lunes, julio 07, 2014

Bravo bate el récord de minutos y partidos mundialistas de Arconada y Periko Alonso

Doble récord para Bravo.
La eliminación de Francia a manos de Alemania, y por tanto la de Antoine Griezmann, ha puesto fin al Mundial realista en los cuartos de final. Y una vez cerrada esa participación, Brasil 2014 deja dos grandes noticias que ha dejado para la pequeña historia txuri urdin en la máxima competición de selecciones nacionales. La primera, ya conocida, es que Haris Seferovic se convirtió en el quinto jugador de la Real en anotar un gol en la Copa del Mundo. La segunda, que ha pasado mucho más desapercibida, es que Claudio Bravo, que ya ha abandonado la Real para fichar por el Barcelona, se ha convertido en el jugador de la Real que más minutos y que más partidos ha disputado en los Mundiales, gracias a su participación hace cuatro años en el de Sudáfrica y ahora en el de Brasil.

Ese récord de Bravo tiene visos de perdurar por mucho tiempo. El guardameta chileno, capitán y titular indiscutible en sus selección, jugó los cuatro partidos que disputó Chile tanto en 2010 como ahora en 2014. Fue precisamente con los minutos jugados en el segundo partido de la primera fase ante España cuando superó los minutos sobre el campo en un Mundial que habían alcanzado tanto Luis Arconada como Periko Alonso en el Mundial de España de 1982. Ambos realistas jugaron los 450 minutos que llegó a disputar la selección española en su Copa del Mundo, los cinco partidos completos. Bravo suma 750. Los puristas dirán que el último partido de Chile lo disputó siendo ya jugador del Barcelona, pero aún así se quedaría en 630 minutos y tendría igualmente ese récord. En total, ocho partidos, superando los cinco sumados por los mencioandos Arconada y Alonso en 1982, Alberto Górriz y John Aldridge con España e Irlanda en Italia 1990 y ya el propio Griezmann en Brasil.

El gol de Seferovic ante Ecuador.
El registro de Seferovic ya era conocido. El suizo fue el autor del gol que dio la victoria a su combinado nacional frente al de Ecuador en la primera jornada de la primera fase. Antes que él, en la cita de 1982 marcaron López Ufarte y Zamora, el primero desde el punto de penalti en el partido inaugural ante Honduras para hacer el 1-1 final y el segundo para cerrar la participación española en la segunda fase en la derrota por 2-1 contra Inglaterra. Górriz hizo el 2-1 en la primera fase ante Bélgica, en el tercer partido del grupo, un gol que sirvió para que la selección española fuera primera en su grupo. Y finalmente Mutiu colaboró en la victoria por 3-2 de Nigeria precisamente ante España en el Mundial de Francia de 1998, también en el primer partido del torneo para ambas selecciones. Seferovic, por tanto, rompió 16 años de sequía goleadora txuri urdin en un Mundial.

La amarilla que vio Cadamuro.
Liassine Cadamuro también ha firmado otro registro, aunque éste menos agradable. De los cuatro realistas que marcharon a Brasil para defender a sus respectivas selecciones, el argelino es el único que no ha disputado ningún minuto en la competición. Eso sólo había sucedido en dos ocasiones anteriormente. El primero en vivir toda la competición desde el banquillo fue Arconada, que en el Mundial de Argentina de 1978 vivió a la sombra del madridista Miguel Ángel. Y después del mítico guardameta le sucedió lo mismo a Agustín Aranzabal, a quien Javier Clemente no dio ningún minuto en los tres partidos que España jugó en la cita mundialista de Francia en 1998. Clemente, por cierto, confesó después que pensaba darle la titularidad en el partido de octavos, hipotéticamente contra la propia Francia, de haber conseguido España el pase a los octavos. Cadamuro firma otro récord curioso y es que, sin jugar, vio una tarjeta amarilla en el partido ante Rusia por desplazar un balón con el tiempo ya cumplido.

Griezmann, el que más lejos llegó.
Griezmann, con los cuartos de final de Francia, es el realista que más lejos ha llegado en Brasil 2014. Desde el Mundial de 2002 no había un realista en esa ronda. Javi de Pedro, con España, fue quien llegó entonces a esas alturas de la competición, en aquel polémica y de triste recuerdo encuentro contra la anfitriona Corea. Aún con un sistema de torneo distinto, fue en el Mundial de 1950 donde estuvo el jugador realista que mejor clasificación ha obtenido con su selección en un Mundial. Fue Ignacio Eizaguirre, que jugó dos partidos con una España que acabó en cuarta posición, turnándose en la portería con el barcelonista Ramallets. Sólo un jugador que haya vestido la camiseta de la Real Sociedad puede presumir de haber sido campeón del mundo, Xabi Alonso, con España en la cita sudafricana de 2010.