jueves, agosto 28, 2014

KRASNODAR 3 - REAL SOCIEDAD 0. El final de un proyecto

Markel, en el desastre ante el Krasnodar.
Momentos tan duros como éste merecen calificativos igual de contundentes. La Real ha enterrado en Krasnodar un proyecto. Da igual ya que la culpa sea de Arrasate, de los jugadores, de Loren o de la directiva, que cada cual tendrá el suyo y seguramente el entrenador será el señalado por la mayoría, pero el ridículo ha sido de tal calibre que la ausencia de consecuencias daría la sensación de que no será más que engordar para morir. El proyecto de la Real ha sido herido de muerte, y ya sólo queda certificar cuándo expirará por completo. Puede que la Liga acaba sorteando la impresión que deja la prematura y sonrojante eliminación en la Europa League antes de llegar siquiera a lo que todos consideramos la competición propiamente dicha. Pero la muerte es ahora mismo una certeza. El Krasnodar, un equipo desconocido que está lejos del nivel que se había apuntado, ha destrozado a la Real, sus ilusiones, sus esperanzas y sí, su proyecto. 3-0 y a casa. Eliminados. Fuera de la Europa League por la puerta de atrás, sin haber llegado a la puerta de hecho, y con uno de los partidos que mayor frustración e impotencia han generado en años.

El análisis no puede concluir más que en el fracaso absoluto. Esta eliminación es producto directo de la desidia con la que el equipo acabó la temporada pasada, cuando se despreció la posibilidad de optar a la quinta posición y se mostró un conformismo criticable con la séptima plaza. Pero, ojo, si la Real hubiera ganado su último partido contra el Villarreal habría sido sexta y esta eliminatoria contra el Krasnodar se habría jugado igual. No llegar a la Europa League es un fracaso y los fracasos han de tener consecuencias. La Real sabrá si quiere que esas consecuencias surjan de los despachos o del vestuario, Arrasate tendrá que decidir si se siente capacitado para hacer que reacciones este grupo de futbolistas, poseedores de muchísima calidad pero que por algún motivo que excede las capacidades del entrenador no están rindiendo a su nivel. Krasnodar 3 - Real Sociedad 0. Es un resultado infame, escrito desde ya en los libros de historia y que en el ahora produce un efecto helador inconcebible.

Es evidente que la Real no está jugando demasiado bien. Pero hay que asumir también que con los jugadores que tenía en el campo el debate sobre esquemas, entrenadores o posiciones es hasta superfluo. No hay excusas, dijo Xabi Prieto en la víspera. Y es que no las hay. Tampoco el calor que ha provocado el pintoresco parón a la media hora de cada una de las dos mitades del encuentro. La Real, contra un equipo del nivel del Krasnodar, debe ganar nueve de cada diez partidos y el décimo sería un accidente. Pero lo que ha sucedido en el Kuban Stadium, desde hoy un lugar para la historia negra del equipo txuri urdin, no ha sido un accidente. No lo ha sido porque la Real nunca ha sido mejor que el Krasnodar, y en eso sí hay que apuntar al nuevo esquema, que ha naufragado en todas sus supuestas bondades. Todas las estadísticas del partido han jugado a favor de los rusos, que han tenido más balón, que han tirado más a puerta, que han generado más ocasiones de gol, que han dispuesto de más córners, que hasta han hecho más faltas a pesar de todo, y que, por supuesto, han convertido tres goles más que la Real, con la ayuda también de un medriocre colegiado polaco que ayuda a pensar que lo de la UEFA es igualmente vergonzoso.

Antes de que el señor Marcinak desnivelara caprichosamente el marcador, que no el partido, la Real se había empeñado en no asumir el rol que debía jugar en este partido de vuelta. El 0-1, ese resultado que nunca pareció estar cerca de llegar, habría derrotado a este equipo con más facilidad incluso que al Aberdeen en la eliminatoria precedente, porque a los equipos escoceses siempre les queda ese sabor a fútbol añejo que obliga a luchar hasta el final. Este conjunto ruso no parecía tener eso, no lo demostró en Anoeta ni tampoco en el Kuban. Lejos de lo que cabía esperar, su inicio de partido fue plácido para la Real. Los rusos, siempre lejos del área de Rulli, que tendrá ya para siempre un terrible recuerdo de su debut con la camiseta txuri urdin a pesar de su sobresaliente actuación, sólo inquietaban a balón parado. No es nuevo, ni siquiera de esta temporada, pero la defensa de la Real en las jugadas de estrategia fue terrible. Jedrzejcyk dispuso de un cabezazo completamente solo y Granqvist dispuso de un tiro también sin demasiado marcaje en el despeje de una secuencia de cuatro córners consecutivos a favor del Krasnodar.

La Real no opuso prácticamente nada en ataque. El famoso rombo de Arrasate no carbura más que a ratos, y en el Kuban no se vio ninguno de esos momentos de lucidez. La única forma de que ese esquema sirva es que Markel, Pardo y Zurutuza, los tres titulares ante el Krasnodar, den un paso adelante y es bastante evidente que no lo han dado. Si ellos no lo sostienen, da absolutamente igual cuánta calidad se junte en el centro del campo porque el balón jamás llegará a posiciones de peligro, y no importa cuánto cabalguen los laterales (Zaldua fue de nuevo lo poco salvable) porque su actuación será anecdótica. Lo único que logró sumar en ataque la Real en el primer tiempo fue un cabezazo muy defectuoso de Iñigo Martínez y un disparo fuera, muy fuera, de Agirretxe tras un buen pase de Prieto. A cambio, la única buena noticia que se iba pudiendo constatar en esos minutos es que la Real se ha hecho con la cesión de un espléndido portero. Rulli hizo una parada estratosférica al sacar con una estirada felina un nuevo cabezazo de Jedrzejcyk tras un córner. A pesar de que el Krasnodar no demostró nada del otro mundo, lo mejor al descanso era el 0-0.

Dio la impresión de que con el arranque del segundo tiempo la Real trató de adelantar las líneas, y eso provocó una primera ocasión de Canales que acabó en córner aunque su disparo parecía que no iba a coger portería. Pero el espejismo duró apenas unos minutos. Para el cuarto de hora, Rulli ya había tenido que recordar que él era el único realista que estaba dando un nivel adecuado para un partido de estas características con una doble parada, aunque la segunda de ellas no valiese porque el colegiado ya había señalado fuera de juego. El sufrimiento empezaba a ser palpable, aunque el Krasnodar no diera para intimidar demasiado, más que con cuentagotas, y encontrándose con un Rulli siempre muy inspirado. Pasada la primera hora de juego, Arrasate hizo uno de sus cambios habituales, colocando a Granero por Pardo. Ni frío ni calor, ni con la entrada de uno ni con la salida de otro. Y es que los cambios en la Real hace mucho que no parecen efectivos.

Pero, claro, la eliminatoria estaba muy abierta con el 1-0 de Anoeta y la Real no estaba haciendo gran cosa por cerrarla, ni siquiera jugando con el nerviosismo que el paso de los minutos pudiera sembrar en las filas rusas. El Krasnodar estaba a un solo gol de empatar la ronda y eso da demasiado margen a los accidentes. El de hoy, a pesar de que la Real hizo bastante para que llegara de otra forma, tuvo color arbitral, lo cual tampoco es una sorpresa. El polaco Marcinak, muy casero todo el partido en la señalización de las faltas, convirtió algo que no era ni siquiera un forcejo en penalti de De la Bella, al que también amonestó. Al menos esta vez sí salió todo el equipo a protestar la dramática decisión del colegiado, cuyo nombre engrandece aún más la podredumbre de la UEFA en ese como en otros muchos aspectos del fútbol contemporáneo. Pero por supuesto no sirvió de nada porque el asistente decidió adoptar la posición más cobarde, a pesar de los intentos de los realistas de que el colegiado principal consultara con él. Joaozinho no desaprovechó el regalo arbitral e igualó la eliminatoria cuando quedaban por disputarse algo menos de veinte minutos.

A partir de ahí, la Real se deshizo de una forma impresentable, indigna de la historia que representa la camiseta que llevan los once jugadores que estaban en el campo, profesionales suficientemente cualificados para hacer algo más que ésto, por mucha responsabilidad que tenga su entrenador en lo que por desgracia no queda ya más remedio que admitir, salvo enorme golpe de timón en las próximas fechas, como una progresiva y quién sabe si imparable devaluación. Rulli tuvo tiempo para salvar dos goles antes de que la noche se convirtiera para él en un increíble drama, porque tuvo que abandonar el partido por lesión. Muy a su pesar y sin tener culpa absolutamente de nada, la marcha del arquero argentino, de largo el mejor jugador txuri urdin, fue la imagen del descalabro que estaba protagonizando el equipo. Y menos mal que a Arrasate le quedaba un tercer cambio y pudo colocar bajo palos a Zubikarai. Pero prácticamente en la primera jugada tras el cambio, el Krasnodar hizo el 2-0, sorpréndanse, tras un mal despeje de una jugada a balón parado que le cayó a Pereyra en la frontal del área para enganchar un buen disparo junto al palo.

Quedaban sólo dos minutos y la Real se lanzó, como diría el bueno de Toshack, como pollos sin cabeza a por el gol que le diera la clasificación, ya con Vela en el campo en lugar de un apagadísimo Zurutuza. El justo castigo a tan poca ambición durante el partido o al conformismo en la ida con un 1-0 que no reflejaba la superioridad realista frente al Krasnodar fue que la triste eliminación devino en sonrojante goleada. Ari hizo el tercero en un contragolpe que culminaron tres atacantes del Krasnodar solos ante Zubikarai, después de que, y sin ser especialmente responsable del gol, el único defensor realista, Elustondo, mostrara de nuevo una endeblez que invalida la misión de rescatador de la zaga que le ha encomendado el club (no sólo el entrenador). El final fue aún más esperpéntico. Marcinak, en un gesto casi miserable, puso siete minutos de descuento para una eliminatoria rota, decisión que se podría haber vuelto en su contra si la madera no repele una postrera acción de Iñigo Martínez. Pero en realidad sólo hubo tiempo para que todo quedara aún más feo con una tangana que terminó con la expulsión de Markel y Joaozinho.

