domingo, febrero 21, 2010

GIRONA 1 - REAL SOCIEDAD 0 La Real sólo pierde de penalti... y hoy injusto

Sea cual sea el resultado final de la temporada, lo que está claro es que esta 2009-2010 no se va a recordar por la suerte de la Real con los penaltis. Como la 2008-2009. O la 2007-2008. Suerte habrá que llamarlo, mala suerte, claro, aunque el calor del momento puede llevar, y con razón, a llamarlo de otra forma. Otro arbitraje nefasto, indigno de un deporte como éste y de una Liga como la española, tanto da que se trate de la Segunda División, ha decidido el resultado en Girona más allá de los méritos de uno y otro equipo durante los 90 minutos. Mal partido de la Real, sí, mala actitud de inicio en un partido que se debió ganar porque no había precisamente un gran rival. Pero resultado injusto a tenor de méritos y ocasiones (escasas ambas en los dos equipos) y de la parcial actuación del colegiado, el mismo que ya privó de la victoria en Las Palmas en la primera jornada y que birló un penalti a Agirretxe ante el Recreativo cuando el partido iba aún 0-0. Tres de tres en contra. ¿Casualidad? Que cada cual piense lo que quiera.

Soy de la opinión de que lo que hagan los dos equipos es lo que tiene que decidir un partido y que lo demás, lo que pueda influir en la contienda deportiva debe minimizarse hasta casi desaparecer. Hoy no ha sido así. Hoy quien ha decidido el partido ha sido el árbitro y decir otra cosa es cerrar los ojos a la realidad. La Real ha perdido cuatro partidos en lo que llevamos de temporada. A excepción del accidente ante el Hércules, los demás por 1-0. Los tres con un gol de penalti. Si en Levante la mano de Diego Rivas pareció clara y la infracción de Claudio Bravo a un delantero del Elche fue indiscutible, hoy hay mucho de lo que hablar. Mano de Ansotegi y quinta tarjeta amarilla. ¿Mano? No puede ser que todavía no sepamos a qué atenernos cuando un balón toca el brazo de un defensa dentro del área, porque hasta el mismo árbitro pita una sí y otra no. No puede ser. Y no puede ser, todavía más grave, que una mano dentro del área de la Real como la de Ansotegi sea penalti y otra mano en la segunda mitad dentro del área del Girona no lo sea, cuando además, y a diferencia de la jugada en contra de la Real, sí impidió una clara ocasión de gol. Debió ser penalti y roja y no fue nada. Y encima nos toma el pelo diciéndole al delegado realista que no pita el penalti contra el Girona porque tenía la mano apoyada en el suelo. Nueva regla en el fútbol, tomen nota.

Sólo eso ha decidido el partido, y eso es una afirmación que se sustenta en el marcador, al que subió sólo un gol y de penalti. Ya en la primera parte Carlos Bueno también ha sido objeto de otro penalti que el árbitro convertió en falta suya. Eso cambia resultados. Ha cambiado el de hoy. "No me hagan entrar en ese terreno, porque vamos a quedar mal", dijo Lasarte, pidiendo a los periodistas que fueran ellos, aunque él mismo y todos los jugadores que hablaron tras el partido acabaron haciéndolo, quienes se manifestaran con claridad en este terreno. Yo sí puedo hacerlo. Lo hago y lo digo. Hoy el árbitro ha alterado la pugna deportiva, ha perjudicado claramente (y no sólo dentro de las áreas) a la Real y le ha dado al Girona una posibilidad de sumar tres puntos que sólo con su fútbol seguramente no habría podido disfrutar. Al margen de esta lacra del fútbol que sigue siendo el paupérrimo nivel técnico (si antes decía que había que llamarlo suerte, ahora tendré que decir que hablamos del nivel técnico de los árbitros) de quienes tienen que impartir justicia, el partido fue malo de solemnidad.

La Real decidió sair a esperar, a ver qué pasaba, a que el Girona se manifestara y dijera qué tipo de partido quería plantear. Los más críticos pensarán, y no sin razón, que el equipo txuri urdin hoy tenía que haber salido a proponer. Y no se dio cuenta de ello y de su propia capacidad hasta el tramo final del partido. Pero vayamos por partes. La alineación de Lasarte ha sido la esperada, sin más cambio que el motivado por la sanción a Labaka y con Mikel González. Y el problema estuvo en el centro del campo. Ahí tuvo la Real un gran agujero, tanto en defensa como en ataque. Ni Elustondo ni Aranburu fueron capaces de ayudar a un Diego Rivas que no estuvo tan acertado como en otras tardes, ni tampoco de crear ocasiones de peligro sobre la portería del Girona o de asistir a Bueno en alguna jugada (hubo incluso algún desajuste flagrante, balones a los que acudían Nsue y Bueno al mismo tiempo). Y eso que la superioridad de la Real por alto, en los balones enviados desde la banda, fue manifiesta. Así llegaron las dos grandes ocasiones realistas de la primera mitad, una a pase de Griezmann (el mejor del partido) y cabezazo de Bueno y la otra en una jugada en la que el sol pareció molestar a Nsue.

El gol del Girona desde el punto de penalti fue un castigo excesivo para la Real, visto lo visto en la primera mitad, puesto que el equipo catalán no inquietó la portería de Bravo. Sí presionó bien la precaria e inofensiva salida de balón de la Real, pero no concretó peligro alguno. La segunda parte ofreció un escenario distinto. De poca calidad futbolística igualmente, pero distinto por ritmo y por ambición. La Real salió mucho más dispuesta a buscar el gol (seguramente colaboraron los cambios de Lasarte, la entrada de Songo'o y Sergio; Agirretxe pasó más desapercibido) y el Girona a explotar el contraataque. Las mejores ocasiones de la Real volvieron a llegar de cabeza, con un testarazo de Bueno al larguero, de nuevo a pase de Griezmann, y con otro de Agirretxe, cuyo disparo se marchó rozando el palo izquierdo de la portería local. La reacción fue tardía, pero tendría que haber sido más que suficiente para sacar algo positivo de Girona. Por contra, los locales dispusieron de dos contraatques, un disparo de Moha que un Bravo otra vez salvador sacó con maestría y un contraataque, ya con la Real volcada, en el que Peragón se dejó el balón atrás.

