sábado, enero 28, 2017

PREVIA Real Madrid - Real Sociedad. Dura prueba para superar el ecuador

Iñigo y Yuri, en uno de los impresentables penaltis sufridos hace un año.
La Liga ha llegado a su ecuador. Y la Real ha alcanzado este punto con nota, con 35 puntos, a la altura de los equipos de Champions y con un juego que invita a pensar en lo mejor al final de la temporada. Pero para cruzar ese ecuador, al equipo txuri urdin le espera una dura prueba, el estadio del líder, el Real Madrid (domingo, 20.45 horas, Santiago Bernabéu, Movistar Partidazo). Tras la dolorosa forma en la que se ha acabado la Copa que más en serio se ha tomado la Real en décadas, y por supuesto con menos descanso que su rival, al igual que le sucedió en dicha eliminatoria contra el Barcelona, los de Eusebio afrontan uno de esos partidos que nadie espera ganar al principio de la Liga pero que convendría no tirar. Porque la Real lo ha hecho en los últimos años. Y ganar en el Bernabéu sería un escalón más en el progresivo crecimiento de este equipo. Uno que, probablemente, empieza a ser necesario. Porque conseguir plazas así de importantes es el camino para ser grandes.

Con la victoria que le sirvió a la Real para cerrar la primera vuelta, 1-0 ante el Celta, los de Eusebio se auparon a la quinta plaza con 35 puntos, los mismos que tiene el cuarto clasificado y ahora mismo último equipo Champions, el Atlético de Madrid (al que de momento se le va ganando el average particular). El Madrid, por su parte, es líder con 43 puntos, uno más que el segundo, el Sevilla, pero con un partido menos. Solo Barcelona, Sevilla y Real Madrid han sumado más que la Real fuera de casa. Los de Eusebio han logrado 15 puntos a domicilio gracias a sus cinco victorias. Todavía no han logrado un empate lejos de Anoeta, la Real gana o pierde siempre. En el Bernabéu no ha ganado nadie todavía y solo han puntuado dos equipos en toda la temporada, el Villarreal y el Eibar, ambos logrando un empate a uno. Los madridistas tienen una media de 2,6 goles por partido en su estadio y han marcado al menos uno siempre, y la Real ha marcado en todos sus desplazamientos salvo en Eibar, donde cayó por 2-0.

La Historia habla de la vista al Real Madrid como uno de los peores escenarios posibles para la Real. De las 69 veces que ha visitado al conjunto blanco, solo tres acabaron con triunfo realista, por 16 empates y nada menos que 50 derrotas. La mayor goleada en Liga lograda por la Real ante el Madrid es el 1-4 de la temporada 2003-2004, con dos goles de Xabi Prieto, uno de ellos un memorable penalti a lo Panenka, y uno más tanto de Kovacevic como de De Paula. Por contra, el 9-1 de la temporada 1968-1969 es su derrota más abultada, en ese escenario y en la historia de la Liga como visitante. Aquella de 2004 es la última victoria de la Real en el Bernabéu. Desde entonces, solo un empate en nueve partidos y ya van siete derrotas consecutivas, la de la temporada del descenso y las de las seis que lleva la Real desde que regresó a Primera. Eso sí, la Real lleva seis años seguidos marcando en Madrid y solo ha dejado de anotar al menos un gol en uno de sus últimos diez partidos en el Bernabéu.

El choque de la pasada temporada, la 2015-2016, quedó marcado por la vergonzosa actuación de González González, una más en contra de los intereses de la Real, pero, aún peor, se convirtió en el triste día en el que se lesionaron de gravedad dos realistas, Agirretxe, que todavía sigue de baja por aquella lesión en el tobillo que le provocó el golpe de Keylor Navas, y Canales, que se dejó la rodilla en el césped del Bernabéu. González González, que ni paró el juego pese a la evidente gravedad de la lesión de Canales en una jugada que además acabó en el 1-0, decidió no pitar dos penaltis a favor de la Real, el primero con 0-0, y se inventó dos a favor del Madrid. Cristiano Ronaldo falló el primero de ellos pero sí convirtió el segundo, cuando el partido se acercaba al descanso. Nada más arrancar la segunda mitad, Bruma firmó el empate con un auténtico golazo. La Real jugaba incluso para ganar, pero se dejó el partido al permitir que Cristiano hiciera el segundo al rematar un córner y Lucas Vázquez sentenció el partido con el 3-1 final, ya en las postrimerías del duelo.