martes, noviembre 04, 2014

El Atlético de Madrid, el campeón de Liga que mejor se le da a la Real

El Barcelona, último campeón en caer en Anoeta, en la 2013-2014.
Como una complicación más para la Real en este momento tan difícil de la temporada, el próximo visitante de Anoeta será el Atlético de Madrid, el vigente campeón de Liga. En total han sido 63 los equipos que han visitado Donostia en la temporada siguiente a la conquista del título (hay que descontar la primera Liga, las dos temporadas en las que el campeón era la propia Real Sociedad y las que ha pasado el equipo txuri urdin en Segunda División) y el balance es muy poco positivo para la Real. Sólo en 17 ocasiones logró vender a un equipo que se plantó en Atotxa o en Anoeta siendo el último campeón. Eso sí, hay una clara diferencia en las estadísticas de un estadio a otro. En el viejo y ya desaparecido campo fueron 46 los partidos, con 12 victorias, 21 derrotas y 13 empates. Sin embargo, en el estadio del barrio de Amara, los datos son favorables: cinco triunfos, tres derrotas (curiosamente, las tres ante el Barcelona y las tres por 0-2) y nueve empates.

La buena noticia que deja esta estadística es que el Atlético de Madrid es, probablemente, el equipo que mejor se le ha dado a los realistas recibiéndole como poseedor del título. Han sido siete las visitas del Atlético como campeón, y en ellas hay igualdad absoluta. Realistas y colchoneros ganaron dos de esos encuentros cada uno y en los tres restantes hubo empate. En esos encuentros, además, está la mayor goleada conseguida por la Real ante un campeón de Liga en vigor, con el 6-1 que logró el equipo txuri urdin en la temporada 1951-1952, con goles de Epi, Barinaga, Alsua, dos de Igoa y Ontoria. La otra victoria fue también por goleada, el 4-1 de la 1977-1978, en una jornada histórica para Satrústegui, autor de los cuatro tantos. En el único precedente con el Atlético en Anoeta, en la temporada 1996-1997, el equipo madrileño consiguió arrancar un empate a uno. Las dos victorias rojiblancas fueron por la mínima, 1-2 en la campaña 1941-1942 y 0-1 en la 1970-1971.

El equipo que más veces ha visitado San Sebastián como campeón de Liga es el Real Madrid, nada menos que en 26 ocasiones y es, también, el que más veces ha caído derrotado con esta etiqueta, en siete de esos encuentros. El equipo madridista, además, no ha conseguido la victoria en sus últimas nueve visitas ostentando el título y nunca ha conseguido los tres puntos en Anoeta de esta forma, todas sus victorias fueron en Atotxa. Su último triunfo es el 0-2 de la temporada 1986-1987. La mayor goleada realista en estos encuentros ante el Real Madrid es el mítico 4-0 de la temporada de la imbatibilidad, la 1979-1980. El Barça ha disputado así 18 encuentros contra la Real, pero ha conseguido las mismas victorias que el Real Madrid, ocho. El equipo txuri urdin ha derrotado al catalán siendo este vigente campeón en cinco ocasiones, siendo la más clara el 3-1 de la pasada temporada. El Barcelona, eso sí, es el que ha conseguido la mayor goleada en San Sebastián en la campaña en la que defendía el título, el 1-5 de la temporada 1985-1986.

El Athletic ha jugado en Donostia tantos partidos siendo campeón como el Atlético de Madrid, siete, y sus datos son mucho mejores que los de los madrileños, puesto que los bilbaínos ganaron en cinco ocasiones y perdieron en dos, sin que se registrara nunca un empate en estos derbis. Curiosamente, la Real venció en los dos primeros (1-0 en la 1930-1931 y 3-2 en la 1931-1932) y cayó derrotada en los cinco siguientes (0-4 en la 1934-1935, 1-4 en la 1943-1944, 3-4 en la 1946-1957, 0-1 en la 1983-1984 y 1-2 en la 1984-1985). Como el Atlético, el Valencia es un equipo que no se le da mal del todo a la Real en esta estadística. Cuatro veces ha visitado así San Sebastián y hay igualdad absoluta, una victoria para cada equipo (0-2 para los levantinos en la 1947-1948, 1-0 para los donostiarras en la 1971-1972) y dos empates. Completa esta estadística el sexto equipo que ha visitado San Sebastián como campeón, el Deportivo de la Coruña. En el único encuentro de este tipo, en la temporada 2000-2001, donostiarras y coruñeses empataron a uno.