jueves, octubre 27, 2016

PREVIA Leganés - Real Sociedad. Un nuevo escenario

Vela celebra su gol ante el Alavés.
La Real visita Leganés por primera vez en su historia (viernes, 20.45 horas, Butarque, Gol). Un nuevo escenario futbolístico, pero también un nuevo escenario para el futuro más inmediato de la Real. Lo apretado de la clasificación ha hecho que las enormes decepciones que supusieron las derrotas en Ipurua primero y en San Mamés después se hayan convertido tras superar con claridad al Alavés en una nueva oportunidad de asaltar las plazas europeas y entrar de lleno en la lucha por las competiciones continentales. Para ello, la Real tiene que mejorar sus prestaciones a domicilio y lo hará, presumiblemente, manteniendo el plan que le ha hecho brillar en Anoeta. Cabe suponer que Eusebio no volverá a cometer el error de Eibar, el de jugar a lo que quieran los locales para ver si la teórica superioridad de la Real basta para decantar el partido. El camino se ha visto claro con las tres victorias seguidas en Anoeta. Ahora toca ganar ya fuera.

No había mucho margen para la sorpresa en la lista de Eusebio para el desplazamiento a Leganés y, efectivamente, no hay muchas noticias destacadas en la convocatoria que ha confeccionado el técnico para este partido. Las bajas médicas son las ya conocidas, las de Agirretxe, Markel y un Granero que no levanta cabeza, y que al ostracismo que vive esta temporada, que todavía no le ha permitido entrar en convocatoria alguna, suma ahora estos problemas físicos que le descartan para este encuentro. Y los descartes por razones técnicas son los jugadores que han salido recientemente de lesiones, como son Zaldua, Héctor y Gaztañaga, con lo que Eusebio no ha tenido que hacer demasiadas cábalas. Lo más estacado, de esta manera, es que Mikel González vuelve al grupo y que Bautista regresa al Sanse sin haber disfrutado de una segunda oportunidad después de los minutos finales que jugó en el encuentro ante Las Palmas.

Viendo que la apuesta de Eusebio es clara, no sería de extrañar que su once tipo siguiera teniendo continuidad. De esta manera, jugarían Rulli bajo palos, con Carlos Martínez y Yuri en los laterales, Raúl Navas e Iñigo Martínez como centrales, un centro del campo formado por Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto y una línea ofensiva compuesta por Oyarzabal, Vela y William José. Es difícil aventurar si el técnico realista tiene guardado alguna sorpresa en la manga, que podría pasar más bien por dar descanso a alguno de sus atacantes que a uno de sus centrocampistas. Si no hay sorpresas, el banquillo, otra vez sin laterales, lo formarían Toño Ramírez, Aritz Elustondo, Mikel González, Pardo, Canales, David Concha y Juanmi.

Como hace dos jornadas, la Real vuelve a estar en disposición de pegar un gran salto en la clasificación tras su triunfo ante el Alavés en Anoeta. El equipo txuri urdin es séptimo con 13 puntos, sólo dos por debajo del último puesto de la zona europea, ahora mismo en poder del Athletic con 15. El Leganés, por su parte, es decimocuarto con diez puntos. La Real necesita mejorar sus números a domicilio para aspirar de verdad a la zona alta de la tabla, puesto que ha perdido tres de los cuatro partidos que ha jugado lejos de Anoeta y sólo puntuó en El Sadar, campo en el que ganó por 0-2. No parece casualidad que ese triunfo llegase en la única ocasión en la que la Real logró mantener su portería a cero. El Leganés es uno de los cuatro equipos que aún no ha ganado en su propio estadio, ha perdido tres encuentros y sólo ha sido capaz de empatar uno, a cero ante el Atlético de Madrid. Los madrileños, además, todavía no han marcado más de un gol ante su público.

No hay precedentes para este encuentro, la Real nunca ha jugado en Leganés en partido oficial en ninguna competición. Pero el cuadro txuri urdin sí puede sacar lecciones importantes de sus más recientes primeras veces en campos ajenos, que no le han dejado muy buenos recuerdos. El último equipo contra el que jugó por primera vez en Primera División fue el Eibar, y aquel partido de la temporada 2014-2015 finalizó con un 1-0 a favor del cuadro local. Algo mejor le fueron las cosas al conjunto realista ante el último equipo contra el que debutó en Segunda División, que fue el Villarreal B en la temporada 2009-2010, puesto que aquel partido, jugado en la Ciudad Deportiva de los castellonenses, acabó con empate a uno. Y su última primera vez en la Comunidad de Madrid fue ante el Getafe, en la temporada 2004-2005, en un partido que acabó con un contundente 2-0 para los locales.