sábado, mayo 10, 2014

PREVIA Athletic - Real Sociedad. Todavía mucho en juego

Así celebró Griezmann su gol en San Mamés.
Que el Athletic haya certificado ya la cuarta posición puede llevar a pensar que no hay mucho en juego en el último derbi de la temporada (domingo, 17.00 horas, San Mamés, Canal + Liga y Gol TV), pero no es así en absoluto. La Real, a pesar de su tropiezo ante el Granada, aún sigue luchando por la quinta plaza, la que le evitaría jugar una ronda previa de la Europa League y por eso debe conseguir la victoria. Tres puntos, además, certificarían ya la sexta plaza, dejando el duelo con el Sevilla como único elemento de interés para la última jornada y privando al Villarreal de cualquier opción de adelantar al conjunto txuri urdin. Por si fuera poco, los realistas buscan su cuarta victoria consecutiva en Liga ante el Athletic, algo que no ha conseguido en toda su historia. Por últtimo, es el primer derbi en el nuevo San Mamés, con las connotaciones históricas que eso tiene. El Athletic impidió una victoria de la Real en el primero de Anoeta y el cuadro donostiarra, tras cerrar el antiguo San Mamés de la mejor manera posible, busca ahora repetir en la inauguración del nuevo.

Con toda la plantilla nuevamente a su disposición a excepción de José Ángel, Arrasate ha introducido dos cambios en su lista para el encuentro de San Mamés con respecto a la pasada jornada. El primero de ellos era obligado por el encuentro de sanción que tiene que cumplir Mikel González tras su expulsión ante el Granada. Como era de prever, Ansotegi ocupará su lugar entre los 18 escogidos y también en el once titular, sin que haya otro central en la convocatoria y dejando de nuevo en manos de Markel y Elustondo la opción de cubrir cualquier contingencia. El otro cambio afecta precisamente a la defensa, pues vuelve Zaldua al grupo. Y lo hace por Seferovic, que paga así las muchas ocasiones que falló ante el Granada. Estrada y Ros, una semana más, siguen sin tener hueco entre los 18 escogidos y ya sólo les queda una oportunidad para despedirse de la Real jugando un encuentro.

Con esta lista, Arrasate vuelve a dejar abierta una posición en la defensa. Son seguros Bravo bajo palos, Iñigo Martínez y Ansotegi en el centro y De la Bella en la izquierda, mientras que Carlos Martínez y Zaldua se juegan la banda derecha. por delante de ellos, Markel Bergara seguirá inamovible, y lo normal sería que repitieran junto a él Pardo y Canales, aunque no sería excesivamente sorprendente que el técnico txuri urdin encontrara de nuevo acomodo a Zurutuza o Xabi Prieto. Viendo la ausencia de Seferovic, lo más previsible sería que Agirretxe comenzara el partido en el banquillo y que el tridente ofensivo lo formaran Chory Castro, Griezmann y Vela. Para el banquillo quedarían con bastante seguridad Zubikarai, Elustondo y Granero, que aún espera sus primeros minutos tras la grave lesión que sufrió en el primer encuentro de la fase de grupos de la Champions League.

Las cuentas son claras. Para ser quinta, la Real ha de sumar tres puntos más que el Sevilla, es decir, ganar sus dos partidos y que el equipo andaluz pierda uno, pues tiene dos puntos de ventaja, 60 de los sevillistas por 58 de los realistas. Para asegurar la sexta plaza, a la Real le vale con ganar uno de sus dos partidos o al menos empatar en la última jornada con el Villarreal, que está cinco puntos por detrás. El equipo txuri urdin cerrará en San Mamés su temporada como visitante, habiendo ganado hasta ahora cinco de los 18 partidos que ha jugado lejos de Anoeta y empatado otros seis. El Athletic, que ya es matemáticamente cuarto y no se juega nada en este encuentro, ha vencido en 13 de los 18 encuentros celebrados en el nuevo San Mamés, donde sólo han ganado Espanyol y Atlético de Madrid, ambos por 1-2. El conjunto bilbaíno ha ganado cuatro de los últimos cinco encuentros, cayendo sólo en el Camp Nou. La Real sólo ha vencido en dos de los últimos seis, aunque sólo conoce la derrota ante el Real Madrid, 0-4, en las últimas siete jornadas.

