sábado, febrero 18, 2017

PREVIA Real Sociedad - Villarreal. A por un golpe de efecto

Illarra, en el choque liguero de la pasada temporada.
Duelo europeo (domingo, 12.00 horas, Anoeta beIN La Liga) en el que la Real puede dar un golpe de efecto en la carrera europea. Juegan la Real y el Villarreal, los dos equipos que ahora mismo ocupan las posiciones que dan acceso a la Europa League, pero con ventaja clara para el cuadro txuri urdin, que está cinco puntos por encima y que puede dejar muy lejos, a ocho, a un rival directo en esta pelea. No hay que olvidar tampoco el average, importante, y que ahora mismo da ventaja a los castellonenses por el 2-1 de la primera vuelta. Además, el rival realista llega a Anoeta con muchas menos horas de descanso y el varapalo que le endosó la Roma en la competición continental, por lo que, a pesar de las bajas, los de Eusebio tienen una oportunidad de oro para afianzar la posición europea y seguir pensando en logros más elevados.

A pesar del poco margen de maniobra que suele tener Eusebio a la hora de gestionar sus ya reducidos efectivos tras el mercado de invierno, el técnico ha dejado una sorpresa en la convocatoria, al dejar fuera por decisión técnica a Aritz Elustondo. Él y el ya más que habitual Gaztañaga son los jugadores que verán el partido desde la grada sin mediar lesión. En el parte médico están los ya habituales Carlos Martínez, Markel Bergara e Imanol Agirretxe, a quienes se une Willian José tras el problema muscular que ya le obligó a dejar el campo la pasada jornada. Estaba ya dentro de lo previsto que a la convocatoria se sumaran dos potrillos, los ya habituales Odriozola y Bautista. David Concha también se hace un hueco gracias a la lesión del brasileño.

Una semana más, y ya sin más competición que la Liga, Eusebio volverá a acercarse todo lo posible a su once tipo, al que ya se ha sumado el potrillo Odriozola. Así, Rulli estará bajo palos, con Iñigo Martínez y Raúl Navas como centrales y Yuri y el mencionado Odriozola en los laterales. Una vez más, el centro del campo lo formarán Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto. Y la única duda del once estriba en el ataque. Con Oyarzabal y Vela como fijos, queda por saber si Eusebio optará por Juanmi, un jugador que no es un nueve puro, o por Bautista, que sí se acerca más a esas condiciones. Si no hay sorpresas, para el banquillo quedarán Toño Ramírez, Zaldua, Mikel González, Granero, Canales y David Concha.

Tras vencer al Espanyol, a Real es quinta con 41 puntos, solo uno por debajo de la zona Champions, y el Villarreal es sexto con 36, solo uno por encima de los dos equipos por ahora quedarían fuera de la clasificación para la Europa League, el Eibar y el Athletic, ambos con 35. Si la Real vence, mete una distancia importantísima, ocho puntos, a un rival directo. La Real es muy fuerte en Anoeta, donde suma ya 23 puntos y solo ha dejado de ganar dos de sus últimos nueve partidos en como local. El Villarreal es un visitante peculiar. Es un incordio que apenas ha perdido dos de los diez partidos que ha jugado lejos de El Madrigal, 2-1 en Ipurua y 1-0 en San Mamés, pero que apenas ha ganado otro dos, 0-2 al Málaga y 1-3 al Sporting. Y es que solo ha sumado los tres puntos en una de las últimas diez jornadas. No ha perdido en sus cuatro últimas salidas y tres de ellas acabaron con el 0-0 inicial, por lo que no es de extrañar que el Villarreal sea el equipo que menos marca y al que menos le marcan en sus partidos como visitante.

La historia dice que hay pocos rivales más fieros para la Real que el Villarreal. Ha jugado en Anoeta en trece ocasiones, todas ellas en Primera División, y apenas dos han finalizado con la victoria del conjunto txuri urdin, además siempre por la mínima, 2-1 en la 2001-2002 y 1-0 en la jornada inaugural de la 2010-2011. El Villarreal, en cambio, ha vencido en seis ocasiones, la más contundente el 0-4 de la campaña 2004-2005 y ha marcado al menos un gol en todas sus visitas salvo en dos, la mencionada derrota de la 2010-2011 y el empate a cero de la 2014-2015. Desde el ascenso realista, una victoria se quedo en casa, tres se marcharon a Villarreal y se produjo el mencionado empate a cero. La Real nunca le ha marcado al equipo castellonense más de dos goles, y la última vez que llegó a esa cifra fue en la temporada 2003-2004. Desde entonces, uno o ninguno, y son ya cuatro temporadas consecutivas sin lograr vencer a su rival de esta jornada.

En el encuentro de la pasada campaña, la 2015-2016, el Villarreal se llevó de Anoeta una victoria que probablemente tampoco mereció, pero que llegó en una fase de la temporada en la que Eusebio todavía parecía estar acoplándose a su equipo. Uno de los pocos errores que se han visto a Illarra en la Real permitió que Denis Suárez enfilara a Rulli e hiciera el 0-1 mediada la primera mitad, confirmando el dominio de balón que tenía el Villarreal y aprovechando, eso sí, una de sus contadas ocasiones de gol. El conservadurismo de los visitantes para conservar ese marcador y las muchas faltas que permitió Del Cerro Grande le bastaron para que la Real no llegar a meterse en el partido, aunque quien más lo intentó fue Canales. Con un cuadro local volcado y mereciendo el empate, de nuevo Suárez pilló desguarnecida la defensa realista y en el minuto 87 puso la sentencia al partido con el 0-2.