sábado, abril 16, 2016

PREVIA Eibar - Real Sociedad. No hay partido pequeño

Yuri, en el partido en Eibar de la pasada temporada.
La extraordinaria victoria ante el Barcelona de la pasada jornada selló la permanencia en Primera, no de forma matemática todavía pero sí virtual, y dejó a la Real con una pequeña brizna de esperanza de luchar por la séptima plaza, aunque esté muy lejana todavía. Pero la lección que ha de sacar el equipo de Eusebio para no repetir los tristes finales de temporada que han protagonizado los realistas en los últimos tiempos cuando se han quedado sin objetivo, es que no hay partido pequeño. Importa tanto el Barcelona como el Eibar, rival de esta jornada (sábado, 20.30 horas, Canal + Liga). Y aunque es verdad que un derbi guipuzcoano ha de tomarse en serio también por esa condición, el peligro de dejarse llevar siempre está ahí. Dejando de lado cuestiones clasificatorias, mal haría la Real en no haberse dado cuenta de lo que ha hecho disfrutar a los suyos con la sacrificada versión que derrotó a Sevilla y Barcelona.

La buena noticia de la convocatoria para este encuentro es el regreso de Iñigo Martínez después de perderse el partido ante el Barça. Junto al central regresan a la lista de 18 Yuri y Markel Bergara, sancionados la pasada jornada por acumulación de amonestaciones. Las bajas médicas son las ya conocidas, las del guardameta Oier Olazabal y los jugadores de campo Carlos Martínez, Canales y Agirretxe, ninguna de ellas nueva después de esta semana de trabajo. Los jugadores que esta jornada se quedan fuera son Raúl Navas, aún a la espera de poder debutar con la Real pero ya incorporado a la dinámica del grupo ojalá que definitivamente, Zaldua y Héctor, además de Zubeldia, que se hizo un hueco en la lista de hace una semana. Por supuesto, siguen con el primer equipo los dos potrillos que son jugadores del primer equipo a casi todos los efectos, Elustondo y el héroe del partido ante el Barcelona, Oyarzabal.

A pesar de esa gran victoria ante el líder, el once que Eusebio dispondrá en Eibar será algo diferente al de hace una semana. Rulli estará bajo palos. El primer cambio con respecto al equipo que venció al Barça será el de Iñigo Martínez, que volverá al once en el centro de la zaga junto a Diego Reyes, y probablemente Yuri regresará al lateral izquierdo, mientras que Elustondo se mantendrá en el derecho. En el centro del campo no es nada descartable que Markel ocupe el puesto de Granero al lado de Illarramendi. Zurutuza ya es un fijo después de regresar al equipo tras tantas lesiones. La duda en ataque es si Jonathas volverá a ser el delantero de referencia. En ese caso, de entre Oyarzabal, Vela y Xabi Prieto saldrían los dos jugadores que completarían el once. Y es bastante difícil adelantar cuál será el escogido de Eusebio si opta por colocar a Jonathas de nueve. Para el banquillo quedarían Bardají, Mikel González, De la Bella, Pardo y Bruma.

El triunfo ante el Barcelona ha llevado a la Real hasta los 41 puntos, ocupando ahora mismo la novena posición. La séptima, la que ahora mismo tiene el Sevilla, es la última que puede dar acceso a Europa, y está a siete puntos, una distancia ahora mismo demasiado importante. El Eibar, desinflado en la segunda vuelta como ya le sucedió en la pasada campaña, está tres por detrás de la Real, con 38, en la undécima posición. La Real ha sumado dos victorias seguidas para responder a cinco jornadas sin ganar. Fuera de casa es el octavo que más ha sumado, 18 puntos, con cinco victorias, las mismas por ejemplo que un Villarreal que ocupa la cuarta posición. Todos esos triunfos salvo el 1-2 de Sevilla los logró dejando su portería a cero. El Eibar ha perdido seis partidos y ha ganado siete de los 16 partidos que ha jugado en Ipurúa, y además acumula ocho jornadas sin ganar, en las que apenas ha sumado dos puntos de 24 posibles, y ha perdido cuatro de sus cinco últimos partidos en casa.

La historia sólo recoge tres precedentes ligueros entre Eibar y Real Sociedad jugados en Ipurúa, y si hay un dato que destaca de los derbis guipuzcoanos es que se trata de partidos de muy pocos goles, ya que apenas se han visto cuatro en esos tres choques. En Primera División sólo se han visto las caras en una ocasión, el 1-0 de la pasada temporada, la 2014-2015, lo que deja el dominio del derbi guipuzcoano en la máxima categoría para el conjunto eibarrés. Antes se habían visto las caras en otras dos ocasiones, en el último paso de la Real por Segunda División, y ahí el conjunto txuri urdin no conoce la derrota. Ganó por 0-1 en la temporada 2007-2008, con un tanto de penalti conseguido por Gerardo, en el primer partido que jugó fuera de casa el equipo txuri urdin aquella temporada, y empató a uno en la campaña siguiente, la 2008-2009, con un gol de Aranburu.

Efectivamente, la pasada campaña, la 2014-2015, el Eibar derrotó a la Real por 1-0, y lo hizo en el primer partido de la Liga, probablemente el peor momento para visitar a un recién ascendido, mucho más a uno que debutaba en Primera División y que, encima, tenía la motivación de afrontar un derbi guipuzcoano. Jagoba Arrasate no supo encontrar la forma de jugar en Ipurúa y la Real firmó un partido horrible para comenzar la Liga. La presión del Eibar fue suficiente para el equipo txuri urdin estuviera aún más incómodo de lo que ya propiciaban sus propias dudas. El 1-0, el único gol del partido, llegó al borde del descanso, cuando Javi Lara marcó de falta directa, con un libre directo que botó prácticamente desde la línea de fondo. Vela, que saltó al cesped en la segunda parte, tuvo la mejor ocasión para empatar, casi la única, pero su cabezazo desde la frontal del área pequeña no encontró portería. Y así la Real perdió su único partido en Primera hasta la fecha en Eibar.