domingo, octubre 17, 2010

LEVANTE 2 - REAL SOCIEDAD 1 75 minutos inexplicables, 15 minutos insuficientes

Dos partidos ha jugado hoy la Real. El primero ha durado 75 minutos y ha sido el peor no de esta temporada, no de la era de Martín Lasarte, sino en muchos, muchos, muchos años. Y se han visto partidos muy malos a la Real ante rivales realmente lamentables. Los últimos 15 minutos, ya con 2-0 para el Levante en el marcador, fueron lo que tendría que haber sido el partido, lo que se esperaba de una Real que tenía que reaccionar fuera de casa. Pero 15 minutos no pueden ser suficientes. No lo han sido hoy y no lo pueden ser para un equipo como la Real. Los 75 primeros minutos han pesado mucho. Y mucho se puede criticar al equipo por ellos. Muchísimo. Todos los calificativos negativos que puedan venir a la cabeza son aplicables a lo que ha hecho hoy el equipo de Lasarte en ese larguísimo, interminable y horrendo primer parcial del encuentro. Todos. Ý todos serían justos, individual y colectivamente. Por encima de todo, lo que se puede decir es que es inexplicable lo que ha hecho la Real, por mucho que al final se pudiera traer el empate de Valencia. Si era un partido para demostrar que se aprende de los errores, la Real lo que ha hecho es reafirmar el carácter crónico de los errores cometidos. Hoy la camiseta txuri urdin se ha arrastrado en el cesped del Ciutat de Valencia.

Lasarte decidió sacar a dos delanteros en el once, pero la Real no jugó con dos en punta. Tamudo fue el 9 y Llorente actuó como mediapunta, dejando a Zurutuza en el banquillo, con el recuperado Griezmann por la izquierda y con los habituales para conformar el resto del equipo. Esta versión de la Real no sólo no funcionó sino que empeoró lo que ya habíamos visto fuera de Anoeta. Durante 75 minutos, el encuentro txuri urdin fue aún peor que el que jugó en el mismo escenario hace justo un año. Peor y de largo. Sólo la línea de atrás parecía querer una victoria de la Real, con un De la Bella mejor en ataque que en defensa y un Carlos Martínez incansable como siempre. Y eso que el problema no fue de actitud, sino de calidad y de técnica. Errores absurdos en los pases, pérdidas de balón difíciles de entender, jugadas de estrategia lamentablemente defendidas, huecos inabarcables en el centro del campo, desconexión absoluta con los dos atacantes y extremos desaparecidos. Llorente no ha marcado todavía y Tamudo lleva tres semanas sin hacerlo. Con esta versión de la Real, y sin personalizar por ello en los delanteros, da pena ver que Agirretxe no tiene cabida ni siquiera entre los 18 que viajan.

Con este panorama, el 0-0 podría considerarse un milagro, pero se entiende en dos factores. El primero, la suerte de Bravo con sus palos. El Levante estrelló dos balones en la portería del chileno. El segundo factor es, precisamente, el escaso juego ofensivo del equipo local, que apenas tuvo otra jugada más, al margen de estas dos, para adelantarse en el marcador. El Levante estaba haciendo un mal partido, la Real un muy mal partido y el árbitro, Teixeira Vitienes, estaba siendo todavía peor que el soporífero espectáculo de bajísima calidad que se estaba viendo en Valencia. Pero del árbitro hablaremos luego, como poco cuando quede claro que la derrota tiene como principal culpable a la Real. Tantos córners concedidos tenían que acabar como acabaron, con un gol de córner. Como dijo Lasarte en la rueda de prensa, no es el primero que recibe el equipo en jugadas de estrategia. Y no es el primero que llegue por una marca blanda e insuficiente, como lo fue la de un Diego Rivas muy por debajo de su nivel durante casi todo el partido. Aranburu, por su parte, ni existió, y es un mal muy acusado en el capitán lejos de Anoeta. Quizá haya que buscar un relevo, al menos cuando el equipo salga de San Sebastián.

