lunes, diciembre 22, 2014

La Real cierra el primer año de la temporada sin ganar fuera por segunda vez en veinte años

Celebrando el primer triunfo a domicilio de la 2006-2007.
Se acaba el 2014 futbolístico y la Real lo ha cerrado con un registro triste que evidencia la mediocre competición que está protagonizando: sin conseguir un triunfo a domicilio en este primer año de la Liga 2014-2015. No es un registro que le sea ajeno al equipo txuri urdin a lo largo de su historia, pues es la 23ª ocasión en que lo firma, pero sí es algo que en las últimas décadas había conseguido desterrar. De hecho, sólo es la segunda vez que le sucede en las dos últimas décadas, y el único precedente no es el mejor para aportar un grado de tranquilidad a la presente temporada. Y es que cuando logró tan pobre resultado como visitante fue en la campaña 2006-2007, la que finalizó con el traumático descenso a Segunda División tras 40 años consecutivos en Primera. Entonces tuvo que esperar hasta el mes de abril para conseguir su primera victoria lejos de Anoeta, 0-1 en Sevilla ante el Betis, en el estadio de La Cartuja (escenario del encuentro porque el Villamarín estaba clausurado) y con gol de Garrido. Fue el decimoquinto partido liguero como visitante, y en los catorce anteriores sumó ocho derrotas y seis amptes.

La Real que arrancó bajo las órdenes de Jagoba Arrasate y ahora está en las de David Moyes acumula ya ocho partidos como visitante sin ganar, las derrotas ante Eibar (1-0), Sevilla (1-0), Espanyol (2-0) y Villarreal (4-0) y los empates ante Celta (2-2), Córdoba (1-1), Deportivo (0-0) y Levante (1-1). Siendo un registro infame, aún está lejos de alcanzar las peores rachas de su historia a domicilio y en una misma temporada, que llegan hasta los quince partidos de la mencionada 2006-2007 y los que sumó en las 1959-1960, 1967-1968 y 1968-1969. En esos tres casos se trata de todos los partidos de la Liga, que cerró sin victorias a domicilio, puesto que entonces la competición la formaban 16 equipos. En la 59-60 sumó dos empates, en la 67-68 fueron tres y en la siguiente campaña llegó hasta los seis. La Real tampoco consiguió ganar ningún partido a domicilio en las temporadas 1929-1930, 1933-1934 (ambas con diez equipos) y 1941-1942 (con catorce), además de una campaña en Segunda División, la 1935-1936 (con ocho equipos en su grupo).

El fútbol ha cambiado mucho y el nivel de dificultad para ganar a domicilio es uno de los factores que con más claridad marca el desarrollo del fútbol, ya que ahora es mucho más fácil que antes sacar tres puntos lejos del estadio propio. Tanto es así para la Real, que de esas 23 ocasiones en que la Real cerró el primer año liguero sin ganar fuera de casa, nada menos que 19 tuvieron lugar antes de los años 80. Desde entonces, tan nefasta racha sólo se ha producido en este 2014, en el 2006 de infausto recuerdo y en las dos temporadas consecutivas, la 1990-1991 y la 1991-1992, cuando se consiguió el primer triunfo lejos de Atotxa en el decimotercero y en el noveno partido, con un 2-3 nada menos que en el Santiago Bernabéu y un 0-1 al Burgos respectivamente. Si la Real no gana en su siguiente salida, en Granada, ya sólo quedarán nueve temporadas en las que se consiguió la primera victoria a domicilio más tarde. Y hay que insistir en que nada menos que en seis de ellas no llegó a celebrar ningún triunfo lejos de campo.