jueves, febrero 23, 2017

PREVIA Las Palmas - Real Sociedad. Obligados a presionar

Yuri, en el encuentro ante Las Palmas de la pasada temporada.
Dados los horarios a los que está abocada la Real esta temporada, hay una clara obligación de presionar cada vez que toque abrir la jornada, como sucede en este caso ante Las Palmas (viernes, 20.45 horas, Estadio Gran Canaria, Gol). La idea del conjunto de Eusebio ha de ser convertir lo que es un horario que no gusta demasiado en un elemento de presión hacia sus rivales. Que el Villarreal o el Athletic vean que la Real se escapa. Y que el Sevilla o el Atlético de Madrid vea la sombra txuri urdin a sus espaldas y tengan claro que no van a poder confiarse si quieren clasificarse para la Champions otra vez. Ese tiene que ser el objetivo, y más después del tropezón en Anoeta de la pasada jornada, que obliga a sumar otra vez de tres en tres para que las metas más ambiciosas de la temporada no se difuminen antes de tiempo.

Hasta que Eusebio no recupere a alguno de los lesionados, da la impresión de que el único movimiento que va a haber en sus convocatorias está en el nombre del central suplente. En esta ocasión es Elustondo quien se queda fuera de la lista y Mikel González quien ocupará una plaza en el banquillo. Y es que es evidente que Gaztañaga ya no va a tener oportunidades, como tampoco las va a tener Bardají de ascender esta temporada en el escalafón de porteros. Ellos son los dos descartes por decisión técnica junto con el mencionado Elustondo. Por supuesto, en la convocatoria se siguen colando los dos potrillos que, de momento, se van a convertir en habituales, Odriozola y Bautista. Las bajas por diversas dolencias físicas son las ya conocidas de Carlos Martínez, Markel Bergara, Agirretxe y Willian José.

Quedan pocas dudas con respecto a que Eusebio mantendrá su apuesta por el once tipo, o lo más cercano a este que pueda alinear, y se pueden dar por seguros hasta diez nombres de su equipo inicial para este encuentro. Así, Rulli estará bajo palos, con Odriozola y Yuri y en los laterales y Navas e Iñigo Martínez en el centro de la zaga. La medular volverá a ser cosa de Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto, mientras que Vela y Oyarzabal son fijos en el ataque. La duda vuelve a estar en quién suplirá a Willian José durante su periodo de baja. Da la impresión de que Juanmi volverá a ser el delantero titular, pero no se puede descartar que en esta ocasión sea Bautista quien asuma esa responsabilidad. Para el banquillo parecen fijos Toño Ramírez, Zaldua, Mikel González, Granero, Canales y David Concha.

La derrota ante el Villarreal alejó a la Real de la zona Champions. El equipo de Eusebio mantiene, eso sí, la quinta posición, a cuatro puntos del cuarto, el Atlético de Madrid, dos por encima del sexto, el Villarreal (que tiene el average ganado al cuadro txuri urdin), y con seis de ventaja sobre la séptima plaza. Las Palmas transita en mitad de la tabla, en la duodécima posición, con 28 puntos, sin urgencias y con un colchón de ocho puntos sobre el descenso. La Real sigue sin saber lo que es el empate lejos de Anoeta, seis victorias y cinco derrotas, y ha ganado en tres de sus últimas cuatro salidas. Las Palmas acumula tres derrotas consecutivas en Liga y solo una victoria en los últimos seis partidos. En su estadio, no obstante, apenas ha perdido un encuentro, precisamente el último, 0-1 ante el Sevilla, aunque también ha dejado escapar cinco empates. Eso sí, en su estadio han marcado 21 goles, más que la Real en Anoeta, que lleva 19.

Las Canarias ya no son unas islas tan malditas como solían serlo para la Real, al menos en lo que se refiere a Las Palmas. La estadística general es pobre para el cuadro realista, 32 encuentros y solo seis victorias de color txuri urdin. Pero en los últimos diez partidos en Primera el balance es bastante parejo, con tres triunfos para la Real, otros tantos empates y cuatro derrotas. En total, en la máxima categoría Las Palmas y Real Sociedad han jugado en 29 ocasiones, con 17 victorias locales, cuatro visitantes y ocho empates. La victoria realista más clara es el 0-3 de la temporada 1980-1981, con goles de Uralde, Diego y Kortabarria de penalti. Por contra, la mayor goleada de Las Palmas es el 4-0 logrado en la temporada 1968-1969. La estadística la completan tres encuentros en Segunda, en los que la Real no conoce la derrota, con dos victorias y un empate.

La pasada temporada, la 2015-2016, la visita a Las Palmas adquirió tintes históricos para la Real, pues aquel fue el último encuentro de David Moyes en el banquillo txuri urdin, cesado tras la clara derrota por 2-0 que se trajo de Gran Canaria. Después de sumar solo nueve puntos en las primeras diez jornadas, el equipo del técnico escocés se plantó en el estadio grancanario con un espíritu pobre y realizó un encuentro lamentable, en el que apenas inquietó la portería de Javi Varas y cayó derrotado con toda justicia. Mediada la primera mitad, en el minuto 28, Jonathan Viera hizo el 1-0. Y al poco de arrancar la segunda, en el 51, Araujo hizo el segundo. A partir de ahí, la Real apenas reaccionó y se rindió a la evidencia de que Las Palmas iba a convertirse en la bestia negra de la pasada campaña, con eliminación realista copera incluida y derrota en los dos encuentros de la Liga.