sábado, febrero 21, 2015

PREVIA Real Sociedad - Sevilla ¿Día grande en Anoeta?

Pardo, en el encuentro de la temporada pasada.
Primero cayó el Madrid, el Valencia no pudo sacar más que un empate, después perdió el Atlético y finalmente lo hizo el Barcelona. Y ahora llega el Sevilla (domingo, 12.00 horas, Anoeta, Canal + Liga y Gol TV), quinto clasificado de la Liga y, por tanto, uno de esos equipos de ese grupo tristemente inalcanzable para una Real decepcionante. Pero viendo que la visita de los grandes ha dejado los mejores días de la temporada, cabe preguntarse si será un nuevo día grande en Anoeta, a pesar de que en el horario matinal del domingo aún no ha sido capaz de vencer desde que regresó a Primera División en el verano de 2010. Ser el único equipo que no ha ganado todavía a domicilio obliga en toco caso a la Real a dar algo más cuando juega en Anoeta, porque de prolongarse la nefasta racha a domicilio cualquier pinchazo en casa hará que los puestos de descenso se acerquen demasiado.

David Moyes vuelve a ocultar sus planes y la convocatoria no se conocerá hasta que el equipo llegue a Anoeta, hora y media antes del partido. No obstante, sí dijo que tiene apenas 18 jugadores disponibles. Las bajas ya conocidas son las mismas que la semana pasada, las de Carlos Martínez, Mikel González y Carlos Vela, a quienes hay que añadir a Yuri, que tendrá que cumplir un partido de sanción tras ver en Almería la quinta tarjeta amarilla. Eso deja con 18 jugadores del primer equipo. Con las dudas de Canales y Zurutuza, ambos salieron del campo la pasada jornada por lesión y con la incorporación obvia al primer equipo de Aritz Elustondo y Hervías se completaría ese número de 18 del que hablaba el técnico escocés. No obstante, como no se conoce el estado de los lesionados, esto es únicamente una conjetura que podría esconder algún pequeño contratiempo de última hora en otro jugador.

Como el propio técnico dijo, no hay demasiado margen para cambios, con lo que el once se parecerá mucho al que normalmente escoge el técnico. Rulli estará bajo palos, con Zaldua y De la Bella en los laterales e Iñigo Martínez y Ansotegi por el centro. En principio, Pardo y Granero seguirían formando el doble pivote. Con Chory Castro fijo en la línea de tres mediapuntas, la ausencia de Zurutuza la cubriría el regreso de Xabi Prieto al once inicial. Si Canales no está en condiciones de ser titular, lo normal es que su puesto lo ocupara Hervías, ya que parece complicado que, siendo el rival el Sevilla, Moyes apueste por alinear de inicio tanto a Agirretxe como a Finnbogason. El primero, que ha marcado en las dos últimas jornadas y busca hacerlo en una tercera por primera vez en su carrera, será el ariete titular. Zubikarai será el guardameta suplente y lo normal es que en el banquillo le acompañen Aritz, Elustondo, Markel, Zurutuza, el descartado para el once entre Canales y Hervías y el mencionado Finnbogason.

La Real comenzó la jornada en la duodécima posición con 24 puntos, cinco por encima de la zona de descenso. Y eso a pesar de que sólo ha sumado dos puntos de los últimos nueve en juego y no gana desde que superó al Eibar en Anoeta en el arranque de la segunda vuelta. Su rival, el Sevilla, es quinto con 45, a dos de la zona Champions y con un cómodo colchón de diez sobre el primer equipo que se quedaría fuera de Europa. Con Moyes, la Real se está convirtiendo en el rey del empate, ya que el escocés suma seis igualadas en los doce partidos que ha dirigido. En Anoeta sólo ha perdido un partido, ganado tres y empatado dos. En total en la temporada, sólo ocho equipos han sumado más puntos que el txuri urdin jugando como local, a pesar de haber ganado apenas cinco de los doce choques celebrados en Anoeta. El Sevilla no sabe lo que es empatar a domicilio: o gana, en cinco ocasiones, o pierde, en las seis restantes. Y fuera lleva tres derrotas consecutivas, 3-1 en Valencia, 2-1 en Getafe y el mismo resultado en el Santiago Bernabéu en el partido aplazado desde diciembre.

Históricamente, el Real Sociedad - Sevilla tiene color local. De los 55 encuentros disputados hasta ahora entre estos dos equipos, todos ellos en Primera División, 32 se quedaron en Donostia, por sólo seis victorias del conjunto hispalense y 17 empates. La mayor goleada realista es el 5-0 logrado en la temporada 1949-1950, con goles de Epi, Caeiro, Basabe y dos de Pérez Payá. La victoria más clara del Sevilla fue el 1-3 de la temporada 2006-2007, y esta fue la primera derrota de la Real en Anoeta en la campaña del descenso a Segunda. En el nuevo campo se han disputado 15 de estos choques, con un balance de seis victorias para la Real, otros tantos empates y tres triunfos del Sevilla. El equipo ahora en manos de el ex jugador realista Unai Emery sólo ha ganado en San Sebastián una vez desde el ascenso, en el primero de los encuentros jugados, en la campaña 2010-2011 y por 2-3. La Real lleva trece encuentros consecutivos contra el Sevilla marcando al menos un gol, todos los disputados en Anoeta salvo los dos primeros, sendos 0-0 en las temporadas 1993-1994 y 1994-1995.

La pasada temporada, la 2014-2015, el partido acabó en empate a un gol. Debió adelantarse la Real, pero Velasco Carballo no quiso señalar un claro penalti de Pareja sobre Vela. Así que fue el Sevilla el que consiguió anotar en su primera llegada a la portería de Bravo, ya en el minuto 18, por medio de Jairo. Con el 0-1, el equipo txuri urdin jugó sus peores minutos y pudo encajar el 0-2 antes del descanso, pero Trochowski falló una ocasión clamorosa a puerta vacía. La Real salió mejor en la segunda mitad, y Vela mandó un balón al palo antes de que Bravo evitara un injusto segundo tanto del Sevilla. Y a renglón seguido llegó el empate. Griezmann fue su autor tras un rechace de Beto a un disparo del mismo jugador. Todo el tiempo que quiso perder el Sevilla y todos los ataques realistas que cortó con faltas dieron paso entonces a un mayor dominio visitante, aunque apenas forzó a Bravo, y según se acercaba el final se volvió a ver la cara más subterránea del equipo hispalense, que incluso jugó los cinco minutos finales con diez por expulsión de Cala. Pero el marcador ya no se movió.