domingo, septiembre 27, 2015

PREVIA Real Sociedad - Athletic. Un derbi para despegar

Xabi Prieto, en el derbi de Anoeta de la pasada temporada.
Después de lograr en Granada la primera victoria de la temporada, la Real afronta un derbi que le tiene que servir para despegar (domingo, 20.30 horas, Anoeta, Canal + Partidazo). Si se cumplen las tradiciones, y no hay mejor partido para ello que el derbi vasco, no hay favoritos y el factor campo no es determinante, pero es igualmente evidente que la Real de Moyes, roto ya desde el principio el tabú de las victorias fuera de casa, ha de conseguir que su feudo sea el fortín necesario para luchar por las posiciones altas de la tabla. Y después de dos partidos en Anoeta en los que apenas ha sumado un punto y no ha conseguido marcar, es hora de que la afición realista viva en casa una alegría que sería doble precisamente por ser el Athletic el rival, un Athletic que llega después de haber perdido cuatro de los cinco partidos que ha jugado y de un durísimo encuentro bajo la lluvia ante el Real Madrid que encima le dejó un día menos de descanso. La ocasión para la Real es inmejorable.

Moyes descartó en la rueda de prensa previa al encuentro tanto a Zaldua como a Carlos Martínez, este todavía incorporándose al ritmo del grupo sin haber podido disputar un solo minuto, ni en pretemporada ni ya en partido oficial. Se entiende que a esa lista de bajas también se suman, como en lo que llevamos de temporada, tanto Héctor como Oyarzun. Granero es duda, de hecho pidió el cambio en Granada, aunque en principio podría estar en condiciones de estar entre los 18 escogidos para el primer derbi de la Liga para el equipo txuri urdin. Si no estuviera disponible, el técnico escocés tendría que añadir otros tres jugadores más a la lista de descartados. Ese es el precio de contar con la plantilla amplia que solicitó desde que llegó a Donostia y que esta temporada sí tiene en sus manos, que habrá jugadores importantes que se queden fuera de una forma más o menos habitual, como pueden atestiguar, por ejemplo, Markel o Zurutuza, los que han vivido con mayor asiduidad ese rol secundario en lo que llevamos de Liga siendo jugadores importantes en la plantilla.

Dado que es el tercer partido en una semana, es aún más difícil saber cuál será el once que presentará Moyes. Obviamente, Rulli volverá a estar bajo palos tras cumplir su partido de sanción en Granada. En defensa en principio no habría cambios, con Aritz Elustondo y De la Bella en los laterales e Iñigo Martínez y Reyes en el centro. Illarramendi es innegociable, y la duda es quién será su acompañante, puesto que se disputan Pardo y Markel, probablemente con más opciones para el primero, que busca ser por fin protagonista en un partido importante, algo que tanto Montanier como Arrasate le negaron sistemáticamente. Vela es indiscutible y las dudas están en los otros tres puestos de ataque. Zurutuza, Canales, Xabi Prieto y Bruma se juegan dos posiciones. La otra, la de la delantero centro, en la que Agirretxe tendría que tener ventaja por su hat trick de Granada, tampoco parece descabellado que sea ocupada por Jonathas. El resto de integrantes de la plantilla parecen tener menos opciones.

Los tres puntos de Granada hicieron que la Real saltara hasta la undécima posición, con cinco puntos, los mismos que tenían Las Palmas, Sporting y Betis al comienzo de la jornada, y a cuatro todavía de la zona europea por la que el equipo txuri urdin debe luchar esta temporada. Su rival, el Athletic, es decimoquinto con tres puntos, los mismos que tiene el último equipo que ocupa posición de descenso, el Granada. Aunque la Real haya dejado el grupo de equipos que no había conseguido un triunfo, sigue siendo uno de los ocho que aún no ha podido sumar tres puntos ante su afición. Tras empatar a cero con el Sporting y perder 2-3 ante el Espanyol con un jugador menos y en el último minuto, toca vencer en Anoeta, donde la Real sólo ha conseguido una victoria en los seis últimos partidos de Liga que ha jugado allí, un bagaje muy escaso que se prolonga desde la pasada temporada. El Athletic, por su parte, cuenta sus salidas por derrotas, 2-0 ante el Eibar y 3-1 ante el Villarreal.

Real Sociedad y Athletic han jugado 68 derbis ligueros en Donostia, siempre en Primera División, con balance favorable a la Real pero con matices. Así, 33 acabaron con victoria txuri urdin, 16 en empate y 19 con triunfo rojiblanco. Es decir, el Athletic ha puntuado en más ocasiones, 35, de las que se ha marchado de vacío aunque tenga menos victorias que la Real. La mayor goleada realista sigue siendo el 5-0 que se repitió en dos históricas jornadas, en la 1976-1977, con sendos dobletes de Gaztelu y Satrústegui y un gol más de Zamora, y en la 1994-1995, con triplete de Kodro y tantos de De Pedro e Idiakez. En la temporada 1929-1930, el Athletic consiguió un contundente 1-7 que sigue siendo su victoria más abultada. En Anoeta han sido 19 los partidos jugados, con ocho victorias para la Real, siete empates y cuatro triunfos del Athletic. El equipo txuri urdin lleva tres derbis seguidos sin perder en casa, seis en total con los jugados en San Mamés.

La pasada temporada, la 2014-2015, el derbi acabó con empate a un gol. El equipo, ya en manos de Moyes, afrontó el encuentro con la intensidad que requiere, y se adelantó muy pronto. Una gran jugada de Chory Castro la remató Vela al interior de la portería de Iraizoz en el minuto 3. La Real debió ampliar su ventaja en una primera parte bastante aceptable, en la que superó al Athletic precisamente por su despliegue físico. Pero el equipo txuri urdin de la pasada temporada flaqueaba en ese aspecto porque era incapaz de mantenerlo durante 90 minutos, y en la segunda parte se empezó a notar. El bajón realista dio vida al Athletic, que empató al cuarto de hora de la segunda mitad por medio de De Marcos y pareció asumir el mando del partido. La expulsión de Laporte a diez del final acabó con las opciones del Athletic de llevarse el derbi, pero tampoco espoleó lo suficiente a una Real que tuvo que conformarse con el empate.