viernes, agosto 28, 2015

PREVIA Real Sociedad - Sporting. A por todas

La última visita del Sporting a Anoeta, 2011-2012, fue un 5-1.
La Real va a por todas y su debut como local (sábado, 18.30 horas, Anoeta, Canal + Liga) ha de demostrarlo. Después de un debut algo dubitativo pero que dejó un punto en el casillero realista, el club ha satisfecho la demanda de fichajes de David Moyes y lo ha hecho a lo grande, con el regreso de Asier Illarramendi, la operación más ambiciosa de toda la historia de la Real. Eso ha de traducirse en una exigencia inmediata, y el escocés ya no tiene margen para no hacer jugar bien a su equipo y tratar de alcanzar las posiciones de privilegio de la Liga. Esa es la ambición, ese ha de ser ya el objetivo, y sería difícil entender que el equipo no respondiera desde ya a las exigencias que se le plantean. Moyes tiene que dar un paso adelante y sus jugadores también. El debut de la temporada en Anoeta, ante un recién ascendido como el Sporting, es la situación ideal para que esas sensaciones se vean sobre el césped.

Si la pasada jornada Moyes sí ofreció convocatoria, para el primer partido en casa recupera la costumbre de la pasada temporada de esconder sus cartas hasta minutos antes del partido. Y esta vez el despiste sí tiene fundamentos porque el abanico de posibilidades que hay para este encuentro es enorme. Lo único que confirmó el escocés en la rueda de prensa previa es que Illarramendi estará entre los 18 elegidos, a pesar de haber entrenado sólo tres días con el grupo. A partir de ahí, lo único que se puede confirmar es que Carlos Martínez sigue de baja y que Mikel González, tras cumplir un partido de sanción, hasta disponible. Hasta 23 jugadores (no contarían Navas, de momento sin ficha, y Concha, que en teoría saldrá cedido antes del fin del mercado invernal) están en condiciones de entrar en la convocatoria. Eso quiere decir que el preparador realista tendrá que hacer nada menos que cinco descartes. En la primera jornada los que se quedaron en la grada fueron Héctor, Zurutuza y Oyarzun.

El amplio número de jugadores que tiene a su disposición el técnico hace que adivinar el once sea prácticamente imposible, aunque dé la impresión de que no habrá muchos cambios.Así, Rulli estaría bajo los palos, Iñigo Martínez y Reyes en el centro y Zaldua y De la Bella en los laterales. Es obviamente muy apetecible pensar que Moyes colocará de inicio a Pardo e Illarramendi en el centro del campo. Por delante de ellos, lo normal es que se repitieran los nombres que tuvo el equipo titular en La Coruña, con Xabi Prieto, Vela, Buma y Jonathas. Para eso habrá que esperar a conocer el estado físico del mexicano, aunque no es la primera vez que Moyes ha sembrado dudas con él y finalmente le ha dado una plaza en el once. Y también es una opción que Bruma, el fichaje que peor sensación dejó en el estreno liguero, deje su plaza a alguno de sus dos recambios, Héctor u Oyarzun. El único seguro en el banquillo será Oier, el portero que ha llegado también esta semana cedido por el Granada para competir con Rulli.

El empate a cero en Riazor dejó a la Real en la undécima posición, aunque empatada con media Primera División, ya que la mitad de los partidos de la primera jornada se saldaron con igualada, incluso cuatro de ellos sin que el marcador se moviera, lo que hace que la colocación en la tabla dependa de criterios tan poco definitivos como las tarjetas o el año de fundación. No es todavía momento de mirar mucho a la clasificación, como evidencia el hecho de que el líder de Primera por su mejor golaverage sea el Eibar, un equipo llamado a luchar por la permanencia. Pero sí se puede mirar el calendario, ya que con la visita a Anoeta del Sporting, que empató también a cero contra el Real Madrid en El Molinón en la jornada inaugural, se inaugura una fase bastante interesante para la Real, que ya después del parón por los partidos internacionales visitará al Betis y al Granada y entre medias recibirá al Espanyol, antes del derbi contra el Athletic que se jugará en el último fin de semana de septiembre.

El Sporting ha visitado San Sebastián en 44 ocasiones, con un balance bastante favorable para la Real. En Primera se han disputado 35 de esos encuentros, con 19 victorias locales, siete visitantes y nueve empates. La mayor goleada txuri urdin se produjo en el último partido entre estos dos equipos, el 5-1 de la temporada 2011-2012. El Sporting nunca ha marcado más de dos goles en Donostia y la única vez que ganó por dos goles de diferencia fue con el 0-2 de la campaña 1974-1975. En Segunda División, el balance es todavía más claro a favor de la Real, con ocho encuentros jugados, cinco victorias para el conjunto realista, la más clara de ellas el 3-1 de la temporada 1962-1963 (dos goles de Alonso y uno de Alfonso en propia puerta) dos para el sportinguista y un empate. El cuadro histórico se completa con un 6-2 en la fase de ascenso a Primera de la 1942-1943.

La última visita del Sporting fue en la temporada 2011-2012, y el partido acabó con una contundente goleada para la Real, el ya mencionado 5-1. El partido se encarrilló por la vía rápida. Zurutuza hizo dos goles en los primeros tres minutos y casi a renglón seguido tuvo que salir del campo con la nariz rota por un salvaje cabezazo de Gregory que González González ni siquiera sancionó con falta. Con esa jugada, el partido entró en una fase de sopor en la que la Real no era capaz de hilvanar juego ni el Sporting de asustar a Bravo. El equipo asturiano acortó distancias en el primer minuto de la segunda parte, por medio de De las Cuevas, y sembró el pánico en Anoeta con muy poca cosa. Montanier no acertó en los cambios y la Real no recuperó el control del juego. Y, sin embargo, acabó goleando. Elustondo hizo el 3-1 rematando un córner cuando quedaba todavía un cuarto de hora por jugarse, y ahí el Sporting bajó los brazos de forma inexplicable para que Aranburu y Griezmann redondearan un varapalo que resultó completamente engañoso.