La Real está fuera de Europa. No sorprende viendo las dudas que estaba generando el equipo desde hace ya demasiados meses, pero quema como las brasas del infierno porque la plantilla de la Real es mucho mejor de lo que está demostrando sobre el césped. y sí, ha de haber consecuencias. No vale agachar la cabeza, esperar que el temporal escampe o mirar hacia otro lado. Este 3-0 en Rusia ha sucedido. La eliminación destroza por completo lo que el club quiso colocar como un éxito europeo cuando era una penitencia peligrosa, rompe en mil pedazos la explicación que se dio de la triste andadura en la Champions League y arruina la apuesta del Consejo por Arrasate. Y lo que es más lamentable, da argumentos a quienes han roto el corazón de los realistas abandonando el barco para competir en otros equipos. Sí, eso también es una consecuencia de la desgraciada actuación de la Real en Rusia, que cierra así su participación europea más patética en varias décadas y sume en las tinieblas el futuro más cercano del equipo, salvo que con fútbol comience a demostrar lo contrario.

miércoles, agosto 27, 2014

PREVIA Krasnodar - Real Sociedad. No hay excusas

Celebrando el 1-0 de la ida, obra de Xabi Prieto.
No hay excusas. La frase es de Xabi Prieto y resume una actitud necesaria para afrontar el partido de vuelta de la última eliminatoria previa de la Europa League ante el Krasnodar (jueves, 18.00 horas, Kuban Stadium, ETB-1 y eitb.com). La Real tiene que pasar. No hacerlo supondría elevar la decepción de la temporada pasada al nivel de fracaso y sembraría todavía más dudas sobre el futuro a corto plazo del equipo. Viendo la diferencia que hubo entre uno y otro equipo en Anoeta, la Real merece confianza a poco que sus ocasiones de gol recobren una mayor efectividad, pero tener todavía un patrón de juego que no termina de funcionar más que a rachas, y en algunos partidos ni eso, acecha que haya oscuros nubarrones sobre una eliminatoria en la que la ventaja es de sólo un gol. Lo mejor para la Real, que salió de Anoeta sin encajar, lo que hace que si marca en tierras rusas tendrá garantizo el pase con cualquier empate y con la derrota por la mínima.

Jagoba Arrasate ha decidido llevarse a Krasnodar a veinte futbolistas. La expedición la componen los mismos 18 que estuvieron en el encuentro liguero de Eibar y se suman dos potrillos, el tercer portero, Ander Bardají, y Pablo Hervía, que de momento mantiene una presencia muy regular con el primer equipo. Las bajas por cuestiones físicas siguen siendo las mismas que arrastra el equipo desde el choque de vuelta ante el Aberdeen y la gira inglesa, es decir, Ansotegi, Gaztañaga y Finnbogason. Y los que se quedan fuera del equipo por decisión técnica siguen siendo los mismos, Estrada y Cadamuro. Del primero sorprende todavía más su renovación, porque no tiene sitio ni en el lateral derecho ni en las posiciones adelantadas de volante en las que ha jugado en pretemporada. Del segundo se habló de una salida, y sonó bastante el Getafe, pero a pocos días del final del periodo de fichajes sigue sin concretarse nada.

Viendo lo sorprendentes que fueron algunas de las rotaciones en el partido de Eibar, no es nada fácil aventurar un posible once. Empezando incluso por la portería, donde en teoría seguirá Zubikarai pero donde no se puede descartar el debut de Rulli. Sí parece seguro que la defensa volverá a ser la de la anterior eliminatoria europea, con Zaldua y De la Bella en los laterales, e Iñigo Martínez y Elustondo por el centro, quedando Mikel González en el banquillo. Markel sigue siendo innegociable para el técnico. Por delante de él, Pardo recuperaría su puesto y Granero y Zurutuza se jugarían la otra plaza. Xabi Prieto, Canales, Chory Castro se juegan dos puestos y Agirretxe estará en punta, después de haberse descartado Vela para el once inicial. Además de Bardají si no hay contingencias con los dos guardametas del primer equipo, del trío que forman Yuri, Carlos Martínez y Hervías saldrá el otro jugador descartado.

La Real contaba sus partidos oficiales por victorias hasta que llegó el debut en la Liga, lo que coloca la igualdad en sus registros a domicilio: una victoria (2-3 en Aberdeen en la Europa League) y una derrota (1-0 en Eibar). El Krasnodar sólo ha perdido su partido en Anoeta y como local está imbatido. En la Europa League superó por 5-0 al Sillamäe y 3-0 al Diósgyör. En su liga es cuarto, con dos empates y tres victorias, una de ellas en el único partido que ha jugado como local (4-0 al Spartak). En su andadura europea, la Real ha defendido un 1-0 conseguido en Donostia en la ida en tres eliminatorias. En dos de ellas, el equipo txuri urdin acabó eliminado, ante el Sttugart en la Copa de la UEFA de la temporada 1988-1989 y ante el Partizán de Belgrado en la misma competición y en la 1990-1991. Curiosamente, en ambas cayó por penaltis, tras repetirse el 1-0 de la ida. La eliminatoria que superó con el 1-0 fue antes de enfrentarse al Sttugart, contra el Colonia. Al 1-0 de la ida siguió un gran 2-2 en territorio teutón. En doce ocasiones jugó la Real el primer partido de una eliminatoria europea como local, y superó cinco de ellas.

Siendo éste el primer enfrentamiento entre Krasnodar y Real Sociedad, el único precedente en Rusia en el encuentro de la UEFA de la 1998-1999 ante el Dinamo de Moscú. La Real ganó entonces 2-3, llegando a tener un 0-3 con dos goles de Kovacevic y un tercero de De Pedro de penalti. El equipo txuri urdin ha disputado un total de 27 eliminatorias de competiciones europeas, 15 de ellas con resultado a favor y las otras doce en contra. En la menor de las competiciones, antes Copa de la UEFA y ahora Europa League, son 18 las eliminatorias disputadas, y también con saldo positivo, con diez rondas superadas y ocho en las que los realistas fueron eliminados. Eso sí, ganaron sólo cuatro de esos 18 partidos de UEFA y Europa League disputados lejos de San Sebastián, empataron otros tantos y perdieron en diez ocasiones. La última derrota realista a domicilio fue la que cosechó ante el Atlético de Madrid en esa misma UEFA 1998-1999, por 2-1 en los 90 minutos y un 4-1 final después de la prórroga en el día en el que Aitor Zabaleta fue asesinado a las puertas del Vicente Calderón.

lunes, agosto 25, 2014

La Real sigue siendo el equipo que más veces ha perdido su partido inaugural de la Liga

El gol que supuso la derrota de la Real en Ipurúa.
Con su triste derrota en Eibar, la Real Sociedad ha perdido la oportunidad de dejar atrás un registro histórico francamente negativo. Y es que sigue siendo el equipo que más veces ha perdido el partido inaugural de la Liga. Hasta en 32 ocasiones ha debutado en el campeonato con derrota. La temporada arranca con Athletic, Espanyol y Real empatados a 31 derrotas, y la derrota de los bilbaínos en Málaga daban a la Real la opción de abandonar ese grupo, como hizo el equipo barcelonés con su empate en Almería. De hecho, la Real podría haber empezado la temporada con este récord negativo en solitario, pero la primera jornada de la temporada 2011-2012, el 0-4 en Anoeta que logró el Atlético de Madrid, se aplazó por huelga de los futbolistas y la Liga arranca con un 1-2 al Sporting en El Molinón. En todo caso, el dato del equipo txuri urdin sigue siendo el más negativo, puesto que esta es su 68ª temporada en Primera, mientras que el Athletic las ha disputado todas, 84.

De las 32 derrotas en el partido que abre la Liga, sufridas por la Real a manos de hasta 16 equipos diferentes, 25 llegaron lejos de San Sebastián, seis en Atotxa y sólo una en Anoeta, el 1-3 que logró el Athletic en la temporada 2001-2002. La bestia negra de la Real en las jornadas inaugurales no es otro que el Fútbol Club Barcelona. Casi la tercera parte de estos resultados adversos para el conjunto txuri urdin se produjeron a manos de los blaugrana, que además le endosó a la Real sus goleadas más abultadas tanto como visitante (el 8-2 de la temporada 1950-1951) como siendo local (el 0-3 de la 1954-1955), aunque el Valencia marcó un gol más, para el 2-4 final, en la Liga 1943-1944. Además, el balance goleador para el equipo blaugrana en estos partidos es demoledor: 33 goles a favor de los culés y sólo cuatro para los realistas en esos once partidos.

El resultado más repetido en las derrotas inaugurales es el 1-0, visto en siete ocasiones y todas ellas jugando la Real fuera de casa (ante el Valladolid en la 1954-1955, el Zaragoza en la 1958-1959, el Burgos en la 1972-1973, el Barcelona en la 1977-1978, de nuevo el Zaragoza en la 1987-1988, el Oviedo en la 1988-1989 y el Athletic en la 1989-1990). La peor racha, tres temporadas consecutivas perdiendo el primer partido de Liga, se ha dado hasta en cuatro ocasiones. La primera en que se vivieron tres años seguidos iniciando con derrota fue entre 1953 y 1955, volvió a suceder entre 1971 y 1973, después entre 1987 1989, y finalmente entre 1991 y 1993. Con estas dos últimas rachas y algún partido más, sumando las derrotas de 1995 y 1997, la Real perdió nada menos que ocho partidos inaugurales en once años, entre 1987 y 1997. Las únicas excepciones fueron el 1-0 al Zaragoza en la temporada 1990-1991, el 0-2 en Compostela de la 1994-1995 y el 1-0 al Sevilla de la 1996-1997.

Hasta en cinco ocasiones comenzó la Liga con una derrota de la Real en un derbi. El primer equipo vasco en derrotar al txuri urdin en estas circunstancias fue el Arenas, por 2-1, en la temporada 1931-1932. Después, el Athletic lo hizo en tres ocasiones (el mencionado 1-0 en la temporada 1989-1990, el mencionado 1-3 en la 2001-2002 y 3-0 en la 2005-2006), y finalmente el Eibar en la presente temporada. Y para quien piense que empezar mal es sinónino de una temporada decepcionante, no hay más que recordar la derrota inicial de la temporada 1980-1981, 3-2 ante el Valencia, que no impidió el primer título de Liga de la historia de la Real; el 1-0 en Zaragoza de la 1987-1988, que la Real de Toshack volteó hasta llegar al subcampeonato; el 3-0 en Barcelona de la 1997-1998, que no fue obstáculo para que aquel equipo entrenado por Bernd Krauss acabara en tercera posición; o, más recientemente, el 5-1 también en el Camp Nou de la temporada 2012-2013, que fue la que concluyó con el cuarto puesto del equipo de Montanier y la clasificación para la Champions League.

