jueves, marzo 02, 2017

PREVIA Betis - Real Sociedad. A recuperar el pulso

Vela, en el partido de la pasada temporada en el Villamarín.
La lesión de Willian José ha coincidido con un notable bajón en el nivel de juego que viene exhibiendo la Real desde hace tiempo y tras dos tropezones en casa ante Villarreal y Eibar y una victoria no muy contundente fuera ante Las Palmas, el equipo de Eusebio buscar recuperar ante el Betis (viernes, 20.45, Benito Villamarín, Gol) el pulso que le ha llevado a la zona noble de la clasificación. Enfrente tendrá un equipo que parece haber recuperado el entusiasmo, aunque sigue teniendo resultados irregulares y donde no jugará el cedido Rubén Pardo, que por contrato no puede enfrentarse a la Real. La duda en el equipo txuri urdin está en el ataque, pero lo fundamental es que algunos jugadores clave como Zurutuza u Oyarzabal recuperen el buen tono que ya han mostrado en esta y en otras temporadas. Ese será el mejor síntoma de que la mejor Real está de regreso para el tramo decisivo de la Liga.

Eusebio se ha llevado 19 jugadores a Sevilla por el recurso presentado por la tarjeta de Juanmi pero Apelación ya se ha pronunciado y el realista cumplirá un partido de sanción por la expulsión que sufrió en Eibar. De esta manera, la convocatoria queda un tanto extraña, porque su lugar lo ocupa Markel, que regresa a la lista junto con Kevin Rodrigues, que se suma a los potrillos Odriozola y Bautista. Por lo demás, y en una rotación que Eusebio ya acostumbra a hacer, Mikel González el que vea el partido por televisión y Elustondo el que entra en la lista. Las bajas por lesión, las ya conocidas, las de Carlos Martínez (otro fracaso más de un tratamiento conservador, ya que pasará por el quirófano la próxima semana), Agirretxe y Willian José. Y los descartes, Zaldua y Gaztañaga, dos que ya se han acostumbrado a contar poco.

La única novedad que se espera en el once es la obligada por la sanción de Juanmi. Así, Rulli estará en la portería, con una defensa formada por Odriozola en la derecha, Navas e Iñigo Martínez en el centro y Yuri en la izquierda, con el centro del campo habitual formado por Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto, y con dos fijos en el ataque, Vela y Oyarzabal. Eusebio tiene el dilema entre apostar definitivamente por Bautista, que lleva toda la temporada a gritos pidiendo una oportunidad clara y no solo minutos finales, o colocar a Vela en punta y poner en el once a Canales. Lo normal, por tanto y a la espera de ver cómo resuelve el técnico realista esa incógnita, es que Toño Ramírez, Elustondo, Kevin Rodrigues, Markel, Granero y David Concha comiencen el partido en el banquillo.

A pesar del inesperado tropezón en el descuento ante el Eibar, la Real mantiene la quinta posición con 45 puntos, y al menos la distancia con respecto al cuarto, el Atlético, no ha aumentado. El Betis, que tiene un partido menos, ocupa una relativamente cómoda 14ª posición con 27 puntos, con un colchón de ocho sobre el descenso. A excepción del Barcelona, que lleva nueve victorias a domicilio, nadie ha ganado más que la Real lejos de su propio estadio. Son siete sus victorias, y la curiosidad es que todavía no ha empatado como visitante y sus otros cinco encuentros han acabado con derrota. El conjunto verdiblanco apenas ha ganado cuatro de sus 13 partidos como local, y no ha ganado ninguno de los cuatro últimos jugados en el Benito Villamarín. La Real, en cambio, suma cuatro victorias en sus últimos cinco salidas, y solo perdió en el Santiago Bernabéu por 3-0.

En las 46 visitas que la Real le ha rendido al Betis en Sevilla, hay una clara superioridad del equipo verdiblanco. De estos 46 encuentros, 42 se han producido en Primera División. El cuadro txuri urdin venció en ocho y empató en diez, pero cayó derrotado en 24. La victoria más abultada de la Real es el 1-3 de la temporada 1985-1986, con goles de López Ufarte, Bakero y Begiristain y la repitió en la 1987-1988, cuando Loren hizo los tres tantos. Para la mayor goleada a favor del Betis hay que retroceder hasta la campaña 1960-1961, cuando los locales vencieron por 5-1. Pese a todo, la estadística reciente indica que la Real venció en el Benito Villamarín en cuatro de sus siete últimas visitas. Y otra curiosidad, son doce los partidos seguidos en Primera entre estos dos equipos sin que se haya registrado un empate. Los cuatro partidos disputados en Segunda se saldan con un balance parejo, dos victorias para cada equipo.

La pasada temporada, la 2015-2016, el encuentro llegó en la tercera jornada y supuso una confirmación de que la Real de Moyes era incapaz de crear fútbol. El Betis dominó sin éxito en la primera media hora, pero marcó justo cuando el equipo txuri urdin parecía empezar a mandar en el encuentro. Rubén Castro hizo el que al final sería el único gol del partido en el minuto 40 y a pase de Joaquín. Justo antes del descanso, y con dos tarjetas en dos minutos, Petros se autoexpulsó de manera absurda. Pero la superioridad numérica no le sirvió a la Real ni siquiera para empatar el partido. Ante el repliegue del Betis, Moyes decidió jugársela con una defensa de tres y dar a Agirretxe sus primeros minutos de la temporada. Él fue, de largo, el realista más peligroso, el que al menos puso fin a un aburrido e inofensivo dominio del balón sin buscar la portería, pero no pudo hacer gol y la Real se fue de vacío del Villamarín por su falta de empuje y personalidad.