jueves, julio 01, 2010

La necesaria adaptación


De la última alineación que presentó la Real en Anoeta jugando en Primera División, aquel fatídico partido ante el Racing, sólo quedan dos supervivientes en la plantilla. Aquel día jugaron Riesgo en la portería; Gerardo y Rekarte en los laterales; Ansotegi y Víctor López en el centro de la defensa; Juanito y Garitano por delante; con Estrada y Savio por las bandas; y Díaz de Cerio y Kovacevic en punta. Sólo siguen en la Real Ansotegi y Estrada. Han pasado poco más de tres años desde aquel día, tres años en los que la Real ha vivido la lógica adaptación a su realidad, a la Segunda División. Es cierto que ahora mantendremos buena parte del bloque con el que hemos vuelto a Primera, pero vuelve a tocar un trabajo de adaptación. No tan importante como el que hemos vivido en estos tres años, no, pero trascedental para no volver a dar con nuestros huesos en ese infame pozo.

Porque, veréis, en la temporada 2010-2011, es bastante probable que la Real no vaya a ganar 20 partidos, los que le sirvieron para ascender. También hay muchas posibilidades de que pierda alguno más de los ocho partidos que perdió en su último año en Segunda. Tendremos muchos más lkunes tristes, no lo dudéis. Que Bravo (o quien ocupe la portería de la Real) luche por el Trofeo Zamora es algo poco factible, aunque nos hayamos acostumbrado a ello en los últimos tres años. Anoeta verá perder a la Real algún partido, no uno solo. Temeremos las salidas a Bernabéu y Nou Camp como no hemos temido ninguna en los últimos tres años. Tendremos un derbi de máxima tensión. No llegaremos a los 42 puntos que garantizan la salvación en la jornada 20, como hicimos en la primera vuelta que asentó el ascenso que acabamos de celebrar. De todo eso nos tenemos que olvidar para competir en Primera. Esa es la necesaria adaptación que la Real debe hacer.

Los dos primeros años en Segunda (incluso en algún tramo del tercero), el entorno del equipo txuri urdin mostró mucho nerviosismo, a veces algo exagerado. Enterrémoslo por el bien del equipo. Porque el camino en Primera va a ser mucho más duro que en Segunda. Lo disfrutaremos más, sí, porque habrá más fútbol en el césped de Anoeta, pero será mucho más exigente con la capacidad de nuestro equipo. Creo que hay mucha gente que ya se ha olvidado de lo que es transitar por la parte baja de la tabla o en tierra de nadie, sin que haya una posibilidad de lograr un objetivo en junio. Quizá esta Real nos sorprenda y acabe compitiendo por algo grande. Quién sabe. Yo, desde luego, no le voy a perder la confianza a estos jugadores por el simple hecho de jugar contra Barcelona, Real Madrid o Athletic. Pero con los pies en la tierra y en previsión de un caminar mucho más lento y pesado en la clasificación, tenemos que asumir que nuestra realidad ha cambiado.

No soy partidario de limitar las aspiraciones del equipo. ¿Por qué hacerlo? Pero ahora, con mucho más sentido común si cabe, hay que ir paso a paso. Hay que asumir que cada partido es una final. Que el primer objetivo es llegar a la frontera de los 40 puntos para asegurar la permanencia, y cuanto antes mejor para no vernos acuciados en junio. Y después ya veremos dónde está el límite de este equipo todavía en formación. Pero con la misma confianza que hemos tenido este año y sin que aparezcan los nervios. El mejor espejo para mirarnos es la Real de la temporada 91-92, entrenada por Toshack. En las cinco primeras jornadas perdió cuatro partidos y empató uno. A cero, porque no había sido capaz de marcar un solo gol. Por supuesto, ocupaba el farolillo rojo de la clasificación. Aquella Real, pese al nefasto arranque, respondió y acabó ganando 16 partidos y sumando el equivalente a 60 puntos actuales. Acabó en quinta posición y se clasificó para jugar la Copa de la UEFA.

Hay que adaptarse a esto. A competir a otro nivel. Ya lo conocemos, pero la memoria es frágil. Eso sí, desde hoy se acabó lo de buscar la información de la Real en las páginas de Segunda División. Desde hoy, ya somos de Primera a todos los efectos. Con paciencia y confianza, pero a disfrutarlo, que nos lo hemos ganado.

3 comentarios:

Doctora dijo...

De momento han fichado a Llorente,que es un delantero experto y con facilidad para meter gol,cosas muy importantes para un equipo que acaba de ascender.
Ultimamente la zona del descenso está más apretada que la de los puestos europeos así que habrá que esperar y ganar a los rivales directos por la permanencia.

Mateo dijo...

Hola, me alegro muchísimo de que la Real vuelva a su sitio; la Primera División, de donde nunca debería haber salido.

Otro que también está encantado con vuestro ascenso es nuestro entrenador (Miguel Ángel Lotina). Para él, el momento más duro en su carrera fue vuestro descenso y para celebrar que volvisteis se compró fuegos artificiales para tirarlos en Meñaka!!!

nos gustaría intercambiar links con vosotros!! nosotros ya os hemos añadido a nuestra "lista de blogs"

Saludos!! y Mucha Suerte!!!

http://sempre-depor.blogspot.com/

Juan Rodríguez Millán dijo...

Doctora, creo que esa es la clave, tener gol, esperar y ver hasta dónde puede llegar cada equipo. Siempre hay sorpresas, así que...

Mateo, muchas gracias por tus palabras. Leí lo que dijo Lotina, sí, aunque me temo que yo no guardo tan buen recuerdo de él como él de la Real... Me pasaré por vuestro blog. Gracias de nuevo.