sábado, noviembre 19, 2016

PREVIA Sporting - Real Sociedad. Prueba de fuego para creer

Bruma, Illarra y Prieto, en el ridículo de la pasada Liga.
Después de tres victorias consecutivas, incluyendo la de enorme prestigio que logró la pasada jornada ante el Atlético de Madrid, la Real se encuentra ante una prueba de fuego para creer, de verdad, que esta temporada sí está dispuesta a dar la batalla por los puestos que merece por historia, presupuesto y, sobre todo, plantilla, los europeos. Ante el Sporting (domingo, 18.30 horas, El Molinón, beIN Sports) se juega exactamente eso, puesto que de ganar supera nada menos que al mismo Atlético. Los de Eusebio ponen a prueba su buena racha de resultados ante un rival en puestos de descenso, necesitado de triunfos tras un largo tiempo sin conocer la victoria, en un campo de gratísimo recuerdo para la historia txuri urdin, pues allí se logró el primer título de Liga en 1981, y justo antes de recibir en Anoeta al Fútbol Club Barcelona. No hay duda alguna de que ganar sería un espaldarazo casi definitivo para que la fe y la moral se conviertan en aliados fundamentales en los próximos meses.

Al conocerse la lista, Eusebio ha dejado en nada las dos novedades que se esperaban. Ni Agirretxe, la gran noticia de la semana, se ha incorporado a la primera convocatoria después de recibir el alta de su lesión, ni Zubeldia se ha hecho un hueco con los mayores ante las bajas del centro del campo. Ni siquiera Bautista va a dar el salto esta jornada, a pesar de que ha añadido un hat trick en este mismo fin de semana con el Sanse para seguir reclamando oportunidades en el primer equipo. Son tres las ausencias por lesión, ya conocidas, y todas ellas en el centro del campo. Se trata de Gaztañaga, Markel y Pardo. Y debido a esa situación, la gran noticia de la convocatoria, la que no han sido ni Agirretxe ni Zubeldia, es la entrada por primera vez de Granero. Las ausencias por decisiones técnica tampoco aportan sorpresas, puesto que los que se quedan fuera son los mismos que han estado fuera en las últimas jornadas a excepción de Granero, el portero Bardají y los laterales Héctor y Zaldua.

Teniendo en cuenta que en la lista sólo hay un cambio, el de Granero por Pardo, tampoco se esperan demasiadas novedades en el once de Eusebio y es más que probable que vuelva a alinear a su equipo tipo de las últimas semanas, que sólo ha modificado en la defensa y por sanción o lesión, nunca por decisión técnica. De esta manera, Rulli estará bajo palos, con Yuri y Carlos Martínez en los laterales e Iñigo Martínez, que volvería así al campo tras cumplir un partido de sanción, y Raúl Navas como centrales. Por delante de ellos, el centro del campo lo formarán Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto, mientras que los puestos de ataque los ocuparán Oyarzabal, Vela y William José. Para el banquillo quedarán Ramírez como guardameta suplente, Mikel González, Elustondo, Granero, Canales, David Concha y Juanmi.

Los tres triunfos consecutivos de las jornadas previas al parón de selecciones auparon a la Real a la sexta plaza, zona europea. La Champions, de hecho, está a dos puntos, los que separan al equipo txuri urdin del Atlético de Madrid al comienzo de la jornada. Su rival, el Sporting, cierra la zona de descenso en la decimoctava posición, con apenas 9 puntos. Mientras la Real suma tres victorias seguidas y cuatro en los cinco últimos partidos, con la única derrota de San Mamés, el Sporting acumula ocho partidos sin ganar, en los que apenas ha logrado tres puntos. Esas dos victorias que sumó en sus dos primeros encuentros en El Molinón, ambas por 2-1 ante Athletic y Leganés, hacen que el Sporting no sea ni mucho menos un mal equipo en casa, donde suma 7 puntos, más que otros siete equipos de Primera. Allí sólo han ganado el Barcelona (0-5) y el Valencia (1-2). La Real, por su parte, no sabe empatar lejos de Anoeta, dos victorias, ambas por 0-2 ante Osasuna y Leganés, y tres derrotas, en Villarreal, Eibar y Bilbao.

Sporting y Real Sociedad se han enfrentado en Gijón en 45 ocasiones. De ellas, 36 han sido en Primera División, con un saldo favorable a los locales, que vencieron en 17 ocasiones por los once triunfos realistas y los ocho empates que completan la estadística. La mayor goleada lograda por el cuadro txuri urdin es el 2-4 de la temporada 1992-1993, con sendos dobletes de Luis Pérez y Uría. Por contra, la victoria más abultada del equipo asturiano es el 6-2 de la temporada 1977-1978. La derrota de la pasada temporada rompió una espléndida racha en El Molinón en la máxima categoría, puesto que la Real enlazó nada menos que seis visitas sin conocer la derrota, con cuatro victorias y dos empates. El cuadro estadístico se completa con ocho encuentros en Segunda, en los que los realistas no conocen la victoria, con seis victorias del Sporting y dos empates, y un encuentro más en la fase de ascenso de la temporada 1942-1943, también con triunfo local por 2-1.

La pasada temporada, la 2015-2016, la Real recibió el mayor correctivo de la Liga precisamente en El Molinón, un asombroso 5-1 imposible de explicar, precisamente porque llegó cuando parecía que el juego de toque propugnado por Eusebio empezaba a cuajar. Pero el equipo txuri urdin hizo un partido lamentable. Ya en los primeros diez minutos tiró por la borda sus opciones de puntuar poniéndose por debajo en el marcador por 2-0. A los 14 segundos cayó el primero, obra de Carmona tras un fallo de Rulli. A los 8 minutos, Ndi aumentó la ventaja de los locales. Vela, el único realista mínimamente destacable, recortó distancias a los 36 minutos. Pero la Real nunca creyó en el partido ni en la remontada, y ahí comenzó la debacle, con un hat trick de Sanabria que comenzó antes del descanso, en el minuto 43, y que redondeó en la segunda mitad, en el 53 y en el 81, cerrando un ridículo realista histórico.