sábado, enero 10, 2015

PREVIA Granada - Real Sociedad. El despegue tiene que ser ahora o nunca

Pardo, en el encuentro de la temporada pasada.
Si la Real quiere despegar y no vivir en la zona problemática de la Liga en lo que resta de campeonato, tiene que ser ahora o nunca. Aupada por su victoria ante el Barcelona y empezando por su visita al Granada (domingo, 19.00 horas, Los Cármenes, Canal + Liga y Gol TV), el equipo de David Moyes afronta un tramo de Liga que le puede ser propicio, pues después de esta visita tendrá dos partidos seguidos en Anoeta ante Rayo y Eibar. En estos tres partidos, la Real tiene una clara opción de definir un futuro mucho más cómodo para lo que resta de temporada. Pero antes de nada, se antoja imprescindible conseguir la primera victoria como visitante en toda la Liga, después de que en su última salida, la del Levante, se quedara con las ganas con aquel penalti en el descuento. La Real, cuya número de bajas se verá esta semana aumentado por las sanciones, se enfrentará a un equipo en crisis cuyo entrenador, Joaquín Caparrós, vive con la soga al cuello.

Tal y como hizo antes del partido contra el Villarreal, y después de justificar tan pintoresca medida en no dar información al rival, Moyes ha repetido la táctica de no comunicar los nombres de los 18 jugadores que se desplazan a Granada. Aunque no se sabrán dichos nombres hasta llegar a Los Cármenes, en realidad y dado el gran número de ausencias, confirmadas algunas de ellas por el propio técnico escocés, en esta ocasión no tiene mucho sentido la decisión de Moyes, puesto que no parece tener mucho margen. No estarán por sanción Granero y Markel, mientras que las ausencias por lesión son las de Zaldua y Zurutuza. Dado que Aritz Elustondo no ha entrado en la lista del Sanse y sí lo ha hecho Tanis, parece evidente que la expedición a Granada la conforman todos los jugadores disponibles del primer equipo, con la previsible ausencia de un Estrada que cada vez tiene un papel más triste, más Hervías y el mencionado Aritz. Eso implica que habría dos buenas noticias, ya que tanto Rulli como Vela estarían en la convocatoria para este encuentro. Además, también viajaría Carlos Martínez, que era duda por unas molestias.

Si Rulli estará para jugar, como parece por su presumible inclusión en esta convocatoria de momento fantasma, estará bajo palos desde el pitido inicial. Con Iñigo Martínez y De la Bella siendo fijos, las dudas en la defensa están en el centro de la zaga, donde Mikel González parece tener ventaja, y el lateral derecho, donde lo más probable es que Aritz juegue de inicio ante la duda de Carlos Martínez. Tras confirmar Moyes que Pardo será uno de los dos integrantes del doble pivote, Elustondo parece tener más opciones que Gaztañaga para actuar de cuatro en lugar de Markel. Por delante de ellos es muy posible que jueguen Canales, Xabi Prieto y Chory Castro, y Agirretxe y Finnbogason (siempre en el disparadero aunque Moyes siempre tiene elogios para él en sus comparecencias) se juegan el puesto de delantero centro. Si la convocatoria es la esperada, quedarían para el banquillo Zubikarai, Ansotegi, Yuri y Hervías.

Gracias a la victoria lograda ante el Barcelona, la Real arrancó la jornada en la decimotercera posición, sumando 18 puntos, cuatro por encima de la zona de descenso y con cinco de ventaja sobre su rival en esta jornada, un Granada que ocupa la decimonovena posición. Europa está a unos lejanísimos trece puntos, que exigirían una segunda vuelta a ritmo de campeón para dar a la Real un premio mayor. El equipo ahora en manos de Moyes es el peor conjunto a domicilio de la competición, es el único que aún no ha conseguido una victoria y el que menos puntos suma, cuatro, uno menos que Elche y Espanyol. Aún así, ha puntuado en la mitad de sus salidas, cuatro empates en ocho partidos, y sólo ha perdido uno de los últimos cuatro, el 4-0 en Villarreal. El Granada sólo ha vencido en un partido como local, 2-1 al Deportivo, y fue en la primera jornada. Desde entonces, acumula siete sin ganar, cuatro empates y tres derrotas, aunque no cae desde la primera jornada del mes de noviembre, 0-4 ante el Real Madrid, por lo que lleva tres empates consecutivos en casa.

Son 22 los enfrentamientos que se han producido entre Granada y Real Sociedad en el campeonato de Liga. 17 han sido en Primera División, con un balance descorazonador para el equipo txuri urdin, que apenas ha conseguido tres victorias y tres empates, con hasta once derrotas. La goleada más severa que ha encajado la Real fue en la última ocasión en la que se fue de vacío del estadio granadino, el 4-1 de la temporada 2011-2012. Su victoria más clara es el 0-3 de la temporada 1969-1979, con dos goles de Urreisti y uno de Arambarri. En Segunda División, las tres visitas de la Real a la ciudad andaluza se cuentan por derrotas. Todas ellas se produjeron en los años 40. Completan la estadística dos partidos de fases de promoción, en la temporada 1940-1941 por el ascenso a Primera (derrota por 2-1 aunque ambos equipos lograron el ascenso) y en la 1954-1955 por la permanencia en la máxima categoría (con victoria por 1-2).

La pasada temporada, la 2013-2014, la Real ganó con mucha solvencia en Granada. El último partido del año 2013 acabó con un 1-3 que pudo ser aún más amplio y que contó con Griezmann y Vela como grandes artífices. El mexicano hizo el 0-1 a pase del francés pasada la media hora de juego. El Granada consiguió empatar por medio de un disparo de Piti que pareció evitable tanto en el momento del golpeo como por la acción de Bravo, a quien el balón superó por encima. Sin embargo, la Real llegó al descanso con ventaja, recuperada para el equipo txuri urdin por Griezmann. Aunque el Granada buscó una nueva igualada tras el descanso, Vela sentenció el partido con un gran disparo que supuso el 1-3. Y aunque los locales presionaron hasta el final, fueron incapaces de generar ocasiones. Con estos tres puntos, la Real subió hasta la quinta posición y se metía de lleno en la lucha por la cuarta plaza. Viendo la alegría por el triunfo, qué poco sabía entonces el equipo del bajón que iba a experimentar en los últimos meses de competición.