1929-1930 Barcelona 3 - Real Sociedad 0
1931-1932 Arenas 2 - Real Sociedad 1
1933-1934 Español 4 - Real Sociedad 0
1934-1935 Racing 2 - Real Sociedad 1
1941-1942 Real Sociedad 2 - Real Madrid 3
1943-1944 Real Sociedad 2 - Valencia 4
1947-1948 Real Sociedad 0 - Valencia 2
1950-1951 Barcelona 8 - Real Sociedad 2
1951-1952 Atlético de Madrid 3 - Real Sociedad 1
1953-1954 Real Sociedad 0 - Barcelona 3
1954-1955 Valladolid 1 - Real Sociedad 0
1955-1956 Real Sociedad 1 - Barcelona 2
1958-1959 Zaragoza 1 - Real Sociedad 0
1961-1962 Tenerife 4 - Real Sociedad 1
1971-1972 Barcelona 3 - Real Sociedad 0
1972-1973 Burgos 1 - Real Sociedad 0
1973-1974 Real Sociedad 0 - Granada 2
1977-1978 Barcelona 1 - Real Sociedad 0
1980-1981 Valencia 3 - Real Sociedad 2
1983-1984 Murcia 3 - Real Sociedad 1
1987-1988 Zaragoza 1 - Real Sociedad 0
1988-1989 Oviedo 1 - Real Sociedad 0
1989-1990 Athletic 1 - Real Sociedad 0
1991-1992 Barcelona 2 - Real Sociedad 0
1992-1993 Burgos 4 - Real Sociedad 0
1993-1994 Barcelona 3 - Real Sociedad 0
1995-1996 Atlético de Madrid 4 - Real Sociedad 1
1997-1998 Barcelona 3 - Real Sociedad 0
2001-2002 Real Sociedad 1 - Athletic 3
2005-2006 Athletic 3 - Real Sociedad 0
2012-2013 Barcelona 5 - Real Sociedad 1
2013-2014 Eibar 1 - Real Sociedad 0

domingo, agosto 24, 2014

EIBAR 1 - REAL SOCIEDAD 0 La hermandad y el pelotazo nunca favorecen al visitante en Ipurúa

Granero sigue a Javi Lara, autor del único gol.
Aunque se le restó importancia cuando se conoció el calendario, era evidente que Ipurúa no era el mejor lugar para que la Real arrancara la temporada. Probablemente, cualquiera de los otros 18 campos de Primera, incluso el Camp Nou o el Santiago Bernabéu, habría sido un escenario más propicio para que Jagoba Arrasate siguiera tratando de engrasar un sistema que está empezando a tener algunos tintes ininteligibles. El Eibar, con el ritmo y la presión que se esperaba, superó a la Real con un único gol conseguido a balón parado. El conjunto txuri urdin no entendió que Ipurúa es el único campo ahora de Primera en el que la hermandad y el pelotazo nunca pueden favorecer al equipo visitante. No aprendió de sus visitas en Segunda, partidos a cara de perro y feos, como el de hoy. Y, sin embargo, la Real quiso que el balón largo fuera su solución para frenar el ímpetu armero y participó en el encuentro no como si fuera una batalla, sino como una fiesta. Lo fue para el Eibar, pero más por el 1-0 que por ser el primer partido que juega en la máxima categoría. Los libros de historia dirán lo contrario, claro, pero lo que queda ahora es una derrota muy dolorosa que aumenta las dudas realistas.

Decía Jagoba en la víspera que no iba a haber una revolución en el once, pero tampoco estuvo demasiado lejos de serlo. Han sido cuatro los cambios en el once con respecto al equipo que dispuso ante el Krasnodar. Los dos de la zona defensiva, los más sorprendentes con el cambio de los dos laterales, fueron los que peor salieron, porque ni Carlos Martínez ni Yuri se mostraron mejores o en mejor forma que Zaldua y De la Bella. Además, Arrasate decidió la entrada de Granero por Pardo, siempre penalizado en partidos supuestamente físicos, y la de Zurutuza por Chory Castro. Y plantó un esquema que tuvo menos de rombo y cierto sabor de improvisación, casi con una línea de cuatro medios, a la que se descolgaba Canales, por delante de un Markel Bergara que estuvo lejos de dominar el partido y por detrás de un Agirretxe a quien apenas llegaron balones en condiciones y que se limitó a fajarse con la defensa. Y lo malo es que, a pesar de formar un centro del campo con mucha calidad, la Real no manejó el partido. Soportó el arreón inicial del Eibar, pero nunca dio la impresión de tener las ideas claras. Calidad sí, y por eso de vez en cuando se juntaban dos pases seguidos que parecían desarbolar a los locales, pero nada más.

Era evidente que el Eibar iba a ejercer mucha presión en los primeros minutos, lo hizo, y por eso sorprende aún más que eso cogiera algo desprevenida a la Real. Como también era de prever, las primeras ocasiones locales llegaron a balón parado. Especialmente en la primera mitad, la estrategia fue un constante quebradero de cabeza para el equipo txuri urdin, cuya defensa en zona no funcionó en ningún momento. Albentosa primero y Ángel después estuvieron muy cerca de enviar sus cabezazos dentro de los tres palos. Con un Markel inexistente en la salida de balón, un Granero perdido, un Xabi Prieto menos participativo que en los anteriores partidos europeos y con el juego muy volcado a la derecha, la Real sólo encontró la forma de alcanzar el campo rival con balones largos. Y curiosamente protagonizados muchas veces por Elustondo, cuya nueva demarcación en el centro de la defensa obedecía, entre otras razones y según las explicaciones dadas desde el club, a su salida de balón.

Con un partido más o menos parejo pero con mucho más ímpetu y peligro por parte del Eibar, lo que dejaba a la Real claramente por debajo a los puntos, Zubikarai tuvo que intervenir en una doble oportunidad para evitar el 1-0. En la primera despejó como pudo y probablemente no de la mejor manera un disparo de Javi Lara y en la segunda sí hizo un auténtico paradón junto al palo tras el lanzamiento de Arruabarrena. No pintaba bien el partido para los intereses del equipo realista, pero el balón de oxígeno le llegó en la figura de Canales, que sí fue capaz de cazar algunos de esos balones largos. En uno de ellos, dejó un magnífico taconazo a Carlos Martínez, que reventó la pelota de tal manera que lo único que no sufrió fue la portería de Irureta. Pero el guardameta local fue sin duda quien pudo vivir la primera parte con menos intensidad. No le hizo falta porque la Real, como ya es costumbre, zanjó sus pocas ocasiones de peligro con balones que nunca encontraron los tres palos.

Así, sin demasiado peligro en ninguna de las dos porterías, el gol llegó como tenía que llegar, con un fallo realista, quizá por una decisión algo casera del árbitro que no desentonó en su labor y por una falta de seguridad en la retaguardia que no se ha solucionado. Alvarez Izquierdo señaló una falta por mano de Carlos Martínez que no se vio demasiado clara y que el lateral protestó mucho. Javi Lara disparó directamente a puerta casi desde la línea de fondo, y el balón superó por alto a Zubikarai y se coló en la portería después de tocar en el segundo palo. Se puede decir que fue un fallo de Eñaut, aunque no hay que olvidar que las faltas directas fueron la cruz de Bravo durante los últimos años, pero también es una cuestión de estrategia, pues en esas faltas quizá conviene colocar a un jugador en el segundo palo. Puede que el gol sea en todo caso imparable, pero es de los que dejan la sensación de que se podría haber evitado en demasiados momentos.

El tanto fue la última acción de la primera parte y el descanso fue de esos en los que cabe pensar que las cosas no pueden ir a peor. Pero lo fueron. Y eso que durante algunos minutos dio la impresión de que la Real acabaría rondando tanto la portería de Irureta como para marcar al menos el empate, con un Eibar terriblemente replegado, algo lógico por la importancia de los tres puntos y del momento histórico. En los primeros diez minutos se vio a un equipo txuri urdin mucho más dominante, quizá ya por fin convencido de lo que hacía. Los laterales comenzaban a tomar protagonismo, sobre todo Yuri, y Granero, más centrado, comenzaba a aparecer más. Aún así, no dio para muchas ocasiones claras, tan solo un disparo del propio Yuri que se marchó fuera y otro, el más claro y con la cabeza, de un Agirretxe que inexplicablemente le puso el balón en las manos a un Irureta batido y con toda la portería a su disposición.. Pero con el paso de los minutos, los pelotazos de la primera mitad fueron regresando al juego realista, cuando eso en Ipurúa es imposible que funcione. Al menos, no para el visitante.

Arrasate movió sus piezas relativamente pronto para lo habitual, algo evidente cuando Vela estaba todavía en el banquillo. Pero el mexicano no fue la solución. Pudo serlo porque tuvo en su cabeza la ocasión más clara del partido, pero envió fuera su testarazo, completamente solo desde la frontal del área pequeña tras un buen centro de Zaldua. Eso sucedió cuando la segunda parte llegó a la media hora, y antes Zubikarai también se había llevado un buen susto con un cabezazo hacia atrás de Markel Bergara que no anduvo lejos de colarse en su propia portería. Lo cierto es que hubo más nervios de los normales, como se vio en otra jugada en la que Agirretxe trató de dejar el balón a su portero y éste no lo encontró a la primera, afortunadamente sin ningún jugador del Eibar cerca. Para entonces, la Real era un galimatías. Yuri tuvo que marcharse noqueado tras un choque con Bóveda, Chory se colocó por delante, Iñigo acabó en el lateral, Markel de central junto a Elustondo, Vela muy centrado y con poco contacto con el balón y Granero, Xabi Prieto y Canales prácticamente por donde querían buscando balones que pocas veces llegaron a concretar.

Canales, que durante muchos minutos pareció apagarse, acabó siendo el más conectado al partido. Él fue quien puso la asistencia perfecta a Agirretxe para aquel cabezazo a bocajarro, y fue quien más y mejor pidió el balón. A falta de cinco minutos para el final el mismo Canales fue arrollado y golpeado dentro del área, pero Álvarez Izquierdo no quiso saber nada. Como tampoco quiso alargar el partido lo que merecía, incluso cuando le indicó a Xabi Prieto que alargaría por una jugada que ejemplifica a la perfección la forma en la que la Real encaró el duelo. En el minuto 81 Albentosa golpeó la cabeza de Zaldua cuando éste ya había despejado y los dos quedaron en el suelo. El realista no tuvo problemas, pero el armero sufrió una pequeña brecha. A pesar del 1-0, los médicos del Eibar atendieron a su jugador con total tranquilidad en el césped, por espacio de más de dos minutos, sin que ningún realista se acercara siquiera a pedir que se le atendiera fuera del campo. La hermandad y el buen rollo siempre acaba pasando factura a la Real en los derbis, y el de hoy no fue una excepción, porque cuando al final el Eibar tuvo que emplearse con dureza, lo hizo, vio dos tarjetas casi en el descuento y no permitió que la Real amenaza su 1-0.

