lunes, agosto 31, 2015

A la primera, Illarra-Pardo

Illara y Pardo, al fondo, el doble pivote de Moyes.
Dos temporadas estuvo en la Real Philippe Montanier, y si en esta etapa que finalizó con la felicidad de Champions hubo una espina que se quedó clavada en gran parte de los aficionados fue no ver juntos a Asier Illarramendi y Rubén Pardo formando con asiduidad el doble pivote del equipo txuri urdin. El francés nunca llegó a confiar del todo en Pardo, y aunque al final no quedó ninguna duda sobre Illarra lo cierto es que en sus primeros partidos en San Sebastián también parecía tener más esperanzas en Mariga que en el ahora ex jugador del Real Madrid, algo que afortunadamente sólo duró hasta que la Real pudo librarse del keniano en el mercado invernal. David Moyes, en cambio, lo ha tenido claro desde el primer momento y a pesar de que Illarra apenas ha entrenado tres días con el equipo y ha dado el mando del centro del campo a estos dos jugadores.

Montanier tardó nada menos que 30 partidos en colocar juntos a Pardo e Illarra. Es cierto que en su primera temporada en la Real, la 2011-2012, el riojano tenía ficha del filial, pero estuvo entrenando con los mayores toda la campaña y si ese feliz encuentro no se produjo antes fue porque el francés confiaba más en Markel, Elustondo, Zurutuza o incluso el mencionado Mariga. El debut de Pardo con el primer equipo, de hecho, había llegado exactamente una vuelta antes que el partido en el que el francés le dio sus primeros minutos junto a Illarra. Y fue en un partido que la Real, como de costumbre en el Santiago Bernabéu, no disputó. El Real Madrid aplastó a la Real con un contundente 5-1, marcador que ya lucía en lo alto del coliseo madridista cuando Montanier sacó a Pardo al campo en el minuto 74 por Cadamuro.

En esa primera temporada, Montanier sólo volvió a hacer coincidir a estos dos futbolistas en un partido más, en la última jornada, en Anoeta y ante el Valencia, y fue durante apenas 15 minutos más. Eso sí, fue un momento que para muchos tuvo un enorme simbolismo. Fue el día de la retirada de Mikel Aranburu y Pardo saltó al terreno de juego por el capitán. Sin embargo, la campaña 2012-2013, de muy feliz recuerdo por la cuarta plaza y la clasificación para la Champions, no sirvió para que esta pareja se consolidara. A los paupérrimos 31 minutos que en la primera tentativa hubo que sumar otros 555 en la segunda, los dos fueron titulares juntos en apenas cinco encuentros y apenas llegaron a coincidir en un total de 13 en esa extraordinaria Liga.

Lo curioso es que, al margen de aquel primer día en el Bernabéu, la Real sólo ha perdido dos partidos con ellos dos en el campo, y fue precisamente en los dos primeros en los que ambos coincidieron. La primera derrota fue en la tercera jornada de la 2012-2013, el primer día en el que tanto Illarra como Pardo fueron titulares juntos, cuando el Mallorca superó a la Real por 1-0. En la octava jornada, de nuevo con ellos en el campo aunque sólo Illarra fuera titular, la Real cayó 0-1 ante el Atlético de Madrid, con aquel postrero gol de Falcao tras una inocente falta precisamente cometida por Illarramendi, diez minutos después de que Pardo entrara en el campo. Desde entonces, el equipo txuri urdin no conoce la derrota con Illarra y Pardo en el campo, con seis victorias y cinco empates.

Los datos son aún más contundentes y favorables a su presencia en el campo cuando ambos fueron titulares. Con ellos dos desde el inicio y contando con el que se perdió en Mallorca, la Real de Montanier jugó sólo cinco partidos, con tres victorias, un empate y la mencionada derrota en territorio balear. Así, el técnico galo puso a Illarra y Pardo como titulares en el 4-0 al Rayo Vallecano de la jornada 12ª (Pardo fue sustituido por Zurutuza en el minuto 79), en el 2-1 al Sevilla de la 17ª (de nuevo, el mismo cambio en el 66), en el 1-1 en Anoeta ante el Depor de la 19ª (otra vez Pardo al banco en el 69, esta vez relevado por Chory Castro) y en el 3-0 de la 22ª ante el Mallorca, el único partido que los dos jugadores disputaron juntos e íntegro.

Hasta alcanzar los once encuentros en los que la Real no conoce la derrota con ellos dos sobre el césped, siempre con Illarra como titular y con Pardo entrando desde el banquillo, hay que sumar el 2-2 en Valladolid de la novena jornada (once minutos tuvo el riojano, entrando por Griezmann), el 0-0 en Anoeta ante Osasuna de la 13ª (17 minutos más, siendo el relevo de Zurutuza), la igualada también sin goles en Granada en la 16ª (veinte minutos, de nuevo Zurutuza fue el sustituido), el memorable 3-2 al Barcelona de la 20ª (Pardo entró al campo por Xabi Prieto en el minuto 78), el empate a uno en casa ante el Levante en la 24ª (27 minutos, entrando por Markel), el 4-1 al Valladolid de la 28ª jornada (una presencia testimonial de tres minutos, entrando por Xabi Prieto), y el 4-2 al Málaga del 30º partido de Liga (60 minutos, gracias a la lesión de Zurutuza).

Por ahora, Moyes sólo ha dirigido a ambos jugadores en un partido y ha tenido claro que ese es su doble pivote. Duró los 74 minutos que pudo mantener a Illarramendi en el campo hasta que se notó que su irregular pretemporada le impedía completar el encuentro, pero está llamada a ser la pareja que guíe el fútbol de la Real en esta campaña. Si en su segundo debut con la camiseta txuri urdin Illarra se comportó, sobre todo en la primera mitad, como si nunca se hubiera marchado, Pardo tendrá que aprovechar la ocasión que le brinda tener un compañero de línea de este calibre para dar el salto de calidad definitivo que todavía no ha dado. Lo que está claro es que esta es la pareja de mediocentros con la que muchos han soñado desde hace cuatro años. Es el momento de saber si la realidad está a la altura de ese sueño.