domingo, enero 22, 2017

PREVIA Real Sociedad - Celta. Trabajo duro entre sueños coperos

Illarra e Iñigo en el partido de la temporada pasada.
La Copa es el sueño. Uno ahora mucho más arduo de conseguir después de la victoria del Barcelona en Anoeta en el partido de ida de los cuartos de final. Pero queda el sueño de la vuelta, de la remontada, de la gesta. Y entre medias, mucho trabajo y muy duro, la visita del Celta (domingo, 18.30 horas, Anoeta, beIN La Liga), un equipo que es claro rival directo en la lucha por las plazas europeas y que viene de ganar en el torneo copero en el Santiago Bernabéu. Quizá la ilusión de los gallegos de culminar la machada ante el Real Madrid haga que este partido sea menos trascendente para ellos, pero sobre todo habrá que ver cómo se ha recuperado el conjunto de Eusebio de la decepción y, sobre todo, del palizón físico que se ha dado el equipo en los últimos días, porque el choque tiene mucha trascendencia en la lucha por las plazas nobles de la clasificación. Ganar supone poner tierra de por medio con respecto a los perseguidores y seguir apretando a los de arriba.

Y si en jornadas anteriores se abrió el debate sobre si la Real puede sostener su juego sin Zurutuza, esta semana toca hablar de si puede hacerlo sin Illarramendi, sancionado por acumulación de amonestaciones. A esta ausencia hay que sumar las ya conocidas por lesión, las de Carlos Martínez, Markel Bergara y Agirretxe, a quienes se suma además Bautista. La buena noticia en este apartado está en que Zaldua regresa a la convocatoria y que tanto Vela como Yuri, quienes terminaron el duelo copero ante el Barcelona ingresando el apartado de las dudas, también está a disposición de Eusebio. Odriozola se mantiene en la lista, y llama la atención que lo haga por encima de Héctor. Pardo, al que según todas las informaciones veremos en el Betis en las próximas horas, y Mikel González son las otras dos ausencias por razones técnicas.

Siendo fiel a su costumbre, Eusebio volverá a apostar por el once más parecido a su equipo ideal. Por supuesto, Rulli estará bajo palos, con tres nombres seguros en la zaga: Yuri por la izquierda y Navas e Iñigo Martínez en el centro. La duda está en la derecha, puesto que se disputan Zaldua y Elustondo, con más opciones a priori para el primero. El sustituto de Illarra será con toda seguridad Granero, que ha pasado de ser un jugador en el ostracismo a ser el duocécimo hombre para Eusebio. Salvo que haya un cansancio extremo, parece claro que Zurutuza y Xabi Prieto completarán el centro del campo. Y en el ataque lo normal es que jueguen los que tienen la etiqueta de titulares, Vela, Oyarzabal y Willian José. Para el banquillo quedarían Toño Ramírez, Odriozola, Gaztañaga, Canales, David Concha y Juanmi.

La victoria en Málaga devolvió a la Real la quinta posición en la tabla, gracias a los 32 puntos que suma, y que hacen que esté cuatro por encima de los rivales que ahora están fuera de Europa y a solo dos de la zona Champions. El Celta es octavo con 27 puntos, cuatro por debajo de la sexta plaza, la última que por el momento da acceso a la Europa League. La Real se ha dejado puntos en cuatro de los nueve partidos que ha jugado en Anoeta, con dos derrotas y otros dos empates, pero suma sus cinco victorias en las siete últimas comparecencias ante su público, y apenas ha logrado dos puntos más en casa que fuera. El Celta, por su parte, no es brillante lejos de Balaídos, y solo ha ganado un partido como visitante, 0-2 al Espanyol y en la jornada sexta. Eso sí, ha empatado en otras tres ocasiones, aunque sólo suma dos puntos en los últimos cinco partidos fuera de casa. Tanto el equipo txuri urdin como el gallego llegan en racha y suman nueve de los últimos doce puntos en juego.

Real Sociedad y Celta se han visto las caras en Donostia en partido liguero en 53 ocasiones. En Primera se han producido 44 de esos encuentros, con un bagaje de 26 victorias para el equipo txuri urdin, cinco para el celtiña y trece empates. La mayor goleada de la Real ante el Celta es el 5-0 de la temporada 1954-1955, con goles de Paz, Elizondo, Zubillaga, Iriondo y Sarasqueta, pero en la campaña 1952-1953 ganó marcando más goles aunque con menor diferencia, un 7-2 en el que anotaron Echeveste e Igoa por dos ocasiones, Juan Francisco en propia puerta, Carlos y Barinaga. En lo que llevamos de siglo, el Celta solo ha conseguido ganar en uno de los trece partidos jugados tanto en Primera como en Segunda, y fue por 2-3 la temporada pasada, la 2015-2016. El cuadro lo completan un partido de promoción en la campaña 1944-1945, con victoria realista por 4-3, y ocho partidos jugados en Segunda, de los cuales la Real ganó cinco, incluyendo el 2-0 de la temporada 2009-2010 que supuso el regreso a Primera, empató dos y solo perdió uno, 1-2 en la 1964-1965.

Como ya se ha dicho, el Celta ganó en Anoeta la pasada temporada, rompiendo una racha de 16 años sin lograr el triunfo en San Sebastián. Fue el último partido que David Moyes dirigió en el estadio donostiarra, que se despidió sin lograr un solo triunfo en casa. Y eso que ante el Celta Agirretxe marcó por partida doble, erigiéndose en el futbolista esencial de la primera mitad de la temporada. Marcó pronto, a los 11 minutos y a pase de Zurutuza, pero el Celta también empató enseguida, en el 16, por medio de Iago Aspas. El 9 realista hizo el gol que ponía en ventaja a la Real en el minuto 37, asistido esta vez por Yuri. Pero de nuevo Aspas subió las tablas en el marcador en el 55. Los dos equipos tuvieron ocasiones para ganar, pero fue el gallego el que se llevó el gato al agua con un zapatazo lejano de Pablo Hernández que cogió una parábola imposible para Rulli y se convirtió, en el minuto 89, en el 2-3 definitivo.