Athletic y Real Sociedad se han enfrentado en San Mamés en partido liguero en 66 ocasiones, todas ellas en Primera División, con un claro color rojiblanco en la estadística. 37 de esos partidos acabaron con victoria local, doce con triunfo visitante y los 17 encuentros restantes terminaron en empate. En las últimas trece visitas, la Real sólo consiguió arrancar dos victorias, ambas por 1-3, en las temporadas 2000-2001 y 2012-2013. La victoria más holgada del equipo txuri urdin sigue siendo el 1-4 de la temporada 1987-1988, con dos goles de Begiristain, uno de Loren y otro de Bakero. Por contra, la goleada más abultada que ha logrado el Athletic ante la Real es el 7-0 de la temporada 1934-1935. El último empate sin goles en el derbi de San Mamés se produjo en la temporada 1998-1999. La Real busca en este duelo lograr por primera vez cuatro victorias consecutivas en Liga ante el Athletic y prolongar la racha iniciada el año pasado, muy lejos todavía de las ocho temporadas consecutivas que estuvo sin perder entre las 1993-1994 y 2000-2001.

El derbi de la pasada temporada, la 2012-2013, fue el último en el San Mamés de siempre, y la Real inscribió su nombre con letras de oro en los libros de historia al vencer por 1-3. Un arranque de baja intensidad, atípico en un derbi, dio paso a los goles y, después, a la clara superioridad de la Real. Ibai Gómez adelantó a los locales con un buen tanto de volea a la media hora, pero cuatro minutos después Griezmann empató alcanzando un gran pase de Chory Castro desde la derecha, donde jugó porque Montanier dejó a Vela en el banquillo. En la segunda parte, Agirretxe aprovechó un error de Raúl bajo palos para hacer el 1-2. Y Vela, ya en el campo, sentenció con un golazo que nació de una preciosa combinación con Xabi Prieto y Zurutuza. En la primera vuelta de la presente temporada, la 2013-2014, el equipo txuri urdin ganó en Anoeta por 2-0. Griezmann hizo el primero con un buen disparo recogiendo el rechace de un tiro anterior también del francés y Pardo sentenció ya en el descuento, ayudándose de la mano.

5 comentarios:

RockyBalboa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Rodríguez Millán dijo...

Rocky Balboa, lo primero, decirte que doy la bienvenida siempre a todos los comentarios, y el tuyo no es una excepción. Y aún así creo que malinterpretas muchas cosas, al menos conmigo y lo que escribo pero también algo más allá.

No veo falta de respeto alguna en las frases que citas. Un poco de picante en un derbi vasco (si para ti es un partido más, no entiendo la reacción, pero aún así te la replico para fomentar el debate sano, que es lo que tiene que primar) no me parece censurable, pero para gustos los colores. A mí te aseguro que no me habría molestado leer algo así al revés, no veo el insulto.

No me considero un "fanático" de las efemérides, no son dogmas de fe y menos aún para explicar el ahora del fútbol, pero sí me gustan mucho, creo que son de lo más bonito que hay en este deporte, los primeros partidos, las mayores goleadas, los debuts, las retiradas... Y sí, ganar el último derbi en San Mamés, como haber ganado el último en Atotxa, creo que es algo francamente bonito. ¿Que no lo compartes? Eres muy libre de no hacerlo.

Ahora bien, sí lamento que utilices términos como los que utilizas, lo de "demencialmente demagogo, parcial y sesgado". ¿Acaso no has leído que pongo que el Athletic impidió el triunfo de la Real en el primer derbi de Anoeta? ¿Acaso no digo que el Athletic ha ganado muchos más derbis que la Real? ¿Dónde está el sesgo? Sólo en que este es un blog pensado para un público txuri urdin y desde la óptica de la Real. Piensa que si para mí es importante el derbi será porque el rival también le da importancia, ¿no te parece?

Y dos cosas para acabar, me encanta debatir pero me pillas en un día en el que no tengo mucho más tiempo, pero aún así quería replicarte lo antes posible. Yo no hablo en nombre de la afición de la Real, ni de la Real, no tengo esa legitimidad, pero en el mío propio sí te digo que mi sentimiento realista no depende de los títulos que ha ganado la Real. Los celebro, los recuerdo, forman parte de la historia y nos colocan en una posición muy bonita en el fútbol español. Pero yo no mido la importancia que para mí tiene la Real con los títulos que tienen los demás. Para que me entiendas, supongo que los títulos que me citas del Athletic serán para ti lo más grande incluso en comparación con el historial del Real Madrid, encabezado por nueve Copas de Europa.