Parta el Eibar, la tarde de este 24 de agosto forma ya parte de su historia. Su primer partido en Primera División y su primera victoria en la categoría. Y además en un derbi contra la Real. Para el equipo txuri urdin, en cambio, la tarde no ha tenido nada de histórica pero sí mucho de humillante. Evidentemente, no ha recibido una goleada de escándalo, pero ha perdido uno de esos partidos que, en realidad, tiene que ganar. Y por supuesto que se puede perder, pero no así. No dando la impresión de que se jugaba menos que el rival, no con un galimatías táctico que pone en tela de juicio todas la voluntades de su entrenador y no abrazando el pelotazo como la mejor forma de desenvolverse en el campo de juego más pequeño de la Primera División cuando su apuesta es por un centro del campo técnico. El exigente arranque de la temporada ha dado ya el primer aviso serio a la Real. En el horizonte está el partido de vuelta contra el Krasnodar, una eliminatoria que está lejos de ser sentenciada y sobre la que este 1-0 cierne unos nubarrones más oscuros de lo esperado, y la visita a Anoeta del Real Madrid. Ojo, que esto puede pasar factura si la Real no despierta.

sábado, agosto 23, 2014

PREVIA Eibar - Real Sociedad. Un derbi histórico para empezar

Xabi Prieto, en el Eibar - Real Sociedad de la 2008-2009.
La Real lleva ya unas cuantas semanas compitiendo en partidos oficiales, pero el comienzo de la Liga siempre es especial. Y más si arranca con un derbi histórico (domingo, 19.00 horas, Ipurúa, Canal + Liga y Gol TV). El primer partido que el Eibar disputará en Primera División será el primer derbi guipuzcoano que presencia la categoría desde hace 82 años, y eso será probablemente un plus para el conjunto armero más que para el txuri urdin. Dado que la eliminatoria europea ante el Krasnodar quedó abierta con el 1-0 de Anoeta ante el partido del próximo jueves, el primer encuentro liguero medirá las rotaciones que este año pretende hacer Jagoba Arrasate y servirá también para conocer cuál será su apuesta para la portería, después de que Rulli aún no haya debutado y Zubikarai haya defendido la portería en los tres partidos europeos ya disputados. En cualquier caso, la Real afronta un derbi en el que tendrá que demostrar que es mejor que el Eibar. Sin excusas.

No ha habido novedades con respecto a la situación anterior al partido contra el Krasnodar, con lo que era bastante previsible que la convocatoria de Arrasate para el partido de Eibar fuera muy parecida a la del choque europeo de hace unos días. De hecho, sólo hay un cambio entre ambas listas: entra Yuri Berchiche, que podría disputar sus primeros minutos oficiales con la camiseta de la Real, y sale Hervías, que estará este fin de semana con el Sanse. Rulli, otra de las incorporaciones de este verano, es el otro jugador realista que podría haber su debut con el equipo. Las bajas son las mismas que había para el pasado jueves, Ansotegi, Gaztañaga y Finnbogason. Y los dos jugadores que se quedan fuera de la lista de 18 por decisión técnica son los dos que todavía tienen posibilidades de salir de la plantilla, Cadamuro y Estrada. Zurutuza y Vela, que reaparecieron el pasado jueves, no parecen haber tenido ningún problema, con lo que están plenamente a disposición del técnico.

Arrasate adelantó que habrá algún cambio en el equipo titular pero no una revolución. Y la primera duda pasa por el inquilino de la portería. Hay expectación por ver si continúa Zubikarai o si, por el contrario, juega Rulli, y también por saber qué sucederá a partir de aquí, si habrá una apuesta clara por uno de los dos, si se repartirán todos los minutos o si habrá un portero en cada competición. En principio, la defensa podría repetir en bloque, con lo que jugarían Zaldua, Elustondo, Iñigo Martínez y De la Bella, pero cualquier cambio es posible salvo el de Iñigo. Carlos Martínez, y Yuri en los laterales y Mikel González en el centro tienen opciones. Markel parece fijo por delante de ellos y Granero también da la impresión de que será de la partida, a diferencia de lo que sucedió en los tres encuentros europeos. El otro puesto del centro del campo se lo juegan Pardo, Zurutuza e incluso Canales, que repetiría así el lugar en el que jugó el jueves. Xabi Prieto, Chory Castro y Agirretxe parece fijos por delante, toda vez que parece pronto para que Vela entre en el once titular.

La Real tendrá el honor de ser el rival del primer partido del Eibar en Primera División en toda su historia, lo que supone que es un encuentro que no tiene precdedentes en la máxima categoría del fútbol español. El equipo txuri urdin sí ha visitado Ipurúa en tres partidos oficiales, y no conoce la derrota en el campo del conjunto armero. Venció en su primer encuentro allí, 0-2, en la Copa del Rey de la temporada 1986-1987, el 0-1 en Segunda de la 2007-2008 fue su primera victoria aquella temporada con gol de Gerardo de penalti, y finalmente empató a uno en la campaña siguiente, la 2008-2009. La Real no disputa en Primera División un derbi guipuzcoano a domicilio desde la temporada 1931-1932, y en aquel cayó 2-0 ante un Real Unión que acabó perdiendo la categoría y que sólo ganó cuatro partidos. Los realistas han empezado la Liga con un derbi vasco lejos de su campo en cuatro ocasiones, sin conocer la victoria. Empataron el último, 1-1 en San Mamés en la temporada 2006-2007, y cayeron primero con el Arenas por 2-1 en la 1931-1932 y después con el Athletic por 1-0 y 3-0 en las campañas 1989-1990 y 2005-2006 respectivamente.

La última vez que Eibar y Real Sociedad se vieron las caras fue en el mencionado empate a uno de la temporada 2008-2009. El equipo entrenado por Lillo se había quedado descolgado de la lucha por el ascenso y trataba de reengancharse. El empate en Eibar, aunque provocado por el mal juego realista, acercaba un poco a esa zona que finalmente no alcanzó. La Real se adelantó con un gol tempranero, obra de Aranburu tras una dejada de Abreu, pero ahí, a los nueve minutos, el equipo txuri urdin desapareció por completo. El Eibar se creció, encerró a una Real que no tuvo el balón y sin que Lillo frenara con sus cambios la impetuosa acometida local, y encontró el premio del empate en el minuto 82, tras cometer Mikel González un penalti que, además, supuso su segunda tarjeta amarilla. Alaña convirtió en gol la pena máxima. Con diez jugadores, la Real sí demostró ser mejor que el Eibar y en apenas diez minutos tuvo hasta cuatro ocasiones para ganar, pero no tuvo suerte.

jueves, agosto 21, 2014

REAL SOCIEDAD 1 - KRASNODAR 0 La Real mereció más goles

Xabi Prieto celebra el gol de la victoria.
Nueva victoria de la Real en la Europa League, aunque algo corta para lo que se ha visto en el césped de Anoeta. El Krasnodar no corroboró en el partido las informaciones que le convertían en un equipo mucho más peligroso que el Aberdeen, y el triunfo txuri urdin fue más que justo, de hecho corto, aunque sí se vieran en los rusos más hechuras que en los escoceses. Xabi Prieto puso el gol, sumando su tercero en esta competición después de que los de Jagoba Arrasate, de nuevo con rombo pero con más movilidad de sus jugadores ofensivos, firmaran una actuación bastante aseada. El problema estuvo donde siempre, en la falta de puntería, porque la mayoría de las ocasiones se marcharon fuera, casi sin probar al arquero Sinitsyn, y eso siempre deja la sensación de que el claro dominio de la Real en el centro del campo es menos efectivo de lo que debiera. Lo es, y el regreso de Vela se convierte así en una de las grandes noticias de este encuentro, que pone una buena ventaja para la Real en la eliminatoria pero que se decidirá en Krasnodar dentro de una semana. La Real ganó y mereció hacerlo por más goles.

No hubo sorpresas en el once de Arrasate y la única diferencia con respecto a la eliminatoria ante el Aberdeen tuvo que ver con el estado físico de Zurutuza, que fue sustituido por Canales. El ex valencianista no pudo aprovechar la ocasión y a diferencia de lo que sucedió en la anterior eliminatoria fue de lo más gris en el juego realista, junto con un nuevamente intermitente Pardo, que todavía no ha sido capaz de encontrar su mejor versión en el nuevo esquema del técnico realista. La otra duda, que en la cabeza de Arrasate no parece ser tal, se solventó con la presencia de Elustondo en el centro de la defensa junto a Iñigo Martínez. Con esos mimbres y mucha más movilidad en sus jugadores que ante el Aberdeen, la Real comenzó el partido mordiendo, algo que, por ejemplo, no había hecho con los escoceses delante. Tanto es así que en la primera media hora el equipo txuri urdin pudo encarrilar la eliminatoria con cierta claridad de haber tenido algo más de acierto y de suerte, porque llegadas tuvo de todos los colores, por las bandas y por el centro, a balón parado y en jugada.

La llegada más clara fue la primera, un cabezazo a bocajarro de Markel a la salida de un córner que el guardameta del Krasnodar sacó como pudo y con grandes reflejos. Después fue Xabi Prieto quien no precisó un cabezazo en una posición bastante franca. Chory Castro se sumó al carrusel de ocasiones con un disparo con la zurda que no encontró portería cuando el gol parecía claro. También de cabeza lo intentó Agirretxe y justo a continuación Canales estrelló un disparo contra un defensa casi desde la frontal del área pequeña. La Real exhibía buenas combinaciones, continuas subidas de los laterales, disparos de todas las zonas del campo y movimientos inteligentes en ataque de sus centrales, como evidenció Elustondo prácticamente en la última jugada del primer tiempo con una buena arrancada desde atrás, en una jugada que finalizó con un disparo arriba de Pardo. Pero falta instinto asesino. Mucho. Y sin Vela, más todavía. Agirretxe está todavía lejos de su mejor estado de forma y se nota también la ausencia del llamado a ser ariete de referencia, Finnbogason.

El Krasnodar, a cambio, no mostró demasiadas de las cualidades de las que se habló antes del encuentro, ni mucho menos ser el equipo arrollador de las dos eliminatorias previas o el todavía invicto conjunto de la Liga rusa. Sólo dispuso de una ocasión de gol relativamente clara en la primera mitad, en una jugada en la que Ari conectó un disparo aprovechando que Iñigo Martínez no dejaba de recular pero se encontró con un Zubikarai bien colocado. Un balón llovido del cielo que Eñaut no atrapó a la primera, aún sin oposición de ningún delantero visitante, generó más inquietud que el fútbol de ataque del equipo ruso, aunque al filo del descanso el árbitro, el francés Buquet, anuló un gol al Krasnodar por un fuera de juego inexistente. De la Bella se quedó enganchado, un metro por detrás de la línea defensiva, y habilitó a los dos rematadores rusos. El primer se topó con Zubikarai, pero el segundo marcó a puerta vacía justo cuando el colegiado pitaba, muy tarde además, la infracción.

Quizá también por ese susto, el comienzo de la segunda mitad no fue tan positivo para la Real como el primer acto. Hubo más nervios, más imprecisiones, el centro del campo no conectaba con la delantera y las ocasiones se desvanecieron. El Krasnodar, no obstante, no aprovechó la situación aunque sí dispuso de algo más de balón y más cerca de la portería de Zubikarai, pero sin inquietarle. A los realistas les costó recuperar el dominio, pero poco a poco lo fueron haciendo. El punto de inflexión fue un clarísimo penalti por mano que Buquet, confirmando su mal arbitraje, no sancionó. Este intercambio de errores, en todo caso, benefició a la Real, porque el 0-0 que campeaba entonces en el marcador era sin duda mucho más positivo que el 1-1 que podría haber subido de acertar el colegiado. Aunque la Real comenzó ahí a sumar nuevas ocasiones, de nuevo sin demasiado peligro (un centro de De la Bella al que no llegó Chory, un cabezazo flojito de Markel), fue el Krasnodar el equipo que tuvo la ocasión más clara de la segunda mitad hasta ese instante, en un mano a mano de Joazinho con disparo defectuoso.

