domingo, marzo 15, 2015

PREVIA Getafe - Real Sociedad. La decimotercera tentativa

Agirretxe hizo dos goles en el Coliseum la pasada temporada.
La Real visita Getafe (lunes, 20.45 horas, Coliseum Alfonso Pérez, Canal + Liga y Gol TV) en lo que supone su decimotercera tentativa de la temporada de conseguir una victoria lejos de Anoeta. Hasta ahora, seis empates y seis derrotas, lo que hacen del txuri urdin el peor equipo de la competición a domicilio, y que busca romper su brutalmente negativa racha como visitante, en la que no conoce la victoria desde el 26 de abril de 2014, hace ya casi un año. De los siete partidos que le restan fuera de su estadio, Getafe, Elche y Rayo son los únicos rivales que están por debajo de la Real en la clasificación, por lo que la oportunidad que brinda el desplazamiento a tierras madrileñas es de las mejores para lograr por fin tres puntos y romper el maleficio. David Moyes sabe de la importancia de los dos próximos partidos para saber a qué puede aspirar la Real de aquí al final de la temporada, con la necesidad de escapar ya de cualquier temor al descenso y con el tope por arriba de la octava posición.

El técnico realista varió por completo sus costumbres para este partido. De no conocer la convocatoria hasta una hora antes del choque, algo que ya parecía plenamente implantado para no dar pistas al rival, se ha pasado en esta jornada a tenerla el sábado, cuando el partido es el lunes. La noticia está en que el técnico escocés decidió no arriesgar con ninguno de los tocados y lesionados recientes, por lo que se quedaron fuera de la lista Mikel González, Carlos Martínez, Zurutuza y Vela. Todos ellos tendrán posibilidades de estar ante el Córdoba, y más aún ya después del parón que habrá a continuación. Una de las razones que está detrás de este adelanto de la convocatoria es que el Sanse jugaba antes, el domingo, y son dos los jugadores del filial que hay entre los 18 escogidos de Moyes, Hervías y Capilla, que se queda con los mayores por segunda semana consecutiva y que debutaría en Getafe con el primer equipo en caso de disputar algunos minutos. No hay ninguna sorpresa en que Dani Estrada es el único descartado del primer equipo por decisión técnica.

Lo normal es que no haya demasiados cambios en el once de Moyes, que podría repetir el equipo titular por primera vez en toda la temporada, ya que la Real es uno de los pocos equipos que aún no ha repetido once en las 26 jornadas de Liga disputadas. De esta forma, y como sucedió ante el Espanyol, jugarían Rulli, Zaldua, Ansotegi, Iñigo Martínez, Yuri, Pardo, Granero, Canales, Chory, Xabi Prieto y Agirretxe. En todo caso, Moyes se reservó en la rueda de prensa la posibilidad de innovar en algo para conseguir la ansiada primera victoria como visitante. Es difícil predecir cuáles podrían ser esos movimientos en el once, pero Markel y Hervías serían los futbolistas con más opciones de colarse en el equipo. Menos probable, aunque no descartable, sería la opción de que Finnbogason estuviera también sobre el campo junto a Agirretxe. Quienes a priori no tendrían muchas posibilidades de jugar de inicio, además de Zubikarai, son De la Bella, Elustondo y Capilla.

Tras su victoria ante el Espanyol, la Real se colocó en la undécima plaza de la clasificación con 30 puntos. Viendo el galimatías en que vive inmerso el fútbol español, no se sabe la distancia sobre al descenso debido a la sanción al Almería. Si se aplica, como hace la Federación, son ocho puntos. Si no, como hace la Liga, son seis. El Getafe tiene un punto menos que la Real, 29, y ocupa la duodécima posición. Como se ha venido insistiendo, la Real es el peor equipo a domicilio, no ha logrado ninguna victoria y apenas ha sumado seis puntos lejos de Anoeta. Sus ocho goles como visitante sólo los empeora el Deportivo, que ha marcado seis. El Getafe es solvente como local, pero ha perdido tantos partidos como ha ganado, cinco, empatando los tres restantes, aunque su cifra de goles en casa, once en esos trece partidos jugados, es de las más bajas de Primera, sólo empeorada por Granada y Almería. Eso sí, cuenta por victorias sus últimos tres partidos en el Coliseum y por el mismo resultado, 2-1, ante Celta, Sevilla y Espanyol.

La historia de los Getafe - Real Sociedad es todavía bastante breve, apenas siete encuentros y todos ellos se han jugado en Primera División. Aún así, se puede decir sin miedo que el Coliseum es uno de los peores escenarios para el conjunto txuri urdin, que sólo ha conseguido ganar en una ocasión y empatar en otra, perdiendo nada menos que en cinco ocasiones. La victoria realista llegó en el primer encuentro tras el regreso a la máxima categoría, en la temporada 2010-2011, con un contundente 0-4 en el que marcaron Xabi Prieto de penalti, Griezmann y Aranburu en dos ocasiones, en el último grandísimo partido de Llorente antes de que su lesión le impidiera seguir compitiendo en la élite. El Getafe nunca le ha marcado más de dos goles a la Real, por lo que su victoria más amplia sigue siendo el 2-0 de la temporada 2004-2005, el primer encuentro de toda la historia entre estos dos equipos. La Real lleva dos campañas seguidas adelantándose en el marcador en este campo sin lograr la victoria al final.

El único empate de la serie fue el resultado que señaló el marcador la temporada pasada, la 2013-2014. Y fue uno inexplicable viendo la aplastante superioridad con la que la Real arrancó el encuentro. En poco más de un cuarto de hora, Agirretxe había marcado en dos ocasiones y su primera media hora fue sensacional. Es verdad que el arbitraje de un mediocre Fernández Borbalán ayudó decisivamente al Getafe, anulando un gol legal y privando a la Real de un penalti, con Vela como protagonista de ambas acciones, pero el equipo txuri urdin se dejó llevar de una forma inexplicable cuando al borde de la media hora Ciprian recortó distancias. En Getafe temían con el 0-2 por una goleada de escándalo y de repente su equipo pasó a arrinconar a la Real. El empate llegó en el minuto siete de la segunda mitad, y si no se produjo antes fue porque Bravo lo evitó. La justa expulsión de un temerario Borja con media hora todavía por delante frenó el ímpetu del Getafe, aunque la Real apenas dispuso ocasiones para desnivelar de nuevo el marcador.