lunes, julio 28, 2014

Sólo tres delanteros debutantes se estrenaron con gol desde el fichaje de Aldridge

La historia de los delanteros realistas cambió radicalmente cuando John Aldridge fichó por el equipo txuri urdin. No sólo rompía una tradición de más de dos décadas sin alinear jugadores extranjeros, sino que además dejaba en manos de estas incorporaciones, casi de forma exclusiva, la labor del nueve goleador del equipo. Desde entonces, contando con el internacional irlandés, son 23 los atacantes que ha fichado el club, incluyendo algunos de los mejores que han ocupado los puestos más adelantados del equipo en toda su historia. El islandés Alfred Finnbogason va a ser el 24º en debutar. Y de entre todos ellos, sólo tres han conseguido marcar en su primer partido oficial con la Real: el portugués Ricardo Sa Pinto, el lituano Edgaras Jankauskas y el suizo Haris Seferovic.

Sa Pinto debutó con la Real en el primer partido de la Liga 1998-1999, en Anoeta y ante el Oviedo, después de una larguísima sanción por un incidente con el entonces seleccionador de su país, Artur Jorge. En la Real no pudo arrancar mejor, como autor del primer tanto txuri urdin de aquella temporada. En aquel momento, era el minuto 33, hizo el 1-1 y el partido acabó 3-3. Por su parte, Jankauskas llegó a la Real en el mercado de invierno de la temporada 1999-2000 y debutó en el Vicente Calderón. No tardó más que 62 minutos en marcar, el 1-1 definitivo que permitió sumar ante el Atlético de Madrid un punto valioso para la permanencia. Y finalmente Seferovic hizo el 0-2 en Lyon, en la previa de la Champions League de la pasada campaña. El suizo, curiosamente, también debutó en Liga con gol, haciendo el 2-0 definitivo ante el Getafe en Anoeta.

Hasta seis de los delanteros fichados por la Real, contando por igual a extranjeros y españoles, marcaron su primer gol en su segundo partido con la camiseta txuri urdin. Lo hicieron Kovacevic (Valencia 0 - Real 1, 1996-1997), Bonilla (Real Sociedad 4 - Atlético de Madrid 1, 1999-2000), Skoubo (Real 3 - Athletic 3, 2005-2006), Víctor Casadesús (Real 4 - Las Palmas 0, 2007-2008), Abreu (Las Palmas 0 - Real 1, 2008-2009) y Tamudo (Almería 2 - Real 2, 2010-2011). Aunque su puesto no es normalmente el del nueve, sorprende viendo ahora el vital papel que tiene en el equipo que uno de los que más tardara en estrenarse haya sido Vela, que hizo su primer gol nada menos que en su décimo partido en la Real (Betis 2 - Real 3, 2011-2012), igualando a Cvitanovic Compostela 1 - Real 3, 1997-1998) y sólo a un partido de quien más encuentros jugó sin añadir su nombre a la lista de goleadores del club, Delibasic (Nastic 1 - Real Sociedad 1, 2007-2008), que anotó en su undécimo partido. El mexicano Luis García, que jugó apenas diez partidos, fue el único fichaje que se marchó de la Real sin estrenar su casillero como goleador.

Han sido pocos los delanteros de la cantera que han llegado a dar el salto al primer equipo desde que Aldridge fichara por la Real y se abriera la puerta a los extranjeros. El debutante más afortunado fue Aldeondo, que consiguió marcar el 1-1 en su primer partido, en Compostela, en la temporada 1996-1997, encuentro que la Real ganó finalmente por 1-2.. El único atacante canterano que sigue en el primer equipo, Imanol Agirretxe, vio portería en su segundo partido (el Real 1 - Málaga 3 de la 2004-2005), aunque cuando apenas había jugado 45 minutos con el primer equipo. Llorente también se estrenó en el segundo día con los mayores (Real 2 - Numancia 1 de la 1999-200). Loinaz lo hizo en el cuarto, pero su debut goleador fue especial por dos motivos: primero, porque marcó en un partido europeo (Real 2 - Dukla de Praga 1 de la 1988-1989) y segundo porque aquel día hizo dos tantos. Díaz de Cerio marcó en su quinto partido (Real 1 - Sevilla 3 de la 2006-2007). Y Etxeberria, que por desgracia puede presumir de ser el más joven goleador de la historia del club, tardó seis partidos en anotar (Sporting 1 - Real 2 de la 1994-1995).