jueves, octubre 13, 2016

Larrañaga, Míster derbi

Larrañaga se despidió en el derbi de la 1993-1994.
Los 27 encuentros de Liga que jugó Juan Antonio Larrañaga ante el Athletic le convierten en el jugador que más derbis ha disputado en la historia de la Real Sociedad. Nadie le supera en los encuentros de la máxima rivalidad regional con la camiseta txuri urdin, y no es un récord que vaya a batirse próximamente, puesto que el jugador en activo que más derbis lleva es Xabi Prieto, que tiene 17. Larrañaga jugó su primer derbi en la jornada 30 de la temporada 1980-1981, en el que disputó apenas un minuto testimonial, entrando por Roberto López Ufarte para ganar tiempo y mantener el 0-2 con el que el equipo txuri urdin salió de San Mamés en aquella ocasión. Su penúltimo partido con la camiseta de la Real, el 459º en Liga, el 588º de toda su carrera en el club y su adiós a la afición que durante quince campañas le vieron defender sus colores, fue también ante el Athletic, en un 0-0 que abrió la historia de estos derbis en el nuevo estadio realista.

Entre ambos encuentros, Larrañaga puede presumir de haber disputado íntegramente nada menos que 22 derbis de forma consecutiva. Desde la temporada 1982-1983 y hasta la 1992-1993, jugó todos los minutos de los dos encuentros de cada Liga ante el Athletic. Durante once temporadas seguidas, no se perdió ni un solo minuto de un derbi. Alberto Ormaetxea, John Toshack, Marco Antonio Boronat y Javier Expósito confiaron en él siempre para disputar estos encuentros. Antes de eso, Ormaetxea le había alineado en tres ocasiones desde el banquillo, en el mencionado partido de la 1980-1981 y en los dos de la 1981-1982, en los que disputó un total de 30 minutos, 28 en el choque de San Mamés entrando por Periko Alonso para aguantar el 1-1 y dos más en el duelo de Atotxa sustituyendo a Diego para perder tiempo y consumar el 2-1 a favor de la Real. Sólo volvió a iniciar un derbi desde el banquillo en la temporada 1992-1993, la de su retirada, aunque Toshack le sacó cuando faltaban 31 minutos, sustituyendo a Javi De Pedro y con el objetivo de mantener el 0-0 que arrancó la Real de San Mamés.

Hay días muy históricos entre esos derbis. Por ejemplo, la Real logró su segundo título de Liga en el segundo de los jugados en la temporada 1981-1982. O el Athletic su último entorchado liguero en la 1983-1984. Larrañaga también puede presumir de haber jugado el último derbi en Atotxa, en la temporada 1992-1993 y con victoria por 1-0 para la Real, o el primero de Anoeta, el ya mencionado de la 1993-1994 en el que el realista se despidió con todos los honores. Su estadística, en todo caso, es algo dispar. La Real ganó nueve de estos 27 derbis, perdió once y empató siete. Los datos sí son favorables en casa, en Atotxa y en Anoeta, con seis triunfos realistas, cuatro visitantes y cuatro empates más. Curiosamente, y a pesar de haber disputado nada menos que 2.132 minutos en los derbis, Larrañaga nunca consiguió marcar un gol al Athletic en Liga. No es que fuera un jugador demasiado goleador, pero sí hizo 18 tantos en sus 460 partidos ligueros, nunca ante los bilbaínos. Aún sí, este dato no mancha en absoluto la etiqueta de Míster derbi que Larrañaga luce con orgullo desde hace más de dos décadas y, probablemente, durante muchos años más.