Y en segundo lugar, sobre lo que dices en el último párrafo, de lo del segundo Calderón no te puedo decir nada porque ni lo conocía ni lo viví. De lo primero sí te puedo decir mucho. Lo de la destrucción, francamente lo dudo mucho, pero eso no está causado por la Real, sino por un presidente del Athletic que imagino conocerás bien y que fichó a un jugador de forma ilegal, con contrato en vigor con otro club y con tantas dudas sobre lo que había hecho que lo fichó sin ponerle la camiseta en la presentación. Más destrucción habría sido, por ejemplo, si la Real hubiera denunciado al Athletic ante la FIFA. Imagínate que el Bayern de Munich hubiera hecho lo mismo con Javi Martínez en lugar de pagar la cláusula, que es lo que figura en el contrato. Y lo segundo, piensa qué sucedería si todos eleváramos a categoría de definitivo lo que hace uno o parte de la afición, porque sí tengo noticias y conocimiento empírico por ejemplo de aficionados de la Real a los que se orinó desde una grada superior de San Mamés hace ya bastantes años, de los escupitajos a Toshack en otro derbi o de que en ese campo se cantó "a Segunda" a la Real, y eso sin contar con el mentecato que meó en la estatua de Ormaetxea esta misma temporada o los que rompieron asientos cuando la Real os prestó Anoeta de forma desinteresada. A mí me gustan las relaciones sanas y trato de fomentarlas. Si no podemos tirarnos alguna pequeña broma, será que nos ofendemos con demasiada felicidad. Y yo me pasaría por aquí tanto si ganáis como si perdéis. Te repito que la bienvenida la tendrás en cualquiera de los dos casos.

RockyBalboa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RockyBalboa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Rodríguez Millán dijo...

Rocky Balboa, no soy un experto legalista y el caso me pilla un poco lejano en la memoria como para rebatirte cada uno de los detalles que incluyes, pero creo (insisto en el creo) que estás confundido. No creo que la Real actuara de la forma que dices ni recuerdo que el tema en cuestión sea el que citas. Según lo recuerdo (e insisto en que no te lo aseguro al cien por cien porque sólo estoy hablando de memoria; como te dije me pillas en mala época y no tengo demasiado tiempo para indagar pero no quiero dejar de contestar), la Real exigió en la demanda el pago de la cantidad de rescisión que figuraba en el contrato, que en los últimos años ha sido para todos los jugadores un estándar de 30 millones. Lo que hizo la sentencia fue admitir que el jugador había roto unilateralmente el contrato y por tanto debía indemnizar a la Real (con el Athletic como responsable subsidiario, pero fijó una cuantía menor porque entendía que los 30 millones no se correspondía con los emolumentos que percibía el jugador, todavía con ficha del filial cuando la Real ejerció otra cláusula del contrato (que fue la que esgrimieron el jugador y Lamikiz para hacer ese fichaje) que permitía al club la renovación automática del mismo por un año. Es decir, que no hay por ahí ninguna cláusula anti-Athletic (que las ha habido y hay una todavía en vigor que yo sepa), sino una cláusula general y una indemnización menor fijada por el juez. Eso es lo que se presentó en el recurso. ¿Ladino? No, un contrato firmado por las dos partes. Podemos debatir la correlación entre sueldos y cláusulas, pero de todos los jugadores de todos los clubes entonces.

Esos son los matices legales, pero como te dije en mi primera respuesta creo que las consecuencias que citas en el caso de que el Athletic hubiera sido condenado a pagar 30 millones son exageradas. Llevado al peor de los escenarios, el Athletic tiene un valioso patrimonio con el que podría haber respondido, y creo que con creces. Y segundo porque de todos es sabido que las deudas en el mundo del fútbol no se ejecutan con tanta celeridad como para causar la disolución de ningún club. Por ejemplo, el Valencia reconoció casi 600 millones de deuda, incluso compitiendo en Europa, o sea que 30 no habría llevado al Athletic a esa situación tan dramática.

Ahora bien, incluso aunque tu argumento fuera cien por cien correcto, si limitas la acción del Athletic a Lamikiz y el padre de Zubiaurre, quizá deberías hacer lo mismo con la Real y pensar en su presidente de entonces (Astiazarán, si no me equivoco, aunque de nuevo hablo de memoria) y no en el club. Una institución, una camiseta o un aficionado no es responsable perpetuo de lo que hace un dirigente.

En cualquier caso, creo que usas términos muy, muy duros y que, como te digo, no creo que se ajusten a la realidad. Hay un tema, además, del que creo que te has dado cuenta, y es que me has prejuzgado con mucha facilidad por el simple hecho de ser de la Real y, por tanto, asociarme a esa visión que tienes de mi equipo. Dices que no esperabas una respuesta educada y no entiendo por qué. Alguna expresión con algo de picante habrás visto en mi blog, algún juicio deportivo más o menos duro, pero no habrás encontrado en mis líneas insulto alguno hacia nadie. Ni tampoco una defensa numantina e irracional a las actuaciones de quienes defienden o dicen defender el escudo de la Real. Soy periodista y ejerzo como tal. Sé que la profesión pasa por un desprestigio terrible, pero intento escaparme del mismo. ¿Educado? Siempre que se me respete, por supuesto. ¿Y crítico con los míos? Con la misma educación.