Pero a continuación del momento de mayor pánico llegó el gol de la Real. Fue en otra subida de De la Bella, cuyo centro despejó la defensa no demasiado bien para que el balón cayera en los pies de Xabi Prieto y éste hiciera el 1-0 con un disparo ajustado al poste izquierdo de Sinitsyn. El capitán sigue sumando, haciendo historia y, con este gol, siendo ya el máximo goleador en activo de la Real. Para entonces, Arrasate ya había movido el banquillo. Zurutuza y Granero entraron al campo por Pardo y Chory, junto con Canales probablemente los más flojos del equipo, y se notó para bien. Añadiendo la tranquilidad que dio el gol, la Real jugó unos buenos minutos finales, sin conceder ni una sola ocasión al Krasnodar y jugando con inteligencia una eliminatoria europea en la que resulta vital no encajar en casa para que jugar fuera sea más cómodo. Y pudo ampliar el marcador, ya con un peligroso Vela sobre el campo que recibió una gran ovación de Anoeta en su reaparición. Las mejores ocasiones fueron ya en el descuento, con un cabezazo de Elustondo al larguero a la salida de un córner y un centro chut de Zaldua que dio al arquero ruso más problemas de los debidos.

La Real solventó el duelo con más facilidad de la que algunos aventuraban y se encontró con un rival muy por debajo del nivel que había mostrado en sus anteriores partidos oficiales. Pero algo haría bien la Real si ésta es la primera derrota del Krasnodar en la temporada, con nueve partidos ya jugados. Botella medio llena o medio vacía, lo cierto es que la Real no estuvo nada mal. Concedió pocas ocasiones al rival, mostró un buen manejo en el centro del campo, velocidad puntual arriba (la jugada que acabó con remate de Chory tras una gran internada de De la Bella puede ser una buena muestra) y ganó el partido de ida de la eliminatoria sin encajar goles en casa que pueda sumar doble en un empate. Cierto que el rombo sigue en proceso de engranaje y que falta morder arriba, pero es evidente que a la Real le faltaban hasta ahora sus piezas más decisivas en ataque, que son las que tienen que hacer valer el juego de toque entre los medios de calidad (y Xabi Prieto, Canales, Pardo, Granero y Zurutuza la tienen) que quiere imponer Arrasate. Queda la vuelta y el resultado es de eliminatoria abierta, pero la Real, de momento, ya ha demostrado que es superior. Falta corroborarlo.

miércoles, agosto 20, 2014

PREVIA Real Sociedad - Krasnodar. Primera gran prueba de fuego

Celebrando el primero de los tres goles logrados en Aberdeen.
Dada la clara superioridad que la Real mostró sobre el Aberdeen, el equipo de Jagoba Arrasate afronta la primera gran prueba de fuego de la temporada (jueves, 20.30 horas, Anoeta, ETB-1 y eitb.com). El Krasnodar ruso, aún siendo un equipo desconocido para la mayoría dada su breve historia, llega a Anoeta después de no conocer la derrota en los ocho partidos oficiales que ya ha jugado y tras endosar dos marcadores de escándalo en las eliminatorias que ha superado ya en la Europa League. La Real también salió victoriosa de sus dos choques europeos ante el Aberdeen, pero sobre todo en el segundo y en la pretemporada en general ha dejado bastantes dudas en su juego. Tendrá que disiparlas mientras cumple con la necesidad de eliminar al Krasnodar para que la penitencia de dos eliminatorias previas en verano a la que se castigó con su mal conclusión de la pasada Liga no tenga efectos nocivos en la presente temporada. Ya no cuenta la mala suerte en el sorteo, que la ha habido, ya sólo importa acometer el reto y superarlo.

Habrá que esperar a la leve sesión de este jueves por la mañana para conocer la lista de 18 jugadores con los que Arrasate afrontará el tercer partido europeo de la temporada. Da la impresión de que lo que ha hecho el técnico realista es ganar tiempo para saber con exactitud si sus dos jugadores dudosos, Zurutuza y Vela, están en condiciones de regresar al equipo, aunque sea para ocupar una plaza en el banquillo. Los tres  que son baja segura para el primer choque ante el Krasnodar son Ansotegi, Gaztañaga y Finnbogason. De esta forma, si Zurutuza y Vela estuvieran en condiciones de participar, Arrasate tendría que descartar a dos jugadores más. Estrada y Cadamuro, que no cuentan (en el caso del primero, agrava todavía más que no se hayan dado explicaciones a su renovación cuando todo el mundo daba por hecho que saldría del club), tienen todas las papeletas. Si Arrasate decide contar con alguno de los potrillos que ha estado con el primer equipo en pretemporada, habrá que sumar más nombres.

En la rueda de prensa de este miércoles, el técnico realista sólo dio dos pistas sobre el once que dispondrá sobre el césped de Anoeta para medirse al Krasnodar. La primera, la titularidad en la portería de Zubikarai por delante de Rulli. La segunda, que el equipo se parecerá mucho al que jugó los dos encuentros ante el Aberdeen pero no será exactamente igual. Se da por seguro que en la defensa serán titulares Zaldua y De la Bella en los laterales e Iñigo Martínez en el centro. Mikel González y Elustondo, que fue quien jugó ante los escoceses, se disputan la otra plaza. Markel estará por delante y lo más seguro es que Pardo y Granero formen con él el centro del campo. A la espera de ver qué sistema escoge Arrasate para el partido y con la duda de si Vela está para ser titular, algo que no parece probable pues no ha disputado un solo minuto en pretemporada, Xabi Prieto, Canales y Chory Castro parecen pugnar por dos plazas, dejando el ataque para Agirretxe.

Para llegar a esta eliminatoria, la Real superó en la anterior ronda previa al Aberdeen por un global de 5-2, siendo el resultado en Anoeta de 2-0, goles de Zurutuza y Canales. Ese es, por el momento, el único choque oficial que ha jugado el equipo txuri urdin en lo que llevamos de temporada. El Krasnodar ruso, en cambio, ya ha jugado bastantes más encuentros, europeos y nacionales, y aún no conoce la derrota. En las dos rondas previas de la Europa League que ha superado venció en los cuatro partidos. Primero superó al Sillamäe por un resultado global de 9-0, 0-4 en el encuentro jugado lejos de Rusia, y después superó al Diósgyör por un total de 8-1, 1-5 en el partido que jugó como visitante. En la Liga rusa, tras ocupar la cuarta posición en la temporada 2013-2014, el rival realista ya ha disputado cuatro jornadas en esta campaña, y ocupa la sexta posición, ganando dos partidos, uno de ellos 0-1 como visitante ante el CSKA, y empatando otros dos, ambos a domicilio, 0-0 ante el Lokomotiv y 1-1 ante el Ural.

Será la primera vez que Real Sociedad y Krasnodar se enfrenten. Sólo un equipo ruso había visitado previamente al conjunto txuri urdin en competiciones europeas. Fue el Dinamo de Moscú en la Copa de la UEFA de la temporada 1998-1999. El 3-0 que logró la Real en el encuentro de vuelta, el disputado en Anoeta, con dos goles de Kovacevic y uno de De Paula, sigue siendo la mayor goleada lograda como local del equipo donostiarra en torneos continentales. El historial de la Real en la menor de las competiciones de la UEFA, antes Copa de la UEFA y ahora Europa League, es de 18 eliminatorias. Los partidos jugados en casa arrojan un saldo positivo de trece victorias, tres empates y sólo dos derrotas, la última de ellas en el lejano 1976, el 1-3 que logró el Liverpool en el partido en el que debutó Arconada con la camiseta txuri urdin. Con el 2-0  al Aberdeen, suma ya nueve victorias consecutivas en casa en esta competición, ocho con la denominación de Copa de la UEFA y una como Europa League.

domingo, agosto 17, 2014

La Real necesita dos centrales recuperadores

Mikel e Iñigo, celebrando un gol del primero al Racing.
Si hay un dato que muestra claramente las diferencias entre la Real de la temporada 2012-2013, la que entrenada por Philippe Montanier alcanzó la cuarta posición y el acceso a la Champions League, y la de la campaña 2013-2014, la primera de Jagoba Arrasate en el banquillo, ese es el de los balones recuperados. Aunque al hablar de esta estadística lo que viene a la cabeza de forma más inmediata es el centro del campo y la necesaria reconstrucción del juego realista por la fuga de Asier Illarramendi al Real Madrid, lo cierto es que la clave para la Real en esa faceta ha estado en el centro de la defensa. Y eso incide en un debate que está muy candente en esta pretemporada ya finalizada, el de la necesidad o no de fichar un central, porque ahí radicó una de las claves menos valoradas de la Real que tocó el cielo. La categoría de Iñigo Martínez no está en duda, pero quizá no se valoró suficientemente bien la extraordinaria temporada de Mikel González como pilar del equipo.

Pero vayamos a los números. La Real, en la Liga 2013-2014, robó 2.505 balones y ocupó el decimosexto lugar de la competición en ese ránking, superando sólo a Granada, Celta, Almería y Levante, es decir, los tres equipos que acabaron la temporada justo por encima del descenso y el décimo clasificado, muy lejos de la mayoría de sus rivales directos en la lucha por Europa (el Athletic, de hecho, lideró esa clasificación y el Villarreal fue sexto). Sin embargo, en la temporada 2012-2013 la Real ocupó el séptimo puesto de esta clasificación, con 2.703 balones recuperados, codeándose en ésta con el Barcelona (2.760) o superando al Real Madrid (2.547). El Valencia, que fue su rival por la Champions League hasta el final, no pasó del undécimo puesto en las recuperaciones y el Málaga, que fue también fue oponente por la gloria europea hasta alcanzar las tres cuartas partes del campeonato, fue decimocuarto.

Pero yendo al papel individual de los centrales se entiende aún mejor su importancia. La pasada temporada, Iñigo Martínez fue el octavo jugador de la Liga que más balones robó, con 335. En el año de la cuarta plaza, fue tercero con diez robos más, pero es que Mikel González también entró en el top 10 de recuperadores, llegando a la séptima posición con 327. Dicho de otra forma, el papel de Iñigo Martínez en la interrupción de jugadas del rival se ha mantenido al mismo nivel, pero la Real ha acusado que su pareja de centrales no haya actuado al mismo nivel que un año antes. Mikel, que arrancó la temporada lesionado, apenas fue titular en 20 partidos de Liga, cuando en la anterior llegó a los 34. Al centro de la defensa le faltó la estabilidad y el nivel que sí tuvo un año atrás. Ansotegi, tercer central de la plantilla, actuó en sólo siete encuentros de la temporada 2012-2013 y sus presencias ligueras llegaron hasta las 24 la pasada campaña. El cuarto central, Cadamuro, que en realidad ya no cuenta, tuvo un papel marginal en las dos temporadas, e incluso en el pasado mes de enero fue cedido al Mallorca, donde estuvo lejos de triunfar.

