miércoles, marzo 15, 2017

La peor Real desde el ascenso ante los equipos de la zona noble

Zurutuza, en el derbi del pasado domingo.
La Real suma apenas cuatro puntos ante los equipos que están en la parte alta de la tabla, los que luchan por las plazas europeas, los siete primeros, habiendo disputado ya nueve de los doce partidos que habrá en la Liga ante dichos rivales. Quedan las salidas a Camp Nou, Sánchez Pizjuán y Vicente Calderón. Y a menos que el equipo txuri urdin sume al menos cuatro puntos en esos tres encuentros, y a pesar de que estamos viviendo una gran temporada, esta de Eusebio será la peor Real desde el ascenso de 2010 ante los equipos que ocupan las siete primeras posiciones de la Liga.

Hay que tener en cuenta un matiz, y es que esta temporada habrá solo 36 puntos en juego ya que la Real ocupa una de esas posiciones, lo mismo que sucedió en las temporadas 2012-2013, cuando el equipo entrenado por Philippe Montanier llegó a la cuarta posición final, y 2013-2014, cuando el conjunto de Jagoba Arrasate concluyó la Liga en la sexta plaza. Esta última es, precisamente, la que peor registro dejó para la Real ante los equipos con los que compartió la zona noble de la tabla, pues apenas sumó ocho puntos, derrotando en casa a Barcelona (3-1) y Athletic (2-0), y sumando sendos empates a uno en Bilbao y en Anoeta ante el Sevilla.

El peor registro con 42 puntos en juego, es decir, cuando la Real no fue uno de los siete primeros clasificados al final de la Liga, fue el de la temporada 2010-2011, cuando el equipo entrenado por Martín Lasarte sumó apenas nueve puntos. Aquella Real perdió los dos partidos contra Real Madrid, Valencia, Sevilla y Atlético de Madrid, pero sumó tres puntos ante Barcelona (2-1), Villarreal (1-0) y Athletic (2-0), venciéndoles a todos ellos en Anoeta y aunque perdiera con estos rivales como visitante.

La referencia tendría que haber sido la Real de la Champions de la mencionada 2012-2013, que sumó nada menos que 20 puntos y de 36 posibles, venciendo en los dos encuentros a Valencia (4-2 y 2-5) y Málaga (4-2 y 1-2), que de hecho fueron sus rivales directos por la última plaza para la máxima competición continental, en uno de ellos al Barcelona (3-2) y al Atlético de Madrid (0-1), y con un empate más ante Betis y Real Madrid, ambos a tres goles y en Anoeta. Sin clasificación europea realista de por medio, lo que supone tener 42 puntos en juego, el mejor registro de la Real es el de la campaña 2014-2015, la que inició Arrasate y finalizó David Moyes, cuando se sumaron 16 puntos ante los rivales de la zona noble.

Son dos las campañas en las que la Real sumó ante todos los equipos clasificados entre los siete primeros, en la 2012-2013, con solo seis rivales debido a la cuarta plaza txuri urdin, y en la 2014-2015, cuando tuvo una mayor dificultad precisamente por tener siete rivales ante los que lograr al menos un punto. Entonces venció a Barcelona (1-0), Real Madrid (4-2), Atlético de Madrid (2-1) y Sevilla (4-3) en el partido de Anoeta, empató los dos a uno contra el Athletic y sumó una igualada ante el Valencia y el Villarreal, 1-1 y 0-0 respectivamente, ambos en el estadio donostiarra.

Hasta ahora, el menor número de victorias ante estos equipos ha sido el que logró en la temporada 2013-2014, en la que solo logró dos triunfos, 3-1 ante el Barcelona y 2-0 ante el Athletic. En la presente temporada, la 2016-2017, la Real solo ha superado al Atlético por 2-0, por lo que tendría que ganar dos de los tres encuentros que le quedan para superar esa marca negativa.

Y hay otro registro negativo que puede igualar esta Real 2016-2017 si tenemos en cuenta sus enfrentamientos ante los siete primeros, y es la del mayor número de equipos europeos ante los que no ha sumado ningún punto. En la 2010-2011 perdió los dos encuentros ante Real Madrid, Valencia, Sevilla y Atlético. En esta ya lo ha hecho ante Real Madrid, Villarreal y Athletic. Si no puntúa en el Sánchez Pizjuán, igualará ese récord negativo. Y sería aún peor, porque en aquella campaña tuvo siete rivales ante los que perder, en esta serán solo seis.

Es indudable que hay una tendencia preocupante en este sentido. La Real de Eusebio, que logró sus mayores cotas de fútbol precisamente en los dos partidos de esta lista en los que puntúa, la gran victoria ante el Atlético y el sensacional e injusto empate ante el Barcelona, no ha sabido dar la cara en el resto de los encuentros ante rivales punteros.