El 1-0, a pesar del mal juego txuri urdin de hoy, es injusto por todo ello. Por ocasiones y ambición de ambos equipos y por la determinante y prevaricadora actuación arbitral. ¿Qué deja de bueno este partido? Alguna cosa queda, no voy a caer en la tentación de verlo todo negro y de pensar que este equipo que va segundo en la clasificación, que sólo ha perdido cuatro partidos y que está en el camino a Primera es el desastre absoluto que algunos quieren ver. Está claro que ha habido cierta pasividad en el juego de la Real, en especial en la primera parte. Es obvio que el gran partido de Aranburu hace una semana y la leve mejoría que demostró Elustondo no han tenido continuidad hoy. Se ha visto nítido que no ha sido precisamente el día ni de Bueno ni de Nsue. Pero la defensa ha seguido fuerte, incluso cuando Mikel González se ha quedado solo en las tareas defensivas en el tramo final del encuentro. La Real, además, ha vuelto a terminar atacando y encerrando a su rival en el área, algo que hace ganando y perdiendo. Songo'o aportó, y demostró que hay una muy buena conexión con un Carlos Martínez que hizo una espléndida segunda mitad en ataque.

¿Lo malo? Que la Real no termina de dar el golpe de efecto que la competición le ha dado la oportunidad de dar ya en varias ocasiones. Que hay quien puede ver en derrotas como la de hoy un signo de debilidad o de falta de ambición. Que la estadística sin Xabi Prieto (¡que vuelva ya!) es muy negativa (dos derrotas, dos empates y una sola victoria, cinco de quince puntos). Pero que nadie se equivoque. Lo que hoy ha perdido la Real es una oportunidad de despegar, no opción alguna de ascender. En esta jornada no ha ganado ninguno de los nueve primeros clasificados, y eso quiere decir que no sólo la Real se deja puntos. Que cualquiera te puede ganar en este deporte. El conjunto txuri urdin se queda siete puntos por encima del cuarto clasificado, el Levante, y el tercero, el Cartagena, también ha recortado uno. Pero sigue siendo una distancia grande y considerable, más que suficiente para que la Real siga arriba hasta el final. Vamos a Huesca con el mismo objetivo de esta semana: ir a más y abrir hueco. El vaso no es que siga medio lleno, es que está muy lleno. Una jornada menos, y ahí seguimos. A Huesca.

5 comentarios:

Campanilla dijo...

Injusto o no, la real ha vuelto a desaprovechar otra gran oportunidad de abrir brecha, y ya van….
Creo que ni aunque les den un partido mas a ellos que al resto, lo conseguirían y no porque no crea que son capaces, si no porque no se que les pasa cada vez que se les presenta la oportunidad.
Ahora vamos a Huesca y no se nos puede escapar la victoria, si le llevamos 7 puntos al cuarto, y esta jornada pese a perder, no ha sido mala, pero no debemos descuidarnos.

A por el Huesca

cityground dijo...

Una gran oportunidad perdida, el penalti es dudoso pero te lo pueden pitar, es mano y ya es cuestión del arbitro lo de la intencionalidad, y esta es dudosa. Hemos bajado el rendimiento en las últimas semanas, además si no es Bueno no marca nadie en el equipo.

Este sábado en Huesca donde estaré en el Alcoraz, el Huesca recibe pocos goles (aunque marca también muy pocos), tendré el corazón dividido. Vendrá mucha gente de la Real y con los buenos últimos resultados del Huesca el ambiente esta asegurado.

javilanzarote dijo...

Si es penalty el nuestro, el de ellos también, lo que no puede ser es uno sí y el otro no. Se pueden equivocar sea a favor o en contra, pero con un criterio.
Antes leí en Noticiasdegipuzcoa.com algo que yo pensaba ya, y es que se va a subir con menos puntos que en 2008/2009 porque los de abajo suman más, y se los quitan a los de arriba. Aunque el 4º esté más cerca, los que vienen un poco más atrás siguen distanciados casi igual a pesar de haber sumado poco nosotros. Yo apuesto a que con 70-72 puntos se sube.

Gilicorner dijo...

Hola,
me gustaría ponerme en contacto contigo, ¿puedes darme un email?
Un saludo.

Juan Rodríguez Millán dijo...

Campanilla, pues sí, oportunidad perdida. A ver qué pasa con los próximos partidos en casa, porque esos sí que son oportunidades de verdad para sentenciar la Liga...

Cityground, lo malo no es ya que te piten un penalti dudoso. Lo malo es que la duda para el rival acabe en penalti y para nosotros en nada. Eso es lo malo. Disfruta del partido en Huesca y ojalá los dos logremos nuestros objetivos.

Javi, estoy de acuerdo con las dos cosas, en lo de los penaltis y en lo de los cálculos. Es difícil de decir, porque el año pasado nos pasamos la primera mitad de la segunda vuelta pensando que con 75 se subía y al final no fue así, pero tiene pinta de que pueden hacer falta menos.

Gilicorner, pensaba que mi e-mail estaba en el perfil, pero he visto que no, a ver si lo arreglo. Escríbeme a juan_rmillan@hotmail.com