El director deportivo, Loren Juarros, ya ha dado la plantilla por cerrada. El club quiere que quien complete la nómina de centrales sea Elustondo. Jagoba Arrasate, que parecía dispuesto a seguir ese camino y le alineó en el centro de la zaga en los dos primeros partidos europeos ante el Aberdeen y en el último amistoso ante el Eibar, sembró dudas al colocarle de nuevo en el centro del campo en los dos partidos de la gira inglesa, incluso cuando ante el Chelsea Ansotegi se lesionó al poco de comenzar el partido y le sustituyó por Mikel González para acompañar a Iñigo Martínez. Lo cierto es que Elustondo ya jugó como central de emergencia con Montanier, en el partido ante el Celta en Vigo, en el que además marcó un gol a la salida de un córner. Aún así, sigue pareciendo una decisión arriesgada la de su reconversión a central para dar fortaleza de nuevo a la línea de zagueros porque es un jugador que, si algo no ha tenido en los últimos años, es estabilidad. En las cuatro temporadas disputadas desde que la Real volvió a Primera, Elustondo no ha superado los 20 partidos de Liga fundamentalmente por sus lesiones. Y la Real necesita dos centrales en forma y recuperadores.

jueves, agosto 14, 2014

La Real fue el equipo 2013-2014 que más disparó con la zurda y el que menos con la diestra

Como cada año, la publicación de la Guía Marca permite analizar, con sus completos datos, algunos aspectos que durante la temporada 2013-2014 han podido quedar algo desapercibidos. Y hay una estadística muy curiosa para empezar: la Real es el equipo que más disparos a puerta realizó con la pierna izquierda de alguno de sus jugadores, 278, y el que menos hizo con la derecha, 114. El dato no es una sorpresa, puesto que la Real acumuló zurdos en sus alineaciones. De hecho, sólo Messi disparó más con su pierna izquierda (126) que los dos zurdos más importantes de la Real de la pasada campaña, Griezmann (74) y Vela (70). Griezmann fue, de hecho, el tercer jugador que más remató de la Liga (110), detrás de Cristiano Ronaldo (213) y Messi (159).

La importancia de Vela en el ataque txuri urdin fue superlativa y varios datos avala esa afirmación que pocos realistas pondrán en duda. Su efectividad en el remate con la pierna izquierda (del 20 por ciento) es la mejor del top ten de rematadores, superior a la de Messi (17,5 por ciento) o Bale (16,9). Las once asistencias que le contabiliza el diario le colocan como el cuarto mejor pasador de la Liga, por detrás de las 17 de Di María y las 12 de Susaeta y Koke. La Real convirtió en goles el 15,1 por ciento de los pases de esa naturaleza que dio su estrella. Y Vela fue el jugador txuri urdin que más jugadas protagonizó en el interior del área, el noveno de la Liga, igualando las 44 que hicieron por ejemplo Bale y Giovanni, aunque muy lejos de las 85 que hizo Diego Costa, líder de esta ránking.

Pero hay más. Vela fue el jugador de la Liga que más faltas sufrió, nada menos que 137, muy por encima de las 113 de su inmediato perseguido, Diego Costa. Pero es que el mexicano de la Real también es el jugador que más tarjetas amarillas y rojas provocó en sus rivales. Fueron 30 las amonestaciones y dos las expulsiones. Hay un salto importante entre la estadística de Vela en ese sentido y la de la Real como conjunto. Aún liderando el jugador la estadística individual, el equipo fue el noveno de la Liga en infracciones sufridas (543, una cada 14,3 minutos). La brecha se nota menos en las tarjetas amarillas, siendo la Real el tercero de los veinte con 114, por detrás de las 118 del Levante y las 115 del Athletic. En cuanto a las tarjetas rojas, los realistas sólo se beneficiaron de seis expulsiones rivales, menos que otros seis equipos de Primera.

Que la Real no es un equipo excesivamente fuerte y presionante se puede ver en varias estadísticas. Sobre todo en las que tienen que ver con las infracciones. Con apenas 447, el txuri urdin fue el tercer equipo que menos faltas cometió, por detrás de Real Madrid (444) y Barcelona (423). Con este número, no es de extrañar que la Real fuera, junto con el Villarreal, el equipo que menos partidos de sanción acumuló, sólo ocho; que fuera el segundo que menos tarjetas amarillas vio (76, las mismas que el Real Madrid y tres más que el Barcelona); y el que menos expulsiones sufrió (sólo una, las mismas que el Barça). El jugador que más faltas hizo fue Markel, con 53, pero se quedó en el 25º lugar de la competición, muy lejos de las 96 de David Barral. Y aunque se habló mucho de un equipo físicamente fundido, que lo fue en el tramo final del campeonato, eso no se notó en los partidos sueltos. La Real marcó más goles en las segundas partes (37) que en las primeras (25), y encajó prácticamente los mismos (27 antes del descanso, 28 después).

Los penaltis también penalizaron bastante a la Real. Sólo tuvo dos a favor, los dos transformados por Vela, y apenas superó a un equipo en este ránking, el Osasuna, que no disfrutó de ninguno. En cambio, fue castigada con siete penas máximas, de las cuales seis acabaron en gol, y alcanzó la séptimo posición en esta tabla, superada por cuatro equipos que lucharon por la permanencia (los diez del Granada, los ocho de Almería, Betis y Levante) y sólo dos de sus rivales europeos, el Sevilla (el único que acabó por encima de la Real en la clasificación, en quinta posición) y el Valencia, ambos con ocho. Los postes colaboraron aceptablemente con el equipo txuri urdin. Hasta quince disparos de sus rivales chocaron contra la madera (superados sólo por los 16 palos que recibió el Levante), aunque diez de los realistas también corrieron la misma suerte (lejos de los 20 del Barcelona y en séptima posición del campeonato).

Hay un dato que explica en parte por qué el txuri urdin fue el séptimo equipo que más goles encajó (55), y es que el realista es el decimosexto de la Liga en la estadística de recuperaciones de balón, con apenas 2.505, 65,9 por partido, y muy lejos de los 2.930 y 77,1 por partido del Athletic, que lidera esa tabla. El realista que más balones robó fue Iñigo Martínez, con 335, entrando en el octavo lugar de la Liga. La Real no destacó ni provocando fueras de juego a sus rivales (undécimo, con 81) ni en caer en esa infracción del reglamento (duodécimo, con 80). Y aún siendo el sexto equipos más goleador del campeonato liguero, la Real no sobresalió en sus centros al área. Como conjunto, fue el noveno, y su mayor centrador, a pesar de haber jugado sólo 24 partidos, fue Carlos Martínez, que intentó colocar 103 pases de peligro, en el puesto número 47 del campeonato y muy lejos de los 342 que envió Susaeta.

Como es bien sabido, la Real protagonizó otra temporada en blanco en lo que se refiere a libres directos. Lo que no es tan conocido es que uno de sus jugadores se aupó hasta el cuarto lugar de los lanzadores. Griezmann lanzó nada menos que 18 golpes franco y, obviamente, no marcó ninguno. Para encontrar un jugador que disparara un elevado número de ocasiones sin anotar al menos uno hay que ir hasta los 12 lanzamientos de Parejo. Según los datos de Marca, Real y Barcelona son los equipos más beneficiados por los goles en propia puerta, con cuatro a favor cada uno. Sin embargo, dos de ellos dejan dudas. El que cuentan como obra de Song en la visita del Barcelona a Anoeta tuvo remate previo de Elustondo y el de Damián con el Elche forma parte del hat trick que logró Griezmann aquel día.

martes, agosto 12, 2014

Todos los vídeos históricos de la Real Sociedad en el canal de Youtube

Desde junio de 2013 está abierto este canal de Youtube para recoger vídeos de resúmenes de partidos de la Real Sociedad a partir de la temporada 1987-1988, vídeos que en su gran parte se grabaran en aparatos analógicos y que, por eso mismo, no son tan fáciles de localizar. Como en el canal aparecen según el orden en el que fueron subidos a Youtube, en este listado se podrán encontrar por temporada, para que su accesibilidad sea mayor y más sencilla. Cada vez que haya un vídeo nuevo en el canal se actualizará este listado para que todos los realistas que os lo guardéis en favoritos podáis siempre localizar ese partido que os hace especial ilusión recordar. Y, por supuesto, podéis dejar en los comentarios cualquier sugerencia que tengáis. A partir de 1987, cualquier partido. La idea es llegar a recorrer todos los grandes momentos que la Real ha vivido hasta la temporada del descenso a Segunda, la 2006-2007, ya que a partir de ahí es mucho más fácil encontrar resúmenes. Por orden cronológico y por competición, estos son todos los resúmenes que ya están subidos.

· 1987-1988
Liga
Jornada 5. Español 0 - Real Sociedad 4.
Jornada 7. Athletic 1 - Real Sociedad 4.
Jornada 10. Real Sociedad 1 - Mallorca 0.
Jornada 13. Betis 1 - Real Sociedad 3.
Jornada 14. Real Sociedad 4 - Barcelona 1.
Jornada 16. Real Sociedad 2 - Cádiz 1.
Jornada 19. Real Sociedad 3 - Sporting 0.
Jornada 21. Osasuna 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 24. Real Sociedad 1 - Español 0.
Jornada 25. Valencia 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 27. Atlético de Madrid 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 28. Real Sociedad 1 - Sabadell 0.
Jornada 37. Real Sociedad 2 - Real Madrid 2.
Copa
Octavos de final, vuelta. Real Sociedad 4 - Sporting 0.
Cuartos de final, vuelta. Real Sociedad 3 - Atlético de Madrid 1.
Semifinales, ida. Real Sociedad 1 - Real Madrid 0.
Semifinales, vuelta. Real Madrid 0 - Real Sociedad 4.
Recopa
Primera eliminatoria, vuelta. Slask Wrocalw 0 - Real Sociedad 2.
Otros
Homenaje a Javier Sagarzazu.

· 1988-1989
Liga
Jornada 3. Real Madrid 2 - Real Sociedad 2.
Jornada 7. Murcia 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 8. Real Sociedad 4 - Celta 2.
Jornada 10. Real Sociedad 1 - Athletic 0.
Jornada 38. Real Sociedad 2 - Sporting 1.
Copa de la UEFA
1ª ronda, ida. Real Sociedad 2 - Dukla de Praga 1.
1ª ronda, ida. Dukla de Praga 3 - Real Sociedad 2.
Octavos de final, ida. Real Sociedad 1 - Colonia 0.
Octavos de final, vuelta. Colonia 2 - Real Sociedad 2.

· 1989-1990
Liga
Jornada 6. Real Sociedad 2 - Castellón 0.
Jornada 8. Real Sociedad 2 - Barcelona 2.
Jornada 10. Real Sociedad 2 - Real Madrid 1.
Jornada 17. Real Sociedad 2 - Cádiz 0.
Jornada 18. Málaga 0 - Real Sociedad 2.
Jornada 26. Real Sociedad 2 - Mallorca 0.
Copa
Octavos de final, vuelta. Real Sociedad 3 - Sabadell 2 (6-5).
Cuartos de final, vuelta. Barcelona 3 - Real Sociedad 3.