El segundo gol del Levante llegó por otro de los grandes males exhibidos por el equipo sobre el césped. Xabi Prieto pierde un balón de una forma asombrosamente fácil para el centro del campo levantino y permite un pase largo (rozando el fuera de juego, no se vio en las repeticiones) y segundo gol del Levante, con Ansotegi y Bravo vendidos. Visto lo visto, es un claro motivo de durísima crítica a la Real que un equipo como el Levante, con lo poco que ha demostrado hoy, le fuera ganando 2-0 al conjunto de Lasarte, que todavía no había sido capaz de disparar entre los tres palos. Sólo De la Bella había inquietado a la grada local, y que eso suceda justo cuando Lasarte apuesta por los dos delanteros es algo digno de reflexión. Ni Mallorca, ni Osasuna, ni Levante han hecho gran cosa ante el conjunto txuri urdin, y lo cierto es que los tres han ganado clara y fácilmente a la Real. La causa no hay que buscarla en los rivales, sino en la endeble mentalidad que tiene el equipo lejos de Anoeta. O los jugadores entienden que para sumar fuera hay que jugar con la misma intensidad que se mostró contra Villarreal, Real Madrid o Espanyol, o el paso por la Primera División va a ser mucho más complicado de lo que el potencial del equipo sugiere.

Y entonces empezó el segundo partido. En el minuto 75, Xabi Prieto disparó a puerta y salvó el portero. Era el primer tiro entre los tres palos de la Real. Poco después llegó el gol de Sarpong, tras un maravilloso pase del propio Xabi Prieto (¿por qué demonios no asume la responsabilidad el 10 realista en partidos que, como éste, en apariencia parecen diseñados para él?). Llorente tuvo el 2-2. Viguera, demasiado poco tiempo sobre el césped para el canterano, también. Ansotegi tuvo una ocasión más. En apenas quince minutos, cinco llegadas claras de gol, más una sexta que anuló el árbitro pitando un fuera de juego equivocado por tres metros como poco. ¿Cómo es posible que la Real sí sea capaz de jugar lo que se espera de ella en 15 minutos y en 75 deambule por el campo como si el partido no fuera con ella? Para entonces ya estaban sobre el césped Sarpong y Zurutuza. Sin el pelirrojo, la Real perdió el motor de su juego. Con él, la Real ni siquiera subió una marcha en su juego, ya sabemos que el fuerte de Zurutuza no es la velocidad, pero es que no le hizo falta para dominar. La Real es mucho mejor equipo que el Levante pero perdió por su indolencia y por su falta de atención. Visto lo visto, si hay hoy un jugador imprescindible en la Real es Zurutuza.

El árbitro, llegamos a él, resultó más decisivo de lo que muchos señalarán a lo largo de la semana. Que el rival fuera el Levante ya indicaba que el partido iba a ser tenso. Del Horno y Nano lo dejaron claro en las primera mitad, con dos entradas que en otros partidos, con otros jugadores, en semanas de protección a no se sabe qué jugadores, han sido tarjeta roja. Teixeira Vitienes dejó ambas en amarilla, flexibilizando de nuevo y como tantas otras veces el reglamento cuando la Real está sobre un terreno de juego, y después se permitió el lujo de perdonar la segunda a Del Horno por una falta sin balón a Carlos Martínez. Qué cosas que Del Horno fuera el autor del primer gol del Levante cuando ya tenía que estar fuera del partido. Todo ello sucedió en medio de un carrusel de inexistentes faltas que Teixeira Vitienes pitaba en contra de la Real, ante las caras de asombro de jugadores como Carlos Martínez o Diego Rivas. En la segunda mitad, y después de que Mikel González protestara una mano que la realización televisiva ni siquiera repitió, el colegiado consintió todas las triquiñuelas, malas artes y pérdidas de tiempo del Levante, esas que la Real ni sabe ni va a aprender a hacer, esas que con la connivencia arbitral dan puntos a equipos como el valenciano y que restarán alguno que otro a la Real en futuros partidos. El árbitro, y así que decirlo, ha sido un claro aliado del Levante.

No es una excusa, porque ha sido la Real la que ha perdido solita el partdo. Lasarte falló en su tardanza en reaccionar a la calamidad que se estaba viendo sobre el césped, pero hay jugadores que tienen que dar un paso adelante, Griezmann entre ellos (aunque no sea el mejor partido para juzgarle, pues salía de una lesión y su titularidad se pueda considerar hasta una sorpresa). O Xabi Prieto. O Aranburu lejos de Anoeta. El equipo terminó presionando y jugando, pero no es suficiente si no dura 90 minutos. No puede ser suficiente para enmascarar la debacle mostrada hoy en Valencia. Es una lección ya aprendida, pero una que estos jugadores no terminan de aplicar cuando les toca jugar fuera de casa. Ésta era una jornada para buscar la parte alta de la tabla y el fracaso ha sido absoluto. Ganando, la Real se habría colocado con diez puntos, a dos de Europa, a cinco del descenso y con un partido en Anoeta frente al colista en el horizonte. Perdiendo, se ha quedado en la decimocuarta posición, a dos puntos del descenso (uno, si el Sporting puntúa esta noche ante el Sevilla). Y lo dijo Lasarte antes de viajar a Valencia. No siempre se va a ganar en Anoeta. Como algunos no espabilen ante el calor de sólo unas decenas y no de miles de aficionados realistas como en Anoeta, la posición actual casi la vamos a tener que agradecer.

