntos del ascenso y el escenario, complicado igualmente, sería bien distinto. Sólo con eso. Y ha habido mucho más de lo que lamentarnos.

El motivo más importante, en todo caso, me parece el tercero, el que cito a continuación. Parece que la gente no quiere darse cuenta del escenario en el que nos movemos. En pleno proceso concursal, la plantilla que se pudo confeccionar fue corta. Para mí, de tanta calidad como la del año pasado, pero mucho más corta. Y este año, a diferencia del anterior, hemos contado con lesiones importantes (de dos meses o más) de hasta cinco jugadores llamados a ser titulares: Elustondo, Xabi Prieto, Aranburu, Sergio y Díaz de Cerio. El año pasado apenas hubo que lamentar la lesión el brazo que apartó a Xabi Prieto del tramo final de la temporada, y las constantes bajas de dos jugadores que nunca se ganaron el rango de titular, Markel y Skoubo. No sé si muchos equipos podrían sobrevivir en condiciones normales a la baja prolongada de cinco de sus titulares. La Real lo ha hecho, si miramos sus puntos y los comparamos con los de la temporada pasada, razonablemente bien. El juego lo ha notado bastante, la trayectoria en la clasificación mucho menos.

Es obvio que la Real no ha jugado un gran fútbol esta temporada, y lo he dicho. Es indudable que en Anoeta no ha puesto todo lo que tenía que poner en la mayoría de los partidos, y lo he dicho. Es razonable decir que hay jugadores que no han alcanzado el nivel que se esperaba de ellos, y lo he dicho. Es normal pensar que Lillo no ha sabido dar con la solución de algunos problemas, ni con lo que tenía en el primer equipo ni tampoco tirando del Sanse, y lo he dicho. Pero de ahí a masacrar con adjetivos grandilocuentes y dañinos cada actuación de este equipo va un trecho. Parece que gustamos de recrearnos en lo peor que tiene el equipo, en magnificar sus defectos, y no nos damos cuenta de la realidad. Y la que veo no es una realidad que me guste, no, ni mucho menos. Veo a la Real en Segunda y lejos del ascenso, con un juego poco satisfactorio. Pero creo que hay mucha injusticia en las valoraciones que se están haciendo desde hace demasiado tiempo. Quizá esta Real sea sólo el sexto mejor equipo de la Segunda División, como marca ahora mismo la clasificación. Pero quizá, y sólo quizá, la Historia nos tenga reservada una sorpresa. ¿Qué dirían entonces quienes hoy vilipendian, destrozan y ningunean a la Real?

6 comentarios:

ibai dijo...

Me encantaria que lillo siguiera en la real aunque a mas de uno le joda .tabien me encantaria invitaros a unas cervezas este sabado en salamanca en el hotel quinto pino en el cual tendremos una comida a base de embutidos y cochinillo ,si alguien se apunta a la comida son 25 euros ,espero conocer a gente de este blog, y a ti juan estas invitado a la comida por tener la paciencia de informarnos bien a todos los de la real sobre todo a los que vivimos lejos ,un abrazo a todos.

elGalgo dijo...

Hola, he intentado mandar un mensaje en la web erreala.com pero me ha sido imposible. Me gustaría colaborar en dicha web como articulista. ¿qué tengo que hacer?

avpatasarrobahotamailpuntocom

Miki dijo...

Efectivamente no podemos olvidar que las lesiones nos han lastrado mucho, ya que además hablamos de puestos importantes: el delantero centro aspirante a pichichi de la categoría, y dos (¿los únicos dos?) de los centrocampistas creadores es mucho lastre.

Yo también me veo en segunda el año que viene, pero también veo cosas positivas esta temporada. Seguro que las comentamos al final en este mismo blog.

cityground dijo...

La temporada ha sido complicada en muchas aspectos y por lo que se ha visto el equipo no da para mas, las bajas de Elustondo, De Cerio, Xabi Prieto, Sergio, etc... nos han hecho mucho daño para una plantilla muy justa de efectivos y sobre todo de calidad.

Abreu dice que si sigue Lillo igual se queda, ¿que hacemos?, yo prefiero que no siga Lillo.

La gente en Anoeta debe estar quemada por los malos resultados y el pobre juego en casa (fuera la cosa ha estado bien) y el míster sigue repitiendo la misma formula que no funciona de local, alucinante, ¿cuantos goles hemos marcado en Anoeta en las primeras partes?, recuerdo siempre a la Real en casa salir a comerse al rival con mejor o peor equipo, ahora salimos timoratos y pasar el tiempo.

PatiodeCaballos dijo...

Completamente de acuerdo con lo que se dice en el articulo. Yo muchas veces he comentado el tema de la lesiones, y siempre se me ha ninguneado o no se ha rebatido mi argumento. Creo que con otro entrenador no estariamos ahora mismo donde estamos, creoq ue ya habriamos tirado la toalla. Con respecto a las lesiones habria que decir que no solo se han lesionado los citados, sino que el jugador del Sanse que mas opciones tenia de jugar en la real, por lo demostrado en pretemporada era Albistegui, y ha estado toda la temporada en blanco.
Creo que no habria que esperar para decidir sobre la continuidad de lillo, habria que renovarle ya. O esque si no se sube, no vale y si se sube si vale? Creo que sabe la tira de futbil, que tiene a todos los jugadores implicados, y sobre todo hay que renovarle para mantener una cierta estabilidad en el puesto de entrendor. Recordad cuantos hemos tenido en los ultimos años. Por tanto darle una continuidad no estaria mal, y entre otras cosas serviria para retener a Abreu, que estando como esta la real ya es un logro.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Ibai, a mí también me gustaría que siguiera Lillo, pero cada vez parece más claro que no va a suceder... Espero que la lluvia no desluzca la fiesta. A disfrutar del día.

elGalgo, en la propia página de Erreala.com, en la parte de abajo, tienes un formulario de contacto con ellos. Yo soy sólo un colaborador, no participo en la administración de la página. Escríbeles allí y seguro que te contestarán.

Miki, ya sabes que estoy contigo: demasiado lastre. Al final de la temporada, como es habitual, colgaré varios resúmenes para que aportéis vuestras opiniones.

Cityground, estoy de acuerdo en que a Lillo le ha perdido en algunas ocasiones el deseo de lo que podía hacer la plantilla que su capacidad real. Pero yo quisiera verle de nuevo en el banquillo de la Real, con una plantilla algo más amplia y con un poco más de suerte. Creo que se lo merece.

Patiodecaballos, es que parece que nos gusta el tremendismo, y por eso se saca del análisis factores tan decisivos como las lesiones o las actuaciones arbitrales. Todo cuenta. Yo no excluyo el mal juego, los defectos en el campo o el rendimiento de los jugadores. ¿Por qué hay que obviar otros elementos? Parece que Lillo no gusta al Consejo y que si sigue (en Primera) sería para ellos una obligación. Ridículo, porque Lillo ya puso su cargo a disposición de los nuevos gestores.