· 1990-1991
Liga
Jornada 34. Real Sociedad 2 - Atlético de Madrid 1.
Jornada 35. Barcelona 1 - Real Sociedad 3.

· 1991-1992
Liga
Jornada 6. Real Sociedad 3 - Valencia 1.
Jornada 10. Real Sociedad 2 - Athletic 0.
Jornada 18. Real Sociedad 1 - Mallorca 0.
Jornada 20. Real Sociedad 2 - Barcelona 1.
Jornada 22. Real Sociedad 2 - Oviedo 1.
Jornada 25. Valencia 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 26. Real Sociedad 1 - Tenerife 0.
Jornada 30. Real Sociedad 2 - Sevilla 1.
Jornada 32. Real Sociedad 2 - Real Madrid 2.
Jornada 38. Real Sociedad 1 - Español 1.

· 1992-1993
Liga
Jornada 3. Albacete 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 19. Real Sociedad 2 - Barcelona 2.
Jornada 22. Real Sociedad 2 - Albacete 1.
Jornada 24. Real Sociedad 1 - Valencia 0.
Jornada 25. Logroñés 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 26. Real Sociedad 1 - Athletic 0.
Jornada 28. Real Sociedad 4 - Español 1.
Jornada 30. Real Sociedad 1 - Oviedo 0.
Copa
Cuartos de final, vuelta. Real Sociedad 4 - Real Madrid 1.
Otros
Agur Atotxa.

· 1993-1994
Liga
Jornada 2. Real Sociedad 2 - Zaragoza 2.
Jornada 5. Deportivo 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 7. Atlético de Madrid 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 8. Real Sociedad 2 - Racing 0.
Jornada 16. Real Sociedad 2 - Real Madrid 0.
Jornada 20. Real Sociedad 2 - Barcelona 1.
Copa
5ª eliminatoria, ida. Real Sociedad 3 - Sevilla 3.
Otros
Inauguración de Anoeta. Real Sociedad 2 - Real Madrid 2.

· 1994-1995
Liga
Jornada 13. Real Sociedad 1 - Real Madrid 1.
Jornada 14. Logroñés 0 - Real Sociedad 4.
Jornada 15. Real Sociedad 2 - Albacete 0.
Jornada 19. Real Sociedad 2 - Español 0.
Jornada 22. Real Sociedad 3 - Atlético de Madrid 1.
Jornada 24. Real Sociedad 5 - Tenerife 2.
Jornada 33. Real Sociedad 6 - Logroñés 0.
Jornada 35. Real Sociedad 5 - Athletic 0.

· 1995-1996
Liga
Jornada 6. Real Sociedad 2 - Deportivo 1.
Jornada 9. Zaragoza 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 10. Real Sociedad 2 - Rayo Vallecano 1.
Jornada 14. Real Sociedad 1 - Barcelona 1.
Jornada 15. Valencia 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 17. Salamanca 3 - Real Sociedad 3.
Jornada 19. Albacete 3 - Real Sociedad 5.
Jornada 22. Real Sociedad 1 - Atlético de Madrid 0.
Jornada 24. Real Sociedad 1 - Sevilla 0.
Jornada 26. Real Sociedad 3 - Celta 1.
Jornada 29. Mérida 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 36. Real Sociedad 5 - Valencia 2.

· 1996-1997
Liga
Jornada 6. Athletic 1 - Real Sociedad 3.
Jornada 22. Sevilla 2 - Real Sociedad 3.
Jornada 25. Real Sociedad 2 - Barcelona 0.
Jornada 37. Real Sociedad 2 - Racing 0.
Jornada 40. Real Sociedad 3 - Tenerife 0.

· 1997-1998
Liga
Jornada 2. Real Sociedad 1 - Racing 0.
Jornada 4. Real Sociedad 3 - Valladolid 0.
Jornada 6. Real Sociedad 2 - Celta 1.
Jornada 7. Oviedo 0 - Real Sociedad 5.
Jornada 10. Real Sociedad 2 - Espanyol 0.
Jornada 14. Real Sociedad 5 - Compostela 1.
Jornada 17. Real Sociedad 2 - Sporting 1.
Jornada 20. Real Sociedad 2 - Barcelona 2.
Jornada 22. Real Sociedad 4 - Real Madrid 2.
Jornada 23. Valladolid 0 - Real Sociedad 4.
Jornada 29. Espanyol 0 - Real Sociedad 3.
Jornada 33. Compostela 1 - Real Sociedad 3.
Copa
2ª ronda, vuelta. Real Sociedad 4 - Xerez 2.

· 1998-1999
Liga
Jornada 9. Real Sociedad 3 - Athletic 1.
Jornada 14. Real Madrid 3 - Real Sociedad 2.
Jornada 15. Real Sociedad 2 - Celta 0.
Jornada 17. Real Sociedad 4 - Salamanca 0.
Jornada 23. Real Sociedad 3 - Atlético de Madrid 2.
Jornada 31. Real Sociedad 2 - Racing 0.
Jornada 33. Real Sociedad 3 - Real Madrid 2.
Copa de la UEFA
Octavos, ida. Real Sociedad 2 - Atlético de Madrid 1.

· 1999-2000
Liga
Jornada 1. Sevilla 2 - Real Sociedad 2.
Jornada 2 - Real Sociedad 4 - Atlético de Madrid 1.
Jornada 11. Real Sociedad 3 - Valladolid 0.
Jornada 13. Real Sociedad 2 - Numancia 1.
Jornada 21. Atlético de Madrid 1 - Real Sociedad 1.
Jornada 25. Real Sociedad 2 - Zaragoza 1.
Copa
1ª ronda, vuelta. Real Sociedad 0 - Logroñés 1.

· 2000-2001
Liga
Jornada 37. Athletic 1 - Real Sociedad 3.

· 2001-2002
Liga
Jornada 9. Real Sociedad 2 - Osasuna 1.
Jornada 11. Espanyol 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 14. Real Sociedad 2 - Valencia 0.
Jornada 18. Real Sociedad 6 - Valladolid 0.
Jornada 23. Real Sociedad 2 - Villarreal 1.
Jornada 36. Real Sociedad 3 - Real Madrid 0.

· 2002-2003
Liga
Jornada 1. Real Sociedad 4 - Athletic 2.
Jornada 3. Real Sociedad 3 - Betis 3.
Jornada 8. Villarreal 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 10. Real Madrid 0 - Real Sociedad 0.
Jornada 12. Real Sociedad 2 - Barcelona 1.
Jornada 13. Sevilla 0 - Real Sociedad 1.
Jornada 17. Valencia 2 - Real Sociedad 2.
Jornada 18. Real Sociedad 1 - Celta 0.
Jornada 19. Atlético de Madrid 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 25. Real Sociedad 3 - Alavés 1.
Jornada 27. Real Sociedad 2 - Villarreal 2.
Jornada 31. Real Sociedad 4 - Real Madrid 2.
Jornada 32. Real Sociedad 5 - Rayo 0.
Jornada 33. Mallorca 1 - Real Sociedad 3.
Jornada 35. Málaga 0 - Real Sociedad 2.
Jornada 38. Real Sociedad 3 - Atlético de Madrid 0.

· 2003-2004
Liga
Jornada 18. Málaga 1 - Real Sociedad 2.
Jornada 21. Celta 2 - Real Sociedad 5.
Jornada 38. Real Madrid 1 - Real Sociedad 4.

2004-2005
Liga
Jornada 8. Real Sociedad 2 - Mallorca 1.
Jornada 9. Numancia 0 - Real Sociedad 2.
Jornada 12. Real Sociedad 3 - Athletic 2.
Jornada 17. Málaga 1 - Real Sociedad 5.
Copa
Primera ronda. Burgos 1 - Real Sociedad 3.

domingo, agosto 10, 2014

Xabi Prieto, la leyenda sigue creciendo

La obra de arte a lo Panenka de Prieto en Aberdeen.
Al margen de lo que cada aficionado piense del juego de Xabi Prieto o del momento actual de su carrera tras la mala temporada pasada que firmó, lo que resulta indudable es que poco a poco el capitán realista sigue haciendo que sus números sigan configurando un camino que le acerca a la leyenda. Además de ser de lo poco destacado de la actuación de la Real en el partido de vuelta de la eliminatoria previa de Europa League ante el Aberdeen, sus dos goles en el encuentro, los primeros que marca en competición europea, son buena muestra de la importancia que está cobrando el capitán txuri urdin en la historia del club.

Y es que, gracias a esos tantos, Xabi Prieto es el único jugador en la más que centenaria historia de la Real que puede presumir de haber marcado dos goles en al menos un partido de Primera, de Segunda, de Copa y de competición europea. Incluyó la Primera División en esa estadística ya en el día en el que se estrenó como goleador en la Real, en la última jornada de la temporada 2003-2004, en el 1-4 en el Santiago Bernabéu en el Real Madrid. Sumó la Segunda en la sexta jornada de la campaña 2009-2010, en el 1-3 en Soria ante el Numancia. La Copa, en la primera eliminatoria que jugaron los realistas en la 2011-2012, ante el Granada, en el 4-1 con el que se cerró el partido de ida. Y ahora, con los dos tantos en Aberdeen, en el 2-3, añade el choque europeo.

El segundo de esos goles llegó desde el punto de penalti, otra obra de arte al estilo Panenka a las que nos tiene acostumbrados. En la suerte de los lanzamiento de penalti, Prieto sigue confirmándose como uno de los mejores especialistas, no ya de la historia de la Real, sino del fútbol español. Ha lanzado como profesional 23 penas máximas y ha convertido 22. En la historia de la Real, sólo tiene por delante a López Ufarte, con 28 (21 en Liga, seis en Copa y uno en Copa de la UEFA). El único fallo de Prieto fue contra el Athletic en Anoeta (0-2) en la temporada 2006-2007. En total ha anotado 17 penaltis en Primera, cuatro en Segunda y ahora uno en Europa League. Su víctima favorita, el Real Madrid, equipo al que le ha convertido cuatro lanzamientos desde los once metros. Y como portero, César recogió el balón cuatro veces desde el fondo de las mallas con tres equipos diferentes: Real Madrid, Zaragoza y Valencia.

Entre los jugadores que militan actualmente en la Real, ninguno ha marcado más goles que él con esta camiseta en partido oficial. Los dos goles en Aberdeen le permitieron igualar a 55 tantos con Agirretxe. Esos tantos le permitieron romper el empate que tenía con Antoine Griezmann en la tabla de anotadores históricos, aunque todavía tiene por detrás la acechante sombra de Carlos Vela, que ya suma 47 goles en a Real. Los tantos de Xabi Prieto se dividen en 35 en Primera División, 15 en Segunda, tres en Copa y ahora dos más en Europa League. La temporada en la que más tantos convirtió fue la 2005-2006, cuando hizo nueve, todos ellos en Liga, y la que menos la 2004-2005, donde hizo sólo uno en los 28 partidos que jugó.