6 comentarios:

cityground dijo...

Ha sido una gran oportunidad perdida, el campo del Levante era propicio para puntuar, incluso se pudo lograr a pesar de jugar tan mal tanto tiempo.

Seguimos con los mismos síntomas del año pasado; fuertes en casa y horribles fuera, lo que pasa es que los rivales son mas fuertes y en casa no vamos a sacar tantos puntos.

La Real es mejor que el Levante pero hay que demostrarlo, los jugadores de calidad deben aportar mas y marcar diferencias, parece que solo juegan en Anoeta.

Esta derrota duele quizás mas que las anteriores, el partido de lunes es peligroso, si no se gana nos pondremos bastante abajo.

Campanilla dijo...

Como muy bien dice City, otra gran oportunidad perdida y ya van 3, cuantas más tenemos que perder para que espabilemos? Vamos a reaccionar cuando ya sea demasiado tarde?

Con esto estamos obligados a ganar en casa el siguiente partido, (como se nos da tan bien jugar los lunes).

A priori somos superiores al Depor, pero también lo éramos en Pamplona, Mallorca y Valencia y mirar cómo han terminado. Y verdaderamente hay que demostrar que somos mejores, y dejarnos de idioteces, espero que los jugadores que ayer parecían aun de vacaciones aparezcan y saquen lo mejor de si mismos, que es mucho lo que tienen y demuestren que son jugadores validos para jugar en primera. No me vale eso de destacar en partidos como el Madrid etc… esos partidos no te hacen estar arriba en la tabla si otros muchos.

Esta temporada me he propuesto no ser tan pesimista como en las últimas temporadas, pero camino van que cambie de opinión.

A pesar de ser el partido el lunes a las 21, espero que Anoeta presente una buena entrada y los que asistamos al partido animemos al equipo desde el min 1.

javilanzarote dijo...

Lo del mediocampo fue lamentable. Con solo defender a Rivas en 2ª le vale, pero en 1ª hace falta un poco más, y Aranburu está inexistente.
Está claro que este año aspiramos a no bajar, y que será muy difícil que quedemos del 12º para arriba, pero al menos el equipo debe dejar la imagen de ser al menos duro y luchador en cada partido, y que si se pierde ya se ganará el siguiente, pero ayer, hasta los últimos 15 minutos, parecía un equipo sin sangre.
Con quedar el 17º me conformo, pero que el equipo juegue a algo.

haritz dijo...

Mi opinión es que el partido fue un "horror en alta definición" y así no se va a ninguna parte. Os dejo mi análisis, en caliente, escrito el domingo tarde, tras el partido. Saludos.Haritz

http://laporteriadefrutas.blogspot.com/2010/10/horror-en-alta-definicion.html

haritz dijo...

Mi opinión es que el partido fue un "horror en alta definición" y así no se va a ninguna parte. Os dejo mi análisis, en caliente, escrito el domingo tarde, tras el partido. Saludos.Haritz

http://laporteriadefrutas.blogspot.com/2010/10/horror-en-alta-definicion.html

Juan Rodríguez Millán dijo...

Cityground, totalmente de acuerdo contigo en todo. Y parece mentira que con la ilusión con la que empezamos ahora se tenga que ver el partido del lunes como trascedente...

Campanilla, no creo que estemos en peligro de que sea demasiado tarde para reaccionar, pero está clarísimo que estamos dejando pasar ocasiones de las asequibles. Más nos tendría que costar en Mestalla, Bernabéu, Calderón, Nou Camp o San Mamés, pero igual es que vamos a dar campanadas. Con este juego, desde luego que no, pero quién sabe...

Javilanzarote, creo que es importante lo que dices, que el equipo debe jugar a algo. Si no, las derrotas, y encima si se parecen tanto unas a las otras, serán más difíciles de disculpar. Lo de Aranburu es curioso, porque está inexistente lejos de Anoeta. En casa ha estado bien casi siempre.

Haritz, estoy contigo. Así no. Pero el caso es que la Real tiene más. Mi enfado viene por ahí más que por otro lado. Si viera que nos arrasan, aplaudo al rival y listo, pero las cuatro salidas me han parecido ganables.