martes, septiembre 20, 2016

PREVIA Real Sociedad – Las Palmas. Alerta de desilusión temprana

Yuri, en el encuentro de la pasada temporada.
Estamos sólo en la quinta jornada de Liga y la Real ya convive con la alerta de desilusión temprana, con el peligro de transitar todavía en las primeras fases del campeonato pensando en que los objetivos más ambiciosos son una quimera. Su choque contra el por ahora equipo revelación, Las Palmas (miércoles, 22.00, Anoeta, Gol), es el que puede confirmar la tendencia o el que puede servir para cambiar la dinámica. En las manos de Eusebio y sus pupilos está cambiar las tornas y lograr la primera victoria de la temporada en Anoeta, un estadio cada vez más despoblado por esta desilusión que por el momento nadie parece frenar. Que el partido llegue entre semana y con un horario tan tardío tampoco parece ayudar a la Real, poco acostumbrada a sumar muchos puntos en esas circunstancias de tres partidos en una semana o franjas horarias extrañas.

Resulta curioso que Eusebio haya optado por esconder sus cartas y no dar a conocer su convocatoria hasta el mismo día del partido. Lo que está claro es que Agirretxe seguirá de baja, y con él también un Toño Ramírez que ya está casi recuperado pero que no llegará al encuentro. Zaldua, expulsado en el último encuentro, no estará tampoco por sanción. Al no tener más bajas, y dado que Aritz Elustondo sí está recuperado tras perderse el partido en Villarreal, Eusebio tendrá que prescindir de nada menos que cinco futbolistas. Seguro que el técnico realista recordará en estos momentos su deseo, expresado en voz alta de contar con una plantilla corta. Como Juanmi y Zurutuza terminaron tocados el choque del pasado domingo, no sería extraño que pudieran descansar pensando también en que estamos en una semana de tres partidos, para que puedan estar sin problemas en el derbi del próximo domingo ante el Eibar.

Esto, y el hecho de que la Real no termina de encontrar la forma de lograr victorias, invita a pensar en que habrá cambios en el once que Eusebio disponga ante Las Palmas. Rulli es fijo bajo palos, pero en defensa por fuerza tendrá que haber un cambio por la sanción a Zaldua. Carlos Martínez y Elustondo se juegan ese puesto. Tampoco se puede descartar que Mikel, el zaguero menos afortunado ante el Villarreal deje su puesto a Navas o al mismo Elustondo. Iñigo Martínez y Yuri son de momento intocables. Por delante de ellos, Illarramendi es fijo y Pardo podría volver a tener su oportunidad. Habrá que ver el estado físico de Zurutuza para completar el centro del campo, pero lo normal es que Oyarzabal parta de nuevo desde ahí. Por delante, Vela y William José parecen titulares claros y el último puesto se lo juegan entre Juanmi, en función de cómo se haya recuperado de sus molestias, Xabi Prieto, que sería así titular por primera vez esta temporada, o incluso David Concha.

Tras su victoria en la segunda jornada en El Sadar, la Real ha empezado a caer en la clasificación y ya ocupa la 13ª posición, con cuatro puntos, a dos de la zona de descenso que ahora mismo marca el Osasuna con dos puntos, y alejándose ya a cuatro de la europea que cierra el Villarreal en la sexta plaza con ocho. Las Palmas es, en cambio, la actual revelación de la Liga, ocupa la tercera posición sólo por detrás de los todepoderosos Madrid y Barcelona con 9 puntos, sólo ha perdido un encuentro y ha marcado al menos un gol en los cuatro que ha jugado, lo que le convierte en el tercer equipo con más goles del campeonato. De hecho, como visitante sólo el Barça ha marcado más tantos que el conjunto canario. La Real, en cambio, no ha ganado aún en Anoeta, donde sólo ha sumado un punto, y sólo ha perforado la portería contraria en una ocasión, la que le valió para sacar un punto ante el Espanyol. Aún más, no sabe lo que es ir por delante en el marcador ante su afición.

La historia indica que Las Palmas es uno de los visitantes que mejor se le han dado a la Real. En total han sido 32 las visitas de los canarios a San Sebastián y han vuelto a las islas derrotados en 24 ocasiones. De esos duelos, 29 han sido en Primera, con 22 victorias realistas, cinco empates y tan sólo dos triunfos visitantes. La mayor goleada txuri urdin, 6-0, se produjo en dos ocasiones, en la temporada 1959-1960, con dos goles de Paz y uno de Gallastegui, Rivera, Echarri y Gordejuela, y en la 1985-1986, con un doblete de Bakero y un tanto por cabeza de Uralde, López Ufarte, Zamora y López Rekarte. Siempre que Las Palmas ganó en Donostia lo hizo por 0-1, en las campañas 1967-1968 y en su última visita, en la 2015-2016. El cuadro histórico lo completan los tres enfrentamientos del último paso realista por Segunda, con dos victorias para la Real, 4-0 y 1-0 en las dos primeras visitas de Las Palmas, y un empate a dos en la campaña del ascenso, la 2009-2010.

Como se ha dicho unas líneas más arriba, Las Palmas se llevó el triunfo de Anoeta la pasada temporada, la 2015-2016, por 0-1, certificando además que el equipo canario fue la bestia negra txuri urdin del pasado ejercicio, con dos derrotas en la Liga y una eliminación en la Copa a manos de este conjunto. Tras un par de jugadas que Mateu Lahoz dejó seguir en el área canaria, Iñigo Martínez cometió un claro penalti en la realista. Rulli salvó los muebles deteniendo el disparo de Aythami. Las Palmas despertó, aunque sin claras ocasiones de gol, pero se encontró con la mejor opción posible con un libre indirecto dentro del área de Rulli, que acabó transformando el hoy realista Williams José. Quedaban siete minutos para el final de la primera parte, pero sólo hubo opciones reales de empatar. Mucho esfuerzo, presión y centros al área, pero apenas ocasiones claras de gol. Las Palmas se conformó con lo hecho y ni siquiera buscó el 0-2 a la contra, mientras la Real protagonizaba un nuevo ejercicio de impotencia.