Con los 376 partidos oficiales en la Real (el club incluye también en sus estadísticas los dos de la Copa Vasca de la temporada 2003-2004), sobra decir que Xabi Prieto es el jugador en activo que más ha vestido la camiseta txuri urdin, y apenas hay ya doce que hayan disputado más encuentros que él. La próxima vez que juegue, presumiblemente ante el Krasnodar, igualará los 377 de Alberto, y se meterá en el Top 10 cuando supere los 411 de Loren y los 416 de Urreisti. Para ello, tendrá que jugar 40 partidos más, algo que incluso podría conseguir esta misma temporada teniendo en cuenta que en la 2013-2014 ya disputó 47 partidos entre Liga, Copa y Champions. De esta forma, Xabi Prieto, que cumplirá 31 años el próximo día 29, tiene todavía mucho margen para hacer más grande su leyenda.

jueves, agosto 07, 2014

ABERDEEN 2 - REAL SOCIEDAD 3 Poco que celebrar

Zurutuza dejó el partido por lesión.
Cumpliendo los pronósticos, la Real estará en la próxima ronda de la Europa League, la cuarta previa, la última antes de que arranque la competición propiamente dicha. Ahí radica la principal satisfacción que deja este segundo partido oficial de la temporada, previsible dado el 2-0 del encuentro de ida, pero en realidad el choque disputado en Aberdeen deja poco que celebrar. Y es que el equipo txuri urdin ha hecho que las dudas crezcan, ha dejado a los escoceses que superaran sus propias y muy evidentes limitaciones para estar metidos en la eliminatoria hasta el minuto 85 y sólo al final ha maquillado también en el resultado una actuación que se ha complicado por sus propios deméritos, exhibidos tanto desde el banquillo como en el campo. Puede parecer sorprendente que las conclusiones sean negativas después de una eliminatoria europea que la Real ha solventado ganando los dos partidos y con un 5-2 en el marcador global, pero el juego no ha sido nada esperanzador. Ni funciona el nuevo sistema ni los jugadores han dado el paso adelante necesario.

Y eso que Arrasate quiso mandar un mensaje claro, facilitado por la paupérrima actuación de los suplentes en Vitoria en el último partido amistoso: su once titular, a la espera de Vela, es el que jugó el encuentro del ida ante el Aberdeen. Por eso, y aunque dijo que era posible que hubiera algún cambio, decidió repetirlo. Puede que la explicación oficial a la ausencia de fútbol siga siendo que estamos en pretemporada, la falta de rodaje o las fechas en las que estamos, las más tempranas en las que la Real ha tenido que jugar nunca un partido oficial, pero los días siguen pasando y los retos van a ir creciendo. La teoría dice que el rival de la próxima eliminatoria será más duro que el Aberdeen y no se ha superado esta ronda con tanta solvencia, al menos no una derivada de los méritos propios y no del nivel del rival, como para estar tranquilos. Y la Liga está ya a la vuelta de la esquina, con dos partidos para iniciarla, en Ipurúa y en Anoeta ante el Real Madrid con la segunda previa europea entre medias, que van a colocar a la Real ante la realidad a la que va a tener que afrontar en los próximos meses.

¿Cuál es el problema de la Real? Sería fácil señalar a Jagoba Arrasate, aunque eso no agota el debate. Es evidente que su nuevo esquema, ese con el que se ganó al Barcelona la temporada pasada pero que no ha vuelto a exhibir potencial, no está dando los resultados deseados tampoco esta temporada. El centro del campo es la obsesión evidente del técnico txuri urdin y, además de cambiar el dibujo y aumentar el número de efectivos (de una línea de tres a un rombo de cuatro), también implica mucho más a los atacantes en las tareas de presión hacia atrás y de dar apoyos para la subida de todo el equipo. Finnbogason y Chory Castro, además por supuesto de Xabi Prieto en la mediapunta, fueron constantes apoyos cerca del círculo central para Pardo y Zurutuza. Pero el caso es que ni así se genera una salida de balón más fluida ni tampoco se roban demasiados balones. Ni Markel ni sus acompañantes eran capaces de frenar las jugadas de ataque del Aberdeen, que no pasaban de ser inocentes pero que acababan casi todas en los pies de Iñigo Martínez.

También es evidente que las decisiones para dar confianza a jugadores muy puntuales tampoco parecen ser las que necesita la Real. El punto más polémico sigue siendo la titularidad de Elustondo, que después de sobrevivir a las dudas y a las lesiones siempre con un elevado número de minutos en el centro del campo con la desaprobación de un cada vez mayor número de aficionados ahora será central. Es el jugador más cuestionado de la plantilla y el papel que se le ha entregado es de devolver a la zaga la confianza que perdió la temporada pasada. Como poco, es una apuesta arriesgada. Si el Aberdeen marcó dos goles, sin necesidad de que Elustondo tuviera responsabilidad directa en ninguno de los dos (y a pesar de que arrancó el partido con un claro error), es que algo sigue fallando. Y Chory Castro no termina de dar el paso adelante para sustituir a Griezmann. Será obviamente el sacrificado cuando Vela esté en condiciones de jugar, pero el uruguayo ha jugado esta eliminatoria por delante de Canales y el ex jugador del Valencia le ha superado en todo cuando ha aparecido en las dos segundas partes.

Que en la previa el Aberdeen se planteara un arranque feroz desde el primer minuto para buscar la remontada era desafiar la lógica después de lo visto en el partido de ida. Efectivamente, los escoceses no tenían capacidad para demasiado. Y eso que el partido comenzó con un susto, porque Hayes golpeó al aire en el minuto 4 en una falta bien servida desde la banda izquierda y que dejó en evidencia a la defensa de la Real. Tras un córner forzado en una jugada en la que el colegiado debió señalar fuera de juego, el Aberdeen marcó, pero lo hizo también desde posición antirreglamentaria. En el área opuesta, Finnbogason se mostró tanto como en el partido de ida... y con el mismo poco acierto de cara a la portería. En realidad, en una primera parte floja en la que la Real no supo imponerse y en la que el Aberdeen tuvo sorprendentemente más posesión de balón cuando lo único que se temía de los escoceses eran las jugadas directas, sólo brillaron algún detalle de Xabi Prieto o de Pardo (en el último minuto de esa primera mitad dejó sólo a Finnbogason con un espléndido pase, pero el islandés remató al cuerpo del puerto).

Para cuando todo eso estaba sucediendo la Real ya estaba delante en el marcador. Y lo hizo con una vieja reivindicación de muchos: aplicar a los córners la notoria superioridad de Xabi Prieto de cabeza en los envíos largos. Pardo puso un balón perfecto desde la esquina izquierda del ataque realista y la peinada del capitán, que se estrenó así como goleador en competición europea en un justo premio a su trayectoria como txuri urdin. La eliminatoria estaba resuelta con ese gol, porque resultaba prácticamente imposible que los escoceses, que para entonces seguían sin haber disparado entre los tres palos de Zubikarai, metieran cuatro goles. Para ver esa primera parada del portero realista hubo que esperar casi hasta el minuto 40, con lo que el Aberdeen sumó casi 130 minutos de eliminatoria sin poner un balón en la portería. Lo curioso es que no le hizo falta más que un segundo intento para empatar el partido. Tras varios rebotes y una defensa calamitosa en la que todo falló y en la que Iñigo Martínez ya sacó un primer balón bajo palos, Pawlett hizo que el balón llegara hasta el fondo de las mallas.

Con un inesperado empate al descanso, el entusiasmo era lo único que le quedaba al Aberdeen, pero la Real decidió contribuir con unos minutos horribles nada más comenzar la segunda mitad. El partido comenzaba a ser tan disparatado que el árbitro se sumó a la fiesta perdonando una tarjeta roja evidente por una patada bastante poco noble de Hayes a Zaldua. Con el habitual juego fuerte británico, el partido ya se había cobrado la baja de Zurutuza, que tras una fuerte entrada tuvo que dejar su puesto a Granero ya en la primera mitad. Y el panorama se puso bastante más desagradable cuando el Aberdeen hizo el 2-1 en un centro desde la izquierda, Zubikarai midió mal y no pudo impedir el remate de Reynolds. Para colmo, en esa jugada se lesionó Finnbogason, una luxación en el hombro que le tendrá varias semanas sin jugar. Qué hacía en esa zona del campo puede sumarse al desasosiego táctico que transmitió la Real durante buena parte del encuentro. El caso es que Agirretxe saltó al campo y estuvo a punto de marcar en el primer balón que tocó, tras un sensacional pase de Prieto, otra de las pinceladas con las que mostró su calidad.

Esta vez sí, Arrasate reaccionó con rapidez al naufragio de su equipo y agotó los cambios con media hora por delante, incluso antes de que el Aberdeen moviera ficha por primera vez, colocando sobre el césped a un Canales que ya demostró en la ida que merece la etiqueta de titular y que fue el responsable directo de la victoria también en este segundo encuentro. Fue salir él al campo y la zona de peligro se trasladó de la frontal del área de Zubikarai a la portería de Langfield. Primero, condujo el balón sobre la frontal para dejar solo a Pardo, que disparó fuera. Después fue él mismo quien probó fortuna con un disparo lejano y finalmente falló a puerta vacía una ocasión que debía ser gol sí o sí. Pero con más o menos acierto, era Canales el protagonista de todas las jugadas de ataque de la Real, que volvía a estar más cerca del gol del empate que el Aberdeen del tercero. El 2-2 llegó gracias a un penalti cometido sobre De la Bella que Xabi Prieto convirtió con su habitual maestría a lo Panenka. Era el minuto 85. Y todavía hubo tiempo para que Markel, de cabeza, hiciera el 2-3 de forma espectacular y tras un no menos brillante envío de Canales.

La Real tenía que pasar la eliminatoria y la ha pasado. Tenía en realidad que ganar también el segundo partido, dada la enorme diferencia de potencial con el equipo escocés, y lo ganó. Pero este choque de vuelta ha dejado señales preocupantes. Hay que insistir en que lo fácil, aunque sea justo, es señalar a Arrasate, pero los jugadores no se pueden escudar en el sistema o en su técnico. Hoy era un día para dar un paso adelante y nadie lo dio. Entre otros, Pardo no manda como sabe, Finnbogason no ha justificado aún los motivos de su fichaje más que con algunos movimientos y posiciones, Chory no ha retado al técnico para que se atreva a dejarle en el once y a Granero todavía se le espera. Y si a eso añadimos que la Real no ha ganado ni en defensa ni en el centro del campo con los movimientos tácticos, y que un equipo tan flojo como el Aberdeen ha sido capaz de meterle dos goles, las buenas noticias se circunscriben al resultado de los dos partidos, al trabajo de los dos laterales, que de momento parecen ser los que mejor están entendiendo sus nuevos roles, y a Canales, que ya ha confirmado con creces su papel de revulsivo y exige con fútbol un hueco en el once. Incluso así, la Real sigue adelante y espera ya rival en el sorteo de este viernes.